Má­qui­nas mag­ní­fi­cas

Greu­bel For­sey se de­di­ca des­de 2004 a pro­du­cir me­ca­nis­mos com­ple­jos con múl­ti­ples fun­cio­nes pa­ra re­lo­jes ex­clu­si­vos en me­ta­les pre­cio­sos: oro, pla­tino y ti­ta­nio. Tan­to ha si­do su éxi­to que no le fal­tan pre­mios por su ex­ce­len­cia me­cá­ni­ca

Too Much - - Bijoux -

l as pre­gun­tas se agi­tan en la ca­be­za y abru­man ca­da vez que uno se aso­ma a ver la ho­ra en una crea­ción de Greu­bel For­sey. La cal­ma vie­ne cuan­do al leer la ho­ra, uno se to­pa con una obra maes­tra que re­cu­pe­ra los prin­ci­pios de la me­cá­ni­ca de pre­ci­sión sui­za y que, pe­se a las com­ple­ji­da­des, da una fá­cil lec­tu­ra de las ho­ras. Cien co­la­bo­ra­do­res (en di­fe­ren­tes ofi­cios re­lo­je­ros) se em­pe­ci­nan año tras año en lle­var a la reali­dad com­ple­jos me­ca­nis­mos de cu­yos di­se­ños só­lo se fa­bri­can so­lo 100 pie­zas anua­les, ca­da una nu­me­ra­da y gra­ba­da a mano. Así de ex­clu­si­va es la pro­duc­ción que se rea­li­za en los ta­lle­res de La Chaux de Fonds, la cu­na de la re­lo­je­ría sui­za.

To­da la ma­ra­vi­lla de Greu­bel For­sey, fun­da­da en 2004, pro­vie­ne de Ro­bert Greu­bel, cu­ya pa­sión por la mi­cro­me­cá­ni­ca le vie­ne de su fa­mi­lia, oriun­da de Al­sa­cia, Fran­cia. Su pa­dre te­nía un lar­go ca­mino re­co­rri­do en el ta­ller Greu­bel Hor­lo­ge­rie, y fue allí don­de Ro­bert dio sus pri­me­ros pa­sos, los que lue­go con­ti­nua­ría en la fir­ma re­lo­je­ra IWC, en la ciu­dad de Schaff­hau­sen, y los per­fec­cio­na­ría en Re­naud & Pa­pi, es­tu­dio ar­chi­co­no­ci­do por sus in­no­va­cio­nes me­cá­ni­cas.

En Re­naud & Pa­pi co­no­ció al in­glés Step­hen For­sey, quien com­ple­ta­ría la ma­ra­vi­llo­sa aso­cia­ción y quien al igual que él, es­ta­ba des­lum­bra­do por los me­ca­nis­mos re­lo­je­ros que su pa­dre le ha­bía en­se­ña­do a tra­ba­jar en In­gla­te­rra. Jun­tos crea­ron en 2001 Com­pli­ti­me, una em­pre­sa con el ob­je­ti­vo de pro­veer com­ple­jos mo­vi­mien­tos a las mar­cas ya es­ta­ble­ci­das, pe­ro fue en 2004 cuan­do de­ci­die­ron unir­se y mos­trar to­do de lo que son ca­pa­ces, no só­lo de pro­du­cir el co­ra­zón y al­ma del re­loj, sino tam­bién su ex­te­rior.

Es­tos dos hom­bres que se au­to­de­no­mi­nan “ar­qui­tec­tos me­cá­ni­cos”, irrum­pie­ron en la are­na de la re­lo­je­ría con el Dou­ble Tour­bi­llon 30° Con­tem­po­rain, un re­loj tri­di­men­sio­nal con dos re­gu­la­do­res, y del que ha­ce po­co se pro­du­jo en una edi­ción muy li­mi­ta­da en ca­ja de cris­tal de za­fi­ro (de­ve­lan­do to­dos sus se­cre­tos) a un pre­cio de 1,1 mi­llo­nes de dó­la­res. Con el pa­so dlos

años otras ver­sio­nes de es­te dou­ble tour­bi­llon sa­lie­ron al mer­ca­do en oro ro­jo, pla­tino y ti­ta­nio, al­gu­nas de ellas me­re­ce­do­ras de pre­mios co­mo ‘L’ai­gui­lle d’or’ del Grand Prix d’hor­lo­ge­rie de Gi­ne­bra co­mo la ver­sión Tech­ni­que y la edi­ción His­to­ri­que.

La lis­ta de obras ma­nu­fac­tu­ra­das ba­jo los prin­ci­pios de crea­ti­vi­dad, téc­ni­ca y ar­te­sa­nía que ri­gen a Greu­bel For­sey con­ti­núa con el Qua­dru­ple Tour­bi­llon, Tour­bi­llon 24 se­gun­dos, Ba­lan­cier Spi­ral Bi­nô­me, Dif­fé­ren­tiel d’éga­li­té y el Dou­ble Ba­lan­cier.

LAS NO­VE­DA­DES

Del ate­lier re­cu­bier­to con gran­des pa­ne­les de vi­drio que re­cuer­dan los an­ti­guos ta­lle­res sui­zos que se va­lían de la luz del día pa­ra po­der tra­ba­jar en las mi­nús­cu­las ma­qui­na­rias, sa­len re­lo­jes en cu­yo di­se­ño se tra­ba­ja du­ran­te años y que lue­go de ser en­sam­bla­das y pre­sen­ta­das al pú­bli­co, con­ti­núan re­ci­bien­do me­jo­ras y com­ple­ji­da­des.

Es­te año, Greu­bel For­sey re­to­ma el Dif­fé­ren­tiel d’éga­li­té, mos­tra­do por pri­me­ra vez en 2008. En es­ta opor­tu­ni­dad son ape­nas 33 ejem­pla­res en oro blan­co. La no­ve­dad es que con­tie­ne un se­gun­de­ro muer­to, lo cual fa­ci­li­ta el ajus­te pre­ci­so de la ho­ra. En la es­fe­ra se apre­cia par­te del me­ca­nis­mo en ac­ción.

La clave del Dif­fé­ren­tiel d’éga­li­té es que per­mi­te en­viar ener­gía de ma­ne­ra cons­tan­te des­de los cu­bos del mue­lle real al ór­gano re­gu­la­dor de la ma­qui­na­ria, un tra­ba­jo que rea­li­za sin va­ria­ción du­ran­te las 60 ho­ras que du­ra la re­ser­va de mar­cha. En po­cas pa­la­bras, du­ran­te el tiem­po (60 ho­ras) que du­ra la cuer­da que se le da ma­nual­men­te, no hay cam­bios en có­mo se ad­mi­nis­tra la ener­gía que da vi­da al re­loj, lo que re­dun­da en ma­yor pre­ci­sión al dar la ho­ra.

Otra co­sa es que el Dou­ble Ba­lan­cier se renueva por pri­me­ra vez con una ca­ja en oro ro­jo 5N y una es­fe­ra de oro es­mal­ta­da en ne­gro que pa­re­ce le­van­tar­se pa­ra de­jar ver la in­ter­ac­ción en­tre los dos vo­lan­tes jun­to al di­fe­ren­cial cons­tan­te. Es una pues­ta en es­ce­na que mag­ni­fi­ca los al­can­ces de un con­jun­to de com­po­nen­tes que ac­túan de una ma­ne­ra que pro­por­cio­na una pre­ci­sión cro­no­mé­tri­ca. Es­ta ver­sión es un per­fec­cio­na­mien­to de la edi­ción es­tre­na­da en 2009. To­dos los com­po­nen­tes de es­te re­loj es­tán de­co­ra­dos a mano.

Pe­ro la ex­ce­len­cia es­té­ti­ca y téc­ni­ca se lo­gró con el GMT Earth, una ro­bus­ta má­qui­na con una vis­ta tri­di­men­sio­nal de la Tie­rra que se acom­pa­ña de un tour­bi­llon que com­ple­ta su gi­ro en 24 se­gun­dos. Rea­li­za­do en oro blan­co y li­mi­ta­do a 33 ejem­pla­res, es­te re­loj usa el cris­tal de za­fi­ro en la ca­ja pa­ra dar una com­ple­ta vi­sión de las fun­cio­nes en­tre ellas, la de GMT que se in­di­ca a las 11 con una subes­fe­ra se­ña­la­da con una agu­ja ro­ja. En la par­te pos­te­rior se pre­sen­tan 24 hu­sos ho­ra­rios, con los ho­ra­rios de ve­rano e in­vierno pa­ra com­ple­tar la ho­ra uni­ver­sal (que se ve en el re­ver­so del glo­bo te­rrá­queo). Pue­de re­sul­tar abru­ma­do­ra tan­ta in­for­ma­ción pe­ro la reali­dad es que no só­lo es una má­qui­na con pre­sen­ta­ción tri­di­men­sio­nal sino que es de fá­cil lec­tu­ra, tan­to así que se pue­den ver los tres hu­sos de ma­ne­ra si­mul­tá­nea.

Dou­ble Ba­lan­cier

Ma­nu­fac­tu­ra de Greu­bel For­sey

LAS COM­PLE­JI­DA­DES SE PER­FEC­CIO­NAN EN NUE­VAS VER­SIO­NES Ta­lle­res

De­co­ra­ción

SON MO­DE­LOS CON AS­PEC­TO TRI­DI­MEN­SIO­NAL En­sam­bla­je

In­te­rior de la ma­nu­fac­tu­ra

En­sam­bla­je

De­co­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.