Shirley Varnagy Co­no­ce to­das sus fa­ce­tas más in­ti­mas

Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver­la y oír­la; pe­ro en es­ta oportunidad, co­no­ci­mos su vi­da co­mo mu­jer, su ru­ti­na de be­lle­za, y qué le gus­ta usar pa­ra lu­cir de pun­ta en blan­co

Variedades - - CONTENIDO - Por An­drea Ma­tos Vi­vei­ros

A sus 36 años de edad, la periodista ve­ne­zo­la­na co­se­cha gran­des lo­gros pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les. el ta­len­to, be­lle­za y es­ti­lo que la ca­rac­te­ri­zan ha­cen de ella un ícono de la te­le­vi­sión en la ac­tua­li­dad. En es­ta oportunidad co­no­ce­re­mos un po­co más so­bre sus gus­tos a la ho­ra de ves­tir y cuá­les son sus se­cre­tos de be­lle­za

¿CUÁL ES TU RU­TI­NA DE BE­LLE­ZA PA­RA MANTENERTE SIEM­PRE RADIANTE?

Yo nun­ca ha­bía si­do, sino has­ta ha­ce po­co, de te­ner tan­to cui­da­do con la ca­ra. Pe­ro a me­di­da que va pa­san­do el tiem­po, hay que ha­cer­lo pa­ra lle­gar más con­ser­va­da a una edad ma­du­ra, pe­ro no por­que me preo­cu­pe. Ca­da arru­ga que sa­le es si­nó­ni­mo de ri­sas y ale­grías con mi fa­mi­lia y mis hi­jos. Lo que siem­pre ten­go co­mo re­gla es qui­tar­me el ma­qui­lla­je, así que ten­go una ru­ti­na de la­var­me la ca­ra con un ja­bón es­pe­cial.

Tam­bién me pon­go el tó­ni­co fa­cial, con­torno de ojos y úl­ti­ma­men­te es­toy usan­do se­rum pa­ra la ca­ra. Sin em­bar­go, yo me li­mi­to so­lo a cre­mas, mi ros­tro no tie­ne bó­tox ni na­da. Yo soy muy te­me­ro­sa con ese ti­po de in­ter­ven­cio­nes, quie­ro en­ve­je­cer con mis fac­cio­nes tal cual son. Qui­zás con el cuer­po pue­da ser un po­co más arries­ga­da, pe­ro no me he so­me­ti­do a nin­gún ti­po de in­ter­ven­ción. En es­te me­dio la gen­te tam­bién te iden­ti­fi­ca por tu fí­si­co, por­que es tu esen­cia, y no qui­sie­ra per­der eso.

¿QUÉ TE MO­TI­VÓ A CORTARTE EL CA­BE­LLO? ¿TE ARRIESGARÍAS A CAM­BIAR EL CO­LOR?

Bueno, me arries­gué a cam­biar el co­lor. Aho­ra lle­vo la raíz ca­si con mi co­lor na­tu­ral, que es un ru­bio me­dio,

pe­ro el cambio de look creo que tie­ne que ver con la edad. Te­nía mu­cho tiem­po con la mis­ma ima­gen –con el ca­be­llo lar­go– que ade­más era mi se­llo. A me­di­da que uno va avan­zan­do, que tie­ne más ma­du­rez, pue­de pro­bar otras co­sas, de­be re­fres­car la ima­gen. Po­dría de­cir que tu­ve la va­len­tía, por­que soy bien con­ser­va­do­ra con eso (ri­sas). Creo que el cambio fue po­si­ti­vo, y aho­ri­ta lo ten­go un po­co más lar­go que cuan­do me lo cor­té la pri­me­ra vez.

SI TUVIERAS QUE DE­DI­CAR­TE A UN OFI­CIO, O TE­NER OTRA PRO­FE­SIÓN, ¿CUÁL SE­RÍA, Y POR QUÉ?

De no ha­ber es­tu­dia­do Co­mu­ni­ca­ción So­cial, siem­pre me gus­tó la so­cio­lo­gía, en­ten­der el com­por­ta­mien­to de los se­res hu­ma­nos, de la so­cie­dad, las tra­di­cio­nes, las cos­tum­bres...

Yo voy a un lu­gar, y me gus­ta ob­ser­var. Pe­ro al fi­nal me de­ci­dí por co­mu­ni­ca­ción. Des­de pe­que­ña tu­ve una relación sol­ven­te con las cá­ma­ras. Si ana­li­zas bien mis pro­gra­mas, siem­pre ten­go un gi­ro ha­cia el en­ten­di­mien­to, más allá del he­cho no­ti­cio­so por sí mis­mo.

ES­TA­MOS ACOS­TUM­BRA­DOS A VER­TE EN TU FA­CE­TA DE PERIODISTA. ¿CÓ­MO LOGRAS TE­NER UN EQUI­LI­BRIO EN­TRE TU PRO­FE­SIÓN Y TU HO­GAR?

Es bas­tan­te com­ple­jo el equi­li­brio. Me cos­tó mu­chí­si­mo acep­tar la pro­pues­ta de la ra­dio en la ma­ña­na por­que no po­día ver des­per­tar a mis hi­jos, y ese es un mo­men­to que pa­ra mí es im­por­tan­te. No te pue­do de­cir que ya me acos­tum­bré, por­que me due­le bas­tan­te ir­me a tra­ba­jar. Des­pier­to a to­do un país, pe­ro no a mis hi­jos. No por­que yo no es­té en ese mo­men­to soy me­jor o peor ma­dre, aun­que tra­to de com­pen­sar­lo bus­cán­do­los en el co­le­gio, lle­ván­do­los a sus ac­ti­vi­da­des, a las pi­ña­tas...

Es muy ra­ro que yo tra­ba­je en la tar­de, a ex­cep­ción de cuan­do ten­go gra­ba­ción en Ve­ne­vi­sión Plus, que es una vez a la se­ma­na. Del res­to, es­toy de­di­ca­da a mis hi­jos en la tar­de y los fi­nes de se­ma­na. No soy una ma­má au­sen­te en ese ca­so. Tam­bién es un ejem­plo pa­ra ellos ver que tie­nen una ma­má tra­ba­ja­do­ra, que día a día se le­van­ta pa­ra in­for­mar a un país, y eso tie­ne mu­cho va­lor en es­te con­tex­to. Es­pe­ro que al­gún día mis hi­jos, cuan­do pa­se­mos to­da es­ta eta­pa di­fí­cil pa­ra Ve­ne­zue­la, se sien­tan or­gu­llo­sos de que su ma­má es­tu­vo en un mo­men­to don­de hu­bo tan­to si­len­cio y tan­tas res­tric­cio­nes a la li­ber­tad de ex­pre­sión.

EN UN PAÍS CON TAN­TAS AD­VER­SI­DA­DES, ¿QUÉ TE MO­TI­VA A SE­GUIR EN VE­NE­ZUE­LA?

Se­ría des­ho­nes­ta si yo no le di­go a la gen­te que nos es­tá le­yen­do que con más fre­cuen­cia ten­go el di­le­ma de si que­dar­me o ir­me del país. Pe­ro siem­pre he te­ni­do muy cla­ro que yo no quie­ro huir de mi país; en to­do ca­so, si se abre una ofer­ta pro­fe­sio­nal, y pu­die­ra in­ter­na­cio­na­li­zar mi ca­rre­ra.

Se ha ido mu­cha gen­te por ra­zo­nes le­gí­ti­mas, y los que que­da­mos te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad tre­men­da pa­ra sa­ber ma­ne­jar la cen­su­ra y la pru­den­cia. En enero, cuan­do re­gre­sé de mis va­ca­cio­nes, la gen­te me es­cri­bía pa­ra agra­de­cer­me por re­gre­sar y acom­pa­ñar­los.

A mí es­to me im­pac­tó mu­chí­si­mo, por­que pa­ra ellos yo soy una com­pa­ñía y esperan mu­cho de mí. Que la gen­te lo apre­cie y lo va­lo­re me mo­ti­va a se­guir aquí, y yo no lo ha­bía vi­sua­li­za­do de esa ma­ne­ra.

CUÉNTANOS CUÁ­LES SON TUS MAR­CAS FA­VO­RI­TAS A LA HO­RA DE AR­MAR TUS OUT­FITS.

Si ten­go que es­co­ger en­tre pan­ta­lón y short, siem­pre me ha gus­ta­do más el short. Sin em­bar­go, por mi tra­ba­jo en un am­bien­te muy frío, he te­ni­do que cam­biar un po­co mis gus­tos por algo más abri­ga­do, pe­ro tra­to de es­tar có­mo­da con lo que ten­go pues­to.

De las mar­cas que me gus­ta uti­li­zar a dia­rio, es­tán unas blu­sas que son un po­co irre­ve­ren­tes y con imá­ge­nes atrac­ti­vas. Son de una di­se­ña­do­ra de Los Ángeles, que se lla­ma Lau­ren Mos­hi, o por lo me­nos ahí las ven­den. Yo to­da la vi­da fui ima­gen de Rap­so­dia, tra­ba­ja­mos jun­tas ca­si seis años. Tie­nen el es­ti­lo que más se adap­ta a mi per­so­na­li­dad; la­men­ta­ble­men­te ellos ya no es­tán en Ve­ne­zue­la, pe­ro si­go te­nien­do el con­tac­to con la mar­ca pa­ra con­ti­nuar vis­tien­do pren­das de ellos.

De ves­ti­dos de ga­la, sin du­da al­gu­na me gus­tan Ale­jan­dro Fa­jar­do y Va­len­ti­na Amen­gual. Va­len­ti­na es una di­se­ña­do­ra que ha­ce co­sas ma­ra­vi­llo­sas, y creo que tie­ne un fu­tu­ro enor­me en es­to. Pa­ra oca­sio­nes co­mo el Miss Ve­ne­zue­la y al­fom­bras ro­jas, apues­to por Fa­jar­do. Tam­bién le ten­go un ca­ri­ño enor­me a Án­gel Sán­chez.

SI PUDIERAS EN­TRE­VIS­TAR A VE­NE­ZUE­LA, ¿QUÉ LE PREGUNTARÍAS Y CUÁL QUISIERAS QUE FUE­RA SU RES­PUES­TA?

Creo que le pre­gun­ta­ría: ¿Cuán­to más te­ne­mos que pa­de­cer, pa­ra dar­nos cuen­ta de que es ne­ce­sa­rio que exis­ta un cambio po­lí­ti­co en el país? Y la res­pues­ta que me gus­ta­ría que die­ra el país, se­ría: Bueno, que de al­gu­na ma­ne­ra, no­so­tros y to­dos aque­llos que ha­cen vi­da en el go­bierno, ofrez­can las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que las per­so­nas en­cuen­tren el me­jor me­ca­nis­mo pa­cí­fi­co y de­mo­crá­ti­co, a fin de po­der ver un ca­mino po­lí­ti­co en nues­tro país.

“En­ve­je­cer es si­nó­ni­mo de vi­da”. Shirley Varnagy

Ma­qui­lla­je:

Gladys Cla­vi­jo @gclma­keup

Es­ti­lis­mo:

Elio Vás­quez @elio­vas­quez1

Ves­ti­dos:

Ale­jan­dro Fa­jar­do @ale­jan­dro­fa­jar­dovnz­la Ves­ti­do es­tre­llas: Va­len­ti­na Amen­gual @va­len­ti­naa­men­gua­lof­fi­cial Agra­de­ci­mien­tos:Rus­tia­co,

Las Mer­ce­des / Ro­bert Vei­ga @ro­b_­now

Pro­duc­ción y tex­to: An­drea Ma­tos Vi­vei­ros @an­drea­ma­tosv Fo­to­gra­fía: Ro­ber­to Ro­drí­guez @eso­si­que­te­ten­go

Asis­ten­cia de pro­duc­ción y fo­to­gra­fía: Mó­ni­ca Sil­va @mo­ni­ca­sil­va.ms y Bár­ba­ra Gue­rra @_bar­ba­ra­sa­bi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.