Gus­ta­ve Eif­fel De­ta­lles de la his­to­ria

Pro­yec­tis­ta y cons­truc­tor de la mí­ti­ca to­rre que lle­va su ape­lli­do

Variedades - - LA VIDA DE... - La To­rre Eif­fel

Na­ció en Di­jon (Fran­cia) el 5 de di­ciem­bre de 1832, en el seno de una mo­des­ta fa­mi­lia de ar­te­sa­nos. Cur­só es­tu­dios en el Lí­cee Ro­yal de Di­jon y, en 1855, se gra­duó de in­ge­nie­ro en Pa­rís, en la Éco­le Cen­tra­le de Arts et Ma­nu­fac­tu­res. In­me­dia­ta­men­te em­pe­zó a tra­ba­jar en una com­pa­ñía de ins­ta­la­cio­nes pa­ra tre­nes, don­de hi­zo sus pri­me­ras obras im­por­tan­tes. En 1862, a sus 30 años, se ca­sa con Mar­gue­ri­te Gau­de­let, de 18 años. La pa­re­ja tu­vo cin­co hi­jos, tres ni­ñas y dos va­ro­nes. En 1866, fun­dó su pro­pia em­pre­sa, la Eif­fel et Cie, que ad­qui­rió un gran pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal, cons­tru­yen­do cien­tos de im­por­tan­tes es­truc­tu­ras en hie­rro (puentes, grúas, es­ta­cio­nes de tre­nes, etc.).

En 1865, el go­bierno fran­cés apro­bó ob­se­quiar a los Es­ta­dos Uni­dos, co­mo mues­tra de amis­tad, una es­cul­tu­ra gi­gan­te: “La es­ta­tua de la li­ber­tad”. Se le asig­nó el di­se­ño al es­cul­tor fran­cés fre­de­ric au­gust Bart­hol­di y, en 1880, se le en­co­men­dó a eif­fel la cons­truc­ción de la es­truc­tu­ra de so­por­te, al in­te­rior de la es­ta­tua, que fue inau­gu­ra­da en Nue­va York en 1886. En 1887, se abrió un con­cur­so pa­ra eri­gir una edi­fi­ca­ción que fue­ra el em­ble­ma de la “Exposición Uni­ver­sal de Pa­rís de 1889”, que con­me­mo­ra­ría el pri­mer cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, y un pro­yec­to de Eif­fel fue es­co­gi­do en­tre más de 700 pro­pues­tas; así na­ció la fa­mo­sí­si­ma “To­rre Eif­fel”, de 6.300 to­ne­la­das de pie­zas de hie­rro fun­di­do, uni­das por 2.500.000 re­ma­ches, al­can­zan­do una al­tu­ra de más de 300 me­tros. En tan so­lo dos años, Eif­fel cons­tru­yó es­ta to­rre, que se­ría el sím­bo­lo de esa ciu­dad.

Pe­ro la repu­tación de Eif­fel su­frió un du­ro gol­pe en 1893, cuan­do se vio im­pli­ca­do en el “Es­cán­da­lo de Pa­na­má”, un ca­so de co­rrup­ción re­la­cio­na­do con el fra­ca­sa­do pro­yec­to fran­cés de cons­truir un ca­nal en Pa­na­má. Ini­cial­men­te se le de­cla­ró cul­pa­ble, pe­ro pos­te­rior­men­te fue ab­suel­to. Inocen­te, pe­ro pro­fun­da­men­te he­ri­do en su ho­nor, de­ci­dió ce­rrar su ca­rre­ra co­mo cons­truc­tor. Des­de en­ton­ces, se de­di­có a otros tra­ba­jos.

Fa­lle­ció en Pa­rís, el 28 de di­ciem­bre de 1923, a la edad de 91 años, y fue en­te­rra­do con to­dos los ho­no­res en la tum­ba fa­mi­liar del ce­men­te­rio de Le­va­llois-pe­rret, de esa ciu­dad.

Su ver­da­de­ro ape­lli­do era Bö­nick­hau­sen. Su abue­lo, quien emi­gró a Fran­cia a fi­nes del si­glo XVIII, vien­do que su ape­lli­do no se po­día pro­nun­ciar en fran­cés usa­ba, co­mo un seu­dó­ni­mo, el nom­bre del lu­gar de su na­ci­mien­to en Ale­ma­nia, la re­gión de “Ei­fel” (afran­ce­sán­do­lo con una “f” adi­cio­nal). Pe­ro Gus­ta­ve, al na­cer, fue re­gis­tra­do co­mo Bö­nick­hau­sen, por lo que, en 1875, un exem­plea­do re­sen­ti­do lo acu­só de ser un es­pía ale­mán; lo que lo mo­ti­vó a cam­biar, ofi­cial­men­te, su ape­lli­do a Eif­fel.

Al com­ple­tar­se la To­rre Eif­fel, se pro­vo­ca­ron ai­ra­das pro­tes­tas, ya que su mo­der­na apa­rien­cia no se com­pa­gi­na­ba con la tra­di­cio­nal ar­qui­tec­tu­ra pa­ri­sien­se y, un gru­po de in­te­lec­tua­les, ar­tis­tas y ar­qui­tec­tos fran­ce­ses, fir­ma­ron una pe­ti­ción pa­ra que se de­rri­ba­ra ese “es­que­le­to” que tan­to afea­ba a la ciu­dad; la so­li­ci­tud no fue to­ma­da en cuen­ta, ya que cuan­do se inau­gu­ró la to­rre, se ha­bía pre­vis­to que ella es­ta­ría er­gui­da por tan so­lo 20 años, y lue­go se­ría de­mo­li­da.

Pe­ro trans­cu­rri­do ese lap­so se de­ci­dió, y es­ta vez por una­ni­mi­dad, con­ser­var­la co­mo un pa­tri­mo­nio na­cio­nal.

Eif­fel te­nía un apar­ta­men­to pri­va­do en lo más al­to de su to­rre, muy aco­ge­dor y ro­mán­ti­co, con pa­pel ta­piz, mo­bi­lia­rio de ma­de­ra, pin­tu­ras al óleo, y con la me­jor vis­ta de to­do Pa­rís. Al mis­mo so­lo te­nían ac­ce­so él y su fa­mi­lia, pe­ro al­gu­nas ve­ces re­ci­bía allí hués­pe­des de gran pres­ti­gio (co­mo tho­mas al­va edi­son).

En Ve­ne­zue­la, en el Es­ta­do Bo­lí­var, mu­ni­ci­pio Si­fon­tes, exis­te un puente col­gan­te de hie­rro que cru­za el río Cu­yu­ní, que fue di­se­ña­do por Eif­fel. Es­ta es­truc­tu­ra fue ad­qui­ri­da du­ran­te el go­bierno del ge­ne­ral Juan Vicente Gó­mez; y ori­gi­nal­men­te fue en­sam­bla­da so­bre el río Guá­ri­co, en el sec­tor de El Som­bre­ro, pe­ro lue­go fue des­mon­ta­da y enviada al mu­ni­ci­pio Si­fon­tes, don­de con­tri­bu­yó gran­de­men­te al desa­rro­llo tu­rís­ti­co y em­pre­sa­rial de las po­bla­cio­nes de El Do­ra­do, San­ta Ele­na de Uai­rén y la Gran Sa­ba­na, y sir­vió tam­bién co­mo en­la­ce pa­ra el trán­si­to vehi­cu­lar en­tre Ve­ne­zue­la y Bra­sil. En 1986, a cau­sa del des­cui­do en que se en­con­tra­ba, se pro­pu­so tras­la­dar­lo al Par­que Na­cio­nal de la Llo­viz­na, pe­ro los ha­bi­tan­tes de Si­fon­tes se opu­sie­ron a ello. Lue­go, en 1990, el go­bierno Puente de Eif­fel en Cu­yu­ní de Fran­cia in­ten­tó com­prar­lo, pa­ra ins­ta­lar­lo en un mu­seo, en ho­me­na­je a Eif­fel, pe­ro nue­va­men­te el pue­blo lo­gró fre­nar es­ta ac­ción.

fuentes: Henry Loy­ret­te. “Gus­ta­ve Eif­fel”. Edi­to­rial Riz­zo­li, New York, 1985 C. Mor­ton y M. Min­ton. “Eif­fel’s pri­va­te apart­ment”. ar­chi­tec­tu­ral­di­gest.com, 19.05.2016. Por­tal de no­ti­cias Gua­ya­na 286. “Co­no­ce el puente Eif­fel de Ve­ne­zue­la”, 18.04.2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.