Agro y am­bien­te: ¿en qué an­dan los “far­mers”?

AgroVoz - - Agrovoz + Análisis -

–Se lo ve bron­cea­do ami­go don Tecno. Ten­go que pen­sar que vie­ne de es­quiar o de al­gu­na pla­ya en el Ca­ri­be. En Cór­do­ba, en es­ta épo­ca, es di­fí­cil aga­rrar ese co­lor.

–Ni una cosa ni la otra, don Pro­du. Es­tu­ve de via­je, pe­ro le acla­ro que no fue­ron va­ca­cio­nes. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de re­co­rrer una par­te del me­dio oes­te de los Es­ta­dos Uni­dos, don­de el maíz y la so­ja se po­nen a pun­to pa­ra la co­se­cha y la tem­pe­ra­tu­ra su­pe­ra­ba lar­ga­men­te los 30 gra­dos.

–Ah..., en­ton­ces de ahí vie­ne esa con­di­ción ate­za­da. Y dí­ga­me, ¿qué me pue­de con­tar de mis co­le­gas es­ta­dou­ni­den­ses?

–Es­tán un po­co más des­ani­ma­dos que en las úl­ti­mas tres cam­pa­ñas, en cuan­to a los ren­di­mien­tos que es­pe­ran. A di­fe­ren­cia de lo que has­ta el mo­men­to vie­ne in­for­man­do el Us­da, con un cri­te­rio op­ti­mis­ta de co­se­cha, los far­mers ase­gu­ran que la se­quía del ve­rano le pe­gó a am­bos cul­ti­vos.

–En­ton­ces, le pre­gun­to: ¿Ha­bría que es­pe­rar un sin­ce­ra­mien­to en los nú­me­ros de pro­duc­ción por esas la­ti­tu­des?

–Esa res­pues­ta co­men­za­rá a vis­lum­brar­se cuan­do in­gre­sen las co­se­cha­do­ras a los lo­tes, la­bor que ocu­rri­rá den­tro de al­gu­nos días. Sin em­bar­go, esa no es la úni­ca preo­cu­pa­ción que tie­nen nues­tros co­le­gas es­ta­dou­ni­den­ses.

– Igual­men­te, no creo que va­yan a te­ner ba­jos ren­di­mien­tos. La al­ta ca­pa­ci­dad agro­nó­mi­ca de los sue­los y el pa­que­te de nu­trien­tes que uti­li­zan ha­cen que la pro­duc­ti­vi­dad no es­té en jue­go...

–Jus­ta­men­te, una preo­cu­pa­ción es­tá re­la­cio­na­da con el al­to ni­vel de nu­trien­tes que in­cor­po­ran al sue­lo y que ha co­men­za­do a ge­ne­rar al­gu­nas aler­tas de con­ta­mi­na­ción en el agua.

–¿Tam­bién es­tán con pro­ble­mas am­bien­ta­les?

–Se han co­men­za­do a ver al­tos ni­ve­les de ni­tró­geno en los le­chos de los ríos, por ejem­plo en el Mississippi, lo que ha lle­va­do a al­gu­nos es­ta­dos del cin­tu­rón mai­ce­ro a po­ner la lu­pa so­bre los mé­to­dos de fer­ti­li­za­ción. Su­ce­de que los 800 mi­lí­me­tros que caen en primavera y ve­rano, su­ma­do al cau­dal que ge­ne­ra el de­rre­ti­mien­to de la nie­ve, lle­van a que los sue­los se la­ven y los nu­trien­tes es­cu­rran por los desagües de los lo­tes ha­cia los ca­na­les em­pas­ta­dos y de ahí a los le­chos de los ríos.

–Ten­go en­ten­di­do que en al­gu­nos es­ta­dos se es­tán to­man­do me­di­das, en es­pe­cial el mo­ni­to­reo del uso de her­bi­ci­das y fer­ti­li­zan­tes.

–Y tam­bién lo es­tán ha­cien­do los pro­duc­to­res. No só­lo con ajus­tes en el su­mi­nis­tro de ni­tró­geno y fós­fo­ro, sino tam­bién apli­can­do prác­ti­cas agro­nó­mi­cas co­mo la in­clu­sion de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra. –¿Y cuál es su fun­ción? –Ab­sor­ber ni­tró­geno del sue­lo. Se siem­bran en oto­ño y la se­mi­lla pa­sa el in­vierno ba­jo el sue­lo con­ge­la­do; con la lle­ga­da de la primavera ad­quie­re su po­ten­cial. Cuan­do el cul­ti­vo es­tá a 40 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, se lo con­tro­la con her­bi­ci­das pa­ra de­jar lu­gar a la so­ja y el maíz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.