Co­no­ce y evi­ta el in­som­nio.

el tiem­po de evo­lu­ción de la fal­ta de sue­ño pue­de ser tem­po­ral: días, se­ma­nas, o cró­ni­cos. Ca­da vez au­men­ta más el nú­me­ro de per­so­nas que tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra des­can­sar bien

Variedades - - CONTENIDO -

El no po­der man­te­ner o co­men­zar el sue­ño, pue­de con­ver­tir­se en una an­gus­tia en la vi­da dia­ria de al­gu­nas per­so­nas, ya que se ago­tan fá­cil­men­te, de­bi­do a que no tie­nen un des­can­so de ca­li­dad; pue­den pre­sen­tar cier­tos ma­les­ta­res, tan­to fí­si­cos co­mo emo­cio­na­les, que sue­len ser per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud, si no se atien­den al mo­men­to. Exis­ten di­ver­sos mé­to­dos pa­ra con­tro­lar el in­som­nio, de for­ma na­tu­ral, o con pro­duc­tos quí­mi­cos; los cua­les, con el tiem­po y su con­su­mo ex­ce­si­vo, se con­vier­ten en per­ju­di­cia­les pa­ra el or­ga­nis­mo, ya que po­drían aca­rrear al­gu­nas en­fer­me­da­des.

El ser hu­mano de­be dor­mir apro­xi­ma­da­men­te en­tre seis y ocho ho­ras dia­rias, pa­ra te­ner un buen des­can­so, y po­der ob­te­ner un ren­di­mien­to nor­mal en el día. Aun­que es­to va­ría en ca­da per­so­na, ya que unas ne­ce­si­tan más ho­ras de des­can­so que otras.

¿qué Pue­de PRO­VO­CAR el in­som­nio?

Al­gu­nos fac­to­res mé­di­cos, psi­co­ló­gi­cos o per­so­na­les, sue­len ser los cau­san­tes de pa­de­cer in­som­nio. Las cau­sas mé­di­cas pue­den de­ber­se a tras­tor­nos emo­cio­na­les, hor­mo­na­les, psi­co­ló­gi­cos o neu­ro­ló­gi­cos, y a en­fer­me­da­des del sue­ño. Los há­bi­tos de vi­da que son po­co sa­lu­da­bles, tam­bién in­flu­yen en que el sue­ño sea in­te­rrum­pi­do, co­mo lo son: na­ve­gar en in­ter­net an­tes de dor­mir, no te­ner una ru­ti­na pa­ra acos­tar­se, o hi­per­ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Con­se­cuen­cias que PRO­VO­CA el in­som­nio

Exis­ten di­ver­sos ti­pos de in­som­nio, pe­ro to­dos tie­nen con­se­cuen­cias di­fe­ren­tes en el or­ga­nis­mo de las per­so­nas; te in­di­ca­re­mos al­gu­nos de los efec­tos que pro­vo­can el no po­der con­ci­liar el sue­ño:

som­no­len­cia diur­na: Es la prin­ci­pal con­se­cuen­cia que tie­ne el no po­der des­can­sar, ya que nues­tro or­ga­nis­mo no re­po­sa ade­cua­da­men­te, y cau­sa una sen­sa­ción de sue­ño y can­san­cio en el día, que no per­mi­ten rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des co­rrec­ta­men­te.

de­pre­sión: Me­dian­te al­gu­nos es­tu­dios que se han rea­li­za­do, se pue­de arro­jar que el no po­der dor­mir bien, pue­de pre­sen­tar en las per­so­nas un cua­dro de de­pre­sión, pues­to que el cuer­po no pro­du­ce las sus­tan­cias ne­ce­sa­rias pa­ra man­te­ner­se.

irri­ta­bi­li­dad: El in­som­nio pue­de afec­tar y al­te­rar el sis­te­ma ner­vio­so del or­ga­nis­mo, pro­vo­can­do así que las per­so­nas que lo pa­de­cen, pre­sen­ten un cam­bio de hu­mor fre­cuen­te­men­te, de­bi­do a que no tie­nen un des­can­so de ca­li­dad.

es­trés: Jun­to a la irri­ta­bi­li­dad, son otras de las con­se­cuen­cias más fre­cuen­tes. La fal­ta de sue­ño pue­de ha­cer que el es­trés es­té siem­pre pre­sen­te en la vi­da dia­ria.

fal­ta de con­cen­tra­ción: No dor­mir ade­cua­da­men­te, pue­de des­en­ca­de­nar en las per­so­nas pro­ble­mas pa­ra con­cen­trar­se. Es­to ocu­rre cuan­do, al no des­can­sar bien, el ce­re­bro no tie­ne una re­cu­pe­ra­ción ple­na, y se di­fi­cul­ta el rea­li­zar cier­tas ac­ti­vi­da­des.

des­orien­ta­ción: El in­som­nio tam­bién afec­ta nues­tro sis­te­ma in­te­lec­tual, cau­san­do que ten­ga­mos pro­ble­mas pa­ra ubi­car­nos, o no po­da­mos re­co­no­cer al­gu­nos lu­ga­res, y que exis­ta esa sen­sa­ción ex­tra­ña de no sa­ber en dón­de nos en­con­tra­mos.

Recomendaciones Pa­ra evi­tar el in­som­nio

Si pa­de­ces de in­som­nio, es­tas recomendaciones pue­den ser muy úti­les pa­ra que ten­gas un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de tu sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y ner­vio­so:

Apren­der téc­ni­cas de res­pi­ra­ción y de re­la­ja­ción.

Aso­ciar men­tal­men­te ca­ma y sue­ño; no uti­li­zar la ha­bi­ta­ción co­mo ofi­ci­na de tra­ba­jo, pues­to que pue­de pro­vo­car que no lo­gres dor­mir de ma­ne­ra ade­cua­da.

Evi­tar ob­je­tos y fac­to­res que te des­pier­ten, co­mo el te­lé­fono mó­vil. Lo re­co­men­da­ble es no co­lo­car­lo en la ca­ma; man­te­ner las ven­ta­nas ce­rra­das, pa­ra que no en­tre al­gún ra­yo de luz que pue­da des­ve­lar­te; al igual que evi­tar los rui­dos fuer­tes.

In­ge­rir una ce­na li­ge­ra. Se de­be evi­tar el con­su­mo de co­mi­das que po­sean un al­to ín­di­ce de gra­sa en la noche, ya que pue­de oca­sio­nar mo­les­tias es­to­ma­ca­les y al­te­rar el sue­ño.

Se re­co­mien­da to­mar su­ple­men­tos de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, pa­ra que cu­bran la de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na B, hie­rro y cal­cio. A ve­ces, la fal­ta de sue­ño se de­be a la au­sen­cia de nu­trien­tes en nues­tro cuer­po.

No prac­ti­car nin­gún ti­po de ejer­ci­cio an­tes de dor­mir.

Evi­tar el con­su­mo de té o ca­fé an­tes de acos­tar­se.

Eli­mi­nar las sies­tas por lar­go tiem­po, ya que pue­den im­pe­dir las ga­nas de dor­mir du­ran­te la noche.

yo­ga Vs. in­som­nio

El no po­der con­ce­bir el sue­ño, de­bi­do al es­trés o an­sie­dad que se vi­ve en el día a día, pro­vo­ca irri­ta­bi­li­dad en las per­so­nas, ya que el cuer­po no des­can­sa co­rrec­ta­men­te, in­du­cien­do

así otros ti­pos de ac­cio­nes. Pe­ro exis­te una for­ma de com­ba­tir el in­som­nio, y es prac­ti­can­do yo­ga; es­ta ac­ti­vi­dad ayu­da a que el cuer­po se re­la­je de una ma­ne­ra ade­cua­da, hay al­gu­nas pos­tu­ras que se pue­den po­ner en prác­ti­ca an­tes de des­can­sar, ya que es una ma­ne­ra de co­lo­car el cuer­po en re­po­so.

suk­ha­sa­na: Es una pos­tu­ra muy sen­ci­lla y ase­qui­ble, se tra­ta de co­lo­car to­do el cuer­po ha­cia de­lan­te. Es­ta ayu­da a que el or­ga­nis­mo se re­la­je, y así se lo­gra con­ce­bir el sue­ño, ya que tra­ta la ten­sión que se pue­da te­ner. ut­ta­na­sa­na: Ayu­da a com­ba­tir el in­som­nio y a ali­viar los do­lo­res de ca­be­za, tam­bién es ideal pa­ra tra­tar el es­trés, sien­do es­te el cau­san­te de la fal­ta de sue­ño. Pa­ra rea­li­zar es­ta pos­tu­ra, se de­be re­la­jar el cuer­po com­ple­ta­men­te, do­blar­lo ha­cia ade­lan­te y, con las ma­nos, to­car la pun­ta de los pies.

Ba­la­sa­na: En el yo­ga se le lla­ma po­se de des­can­so o del ni­ño, ya que ayu­da a ali­viar la ten­sión en el cuer­po. Se de­be do­blar el tron­co so­bre las pier­nas, con los bra­zos ex­ten­di­dos, y co­lo­car la fren­te en el sue­lo. sa­va­sa­na: De­bes acos­tar­te en el sue­lo de ma­ne­ra rec­ta, es­ta po­se ayu­da a que te con­cen­tres na­da más en tu res­pi­ra­ción, lo­gran­do así una paz men­tal.

Evi­ta au­to­me­di­car­te. Bus­ca el mé­to­do al­ter­na­ti­vo que más se adap­te a ti, pa­ra con­ci­liar el sue­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.