Li­ber­tad La­mar­que El adiós de una es­tre­lla

Variedades - - LA VIDA DE... -

La ar­tis­ta ar­gen­ti­na se fue de es­te mun­do con una ca­rre­ra lle­na de éxi­tos, pe­ro le­jos de su pa­tria, al­go que le pe­só has­ta el fi­nal de sus días

Para fi­na­les de los años 50, Li­ber­tad La­mar­que ha­bía con­so­li­da­do in­ter­na­cio­nal­men­te su ca­rre­ra co­mo ac­triz y can­tan­te, en Mé­xi­co, país que le dio co­bi­jo tras su in­tem­pes­ti­va sa­li­da de Ar­gen­ti­na. Para ese mo­men­to, ya la fi­gu­ra de Eva Duar­te de Pe­rón, quien se ase­gu­ra­ba ha­bía si­do res­pon­sa­ble del freno a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, no re­pre­sen­ta­ba ma­yor pe­li­gro, pues su som­bra ya no se cer­nía so­bre ella, al me­nos en vi­da. Eva ha­bía muer­to.

RE­GRE­SO A CA­SA

Con un pa­no­ra­ma po­lí­ti­co muy dis­tin­to en Ar­gen­ti­na, al que de­jó cuan­do aban­do­nó su país, Li­ber­tad La­mar­que vol­vió a Bue­nos Aires a fi­na­les de los años ‘60. Lo hi­zo para ser par­te del programa de te­le­vi­sión “Sá­ba­dos Cir­cu­la­res de Ni­co­lás Man­ce­ra”.

Es­to coin­ci­dió con su re­gre­so a las tablas bo­nae­ren­ses, don­de pro­ta­go­ni­zó con gran éxi­to la co­me­dia mu­si­cal He­llo, Dolly!, en una adap­ta­ción del li­bro de Thorn­ton Wil­der, que fue re­pre­sen­ta­da en el Tea­tro El Na­cio­nal en 1967. Allí, es­tu­vo di­ri­gi­da por Da­niel Ti­nay­re.

Es­te es­pec­tácu­lo tu­vo tal re­per­cu­sión, que los pro­duc­to­res de­ci­dió em­pren­der una gi­ra in­ter­na­cio­nal, para que pú­bli­cos de otros paí­ses de Amé­ri­ca, y Es­pa­ña, pu­die­ran dis­fru­tar de él.

Las puer­tas de su país se ha­bían abier­to nue­va­men­te para Li­ber­tad, quien ya en­tra­dos los años ‘70, era una fi­gu­ra ha­bi­tual en las mar­que­si­nas de los tea­tros ar­gen­ti­nos.

EL MUN­DO DE LAS TELENOVELAS

Si bien en el tea­tro no le iba mal, Li­ber­tad em­pe­zó a dar­se cuen­ta de que su edad co­men­za­ba a re­pre­sen­tar un pro­ble­ma para ella. Ya no le ofre­cían los mis­mos pa­pe­les que an­tes. Tras du­dar­lo un po­co -y ase­gu­ran­do que no le mo­les­ta­ba el pa­so del tiem­po- de­ci­dió dar el salto de­fi­ni­ti­vo a los dra­má­ti­cos en la te­le­vi­sión la­ti­noa­me­ri­ca­na. En 1972, fue la pro­ta­go­nis­ta de la pro­duc­ción ve­ne­zo­la­na “Es­me­ral­da”; y, pos­te­rior­men­te, “Mama”. Si bien le si­guie­ron otras, su ma­yor éxi­to fue, sin du­da, la te­le­no­ve­la me­xi­ca­na “So­le­dad”. “Ama­da” fue otro de sus tra­ba­jos em­ble­má­ti­cos den­tro del gé­ne­ro de me­lo­dra­má­ti­cos.

TRA­BA­JO A Su gus­to

Si en al­gún mo­men­to Li­ber­tad La­mar­que tu­vo la po­si­bi­li­dad de escoger a sus an­chas lo que desea­ba ha­cer, fue pre­ci­sa­men­te en­tre los años ‘70 y ‘80. Ofer­tas no le fal­ta­ban. De he­cho, hi­zo sus úl­ti­mas dos apa­ri­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas ar­gen­ti­nas en las pe­lí­cu­las “La son­ri­sa de ma­má” y “La ma­má de la no­via”. No fal­tan los pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos “Si vol­vie­ra a na­cer, se­ría tal cual soy: cha­pa­da a la an­ti­gua, pe­ti­sa, gor­di­ta, ver­gon­zo­sa, cur­si... me­lo­dra­má­ti­ca, y can­tan­te de tan­gos con sa­bor y rit­mo de tra­di­ción”. a su ta­len­to y tra­yec­to­ria. En 1978, re­ci­bió una con­de­co­ra­ción del pre­si­den­te ve­ne­zo­lano car­los An­drés Pé­rez; y en 1980, tu­vo el ho­nor de com­par­tir nue­va­men­te con María fé­lix el pre­mio de la Aso­cia­ción de Crí­ti­cos de Nue­va York. Ese mis­mo año, el Mu­seo del Cine le hi­zo entrega de la Cá­ma­ra Pat­hé. Y en 1985, re­ci­bió en Ar­gen­ti­na el pre­mio Ko­nex de Pla­tino a la me­jor can­tan­te de tan­go. En el año 1982, es­tu­vo al fren­te de la re­vis­ta mu­si­cal “Li­ber­tad La­mar­que, ¿es una mu­jer de suer­te?”, obra en la que fue res­pon­sa­ble del guion. Para 1986, pu­bli­có sus memorias de la mano de la edi­to­rial Ver­ga­ra. Se­gún la mis­ma Li­ber­tad, “La es­cri­bí a mano, por­que a má­qui­na no me pue­do ins­pi­rar... He

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.