Ca­be­llo. Te mos­tra­mos 10 cla­ves pa­ra man­te­ner tus ru­los her­mo­sos.

Mu­chas ve­ces, te­ner el pe­lo ri­za­do se ve co­mo un pro­ble­ma, cuan­do en rea­li­dad pue­de ser una gran ben­di­ción. Sa­ca pro­ve­cho de tus on­das na­tu­ra­les

Variedades - - CONTENIDO - Tex­to y fo­to: ro­ber­to ro­drí­guez Mi­ja­res @eso­si­que­te­ten­go Ma­qui­lla­je y es­ti­lis­mo: Gladys cla­vi­jo lu­na @gladys­cla­vi­jo­ma­keup Mo­de­lo: Day­ra lam­bis @day­ra­lam­bis

CONS­TAN­CIA

Al­go fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner el ca­be­llo sano, es cor­tar las pun­tas con re­gu­la­ri­dad y así evi­tar que apa­rez­can las te­mi­bles hor­que­ti­llas. De es­ta ma­ne­ra, tus ri­zos siem­pre ten­drán una for­ma per­fec­ta al fi­nal.

PRO­TEC­CIÓN

Es muy im­por­tan­te que le des un des­can­so a tu me­le­na con el uso de mas­ca­ri­llas hi­dra­tan­tes. Es­ta di­ná­mi­ca de­be­ría te­ner, ideal­men­te, una fre­cuen­cia se­ma­nal. Con es­te sen­ci­llo pa­so evi­tas que tu pe­lo se re­se­que y el frizz di­ga “pre­sen­te”.

EL MO­MEN­TO ADE­CUA­DO

Acos­túm­bra­te a des­en­re­dar tu pe­lo aún hú­me­do cuan­do tie­nes el acon­di­cio­na­dor apli­ca­do. Pa­ra es­to, usa un pei­ne de dien­tes an­chos. Tam­bién pue­des pei­nar­lo cui­da­do­sa­men­te tras el ba­ño, siem­pre que uses un pro­duc­to pa­ra des­en­re­dar­lo.

ALIAN­ZA ES­TRA­TÉ­GI­CA

Con la ca­be­lle­ra to­da­vía hú­me­da, pe­ro ya des­en­re­da­da, usa el pro­duc­to de tu pre­fe­ren­cia pa­ra ar­mar los ri­zos. Pue­de ve­nir en for­ma de acei­te, mous­se o cre­ma. Ase­gú­ra­te de dis­tri­buir­lo uni­for­me­men­te des­de la raíz has­ta las pun­tas.

AL AI­RE LI­BRE

Per­mi­te que tu pe­lo se se­que na­tu­ral­men­te ca­da vez que pue­das. El uso fre­cuen­te del se­ca­dor y la fuer­za de fro­tar con una toa­lla, al­te­ran la es­truc­tu­ra del ca­be­llo, por lo que es ne­ce­sa­rio que se re­cu­pe­re de vez en cuan­do.

USA LOS AC­CE­SO­RIOS

El se­ca­dor de pe­lo es una gran he­rra­mien­ta, útil y prác­ti­ca, pe­ro no se de­be abu­sar de ella. Más allá de la fre­cuen­cia, in­ten­ta que cuan­do de­ci­das usar­lo, lo ha­gas con el di­fu­sor pues­to. Es­to pro­te­ge­rá a tus ru­los, evi­tan­do que se desar­men y apa­rez­ca el frizz.

DÉ­JA­LO ASÍ

Cuan­do ten­gas el ca­be­llo se­co y tus ru­los es­tén ar­ma­dos de ma­ne­ra na­tu­ral o con ayu­da, por na­da del mun­do de­ci­das ce­pi­llar­lo. Es­to so­la­men­te ha­ría que se desar­me la es­truc­tu­ra bá­si­ca del ri­zo, y el pe­lo que­de es­pon­ja­do.

AYU­DA NOCTURNA

Al­gu­nas mu­je­res de pe­lo ri­za­do su­fren, por­que de no­che su ca­be­llo se en­re­da mien­tras duer­men. Si es tu ca­so, prue­ba usar so­bre tu al­moha­da una fun­da de sa­tén o se­da. Por ele­men­tal que pa­rez­ca, pue­de ser la so­lu­ción al pro­ble­ma.

AC­CIÓN PRO­LON­GA­DA

Un se­cre­to pa­ra man­te­ner y re­vi­ta­li­zar los ri­zos a un día de ha­ber la­va­do el ca­be­llo, es ro­ciar so­bre ellos agua con un ato­mi­za­dor, y lue­go apli­car unas go­tas de sue­ro o acei­te pa­ra el ca­be­llo, a fin de dar­le bri­llo.

POR SU PRO­PIO PE­SO

Ten en cuen­ta que los ri­zos tie­nen que ver con el lar­go del ca­be­llo, mien­tras más lar­go es­té, más pe­sa la me­le­na y me­nos for­ma tie­nen los ru­los. Si quie­res más vo­lu­men, lle­va el pe­lo más cor­to. Sea co­mo sea, re­cuer­da es­to al mo­men­to de cor­tar­te el pe­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.