Los SERUMS, ¿de día o de no­che?

Los serums o sue­ros, con­cen­tran en po­cas go­tas una gran can­ti­dad de ac­ti­vos be­ne­fi­cio­sos pa­ra la piel pe­ro, ¿cuán­do se­rá me­jor apli­car­los, de día o de no­che?

Too Much - - Belleza -

la piel, co­mo un ór­gano en cons­tan­te evo­lu­ción, se re­ge­ne­ra du­ran­te la no­che, mien­tras dor­mi­mos pues, en ese mo­men­to de des­can­so se se nu­tre y se re­ge­ne­ra. Los efec­tos que se con­si­guen son los si­guien­tes: sen­sa­ción de fres­cor, sua­vi­dad y re­la­ja­ción, ac­ción des­con­ges­ti­va y to­ni­fi­can­te, ac­ción hi­dra­tan­te y ac­ción an­ti­in­fla­ma­to­ria. La in­no­va­ción de los serums tam­bién pro­vie­ne de la pre­sen­ta­ción de su tex­tu­ra.

El pro­to­co­lo de la be­lle­za es al­go tan im­por­tan­te co­mo su efec­ti­vi­dad; ade­más de co­no­cer su for­mu­la­ción, de­be­mos sa­ber cuán­do apli­car­lo, si de día o de no­che y an­tes o des­pués de la cre­ma hi­dra­tan­te. El éxi­to de los serums ra­di­ca en que con­cen­tran en po­cas go­tas gran can­ti­dad de ac­ti­vos be­ne­fi­cio­sos pa­ra nues­tra piel. Se sue­len apli­car tras su lim­pie­za y an­tes de cual­quier cre­ma, no sien­do nun­ca un sus­ti­tu­to de es­tas pe­ro sí, un in­tere­san­te com­ple­men­to con el que con­se­guir un ros­tro más lu­mi­no­so, hi­dra­ta­do y sa­lu­da­ble, ex­pli­ca Joa­quín Pi­ral, de la fir­ma cos­mé­ti­ca sui­za Wher­tei­mar. Se­gún los es­tu­dios de es­ta fir­ma, los serums ac­túan me­jor du­ran­te la no­che, “ya que es cuan­do el or­ga­nis­mo se re­ge­ne­ra y por en­de, tam­bién la piel, que es par­te del mis­mo”, ex­pli­ca Pi­ral.

DI­FE­REN­TES PRO­PIE­DA­DES.

Joa­quín Pi­ral se­ña­la que hay que di­fe­ren­ciar muy bien en­tre las pro­pie­da­des de un se­rum, de una cre­ma o de un boos­ter. El pri­me­ro tie­ne una tex­tu­ra di­fe­ren­te, mu­cho más li­ge­ra, acuo­sa y po­ten­te por su ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción.

“Los serums son más fá­ci­les y rá­pi­dos de ab­sor­ber que las pro­pias cre­mas ade­más, lle­gan rá­pi­da­men­te a las ca­pas más pro­fun­das de la piel. Lo bueno es que con dos o tres go­tas que uti­li­ce­mos, ya es su­fi­cien­te, hay que re­cor­dar que más can­ti­dad no sig­ni­fi­ca que ac­túe con ma­yor in­ten­si­dad”. “La piel, co­mo un ór­gano en cons­tan­te re­no­va­ción, se re­ge­ne­ra du­ran­te la no­che mien­tras dor­mi­mos, pues cuan­do des­can­sa­mos se cal­ma e in­clu­so se nu­tre, de ahí la im­por­tan­cia de apli­car los serums hi­dra­tan­tes. El cuer­po y nues­tra piel se re­se­tean apro­xi­ma­da­men­te des­de las 23 ho­ras has­ta las 04 ho­ras, in­cre­men­tan­do la irri­ga­ción san­guí­nea en nues­tra der­mis, por lo cual es el mo­men­to más opor­tuno de apli­car no so­lo cre­mas, tam­bién los serums que, en ve­rano, tie­nen un po­ten­te efec­to ex­tra­hi­dra­tan­te”, se­gún el res­pon­sa­ble de Wher­tei­mar.

“Al le­van­tar­nos, aun­que po­de­mos uti­li­zar un se­rum, qui­zás la cre­ma no es tam­po­co ma­la so­lu­ción, si bien se di­ri­ge a las ca­pas su­per­fi­cia­les y tar­da más en ha­cer su efec­to, por su­pues­to con un buen fac­tor SPF que nos ayu­de a pro­te­ger­nos de los ra­yos so­la­res”, aña­de Pi­lar. En­tre las pro­pues­tas que Pi­lar re­co­mien­da es­tá Hy­dra­sens, pa­ra pro­te­ger, cal­mar, hi­dra­tar y re­ge­ne­rar. Con una for­mu­la­ción desa­rro­lla­da pa­ra to­do ti­po de pieles, es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llas muy sen­si­bles o con­ges­tio­na­das.

Los efec­tos que se con­si­guen son los si­guien­tes: sen­sa­ción de fres­cu­ra, sua­vi­dad y re­la­ja­ción, ac­ción des­con­ges­ti­va y to­ni­fi­can­te, ac­ción hi­dra­tan­te, an­ti­in­fla­ma­to­ria, an­ti­flo­gís­ti­ca y re­ge­ne­ra­do­ra del te­ji­do cu­tá­neo. Pre­sen­ta una com­bi­na­ción de prin­ci­pios ac­ti­vos que res­tau­ran la ba­rre­ra hi­dro­li­pí­di­ca na­tu­ral. “De es­ta for­ma, la piel ad­quie­re más for­ta­le­za y re­sis­ten­cia”, ar­gu­men­ta Pi­lar.

La no­che es tam­bién el mo­men­to ideal que pro­po­ne L´oc­ci­ta­ne pa­ra apli­car su acei­te en se­rum Re­set Siem­pre­vi­va, que re­cu­pe­ra la piel del es­trés, el sol y la po­lu­ción, des­pués de una re­fres­can­te lim­pie­za. Tres go­tas ex­ten­di­das con sua­vi­dad, ali­vian la ten­sión de ros­tro, cue­llo y sie­nes con un le­ve ma­sa­je.

EL PO­DER DE LA VI­TA­MI­NA C

Con el po­der de la vi­ta­mi­na C co­mo ban­de­ra, Me­di­que, pro­po­ne un se­rum con un ex­tra de es­ta vi­ta­mi­na, Super C30, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo au­men­tar la lu­mi­no­si­dad y com­ba­tir los sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to con una fór­mu­la que con­tie­ne áci­do as­cór­bi­co ul­tra es­ta­ble, que ayu­da a pro­te­ger la piel del da­ño am­bien­tal y los ra­yos UV.

En­tre sus pro­pie­da­des, au­men­ta los ni­ve­les de co­lá­geno pa­ra sua­vi­zar fi­nas lí­neas y arru­gas ade­más, acla­ra la tez. Re­co­mien­dan su uso tras la lim­pie­za de la ma­ña­na, apli­can­do cua­tro go­tas en el ros­tro, cue­llo y es­co­te y de­jan­do que se ab­sor­ba an­tes de ex­ten­der la cre­ma hi­dra­tan­te. La no­ve­dad en los serums no so­lo pro­vie­ne de su for­mu­la­ción, sino de su tex­tu­ra. Es el ca­so de Hya­lu­ron&co­lla­gen Nano Spray de M2 Beau­té, en su pre­sen­ta­ción “bru­ma”, que con so­lo tres pul­ve­ri­za­cio­nes tres ve­ces al día hi­dra­ta, ener­gi­za y re­pa­ra la piel con su fór­mu­la a ba­se de áci­do hia­lu­ró­ni­co, co­lá­geno ti­po 1 y elas­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.