Es po­si­ble con­fir­mar su pre­sen­cia en for­ma an­ti­ci­pa­da.

Se re­co­mien­da efec­tuar la de­tec­ción en los lo­tes pro­duc­to­res, lo que per­mi­ti­rá iden­ti­fi­car nue­vos focos de in­fec­ción, ha­llar áreas li­bres del pa­tó­geno o bien de­ci­dir prác­ti­cas cul­tu­ra­les ade­cua­das.

AgroVoz - - Página Delantera -

La de­tec­ción de La ra­bia pue­de rea­Li­zar­se en fa­se tem­pra­na en se­mi­LLas, en pLan­tas o en ras­tro­jos.

E l 2016 fue de­cla­ra­do “año in­ter­na­cio­nal de las le­gum­bres”, da­da la im­por­tan­cia mundial que tie­ne es­te con­jun­to de ve­ge­ta­les en la die­ta de mi­llo­nes de per­so­nas. Las le­gum­bres son cul­ti­vos mi­le­na­rios y Ar­gen­ti­na es un pro­duc­tor me­diano, cu­ya pro­duc­ción es ma­yor­men­te ex­por­ta­ble.

Una de las le­gum­bres que des­pier­ta el in­te­rés de mu­chos pro­duc­to­res de Cór­do­ba es el gar­ban­zo, ya que cons­ti­tu­ye una al­ter­na­ti­va in­ver­nal en las ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos, y brinda una op­ción más que in­tere­san­te. En la pro­vin­cia se co­se­cha apro­xi­ma­da­men­te el 50 por cien­to de la pro­duc­ción na­cio­nal. En­fer­me­dad des­truc­ti­va

La doc­to­ra Sil­vi­na Pas­tor, del Área de Mi­co­lo­gía del Ipa­ve (Ciap- Inta), res­pon­sa­ble de lí­nea de in­ves­ti­ga­ción en “Ra­bia del gar­ban­zo”, se­ña­la que si bien son va­rias las en­fer­me­da­des que pue­den afec­tar a es­ta le­gu­mi­no­sa, la ra­bia es la más des­truc­ti­va, pues­to que es ca­paz de oca­sio­nar ele­va­das pér­di­das si las con­di­cio­nes am­bien­ta­les son fa­vo­ra­bles, aun con baja pre­sen­cia del hongo.

El hongo cau­san­te de la ra­bia se de­no­mi­na As­cochy­ta ra­biei y fue de­tec­ta­do e in­for­ma­do en Ar­gen­ti­na en 2012. “Los síntomas se pre­sen­tan co­mo le­sio­nes alar­ga­das en ta­llos o pe­cío­los, ne­cro­sis api­cal, man­chas ne­cró­ti­cas en V o elíp­ti­cas con ha­lo clo­ró­ti­co, pun­tos ne­gros for­man­do círcu­los con­cén­tri­cos, y de­fo­lia­ción, los que son fá­cil­men­te de­tec­ta­bles en es­ta­do avan­za­do de la en­fer­me­dad”, in­di­có la es­pe­cia­lis­ta.

Sin em­bar­go, en la fa­se ini­cial de la in­fec­ción, pue­de que­dar en­mas­ca­ra­da por otros pa­tó­ge­nos (Al­ter­na­ria, Pho­ma, Botry­tis) o in­clu­so, con­fun­dir­se con da­ños por he­la­das. Có­mo se trans­mi­te

A. ra­biei se trans­mi­te por se­mi­llas y, fre­cuen­te­men­te, es­tas no evi­den­cian nin­gún sín­to­ma que in­di­que su in­fec­ción. Si se siem­bran se­mi­llas in­fec­ta­das y las con­di­cio­nes am­bien­ta­les son fa­vo­ra­bles pa­ra el pa­tó­geno (tem­pe­ra­tu­ras 10-20ºC y hu­me­dad su­pe­rior al 65 por cien­to), se ac­ti­va­rá el desa­rro­llo de la ra­bia. En es­tas con­di­cio­nes, la en­fer­me­dad es ca­paz de dis­per­sar­se rá­pi­da­men­te; cum­ple su ci­clo cada sie­te días y for­ma im­por­tan­tes man­cho­nes en el cul­ti­vo de gar­ban­zo. Ade­más, so­bre­vi­ve en el ras­tro­jo en­tre tres y cua­tro años, pe­río­do en el cual no solo es ca­paz de cau­sar nue­vas in­fec­cio­nes, sino tam­bién dis­per­sar­se a lo­tes ve­ci­nos y has­ta un ki­ló­me­tro de dis­tan­cia por ac­ción del vien­to. De­tec­ción

La doc­to­ra Pas­tor re­co­mien­da con­fir­mar la de­tec­ción de ra­bia en los lo­tes pro­duc­to­res, lo que per­mi­ti­rá iden­ti­fi­car nue­vos focos de in­fec­ción, de­tec­tar áreas li­bres del pa­tó­geno o bien de­ci­dir las prác­ti­cas cul­tu­ra­les que po­si­bi­li­ten re­du­cir el da­ño en el cul­ti­vo.

La de­tec­ción de la ra­bia pue­de rea­li­zar­se en se­mi­llas, en plan­tas o en ras­tro­jos. En la ac­tua­li­dad, lue­go de in­ves­ti­ga­cio­nes desa­rro­lla­das en el Ipa­ve-Ciap-Inta, es po­si­ble con­fir­mar y cuan­ti­fi­car la pre­sen­cia del hongo (A. ra­biei) en se­mi­llas, a tra­vés de cul­ti­vo in vi­tro y, en plan­tas, me­dian­te la de­tec­ción de su ADN en fa­se tem­pra­na de la en­fer­me­dad.

El Inta tra­ba­ja en for­ma con­jun­ta con Julia Ca­rre­ras y Alejandro Pérez, de las Cá­te­dras de Me­jo­ra­mien­to Ve­ge­tal y Fi­to­pa­to­lo­gía de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias de la UNC. Co­mo prin­ci­pal ob­je- ti­vo se pro­po­ne in­ter­ac­tuar en­tre pro­fe­sio­na­les de las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes pa­ra abor­dar la pro­ble­má­ti­ca y así ob­te­ner re­sul­ta­dos efi­cien­tes en el me­nor tiem­po po­si­ble.

Pa­ra ello se desa­rro­llan ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das a la bús­que­da de re­sis­ten­cia/to­le­ran­cia a ra­bia en nue­vas lí­neas del cul­ti­vo y a op­ti­mi­zar el servicio de aná­li­sis de se­mi­llas de gar­ban­zo que brin­dan tan­to el Ipa­ve-Ciap co­mo la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UNC. “Desea­mos lo­grar co­no­ci­mien­tos que guíen ha­cia res­pues­tas úti­les pa­ra los pro­duc­to­res; más aún te­nien­do en cuen­ta el po­ten­cial de la Ar­gen­ti­na en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de gar­ban­zo”, des­ta­có la doc­to­ra Pas­tor.

Sín­to­ma fo­liar. Le­sio­nes y man­chas en el cul­ti­vo.

Fru­tos. Sin­to­ma­to­lo­gía de ra­bia en vai­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.