Mi­ran­da en Fran­cia

Esos pe­que­ños pe­ro no me­nos im­por­tan­tes de­ta­les que ha­cen de la his­to­ria , tes­ti go de los pa­sos de los hom­bres por el mun­do

Too Much - - Contenido -

La his­to­ria

En 1789, des­pués de via­jar du­ran­te cua­tro años por to­da Eu­ro­pa, Mi­ran­da tie­ne de­fi­ni­do un pro­yec­to pa­ra in­de­pen­di­zar la Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro pa­ra ello ne­ce­si­ta el apo­yo de una po­ten­cia eu­ro­pea y plan­tea sus ideas al pri­mer mi­nis­tro in­glés, Wi­lliam Pitt, quien se in­tere­sa en ellas, ya que pu­die­ran con­ve­nir a In­gla­te­rra en al­gún mo­men­to, pe­ro en los si­guien­tes tres años Pitt no to­ma una de­ci­sión al res­pec­to y Mi­ran­da de­ci­de ir a Fran­cia, pen­san­do que ese país pue­da brin­dar­le la ayu­da que bus­ca.

Lle­ga a Pa­rís en Mar­zo de 1792, eran los tiem­pos de la re­vo­lu­ción fran­ce­sa y el ejér­ci­to de esa na­ción se en­con­tra­ba des­ban­da­do. Has­ta ha­cia po­co to­da la ofi­cia­li­dad y los al­tos car­gos mi­li­ta­res es­ta­ban re­ser­va­dos a los no­bles, que eran aho­ra enemi­gos de la re­vo­lu­ción. El go­bierno fran­cés bus­ca­ba de­ses­pe­ra­da­men­te ofi­cia­les que los rem­pla­za­ran y sien­do Mi­ran­da un mi­li­tar ex­pe­ri­men­ta­do, que ha­bía par­ti­ci­pa­do co­mo te­nien­te co­ro­nel en la re­vo­lu­ción ame­ri­ca­na y te­nía el gra­do de co­ro­nel del ejér­ci­to ru­so (con­ce­di­do por la rei­na Ca­ta­li­na II de Ru­sia), el 11 de agos­to de 1792 re­ci­be una in­vi­ta­ción pa­ra in­gre­sar al ejér­ci­to de Fran­cia con un al­to gra­do. Mi­ran­da acep­ta y es nom­bra­do Ma­ris­cal de Cam­po (equi­va­len­te a un ge­ne­ral de bri­ga­da ac­tual), a las ór­de­nes del Ge­ne­ral Du­mou­riez. El 20 de sep­tiem­bre de 1792 par­ti­ci­pa en la muy im­por­tan­te, “Ba­ta­lla de Valmy”, cuan­do las mer­ma­das hues­tes fran­ce­sas re­cha­zan al ejér­ci­to pru­siano, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res del mun­do. El triun­fo en­tu­sias­ma a la opi­nión pú­bli­ca y Du­mou­riez y sus ofi­cia­les son con­si­de­ra­dos co­mo hé­roes na­cio­na­les. Mi­ran­da tie­ne otra ac­tua­ción dis­tin­gui­da Cuan­do Du­mou­riez lo en­car­ga de si­tiar la ciu­dad de Am­be­res, en Bél­gi­ca, y el 29 de No­viem­bre lo­gra to­mar la ciu­dad y su puer­to, pe­ro ade­más cap­tu­ra 102 ca­ño­nes y otros per­tre­chos. Des­pués de un mes de en­trar al ejér­ci­to fran­cés es as­cen­di­do a te­nien­te ge­ne­ral (equi­va­len­te a ge­ne­ral de di­vi­sión). A fi­nes de ese año Du­mou­riez, de­be ir a Pa­rís y Mi­ran­da que­da en­car­ga­do de los tres ejér­ci­tos fran­ce­ses que con­tro­lan Bél­gi­ca y Lu­xem­bur­go.

Con la lle­ga­da de 1793 co­mien­zan tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra Fran­cia y pa­ra Mi­ran­da: El 21 de Enero el rey Luis XVI es gui­llo­ti­na­do, los ra­di­ca­les ja­co­bi­nos to­man el po­der y co­mien­za el “ré­gi­men del te­rror”, cuan­do en so­lo 11 me­ses más de 15 mil per­so­nas mo­ri­rán en la gui­llo­ti­na. El 1 de Fe­bre­ro de 1793 Du­mou­riez or­de­na al ve­ne­zo­lano to­mar la ciu­dad ho­lan­de­sa de Maas­tricht. Mi­ran­da tie­ne re­ser­vas so­bre el plan y así se lo ha­ce sa­ber a sus su­pe­rio­res, sin em­bar­go obe­de­ce las ór­de­nes y al man­do de 12 mil hom­bres ini­cia el ase­dio, pe­ro 40 mil sol­da­dos aus­tría­cos lo fuer­zan a le­van­tar el si­tio. El 18 de Mar­zo, tam­bién si­guien­do ór­de­nes de Du­mou­riez ata­ca a los aus­tría­cos en “Neer­win­den”, don­de su­fri­rá otra de­rro­ta. Du­mou­riez no re­co­no­ce sus erro­res, cul­pa al ve­ne­zo­lano y hu­ye del país. Mi­ran­da es arres­ta­do el 19 de Abril, pe­ro el 16 de Ma­yo el Tri­bu­nal Cri­mi­nal Re­vo­lu­cio­na­rio lo de­cla­ra ino­cen­te de los car­gos. El 9 de Ju­lio es en­car­ce­la­do nue­va­men­te y des­pués de 18 me­ses de pri­sión, en Enero de 1795 es li­be­ra­do. In­ten­ta reha­cer su vi­da en Fran­cia, pe­ro se­rá ob­je­to de más acu­sa­cio­nes, por lo que en Enero de 1798 de­ci­de re­gre­sar a In­gla­te­rra.

Un de­ta­lle: A fi­nes de 1792 Fran­cia, en gue­rra con Es­pa­ña, es­tu­dia ata­car los te­rri­to­rios es­pa­ño­les en Amé­ri­ca con una ex­pe­di­ción de 12 mil sol­da­dos, y Mi­ran­da (en su me­jor mo­men­to co­mo ge­ne­ral fran­cés), es vis­to co­mo el me­jor can­di­da­to pa­ra li­de­rar­la, da­da su ex­pe­rien­cia mi­li­tar y sus co­no­ci­mien­tos de la re­gión. Le ofre­cen el lu­cra­ti­vo car­go de Go­ber­na­dor de San­to Do­min­go, el se en­tu­sias­ma, pe­ro lue­go se en­te­ra de que la ver­da­de­ra in­ten­ción de los fran­ce­ses es di­vi­dir la Amé­ri­ca His­pa­na en­tre Fran­cia y otras po­ten­cias, a cam­bio de la paz, que es al­go a lo que él no que­rrá aso­ciar­se y re­cha­za­rá la pro­po­si­ción.

Otro de­ta­lle: Al en­fren­tar su jui­cio ante el Tri­bu­nal Cri­mi­nal Re­vo­lu­cio­na­rio Mi­ran­da con­ta­rá con la brillante de­fen­sa del in­sig­ne abo­ga­do Fra­nçois Cha­veau-la­gar­de, que lue­go de­fen­de­rá, sin el mis­mo éxi­to, a la rei­na Ma­ría An­to­nie­ta que mo­ri­rá gui­llo­ti­na­da.

Otro de­ta­lle: En 1795 Na­po­león Bo­na­par­te co­no­ció a Mi­ran­da, con quien com­par­tió so­cial­men­te y que lue­go di­rá so­bre él: “Mi­ran­da es un Qui­jo­te, que no es­tá lo­co”.

Un úl­ti­mo de­ta­lle: En­tre 1795 y fi­nes de 1797 man­tie­ne un amo­río con Delp­hi­ne Se­brán, Mar­que­sa de Cus­ti­ne. Es­ta her­mo­sa mu­jer tu­vo mu­chos otros per­so­na­jes co­mo aman­tes, en­tre ellos el Viz­con­de Beauhar­nais, el pri­mer ma­ri­do de Josefina de Beauhar­nais (Josefina lue­go se ca­sa­ría con Na­po­león Bo­na­par­te y se­ría Em­pe­ra­triz de Fran­cia). Otro aman­te de Delp­hi­ne fue el Viz­con­de de Cha­teau­briand, po­lí­ti­co y escritor fran­cés, que dio el nom­bre al fa­mo­so “Fi­let Cha­teau­briand”. Otro fue el Con­de de Se­gur, mi­li­tar y di­plo­má­ti­co fran­cés que en 1783, sien­do co­ro­nel, lle­gó a Puer­to Ca­be­llo y co­no­ció Ca­ra­cas. A fi­nes de 1800 Mi­ran­da via­ja de nue­vo a Fran­cia y se re­en­cuen­tra con Delp­hi­ne, que pa­ra en­ton­ces era aman­te del po­de­ro­so mi­nis­tro de po­li­cía de Na­po­león, Jo­seph Fou­ché. El ce­lo­so Fou­ché se en­car­gó de que el ve­ne­zo­lano fue­ra acu­sa­do de es­pía y ex­pul­sa­do del te­rri­to­rio fran­cés.

Fuen­tes To­mas Po­lan­co Alcántara. “Fran­cis­co de Mi­ran­da”. Edi­cio­nes. Ge., 1996 Ma­riano Pi­cón Salas. “Mi­ran­da” Co­lec­ción Vi­gi­lia, 1966 Wol­fram Die­trich. “Fran­cis­co de Mi­ran­da”. Edi­cio­nes Er­ci­lla, 1942

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.