Avan­ce de re­sis­ten­cias: no to­do pa­sa por una mo­lé­cu­la

En la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agrí­co­la de Basf en Bra­sil mo­ni­to­rean po­si­bles re­sis­ten­cias y la mer­ma de sus­cep­ti­bi­li­dad en hon­gos, in­sec­tos y ma­le­zas an­te di­fe­ren­tes gru­pos quí­mi­cos.

AgroVoz - - Agricultura - En­via­do es­pe­cial a Bra­sil Car­los Pe­tro­li cpe­tro­li@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

A l ca­bo de 68 días sin una go­ta de llu­via, la vi­si­ta de Agro­voz con un gru­po de pe­rio­dis­tas ar­gen­ti­nos al Cen­tro Ex­pe­ri­men­tal agrí­co­la de Basf en San An­to­nio Pos­se, en la re­gión de Cam­pi­nas (es­ta­do de San Pa­blo) coin­ci­de con unos bue­nos cha­pa­rro­nes. En la es­ta­ción no hay mu­cho por qué in­quie­tar­se: las 88 hec­tá­reas afec­ta­das a en­sa­yos cuen­tan con sis­te­mas de rie­go con agua co­lec­ta­da de llu­vias du­ran­te el año y de la ex­trac­ción au­to­ri­za­da des­de un río cer­cano.

La preo­cu­pa­ción de los ge­ren­tes e in­ves­ti­ga­do­res de Basf vie­ne por otro la­do: en­con­trar so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas ade­cua­das pa­ra aten­der la ex­pan­sión de las co­se­chas y de la pro­duc­ti­vi­dad en Bra­sil y Ar­gen­ti­na –los dos ma­yo­res apor­tan­tes en Su­da­mé­ri­ca– al igual que en el res­to de los paí­ses de la re­gión.

No se tra­ta de la ri­va­li­dad fut­bo­lís­ti­ca, sino de la pro­ble­má­ti­ca de re­sis­ten­cia a mo­lé­cu­las y fi­to­sa­ni­ta­rios por par­te de hon­gos, in­sec­tos, ma­le­zas y en­fer­me­da­des, con reali­da­des muy di­fe­ren­tes: en Bra­sil, el fe­nó­meno de la ro­ya de la so­ja es una es­pa­da la­ten­te, ca­paz de ma­lo­grar de una cam­pa­ña a otra has­ta un má­xi­mo del 80 por cien­to de los cul­ti­vos, si no me­diar con­tro­les pre­ven­ti­vos. De es­te la­do, en Ar­gen­ti­na, las ma­le­zas re­sis­ten­tes a dis­tin­tos gru­pos quí­mi­cos con­for­man el pro­ble­ma más im­por­tan­te.

Pe­ro el fe­nó­meno de las re­sis­ten­cias avan­za pa­ra con­for­mar un aba­ni­co muy am­plio. Des­de la ve­re­da de las so­lu­cio­nes en fi­to­sa­ni­ta­rios, la com­pa­ñía ale­ma­na tie­ne en car­pe­ta más de 60 lan­za­mien­tos du­ran­te los pró­xi­mos tres años, en­tre in­sec­ti­ci­das, her­bi­ci­das y fun­gi­ci­das.

La­bo­ra­to­rios

La de Cam­pi­nas es una de las seis es­ta­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les que Basf tie­ne en el mun­do; en la re­gión es la más im­por­tan­te por su es­ta­tus de cen­tro de in­ves­ti­ga­ción, ya que pue­de desa­rro­llar mo­lé­cu­las y agro­quí­mi­cos.

Con 160 em­plea­dos y 38 in­ves­ti­ga­do­res, cuen­ta con va­rios la­bo­ra­to­rios. El de mo­ni­to­reo de re­sis­ten­cia y en­sa­yos de bio­ló­gi­cos rea­li­za aná­li­sis con el ob­je­ti­vo de mo­ni­to­rear la dis­mi­nu­ción de sus­cep­ti­bi­li­da­des de los hon­gos, in­sec­tos y ma­le­zas a las di­fe­ren­tes fa­mi­lias de pro­duc­tos quí­mi­cos.

Ro­ya, en el ra­dar

Rei­nal­do Bon­ne­ca­rre­re, ge­ren­te se­nior de In­ves­ti­ga­ción y De­sa­rro­llo pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, de­ta­lla que pa­ra con­tro­lar la ro­ya de la so­ja exis­ten hoy tres prin­ci­pa­les gru­pos quí­mi­cos y Basf es­tá lan­zan­do un cuar­to, las mo­rfo­li­nas, en es­ta nue­va cam­pa­ña. “Ya te­ne­mos te­mas de re­sis­ten­cia pa­ra los tria­zo­les, pa­ra las es­tro­bi­ru­li­nas y los pri­me­ros ca­sos de re­la­tos pa­ra las car­bo­xa­mi­das. Con lo cual, los tres gru­pos quí­mi­cos exis­ten­tes ya pre­sen­tan pro­ble­mas de re­sis­ten­cia, unos más pun­tua­les y otros ex­ten­di­dos en to­do Bra­sil”, enu­me­ra.

Jun­to con las re­co­men­da­cio­nes de lle­var ade­lan­te tra­ta­mien­tos pre­ven­ti­vos, los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién de­ter­mi­nan el nú­me­ro má­xi­mo de apli­ca­cio­nes con un de­ter­mi­na­do gru­po quí­mi­co. Por ejem­plo, no más de dos apli­ca­cio­nes de car­bo­xa­mi­da por cam­pa­ña de so­ja, pa­ra ga­ran­ti­zar no te­ner pro­ble­mas de re­sis­ten­cia al fun­gi­ci­da.

Pa­ra ha­cer los en­sa­yos, se co­lec­tan hon­gos en dis­tin­tas re­gio­nes y en el la­bo­ra­to­rio los mul­ti­pli­can y rea­li­zan las prue­bas. Así, se de­ter­mi­na có­mo es­tá la sen­si­bi­li­dad del hon­go en ca­da cam­pa­ña fren­te a los tra­ta­mien­tos.

Ma­le­zas du­ras

En la Ar­gen­ti­na, Basf cuen­ta con una de sus “mi­ni farms” en San Je­ró­ni­mo Sud, cer­ca de Ro­sa­rio, don­de se rea­li­zan en­sa­yos con her­bi­ci­das. Y en el la­bo­ra­to­rio pau­lis­ta, el pro­ble­ma sal­ta a la vis­ta: so­bre una me­sa­da apa­re­ce un en­sa­yo en el que se ob­ser­van plan­ti­nes de echi­no­chloa, una gra­mí­nea anual que se desa­rro­lla en pri­ma­ve­ra-ve­rano y ha so­por­ta­do una se­cuen­cia de ocho apli­ca­cio­nes con el her­bi­ci­da gli­fo­sa­to. A la par, plan­ti­nes de cony­za o ra­ma ne­gra, muy co­no­ci­da en Cór­do­ba, que tam­bién de­no­tan bio­ti­pos re­sis­ten­tes.

Ma­riano An­zi­ni, in­ge­nie­ro agró­no­mo ar­gen­tino y ge­ren­te de Pro­tec­ción de Cul­ti­vos de Basf pa­ra Amé­ri­ca la­ti­na, con­si­de­ró que “el 95 por cien­to de las re­sis­ten­cias en la Ar­gen­ti­na es­tá en ma­le­zas”, con al­gu­nos ca­sos de re­sis­ten­cias tri­ples “api­la­das” en el mis­mo in­di­vi­duo.

Por el la­do de los fun­gi­ci­das, com­pa­ró que mien­tras en Bra­sil el pro­me­dio es de 3,2 apli­ca­cio­nes por año, en la Ar­gen­ti­na só­lo es de 0,4, de­bi­do a una pre­sión me­nor de en­fer­me­da­des, que se ma­ni­fies­tan al fi­nal del ci­clo del cul­ti­vo (EFC).

“Ima­gi­nen 3,2 apli­ca­cio­nes en 33 mi­llo­nes de hec­tá­reas de so­ja, co­mo en Bra­sil. El im­pac­to es enor­me; si no se apli­ca pa­ra pro­te­ger el cul­ti­vo, no se co­se­cha; las pér­di­das de ren­di­mien­to son muy gran­des y de allí la im­por­tan­cia de pre­ser­var la sen­si­bi­li­dad” de

pa­ra ro­ya de la so­ja hay tres gru­pos quí­mi­cos, y basF es­tá lan­zan­do un cuar­to, las mo­rFo­li­nas. Rei­nal­do Bon­ne­ca­rre­re, ge­ren­te se­nior de I+D pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca Fren­te a las ma­le­zas ne­ce­si­ta­mos una ca­ja de he­rra­mien­tas y mu­dar la For­ma de pen­sar. Ma­riano An­zi­ni, ge­ren­te de Pro­tec­ción de Cul­ti­vos en la re­gión

las en­fer­me­da­des a los gru­pos quí­mi­cos, di­jo An­zi­ni.

Ca­ja de he­rra­mien­tas

El re­fe­ren­te ar­gen­tino men­cio­nó que en los úl­ti­mos cin­co años Basf lan­zó va­rios her­bi­ci­das en el país, pe­ro que lo más di­fí­cil es lle­gar con nue­vos mo­dos de ac­ción, una for­ma di­fe­ren­te de neu­tra­li­zar las ma­le­zas.

To­da la in­dus­tria es­tá tra­ba­jan­do en es­to pa­ra los pró­xi­mos tres a cua­tro años, con la idea de com­bi­nar di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción.

En pa­ra­le­lo con los her­bi­ci­das, es­tán las so­lu­cio­nes que vie­nen por el la­do de los even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos.

“El pro­ble­ma de las ma­le­zas re­sis­ten­tes hay que pen­sar­lo co­mo una ca­ja de he­rra­mien­tas, don­de va­mos a ne­ce­si­tar de to­do: he­rra­mien­tas quí­mi­cas, nue­vas he­rra­mien­tas bio­tec­no­ló­gi­cas, tra­ba­jar mu­cho so­bre la ca­li­dad de apli­ca­ción”, ilus­tró An­zi­ni.

En Bra­sil, Basf (que es lí­der mun­dial con sus for­mu­la­cio­nes de di­cam­ba) pre­vé lle­gar en 2019 en alian­za con Mon­san­to con las tec­no­lo­gías en so­ja to­le­ran­tes a es­te her­bi­ci­da.

Las so­jas Xtend lle­ga­rán al prin­ci­pal pro­duc­tor en Su­da­mé­ri­ca, pe­ro en Ar­gen­ti­na es­ta tec­no­lo­gía que­dó en sus­pen­so, de­bi­do a la controversia por el pa­go de ca­non tec­no­ló­gi­co y una nue­va ley de se­mi­llas que es­tá a con­si­de­ra­ción del Con­gre­so, se­gún ad­vir­tió la mul­ti­na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se.

Ma­ne­jo agro­nó­mi­co

Más allá de los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos, se in­sis­te en las re­co­men­da­cio­nes de cam­bios en las prác­ti­cas cul­tu­ra­les. Se tra­ta de ape­lar a cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, es­pa­cia­mien­to en­tre hi­le­ras, eva­luar fe­chas de siem­bra, ro­ta­cio­nes.

El pro­ble­ma se es­tá ha­cien­do tan gran­de que no es suficiente con po­ner el fo­co en el con­trol quí­mi­co o en una de­ter­mi­na­da bio­tec­no­lo­gía, di­je­ron los téc­ni­cos de Basf.

“Hay que mu­dar la for­ma de pen­sar, em­pe­zar a ana­li­zar si real­men­te en un área que ten­ga un pro­ble­ma gran­de de ama­rant­hus (yu­yo co­lo­ra­do), por ejem­plo, tie­ne sen­ti­do ha­cer so­ja. O si la ro­ta­ción la em­pie­zo con otro cul­ti­vo o con un cul­ti­vo de co­ber­tu­ra, que per­mi­ta ha­cer un con­trol más fá­cil”, ob­ser­vó An­zi­ni.

To­mar con­cien­cia

Du­ran­te su pre­sen­ta­ción an­te los pe­rio­dis­tas ar­gen­ti­nos, el lí­der de la Uni­dad de Pro­tec­ción de Cul­ti­vos de Basf pa­ra Amé­ri­ca la­ti­na Eduar­do Le­duc lla­mó a una to­ma de con­cien­cia a los pro­duc­to­res res­pec­to de las ro­ta­cio­nes de prin­ci­pios ac­ti­vos y es­tra­te­gias agro­nó­mi­cas.

“Ellos (los pro­duc­to­res) en­tien­den que es un pro­ble­ma de la in­dus­tria y que la in­dus­tria va a bus­car otras so­lu­cio­nes. Pe­ro es­to no es ver­dad. Hoy es­tá mu­cho más di­fí­cil descubrir un nue­vo mo­do de ac­ción con ca­rac­te­rís­ti­cas to­xi­co­ló­gi­cas y am­bien­ta­les que lo­gren ob­te­ner el re­gis­tro. Y por eso se uti­li­zan los mis­mos mo­dos de ac­ción, la re­sis­ten­cia es­tá avan­zan­do y los agri­cul­to­res no tie­nen tan­to esa con­cien­cia”, di­jo Le­duc.

El mis­mo sín­to­ma, in­di­có, se ob­ser­va con el uso de se­mi­llas y pro­duc­tos ob­te­ni­dos por la bio­tec­no­lo­gía.

“No se ha­cen las ro­ta­cio­nes, áreas de re­fu­gio, de pro­tec­ción; el ve­cino no lo ha­ce y eso ge­ne­ra con­ta­gio. Po­de­mos te­ner da­ños eco­nó­mi­cos muy gran­des si per­de­mos efi­cien­cia con­tra ro­ya de la so­ja y chin­ches en Bra­sil; la pro­duc­ción de so­ja pue­de caer 30 a 40 por cien­to de un año a otro”, apun­tó.

(LA VOZ)

Fun­gi­ci­das. Rei­nal­do Bon­ne­ca­rre­re, ge­ren­te se­nior de In­ves­ti­ga­ción y De­sa­rro­llo, en uno de los in­ver­nácu­los don­de se eva­lúan tra­ta­mien­tos.

Le­duc. Je­fe de la Uni­dad de Pro­tec­ción de Cul­ti­vos de Basf La­ti­noa­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.