Die­ta antiarrugas ¡tez Lo­za­na!

No de­jes tu be­lle­za en ma­nos del tiem­po. Com­ba­te las se­ña­les de la edad en tu ros­tro, con la ali­men­ta­ción

Variedades - - DIETA - Por Mó­ni­ca sil­va cár­de­nas

¡Qué mu­jer no quie­re per­ma­ne­cer jo­ven pa­ra to­da la vi­da! No po­de­mos dar­te el se­cre­to de la eter­na ju­ven­tud, pe­ro sí mostrarte una ma­ne­ra de re­tra­sar esas des­agra­da­bles mar­cas de la edad en tu ros­tro, de una ma­ne­ra sa­na y di­fe­ren­te. Con es­ta die­ta antiarrugas, ten­drás a la ali­men­ta­ción co­mo tu lia­da.

La piel del ros­tro pue­de pre­sen­tar tres ti­pos de arru­gas, las oca­sio­na­das cuan­do las fi­bras que sos­tie­nen la ma­triz cu­tá­nea y mus­cu­lar em­pie­zan a flo­jear, y sur­ge la fla­ci­dez; las lí­neas de ex­pre­sión, que se ven re­fle­ja­das en las pa­tas de ga­llo y las arru­gas de la fren­te; y el ter­cer ti­po de arru­gas son las fi­nas lí­neas que apa­re­cen, so­bre to­do, cuan­do ha ha­bi­do una so­bre­ex­po­si­ción al sol, o cuan­do la piel es de­ma­sia­do se­ca. Los ex­per­tos ase­gu­ran que a par­tir de los 27 años de edad, la ca­li­dad y can­ti­dad de co­lá­geno en la piel em­pie­za a dis­mi­nuir, pe­ro to­do de­pen­de de los há­bi­tos de vi­da, la die­ta, y de có­mo nos va­ya­mos cui­dan­do; por ello es im­por­tan­te una bue­na die­ta ali­men­ti­cia, pa­ra re­tar­dar el pa­so de los años.

La in ges­ta de ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­nas A, B, C yE, de­be ser fun­da­men­tal en nues­tros re­gí­me­nes, así co­mo el hie­rro o el zinc, y la con­ti­nua hi­dra­ta­ción a tra­vés del agua. De igual ma­ne­ra, de­be­mos in­cor­po­rar en nues­tra die­ta los ali­men­tos an­ti­oxi­dan­tes, ca­pa­ces de fre­nar los efec­tos ne­ga­ti­vos que pro­du­cen en nues­tra piel los ra­di­ca­les li­bres. Su ca­pa­ci­dad pa­ra me­jo­rar la ci­ca­tri­za­ción y la crea­ción de co­lá­geno, ha­cen que la piel se de­te­rio­re de una for­ma mu­cho más len­ta.

La die­ta an­ti arru­gas se ba­sa en con­su­mir los ali­men­tos lla­ma­dos an­ti in­fla­ma­to­rios y an­ti­oxi­dan­tes, que son bá­si­ca­men­te to­dos aque­llos de co­lo­res vi­vos, co­mo la es­pi­na­ca, el to­ma­te, las fre­sas, la na­ran­ja, el me­lón y el pi­mien­to, en cin­co co­mi­das dia­rias, pre­fe­ri­ble­men­te, acom­pa­ña­dos de dos li­tros de agua, y la prác­ti­ca mo­de­ra­da de ejer­ci­cio fí­si­co.

Es acon­se­ja­ble evi­tar las gra­sas hi­dro­ge­na­das co­mo la man­te­ca, la ha­ri­na, la mar­ga­ri­na o las fé­cu­las blan­cas; y, por su­pues­to, sus­ti­tuir el con­su­mo de azú­car por edul­co­ran­tes de ori­gen na­tu­ral.

A LA HO­RA DE CO­MER

Pa­ra te­ner una die­ta antiarrugas exi­to­sa, de­be­rás in­ge­rir cier­to ti­po de ali­men­tos que ayu­den a tu or­ga­nis­mo a te­ner una

piel ter­sa. En­tre los ali­men­tos per­mi­ti­dos, en­con­tra­mos:

PES­CA­DO: Lo re­co­men­da­ble es que in­clu­yas un por­ción de pes­ca­do ri­co en ome­ga 3 en tus co­mi­das, una vez por se­ma­na, co­mo el sal­món, la sar­di­na, el aren­que o la tru­cha. Ellos son una gran fuen­te de pro­teí­nas, de gran im­por­tan­cia pa­ra el man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­ción de tu piel.

ACEI­TE DE OLI­VA: El acei­te de oli­va vir­gen ex­tra con­tie­ne áci­do olei­co, vi­ta­mi­nas y nu­trien­tes, esa gra­sa sa­lu­da­ble ayu­da­rá a hi­dra­tar tu piel y eli­mi­nar las arru­gas.

BE­RROS: El al­to con­te­ni­do de po­ta­sio que con­tie­ne el be­rro ayu­da a la pu­ri­fi­ca­ción de la san­gre, por lo que es un gran alia­do pa­ra com­ba­tir pro­ble­mas en la piel, en­tre ellas las arru­gas.

CÚRCUMA: es­te ali­men­to es an­ti­in­fla­ma­to­rio y con­tie­ne pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes. Au­men­tan los ni­ve­les de la en­zi­ma glu­ta­tión S-trans­fe­ra­sa, que des­in­to­xi­ca el cuer­po y man­tie­ne la piel cla­ra, fir­me, to­ni­fi­ca­da y sa­lu­da­ble.

ARÁN­DA­NOS: Es­ta fru­ta nos ayu­da a eli­mi­nar las arru­gas, de una ma­ne­ra de­li­cio­sa. Es an­ti­oxi­dan­te, y nos pro­te­ge la piel del en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, cui­da las cé­lu­las de los efec­tos por el ADN, y com­ba­te la fla­ci­dez de la piel.

CHO­CO­LA­TE NE­GRO: El ca­cao pro­te­ge la piel de los efec­tos da­ñi­nos de la ex­po­si­ción al sol, y pre­vie­ne el su­fri­mien­to de la mis­ma por en­ve­je­ci­mien­to.

ME­LÓN: Por ser ri­co en vi­ta­mi­nas A, Cy be­ta-ca­ro te no, pre­vie­ne el da­ño so­lar y man­tie­ne la sa­lud de tu cu­tis, ade­más de hi­dra­tar­te por su con­te­ni­do de agua, evi­tan­do la re­se­que­dad y la apa­ri­ción de grie­tas en la piel.

CO­CO: Con su con­su­mo, for­ta­le­ce­rás los te­ji­dos co­nec­ti­vos de la piel, tra­du­cién­do­se en una der­mis sua­ve fir­me y fle­xi­ble.

AGUA­CA­TE: Es­ta fru­ta con­tie­ne pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y re­ge­ne­ra­ti­vas, gra­cias a su al­to con­te­ni­do de áci­do olei­co. Te ayu­da­rá a dis­mi­nuir las arru­gas, ya sea con­su­mién­do­la o co­lo­cán­do­te­la en mas­ca­ri­llas.

YO­GUR NA­TU­RAL: Lo re­co­men­da­do es con­su­mir una ta­za de yo­gur na­tu­ral o el ké­fir, una vez al día. Sus pro­bió­ti­cos nor­ma­li­za­rán la res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria, cal­ma­rán la in­fla­ma­ción, dis­mi­nui­rán las con­di­cio­nes in­fla­ma­to­rias co­mo el ac­né, y eli­mi­na­rán tus arru­gas.

¡NO!

Es­tos ali­men­tos de­te­rio­ran tus te­ji­dos y van en con­tra de una tez li­sa: El azú­car blan­ca (so­das, dul­ces, pas­te­les, etc.), los pro­duc­tos re­fi­na­dos o muy adi­cio­na­dos con co­lo­ran­tes, así co­mo la le­che de va­ca y de­ri­va­dos (co­mo que­sos muy sa­la­dos o fer­men­ta­dos). Tam­bién el abu­so con la sal, se­ca los te­ji­dos y los ha­ce pro­pen­sos a arru­gar­se, por eso se re­co­mien­da no usar sal, o usar sal ma­ri­na en can­ti­da­des mo­de­ra­das. Los pro­duc­tos fri­tos y cha­ta­rra tam­bién pro­du­cen un en­ve­je­ci­mien­to del or­ga­nis­mo en ge­ne­ral, ya que no nu­tren y so­lo lle­nan al cuer­po de re­si­duos in­ne­ce­sa­rios que in­fla­man el es­tó­ma­go, atas­can los in­tes­ti­nos e im­pi­den que nu­trien­tes se ab­sor­ban.

LACE­NA DE­BE HA­CER­SE SIEM­PRE, POR LO ME­NOS, una ho­ra an­tes De acos­tar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.