Una ru­bia de ace­ro

Es una de las top mo­del me­jor pa­ga­das del mun­do, co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te por sus des­fi­les, cam­pa­ñas y par­ti­ci­pa­cio­nes en pe­lí­cu­las

Variedades - - PORTADA -

Dout­zen Kroes na­ció en Ho­lan­da, y aun­que su fu­tu­ro se­ría ser maes­tra co­mo su ma­dre, mu­chos le de­cían que ter­mi­na­ría sien­do fa­mo­sa gra­cias a su par­ti­cu­lar be­lle­za. Su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo co­men­zó a flo­re­cer en Nue­va York y, gra­cias a un con­tra­to con L’oréal Pa­ris, se con­vir­tió en ima­gen mun­dial de la fir­ma y en una asi­dua de sus anun­cios te­le­vi­si­vos. Si bien es re­co­no­ci­da por sus des­fi­les con Vic­to­rias’s Se­cret, tam­bién ha si­do ima­gen de fir­mas im­por­tan­tí­si­mas co­mo Cal­vin Klein, Gucci, Tif­fany & Co., Miu Miu y Gian­fran­co Ferré.

El pue­blo de don­de es oriun­da Dout­zen, Eas­ter­mar, so­lo cuen­ta con dos mil ha­bi­tan­tes

DE LA PA­SA­RE­LA A LA con­fec­ción

La mo­de­lo ya ha tra­ba­ja­do en otras opor­tu­ni­da­des con la fir­ma Hun­ke­mö­ller, una co­no­ci­da lí­nea ho­lan­de­sa crea­da en 1886 y que cuen­ta con 800 pun­tos de ven­ta al­re­de­dor del mun­do. An­te­rior­men­te ha­bía di­se­ña­do co­lec­cio­nes de len­ce­ría y el éxi­to de ven­tas fue tal que los due­ños se ani­ma­ron a seguir tra­ba­jan­do de la mano de Dout­zen, aho­ra, con una lí­nea de­por­ti­va. Se­gún re­ve­ló la mo­de­lo a va­rios me­dios, el pro­ce­so crea­ti­vo para lan­zar al mer­ca­do una nue­va lí­nea du­ra apro­xi­ma­da­men­te un año, des­de que se idean las pie­zas, pa­san por su apro­ba­ción y pos­te­rior­men­te su con­fec­ción, para fi­nal­men­te ser co­lo­ca­das a la ven­ta. Si bien la be­lla ho­lan­de­sa pue­de pre­su­mir de un cuer­pa­zo, a la ho­ra de di­se­ñar siem­pre pien­sa en to­dos los cuer­pos y cur­vas que pue­de te­ner una mu­jer pro­me­dio. ¿Su fi­na­li­dad? Ha­cer­las sen­tir siem­pre be­llas y có­mo­das cuan­do van al gim­na­sio.

UNA MU­JER DE RE­TOS

Se desen­vuel­ve co­mo pez en el agua cuan­do es­tá en las pasarelas, tie­ne un ojo ma­ra­vi­llo­so para el di­se­ño, ¿y aho­ra? ¡A la pan­ta­lla gran­de! El 24 de no­viem­bre de 2011, de­bu­tó con Rei­nout Oer­le­mans, que es la pri­me­ra pe­lí­cu­la neer­lan­de­sa ro­da­da en 3D. I don’t look back, en 2015 fue el se­gun­do pa­so a mo­do de prác­ti­ca. Kroes to­ma cla­ses de ac­tua­ción en la Gran Man­za­na des­de ha­ce va­rios años y ha de­cla­ra­do en va­rias en­tre­vis­tas que pla­nea desa­rro­llar­se en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. En 2017 tu­vo una par­ti­ci­pa­ción con un pe­que­ño pa­pel de ama­zo­na en Wonder Woman.

EL MUN­DO EN LAS RE­DES SO­CIA­LES

La mo­de­lo con­fie­sa que an­tes, to­do era mu­cho más sen­ci­llo ya que so­lo de­bía sen­tar­se para que la ma­qui­lla­ran y lue­go sa­lir a des­fi­lar. Pe­ro aho­ra, con el mun­do de las re­des so­cia­les, ha te­ni­do que ser muy pre­ca­vi­da con el con­te­ni­do que sube a Ins­ta­gram, in­clu­so cuen­ta con un equi­po de ase­so­ría. Cuan­do es­tá en ca­sa con su es­po­so e hi­jos, tra­ta de des­co­nec­tar­se lo más po­si­ble y así dis­fru­tar ple­na­men-

te de ellos. “En las re­des so­cia­les to­do es mu­cho más gla­mo­ro­so. Ca­da ima­gen que cuel­gas es la me­jor fo­to­gra­fía que pue­des ha­cer de un mo­men­to de­ter­mi­na­do. El pro­ble­ma es que lue­go mu­cha gen­te las ve e in­ten­ta re­crear­las. Para la gen­te que no tra­ba­ja en es­ta in­dus­tria, no es fá­cil se­pa­rar una co­sa de otra. In­clu­so para mí mis­ma. A ve­ces me ol­vi­do de que esas fo­tos son ca­si una fic­ción”.

¿UNA SUPERWOMAN DE VER­DAD?

Los cá­no­nes de la be­lle­za en la ac­tua­li­dad es­tán cam­bian­do. Las mo­de­los ac­túan, las ac­tri­ces can­tan y las can­tan­tes son em­pre­sa­rias. Se­gún ella mis­ma di­ce, sim­ple­men­te ha­ce lo que le gus­ta. Y con res­pec­to a la ac­tua­ción, desea pre­pa­rar­se muy bien an­tes de de­di­car­se de lleno. Cuan­do en­vió la car­ta a la agen­cia de mo­de­la­je en la que ini­ció, so­lo lo hi­zo para con­se­guir una se­sión fo­to­grá­fi­ca, pe­ro nun­ca pen­só la his­to­ria que le se­gui­ría.

UNA MA­DRE con MU­CHA ONDA

En el año 2009 ini­ció una re­la­ción sen­ti­men­tal con el DJ de ori­gen su­ri­na­més Sun­nery Ja­mes y el 7 de no­viem­bre de 2010 con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio en Áms­ter­dam. Ac­tual­men­te tie­nen dos hi­jos en co­mún: Phy­llon Joy Go­rré y My­lle­na Mae. “Cuan­do tu­ve hi­jos, mi re­la­ción con el tra­ba­jo cam­bió. Cuan­do di a luz al ma­yor, me di­je que na­da me im­por­ta­ba más en la vi­da, que to­do el res­to era se­cun­da­rio. Aho­ra lo veo de otra ma­ne­ra. Es ge­nial ser ma­má, pe­ro tam­bién es ge­nial te­ner un tra­ba­jo. Me en­can­ta ser ma­dre, pe­ro tam­bién es­tá muy bien po­der mar­char­te du­ran­te un tiem­po y des­pués re­gre­sar a ca­sa”, afir­ma la mo­de­lo de 33 años de edad.

Doutzen se ca­só con el DJ Sun­nery Ja­mes en 2010. Jun­tos tie­nen 2 hi­jos: un ni­ño (Phy­llon) y una ni­ña (My­lle­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.