Las me­jo­res ideas pa­ra de­co­rar tu te­rra­za, no im­por­ta el ta­ma­ño.

To­das pa­sa­mos por mo­men­tos de es­trés en nues­tro día a día, y pa­ra so­bre­lle­var­los de­be­mos re­la­jar­nos y acla­rar la men­te, ¿y qué me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo, que en nues­tra pro­pia ca­sa?

Variedades - - CONTENIDO - Por Mó­ni­ca sil­va cár­de­nas

Las te­rra­zas son lu­ga­res idea­les e idó­neos pa­ra crear nues­tro es­pa­cio de es­par­ci­mien­to, don­de nos re­la­ja­re­mos del aje­trea­do mun­do la­bo­ral dia­rio. Si en tu ho­gar tienes es­ta área, un por­che, bal­cón, azo­tea o áti­co, aquí te mos­tra­mos la me­jor ma­ne­ra de de­co­rar­lo con di­fe­ren­tes ideas y es­pa­cios.

TE­RRA­ZA

La de­co­ra­ción de la te­rra­za va­ria­rá se­gún el ta­ma­ño de la mis­ma, del to­que per­so­nal que tú le quie­ras apor­tar al lu­gar, y del tiem­po que pue­das dis­fru­tar de ella. Si tus es­ta­días son pro­lon­ga­das y du­ran­te el día, lo más re­co­men­da­ble es co­lo­car­le a la te­rra­za un tol­do, pér­go­la, som­bri­lla o cor­ti­nas, de ma­ne­ra que te pro­te­ja lo más po­si­ble de los in­cle­men­tes ra­yos so­la­res UV; pe­ro te re­co­men­da­mos que los co­lo­ques re­traí­bles, pa­ra aque­llos días en que quie­ras to­mar un po­co de sol. Los mue­bles ele­gi­dos de­ben ser de un ma­te­rial re­sis­ten­te a las va­ria­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra y a los cam­bios at­mos­fé­ri­cos, pro­vis­tos de co­ji­nes có­mo­dos que le den ese to­que adi­cio­nal y per­so­nal a tu de­co­ra­ción. Una me­sa cen­tral no pue­de fal­tar, ella se­rá el cen­tro de to­das tus reunio­nes,

La ve­ge­ta­ción no pue­de fal­tar en tu te­rra­za, le da­rá ese to­que cá­li­do, ín­ti­mo y fres­co.

ES­PA­CIOS pe­que­ños

No hay ex­cu­sas pa­ra que no pue­das te­ner tu te­rra­za acon­di­cio­na­da pa­ra tu re­lax. A los es­pa­cios pe­que­ños se les pue­de sa­car mu­cho pro­ve­cho, en cuan­to a de­co­ra­ción se re­fie­re. Lo ideal pa­ra es­tas te­rra­zas con es­pa­cios re­du­ci­dos, es de­co­rar­los con un mo­bi­lia­rio ver­sá­til, con pie­zas ple­ga­bles y li­ge­ras, fá­ci­les de mo­ver, co­mo las me­sas ex­ten­si­bles, si­llas y me­sas ple­ga­bles. Re­cuer­da que lo im­por­tan­te de es­tas te­rra­zas es dar­te la sen­sa­ción de cal­ma, quie­tud, y de es­tar des­can­san­do al ai­re libre, dis­fru­tan­do del pai­sa­je, ya sea ciu­dad o na­tu­ra­le­za. Bal­cón

Si tu ca­sa no dis­po­ne de una te­rra­za, el bal­cón pue­de ha­cer la mis­ma fun­ción sin nin­gún pro­ble­ma. No de­jes que el re­du­ci­do es­pa­cio te asus­te, con pe­que­ñas co­sas que le agre­gues, ya ten­drás tu es­pa­cio crea­do pa­ra des­co­nec­tar­te del mun­do, o sim­ple­men­te com­par­tir esos mo­men­tos de quie­tud con la per­so­na que­ri­da. Una ha­ma­ca pue­de sus­ti­tuir per­fec­ta­men­te los mue­bles que po­drías co­lo­car en un es­pa­cio más am­plio, una al­fom­bra con co­ji­nes mu­lli­dos, y lis­to, ya tienes tu te­rra­za. Pa­ra dar­le ese to­que cá­li­do, te re­co­men­da­mos co­lo­car un jar­dín ver­ti­cal con mu­cha ve­ge­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.