El cam­po y el la­bo­ra­to­rio, dos si­tios pa­ra de­tec­tar re­si­duos de agro­quí­mi­cos

JLA, en Ge­ne­ral Cabrera, es el úni­co la­bo­ra­to­rio en el país re­co­no­ci­do pa­ra rea­li­zar aná­li­sis in­te­gra­les y de­tec­tar la pre­sen­cia de quí­mi­cos en los cul­ti­vos. Sus in­for­mes son vin­cu­lan­tes pa­ra el Se­na­sa.

AgroVoz - - Agricultura - Alejandro Ro­llán aro­llan@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria se ha con­ver­ti­do en una cues­tión de Es­ta­do y la pro­duc­ción agrí­co­la es­tá ba­jo la lupa. En es­te es­ce­na­rio, con mí­ni­mas to­le­ran­cias, los es­la­bo­nes que in­te­gran la ca­de­na de pro­duc­ción agroa­li­men­ta­ria se es­fuer­zan pa­ra ga­ran­ti­zar la inocui­dad de los ali­men­tos que lle­gan al con­su­mi­dor. Y en­cuen­tran en la in­ves­ti­ga­ción con sus­ten­to cien­tí­fi­co los fun­da­men­tos pa­ra ra­ti­fi­car su rum­bo.

Es­ta se­ma­na, por ejem­plo, la Au­to­ri­dad Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (Ef­sa) emi­tió un in­for­me en el que des­mi­ti­fi­có otro su­pues­to mal que se le impu­ta al gli­fo­sa­to: la al­te­ra­ción en­do­cri­na. La no­ve­dad se co­no­ció a tra­vés de la di­vul­ga­ción de un re­por­te de Far­ming UK, que tra­du­ce y re­su­me un dic­ta­men ela­bo­ra­do por la au­to­ri­dad eu­ro­pea.

Su­ce­de que la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria re­quie­re que los ali­men­tos es­tén li­bres de re­si­duos de agro­quí­mi­cos, o con los lí­mi­tes to­le­ra­bles. An­te es­ta exi­gen­cia, los aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio son el prin­ci­pal sos­tén que tie­nen las em­pre­sas agroex­por­ta­do­ras pa­ra con­fir­mar que lo que co­mer­cia­li­zan es se­gu­ro. Sus con­clu­sio­nes tam­bién son de­ter­mi­nan­tes pa­ra sa­ber si los agro­quí­mi­cos que se uti­li­zan en la pro­duc­ción no de­jan re­si­duos en los ali­men­tos.

Un sen­sor en Cór­do­ba

“Hoy el te­ma de re­si­duos es­tá en el ta­pe­te. Pe­ro es­tá cla­ro que se ne­ce­si­ta de los agro­quí­mi­cos pa­ra que la se­mi­lla ex­pre­se to­do su po­ten­cial de ren­di­mien­to”, acla­ra an­te Agro­voz Ro­ber­to San­dri­ni, pre­si­den­te del la­bo­ra­to­rio JLA, el pri­me­ro y úni­co en el país re­co­no­ci­do pa­ra ofre­cer de ma­ne­ra in­te­gral las fa­ses a cam­po y ana­lí­ti­ca pa­ra el es­tu­dio de re­si­duos de agro­quí­mi­cos en cul­ti­vos.

Ubi­ca­da en Ge­ne­ral Cabrera, la em­pre­sa que co­men­zó co­mo cer­ti­fi­ca­do­ra de ex­por­ta­cio­nes de ma­ní, hoy cuen­ta con 102 em­plea­dos, la in­fra­es­truc­tu­ra y la lo­gís­ti­ca que re­quie­ren las Bue­nas Prác­ti­cas de La­bo­ra­to­rio (BPL) y el cum­pli­mien­to con las exi­gen­cias del Se­na­sa pa­ra la apro­ba­ción de un pro­duc­to quí­mi­co.

Si bien la Or­ga­ni­za­ción de Coope­ra­ción pa­ra el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co (Ocde) ase­gu­ra que los agro­quí­mi­cos son ne­ce­sa­rios pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción de los ali­men­tos, tam­bién se­ña­la que sus ries­gos de­ben ser mi­ni­mi­za­dos. De­bi­do a ello, la or­ga­ni­za­ción li­bró una di­rec­ti­va pa­ra que los paí­ses miem­bros que re­gis­tren agro­quí­mi­cos –en­tre ellos Ar­gen­ti­na– lo ha­gan a tra­vés de or­ga­ni­za­cio­nes que cum­plan con las BPL. El ob­je­ti­vo es com­pro­bar que la do­sis es­ti­pu­la­da por el fa­bri­can­te del agro­quí­mi­co, pa­ra un con­trol efi­cien­te a cam­po, no ge­ne­re re­si­duos en el cul­ti­vo.

Los prin­ci­pios de BPL fue­ron desa­rro­lla­dos por la Ocde pa­ra pro­mo­ver la ca­li­dad y la va­li­dez de los da­tos de prue­bas uti­li­za­das pa­ra de­ter­mi­nar la se­gu­ri­dad de com­pues­tos y de agro­quí­mi­cos.

A cam­po y en mi­cros­co­pio

El ser­vi­cio in­te­gral que pres­ta el la­bo­ra­to­rio cor­do­bés con­sis­te en sem­brar las par­ce­las a cam­po en tres lu­ga­res del país con di­fe- ren­tes con­di­cio­nes agro­cli­má­ti­cas du­ran­te dos cam­pa­ñas. Allí su prue­ba el pro­duc­to quí­mi­co en las do­sis re­co­men­da­das por su crea­dor. Las mues­tras son co­se­cha­das por per­so­nal ca­li­fi­ca­do y re­mi­ti­das al la­bo­ra­to­rio pa­ra su pro­ce­sa­mien­to, a 20 gra­dos cen­tí­gra­dos ba­jo cero de tem­pe­ra­tu­ra. A par­tir de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos, es el Se­na­sa la au­to­ri­dad que da el vis­to bueno pa­ra el re­gis­tro del pro­duc­to en ese cul­ti­vo.

En la bús­que­da de re­si­duos, San­dri­ni acla­ra so­bre la ne­ce­si­dad de ha­cer el aná­li­sis a cam­po y ana­lí­ti­co del pro­duc­to pa­ra ca­da cul­ti­vo. “A ve­ces ocu­rre que hay un pro­duc­to co­mer­cial con una de­ter­mi­na­da do­sis apro­ba­do pa­ra la so­ja, pe­ro que no es lo mis­mo apli­car en maíz, ya que la plan­ta lo pue­de me­ta­bo­li­zar de ma­ne­ra di­fe­ren­te”, sos­tu­vo el bio­quí­mi­co.

Ma­ne­jo y tec­no­lo­gía

So­bre una su­per­fi­cie de 112 me­tros cua­dra­dos, las par­ce­las pa­ra lle­var a ca­bo la de­ter­mi­na­ción de las mues­tras a cam­po tie­nen un

Nues­tro ser­vi­cio es eva­luar que la do­sis re­co­meN­da­da No de­je re­si­duos eN el cul­ti­vo. Ro­ber­to San­dri­ni, pre­si­den­te del la­bo­ra­to­rio JLA, de Ge­ne­ral Cabrera

ma­ne­jo igual al que re­ci­bi­ría un cul­ti­vo co­mer­cial. “No se pue­den uti­li­zar pro­duc­tos de la mis­ma fa­mi­lia del que es­tá en­sa­yan­do en la bús­que­da de re­si­duos. Por ejem­plo, si se es­tá eva­luan­do una pi­re­tri­na, hay que uti­li­zar un fos­fo­ra­do pa­ra el con­trol de al­gún in­sec­to en la par­ce­la, a los fi­nes de no al­te­rar el re­sul­ta­do”, ex­pli­có Ricardo Pe­de­li­ni, ase­sor ex­terno del la­bo­ra­to­rio en las fa­ses a cam­po de los aná­li­sis. Pe­de­li­ni acu­mu­la una am­plia tra­yec­to­ria en la re­gión del de­par­ta­men­to Juá­rez Cel­man, don­de fue je­fe del Inta Ge­ne­ral Dehe­za, y en el cul­ti­vo de ma­ní.

Des­de 2013, el la­bo­ra­to­rio vie­ne rea­li­zan­do en sus ins­ta­la­cio­nes las fa­ses ana­lí­ti­cas del pro­ce­so. Pa­ra ello cuen­ta con cro­ma­tó­gra­fos lí­qui­dos que en la ac­tua­li­dad son to­pe de gama de las mar­cas Wa­ters Xe­vo TQD y Gama de Siex QTRAP 6500; lo úl­ti­mo a ni­vel mun­dial. “Se tra­ta de tec­no­lo­gía ade­cua­da a las exi­gen­cias del re­gis­tra­dor, que brin­dan la má­xi­ma fle­xi­bi­li­dad ope­ra­ti­va pa­ra el aná­li­sis de re­si­duos quí­mi­cos en dis­tin­tas ma­tri­ces am­bien­ta­les y ali­men­ti­cias”, pre­ci­só Iván Ca­ba­ni­llas, doc­tor en quí­mi­ca y co­di­rec­tor téc­ni­co del la­bo­ra­to­rio.

En aque­llos pro­duc­tos que es­tán prohi­bi­dos, co­mo por ejem­plo los fos­fo­ra­dos, la nor­ma­ti­va del Se­na­sa in­di­ca que, pa­ra su de­tec­ción en ali­men­tos, hay que ir al lí­mi­te de la tec­no­lo­gía. “Pa­ra ir a ese lí­mi­te se de­be te­ner la me­jor tec­no­lo­gía”, pun­tua­li­zó San­dri­ni.

Des­de esa fe­cha, la em­pre­sa ya lle­va rea­li­za­dos más de 40 aná­li­sis de pro­duc­tos, cu­ya fa­se a cam­po fue­ron eje­cu­ta­das por otras em­pre­sas acre­di­ta­das. En es­pe­cial in­sec­ti­ci­das y fun­gi­ci­das pa­ra cul­ti­vos co­mo ma­ní, so­ja, du­razno, ci­rue­la y po­ro­to.

En 2016, JLA in­cor­po­ró la fa­se a cam­po den­tro de las BPL y du­ran­te es­te año tran­si­ta la se­gun­da cam­pa­ña con el de­sa­rro­llo de los cul­ti­vos en tres zo­nas di­fe­ren­tes del­país.

(PREN­SA JLA)

Con­di­cio­nes. Las mues­tras pa­ra de­tec­tar pre­sen­cia de re­si­duos de agro­quí­mi­cos se ana­li­zan a una tem­pe­ra­tu­ra de 20 gra­dos ba­jo cero.

(PREN­SA JLA)

Bio­quí­mi­co. Ro­ber­to San­dri­ni, ti­tu­lar de JLA. “La se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria se ha con­ver­ti­do en un te­ma sen­si­ble pa­ra la so­cie­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.