Así de­be ser tu cuar­to de me­di­ta­ción pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos op­ti­mos.

Variedades - - CONTENIDO - Por Mó­ni­ca Sil­va Cár­de­nas

Los co­lo­res cla­ros y los lu­ga­res tran­qui­los, son idea­les pa­ra un buen cuar­to de me­di­ta­ción, acom­pa­ña­dos de ador­nos es­pi­ri­tua­les que per­mi­tan con­cen­trar­te de ma­ne­ra efec­ti­va

Ca­da día, el rit­mo de tra­ba­jo y la vi­da ace­le­ra­da que lle­va­mos se va in­cre­men­tan­do, lo que nos oca­sio­na es­trés y can­san­cio. La vi­da es­pi­ri­tual es tan im­por­tan­te co­mo la te­rre­nal, es por ello que aquí te da­mos los me­jo­res tips, a fin de que reali­ces tu pro­pio cuar­to de me­di­ta­ción en el ho­gar, y pue­das re­la­jar­te, re­no­var ener­gías y ob­te­ner el bie­nes­tar fí­si­co y men­tal tan ne­ce­sa­rio pa­ra mantenerte ac­ti­va de ma­ne­ra sa­na.

RIN­CÓN IDEAL

Es­co­ger el lu­gar idó­neo es fun­da­men­tal si deseas te­ner una bue­na me­di­ta­ción. Lo re­co­men­da­ble es que eli­jas un lu­gar apar­ta­do del rui­do ex­terno, don­de pue­das con fa­ci­li­dad es­cu­char tu voz in­te­rior, sin nin­gún ti­po de dis­trac­cio­nes. De­ben pre­va­le­cer los co­lo­res cla­ros y cá­li­dos, tan­to en las pa­re­des, co­mo en los ador­nos de ele­men­tos es­pi­ri­tua­les que eli­jas pa­ra su de­co­ra­ción. Lo im­por­tan­te es que sea un lu­gar agra­da­ble, lim­pio y or­de­na­do a la vis­ta, con po­co mo­bi­lia­rio, y con el pi­so que se adap­te a tu es­pa­cio, ya sea ma­de­ra, una bue­na al­fom­bra –mu­lli­da pre­fe­ri­ble­men­te– o una es­te­ri­lla que te brin­de co­mo­di­dad.

COJINES

Los al­moha­do­nes son de su­ma im­por­tan­cia a la ho­ra de re­la­jar­nos. Son úti­les pa­ra sen­tar­se so­bre ellos; co­mo ele­men­tos de­co­ra­ti­vos en tu es­pa­cio de me­di­ta­ción, lo que te per­mi­ti­rá re­la­jar­te de ma­ne­ra ade­cua­da; o api­lar­los si ne­ce­si­tas al­gún ti­po de apo­yo es­pe­cial. Pue­des usar un baúl co­mo par­te de la de­co­ra­ción, y guar­dar­los en él a la ho­ra de ter­mi­nar tu se­sión de me­di­ta­ción.

MÚSICA

No a to­do el mun­do le gus­ta es­cu­char música du­ran­te el mo­men­to de la me­di­ta­ción, pe­ro a mu­chas per­so­nas les ayu­da te­ner me­lo­días pa­ra con­cen­trar­se (man­tras, ins­tru­men­tal, reiki o cuen­cos), las cua­les in­du­cen a la me­di­ta­ción ple­na. Te re­co­men­da­mos que prue­bes con las dos téc­ni­cas, y así sa­brás con cuál de las dos te sien­tes más có­mo­da. Lo im­por­tan­te es no te­ner nin­gún rui­do ex­terno que te dis­trai­ga o per­tur­be.

ARO­MAS

El sen­ti­do del ol­fa­to es pri­mor­dial a la ho­ra de me­di­tar. Te­ner un aro­ma agra­da­ble en el am­bien­te te ayu­da­rá a en­fo­car­te, y a te­ner una me­di­ta­ción más pro­fun­da. Pa­ra lo­grar­lo, te re­co­men­da­mos usar ve­las aro­má­ti­cas, que da­rán un to­que de­co­ra­ti­vo, y a la vez apor­ta­rán el aro­ma de tu pre­di­lec­ción, con la luz ideal a la ho­ra de me­di­tar por las no­ches. Si no te gus­tan las ve­las, pue­des aro­ma­ti­zar el es­pa­cio co­lo­can­do la flor que más te gus­te.

JAR­DÍN ZEN

Si es­tá en la me­di­da de tus po­si­bi­li­da­des, medita en el jar­dín de tu ca­sa, lo que te otor­ga­rá ai­re libre y mu­cha ven­ti­la­ción. Am­bien­ta ese rin­cón de tu pa­tio con un bello jar­dín zen, y con­se­gui­rás un plus a la ho­ra de me­di­tar. Le pue­des agre­gar una pe­que­ña fuen­te de agua, pa­ra que su so­ni­do te ayu­de en la con­cen­tra­ción. Si lo que dis­po­nes es de un área ce­rra­da, co­lo­ca plan­tas ver­des de ma­ne­ra de­co­ra­ti­va, y su ver­dor te otor­ga­rá se­re­ni­dad, con­vir­tién­do­las en el cen­tro de tu aten­ción, don­de po­drás en­viar­les ener­gía po­si­ti­va.

LUZ

La ilu­mi­na­ción que eli­jas en es­te es­pa­cio, de­pen­de­rá de tu ho­ra pre­di­lec­ta pa­ra me­di­tar. Si lo que te agra­da es ha­cer­lo du­ran­te el día, te re­co­men­da­mos que ten­ga su­fi­cien­tes ven­ta­nas, a fin de que en­tre bue­na can­ti­dad de luz so­lar, la cual pue­des ate­nuar a tu gus­to con ele­men­tos de­co­ra­ti­vos. Si en cambio, lo tu­yo es la no­che, na­da me­jor que usar la luz de las ve­las, lo que crea­rá un am­bien­te su­til y re­la­ja­do –si se tra­ta de una ha­bi­ta­ción–; pe­ro si es al ai­re libre, la luz que te otor­ga la lu­na es un gran com­ple­men­to pa­ra tus ve­las, y es cien por cien­to re­co­men­da­da pa­ra una bue­na me­di­ta­ción.

NO A LA TEC­NO­LO­GÍA

Ol­ví­da­te de tu te­lé­fono ce­lu­lar, ta­ble­tas, te­le­vi­so­res, o cual­quier equi­po elec­tró­ni­co que te per­tur­be a la ho­ra de rea­li­zar tu me­di­ta­ción. De te­ner­los, te re­co­men­da­mos man­te­ner­los apa­ga­dos, y tra­tar de que nin­gún ti­po de gad­get o dis­po­si­ti­vo mó­vil es­té cer­ca de ti, pa­ra eli­mi­nar cual­quier ti­po de dis­trac­ción, rui­do o vi­bra­ción que te ale­je de una ade­cua­da con­cen­tra­ción, lo que evi­ta­ría que lo­gres una apro­pia­da me­di­ta­ción.

10 mi­nu­tos de me­di­ta­ción al día, te ayu­da­rán a re­cu­pe­rar ener­gías y es­pi­ri­tua­li­dad

La me­di­ta­ción te otor­ga­rá un ni­vel de re­la­ja­ción ideal par­ta que la prac­ti­ques to­dos los díoas de la ase­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.