At­mós­fe­ra Víctor Rodríguez

Too Much - - Contenido - Victor Rodríguez Cor­di­do

DES­PUÉS DE EN­CON­TRAR EL ÉXI­TO EN ORANJESTAD, ARU­BA, VÍCTOR RODRÍGUEZ COR­DI­DO CEO DE VRC AR­CHI­TECTS, QUE­RÍA VOL­VER A SUS RAÍ­CES PE­RO SIEMPRE EX­PLO­RAN­DO EL MER­CA­DO MUN­DIAL EN TO­DOS SUS RIN­CO­NES. “EN VRC, LO IM­POR­TAN­TE ES ADAP­TAR­SE A LA VI­SIÓN DE CUAL­QUIER CLIEN­TE Y PRES­TAR ES­PE­CIAL ATEN­CIÓN A SU ES­TI­LO Y PRE­FE­REN­CIAS”. LA EN­TRE­VIS­TA DES­CU­BRE EL MUN­DO DEL RE­CO­NO­CI­DO AR­QUI­TEC­TO.

¿Có­mo des­cri­be des­de su pun­to de vis­ta la ar­qui­tec­tu­ra? Co­men­cé a tra­ba­jar en di­se­ño de cen­tros co­mer­cia­les y en la pro­mo­ción de los mis­mos des­de que es­ta­ba es­tu­dian­do. Lo que más me atraía de la ca­rre­ra era po­der mar­car di­fe­ren­cia, rea­li­zar co­sas que trans­for­ma­ran a la gen­te, mol­dear es­pa­cios en el que la gen­te se di­vir­tie­ra y dis­fru­ta­ra el pen­sa­mien­to de uno a tra­vés de la cons­truc­ción de es­pa­cios. Nues­tra exis­ten­cia es muy fi­ni­ta, vi­vi­mos en pro­me­dio de ochen­ta a no­ven­ta años y una ar­qui­tec­tu­ra pue­de trans­cen­der mi­les de años co­mo las pi­rá­mi­des y los mo­nu­men­tos ro­ma­nos o co­mo co­sas que es­tán he­chas co­mo pa­ra per­du­rar en el tiem­po, mos­tran­do que la po­bla­ción ha evo­lu­cio­na­do. ¿Cuá­les han si­do sus obras? Te­ne­mos ur­ba­ni­za­cio­nes, em­pre­sas pri­va­das, mu­chos co­mer­cios co­mo tien­das y di­se­ño in­te­rior pa­ra ho­te­les. So­mos un equi­po que ha rea­li­za­do in­fi­ni­dad de obras en Ca­ra­cas, Gua­ti­re y Aru­ba, co­mo: Cen­tro Co­mer­cial Bue­na­ven­tu­ra, Par­que Es­me­ral­da, Ur­ba­ni­za­ción Do­ral, Vis­ta Mon­ta­ña, Mon­ta­ña Lin­da, así co­mo re­si­den­cias pri­va­das y ca­sas de pla­ya. Hay pro­yec­tos pa­ra gran­des per­so­na­li­da­des tam­bién, pa­ra tras­na­cio­na­les co­mo Proc­ter & Gam­ble, Blo­que Dear­mas, Edi­to­rial Pri­ma­ve­ra. Con el Blo­que Dear­mas re­cu­pe­ra­mos la sa­la de pren­sa y uni­mos, des­de el pun­to de vis­ta de es­pa­cio los dos pe­rió­di­cos en uno, tam­bién re­mo­de­la­mos el es­tu­dio de te­le­vi­sión. De ver­dad fue un ma­ra­vi­llo­so pro­yec­to.

PROYECCION DE LA AR­QUI­TEC­TU­RA

¿Có­mo se ha fa­ci­li­ta­do la vi­da del ar­qui­tec­to? -“La vi­da del ar­qui­tec­to se ha pro­yec­ta­do, por­que es co­mo el mé­di­co: h-ay que es­tu­diar to­dos los días pa­ra po­der se­guir ofre­cien­do o dan­do lo me­jor del mun­do al clien­te, a la so­cie­dad, los nue­vos pro­gra­mas y to­do lo que es­tá por ve­nir. Hoy en día te­ne­mos la reali­dad vir­tual, el di­se­ño di­rec­to en tres di­men­sio­nes y has­ta en cua­tro di­men­sio­nes, to­da es­ta evo­lu­ción ayu­da mu­chí­si­mo por­que se in­vier­te me­nos tiem­po en los do­cu­men­tos y más en la crea­ti­vi­dad, ade­más de po­der ha­cer co­sas dis­tin­tas que trans­mi­tan y en­vuel­van al clien­te o a la so­cie­dad en el pen­sa­mien­to pro­gre­sis­ta. En Ve­ne­zue­la, pa­ra que co­mien­ce un nue­vo pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra, hay que to­mar las ciu­da­des y pen­sar có­mo ha­cer pa­ra que la gen­te dis­fru­te de es­pa­cios li­bres, de ca­mi­nar, de po­der ir a los par­ques, a los ca­fés, so­bre to­do la par­te de la re­so­lu­ción eco­nó­mi­ca y la se­gu­ri­dad; pe­ro la ca­pi­tal tie­ne que vol­ver a re­lu­cir así co­mo su­ce­dió se­sen­ta años atrás, con ace­ras lim­pias, bue­nos ma­te­ria­les, bue­na ilu­mi­na­ción, vi­tri­nas es­pec­ta­cu­la­res, que a la gen­te le gus­te an­dar bien ves­ti­da, que quie­ra vol­ver a cons­truir una ca­sa en la pla­ya o en la mon­ta­ña. Es un gran tra­ba­jo que ven­drá y con mu­chas me­jo­res ideas y más apren­di­za­je; don­de es­ta­mos aho­ri­ta las cons­truc­cio­nes son de más de trein­ta años. En­tre los pro­yec­tos nue­vos te­ne­mos a Bun­ga­low, en Los Ro­ques, es­pe­re­mos que re­sal­te la ar­qui­tec­tu­ra ve­ne­zo­la­na y es­ta­mos ter­mi­nan­do un pro­yec­to en Aru­ba; un edi­fi­cio re­si­den­cial con se­llo ve­ne­zo­lano y es pro­ba­ble que ten­ga­mos un re­co­no­ci­mien­to de la Co­mi­sión de Es­té­ti­ca y Ur­ba­nis­mo de Aru­ba, es­tán en­can­ta­dos con el pro­yec­to.

VI­SIÓN A FU­TU­RO Trans­for­mar ciu­da­des, mo­dos de pen­sar, ca­sas don­de uno pue­da di­ver­tir­se y no so­lo a tra­vés de un te­le­vi­sor si no de­co­rán­do­la; co­lo­can­do un cua­dro, pin­tan­do pa­re­des, di­cien­do: es­te es­pa­cio es dis­tin­to, no es el mis­mo que tie­ne el ve­cino; no es la re­pe­ti­ción de la mis­ma ti­po­lo­gía, sino es mi es­pa­cio, que lo lo­gré y es dis­tin­to de acuer­do a mis ne­ce­si­da­des...

¿Qué ha­cen us­te­des pa­ra ayu­dar a las per­so­nas a for­mar sus es­pa­cios? Lo pri­me­ro que le pre­gun­ta­mos al clien­te es: ¿có­mo es su es­pa­cio? ya que es una de las par­tes más im­por­tan­tes pa­ra el di­se­ño. El si­tio nos va a de­cir to­do lo que se pue­de ha­cer. Bus­ca­mos im­pul­sar la crea­ti­vi­dad y las ins­pi­ra­ción pa­ra dar­le al clien­te mu­cho más de lo que es­pe­ra­ba. Las ideas de la per­so­nas son muy im­por­tan­tes y no­so­tros bus­ca­mos dar­le esa for­ma es­pec­ta­cu­lar, dar­le vi­da, co­lor, mú­si­ca, que la gen­te ame el es­pa­cio; que la es­truc­tu­ra fun­cio­ne bien y por eso nos in­tere­sa que el me­dio am­bien­te me­jo­re pa­ra lo­grar una bue­na com­bi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.