En Aa­pre­sid, un am­bien­te do­mi­na­do por el am­bien­te

AgroVoz - - Agrovoz + Análisis -

–Tre­men­da la can­ti­dad de gen­te en el Con­gre­so “Kai­rós” de Aa­pre­sid, Don Tecno. Vi las imá­ge­nes que me pa­só por What­sApp y me sor­pren­dió se­me­jan­te con­vo­ca­to­ria.

–La Aso­cia­ción fes­te­jó las bo­das de pla­ta de su reu­nión anual a to­do va­por, mi que­ri­do Don Pro­du. Pe­ro no sor­pren­de: año a año mi­les de pro­duc­to­res y téc­ni­cos se lle­gan a Ro­sa­rio pa­ra es­cu­char a los es­pe­cia­lis­tas que di­ser­tan en los ple­na­rios y ta­lle­res, bus­can­do in­for­ma­ción, pen­san­do en el ini­cio de la pró­xi­ma cam­pa­ña.

–Bueno, ya que ca­mi­nó esos con­cu­rri­dos pa­si­llos, ima­gino que ha­brá an­da­do con las an­te­nas paradas. Cuén­te­me qué sen­sa­cio­nes do­mi­na­ban ese am­bien­te pro­duc­ti­vo.

–Fí­je­se que pa­re­ce un jue­go de pa­la­bras, pe­ro una de las cues­tio­nes que so­bre­sa­lió fue, pre­ci­sa­men­te, el de­ba­te por la cues­tión am­bien­tal.

–Ya un in­di­cio ha­bía da­do Aa­pre­sid cuan­do eli­gió el le­ma “el tiem­po de los na­ti­vos sus­ten­ta­bles”. Hoy en día, la palabra sus­ten­ta­bi­li­dad va aso­cia­da di­rec­ta­men­te al cui­da­do de los re­cur­sos na­tu­ra­les y de los eco­sis­te­mas.

–Que­dó más que cla­ro en la aper­tu­ra del Con­gre­so, que con­tó con una ele­va­da pre­sen­cia po­lí­ti­ca; nun­ca ha­bía ido un mi­nis­tro a Aa­pre­sid y en es­ta opor­tu­ni­dad no fue só­lo uno, sino dos: los de Agroin­dus­tria, Ri­car­do Bur­yai­le; y de Am­bien­te y Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble, Ser­gio Berg­man.

–To­do un men­sa­je, en lí­nea con lo que me plan­tea so­bre el eje am­bien­tal que do­mi­nó el en­cuen­tro.

–Co­rrec­to. Pe­ro va­mos por par­te: el ti­tu­lar de Aa­pre­sid, Pedro Vig­neau, abrió el Con­gre­so con un dis­cur­so en el que re­mar­có que, co­mo nun­ca, el pre­sen­te exi­ge de­ci­sio­nes en las que se ten­ga en cuen­ta el im­pac­to que ten­drán en las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Y sor­pren­die­ron las enér­gi­cas pa­la­bras del en­via­do de la FAO, Ju­lio Ber­de­gué. Di­jo que se es­tá pro­du­cien­do con cos­tos am­bien­ta­les in­sos­te­ni­bles y que el mun­do nun­ca va a te­ner at­mós­fe­ra sa­na con sue­los en­fer­mos.

–Du­ro, pe­ro una lin­da for­ma de des­per­tar al pú­bli­co.

–Ac­to se­gui­do, el ra­bino Berg­man no se que­dó atrás y se me­tió de lleno en uno de los te­mas que más preo­cu­pa­ción ge­ne­ra en el agro en los úl­ti­mos tiem­pos: los de­ba­tes de le­yes vin­cu­la­das al am­bien­te. El mi­nis­tro fue cla­ro al men­cio­nar que no se pue­de an­te­po­ner la ideo­lo­gía a la ló­gi­ca y ci­tó al ca­so de Cór­do­ba co­mo uno en el que la ló­gi­ca pre­ci­sa­men­te no pre­va­le­ce. Sos­tu­vo que la for­ma de ela­bo­rar el ma­pa de la ley de bos­ques va por el ca­rril equi­vo­ca­do, ya que se pre­ten­de pin­tar la pro­vin­cia de ro­jo o de ver­de cuan­do no se acor­da­ron to­da­vía los cri­te­rios que se uti­li­za­rán. –Y Bur­yai­le, ¿qué di­jo? –Hi­zo una alo­cu­ción cor­ta pe­ro con­tun­den­te; pro­nun­ció la fra­se que to­da la au­dien­cia de Aa­pre­sid es­pe­ra­ba: na­die cui­da me­jor el sue­lo que los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.