Cuan­do la po­bre­za en­tra por la puer­ta, el amor sal­ta por la ven­ta­na

Variedades - - VIVIR MEJOR -

Los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros son, y se­rán siem­pre, cal­do de cul­ti­vo para el es­ta­lli­do de con­flic­tos en­tre las pa­re­jas. Las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas no so­lo nos lle­nan de pe­si­mis­mo, an­sie­dad o de­pre­sión, por la fal­ta de se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra, sino que tam­bién afec­tan nues­tras re­la­cio­nes de pa­re­ja. Si bien es cier­to que el di­ne­ro no es la ba­se de una es­truc­tu­ra familiar, no lo es me­nos que “las di­fi­cul­ta­des con di­ne­ro, son me­nos di­fi­cul­ta­des”. Di­ver­sos es­tu­dios mues­tran que en tiem­pos de bo­nan­za eco­nó­mi­ca, es fá­cil man­te­ner el equi­li­brio en el ho­gar, pe­ro en mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre y cri­sis, se pue­de po­ten­ciar la rup­tu­ra, en aque­llas pa­re­jas que pre­via­men­te te­nían di­fi­cul­ta­des. Por el con­tra­rio, si siem­pre se ha go­za­do de una bue­na re­la­ción, la cri­sis pue­de ha­cer más sólida la unión.

Los cam­bios la­bo­ra­les, el des­em­pleo, el ver mer­ma­do el pre­su­pues­to familiar, o cual­quier otro cam­bio vi­tal en los há­bi­tos y con­duc­tas de una pa­re­ja, pue­den ha­cer aflo­rar el re­pro­che mu­tuo. Ten­de­mos a cul­par al otro de la si­tua­ción, a res­pon­sa­bi­li­zar­le de to­do, a pro­yec­tar nues­tros pro­pios con­flic­tos in­ter­nos en la pa­re­ja.

El amor, se­gún la psi­co­lo­gía so­cial, se es­ta­ble­ce a par­tir de tres pa­rá­me­tros: la pa­sión, el com­pro­mi­so y la in­ti­mi­dad. La cri­sis pue­de ha­cer dis­mi­nuir el pri­me­ro y el úl­ti­mo de los pa­rá­me­tros, pe­ro for­ta­le­cer el se­gun­do. Eso ex­pli­ca que ca­da uno de los miem­bros de la pa­re­ja, vea más di­fí­cil en­con­trar al­ter­na­ti­vas. En mo­men­tos co­mo el ac­tual, en el que na­da se mues­tra diá­fano an­te los ojos, las ener­gías se cen­tran en so­bre­vi­vir y sa­lir ha­cia ade­lan­te, so­lo o acom­pa­ña­do. Por eso, se po­ten­cia el egoís­mo y el in­di­vi­dua­lis­mo ins­tin­ti­vo de la per­so­na; o, por el con­tra­rio, triun­fa la ge­ne­ro­si­dad y el amor.

Es im­por­tan­te so­lu­cio­nar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos cau­sa­dos por la cri­sis, pe­ro to­da­vía es más im­por­tan­te, cui­dar que es­tos no afec­ten y des­tru­yan la re­la­ción de pa­re­ja.

Cuan­do la pa­re­ja tie­ne una bue­na re­la­ción, y es­ta tie­ne una es­truc­tu­ra fuer­te y bue­nos re­cur­sos, los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos pue­den de­bi­li­tar­la mo­men­tá­nea­men­te, pe­ro fi­nal­men­te po­drán so­lu­cio­nar los pro­ble­mas, y la re­la­ción se va a for­ta­le­cer aún más.

Pe­ro, si la re­la­ción es dé­bil, no hay in­ti­mi­dad ni una bue­na co­mu­ni­ca­ción, y ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes pien­sa más en sí mis­mo, que en su pa­re­ja o en la re­la­ción, es­ta se ter­mi­na, in­de­pen­dien­te­men­te de que se di­vor­cien o no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.