Confidencial Ka­ro­li­na Lan­dae­ta

“La me­di­ci­na es­té­ti­ca es mi pa­sión”

Too Much - - Contenido -

Des­de los cin­co años su­po que que­ría ser mé­di­co y en su épo­ca es­co­lar, es­tu­diar se con­vir­tió en más que una ta­rea, era su he­rra­mien­ta pa­ra te­ner ex­ce­len­tes ca­li­fi­ca­cio­nes y sa­lir en el CNU. A par­tir de los 19 años sin­tió que la Ci­ru­gía es­té­ti­ca era su pa­sión y ya van 11 años de­di­ca­da por com­ple­to a es­ta ac­ti­vi­dad.

La en­tre­vis­ta­mos en su si­tio ha­bi­tual de con­sul­ta: KL Me­di­cal Spa, don­de es pre­si­den­ta la Dra. Ka­ro­li­na Lan­dae­ta, mé­di­co ci­ru­jano y es­pe­cia­li­za­da en es­té­ti­ca. Tie­ne su se­de en el Ho­tel Ma­rriot, El Ro­sal, Ca­ra­cas. Aun­que la fa­se de apren­di­za­je aún no ter­mi­na, en­fa­ti­za que de­be man­te­ner­se ac­ti­va con los úl­ti­mos ade­lan­tos y aún cuan­do dic­ta con­fe­ren­cias en di­ver­sas par­tes del mun­do, ca­ta­lo­ga a Ve­ne­zue­la, co­mo su cen­tro de ope­ra­cio­nes, su país que­ri­do.

SUS INI­CIOS Reali­zó to­do el pre­gra­do en la Es­cue­la de Me­di­ci­na Jo­sé Ma­ría Var­gas de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la y lue­go se fue a la Uni­ver­si­dad de las Is­las Ba­lea­res, en Pal­ma de Ma­llor­ca, Es­pa­ña.

Afir­ma que siempre re­vi­sa­ba a sus pa­cien­tes so­bre cual­quier do­len­cia, pe­ro al fi­nal siempre les de­cía: “us­ted de­be­ría arre­glar­se tal co­sa; y los pa­cien­tes sa­lían fe­li­ces, por­que si se cu­ran de sus do­len­cias, si se arre­glan, se­gu­ro se sen­ti­rán más tran­qui­los y sa­tis­fe­chos, to­do se­rá me­jor”. Una de sus má­xi­mas es “mien­tras me­jor se vea, me­jor se sen­ti­rá.”

Em­pe­zó a ver có­mo un cam­bio fí­si­co ex­terno, subía la au­to­es­ti­ma, ayu­da­ba a las mis­mas cé­lu­las des­de el pun­to de vis­ta men­tal a cu­rar­se más rá­pi­do. Hay un efec­to mu­cho me­jor, más allá de lo que sig­ni­fi­ca la ci­ru­gía es­té­ti­ca. Pa­ra ella es un ar­te, es una me­di­ci­na in­di­vi­dual, un dia­man­te den­tro del ser hu­mano que hay que pu­lir de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble.

EL ROS­TRO OCUL­TO DE LA BE­LLE­ZA Ka­ro­li­na Lan­dae­ta di­ce que es aje­na a las cá­ma­ras y no es­tá ex­pues­ta de ma­ne­ra me­diá­ti­ca, for­ma par­te del ros­tro ocul­to de la be­lle­za “siempre he es­ta­do de­trás de las cá­ma­ras, tra­ba­jo a ni­vel mun­dial y en Ve­ne­zue­la, pe­ro tam­bién soy mé­di­ca es­pa­ño­la y per­te­nez­co a la So­cie­dad de Me­di­ci­na a ni­vel mun­dial. Eso ha­ce que me man­ten­ga en cons­tan­te apren­di­za­je, doy char­las en el ex­te­rior, hi­ci­mos una red de co­no­ci­mien­tos. To­das las no­ve­da­des mé­di­cas se in­ves­ti­gan an­tes de apli­car­las a los pa­cien­tes, pa­ra sa­ber cuá­les son los efec­tos ver­da­de­ros. Ade­más, afir­ma, “mi co­no­ci­mien­to se lo me­re­cen los ve­ne­zo­la­nos, sien­to que aquí ha­ce fal­ta ayu­dar con muy bue­nas he­rra­mien­tas. Apar­te, mi gru­po de ne­go­cios y yo tra­ji­mos al país el di­plo­ma­do Ge­ren­cia De­por­ti­va In­ter­na­cio­nal, que se im­par­te en la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na, y es el mis­mo que se da en la FIFA. Yo lo hi­ce pri­me­ro, aquí ha­bía mu­cho en­tre­na­mien­to, pe­ro no exis­tían es­tu­dios de Ge­ren­cia De­por­ti­va, y aho­ra los egre­sa­dos ya tra­ba­jan en Ve­ne­zue­la y en to­do el mun­do.

10 AÑOS ME­NOS Al en­trar a KL Me­di­cal Spa, nos ofre­cen sa­lir con diez años me­nos, y no so­lo en el ros­tro, la me­di­ci­na es­té­ti­ca pre­ven­ti­va se apli­ca a to­do el or­ga­nis­mo, por­que se en­glo­ba una vi­da más sa­na, una aten­ción per­so­na­li­za­da, don­de se tra­ba­ja des­de lo in­terno ha­cia lo ex­terno. En el equi­po te­ne­mos un psi­quia­tra, por­que sin du­da hay fac­to­res emo­cio­na­les que hay que tra­ba­jar y lue­go de eso, el cam­bio es ex­po­nen­cial. Tra­ba­jan con to­do ti­po de tra­ta­mien­tos: plas­ma que se ge­li­fi­ca y lue­go se apli­ca, ul­tra ca­vi­ta­ción, to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, hi­los ten­so­res -to­da una no­ve­dad- que ex­ci­tan la pro­duc­ción de co­lá­geno y la gimnasia pa­si­va, al­go que no pa­sa de mo­da pues, es no­to­rio su efec­to en la to­ni­ci­dad mus­cu­lar.

CO­LEC­CIO­NES CUL­TU­RA­LES So­bre su ex­pe­rien­cia, afir­ma es­tar muy con­ten­ta con lo que se es­tá ha­cien­do en el país, y quie­re de­jar un le­ga­do, por­que ha­ce fal­ta mu­cha edu­ca­ción. Hay que re­vi­vir los va­lo­res des­de el ho­gar, por ello creó una nue­va lí­nea de ne­go­cios que es Ka­ro­ling Chan­tilly, que exal­ta el pa­pel de las pro­fe­sio­nes des­de la vi­sión de los ni­ños en di­ver­sas co­lec­cio­nes: cul­tu­ra, mo­da y di­se­ño. En la pa­sa­da Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Guadalajara, lle­vó a on­ce ju­ga­do­ras de fút­bol que quie­ren te­ner on­ce pro­fe­sio­nes di­fe­ren­tes, lo cual se tra­du­ce en on­ce li­bros con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res pe­ro con un con­te­ni­do in­no­va­dor que las di­fe­ren­cia. Se quie­re lo­grar con los li­bros una es­ti­mu­la­ción neu­ro­ló­gi­ca y apar­tar a los ni­ños un po­co de la tec­no­lo­gía, pa­ra que vi­van de pri­me­ra mano el mun­do de las pro­fe­sio­nes y así eli­jan lo que quie­ran ser en el fu­tu­ro.

“mi co­no­ci­mien­to se lo me­re­cen los ve­ne­zo­la­nos, sien­to que aquí ha­ce fal­ta ayu­dar con muy bue­nas he­rra­mien­tas.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.