Ban­de­ras y bo­ye­ro eléc­tri­co, la cla­ve pa­ra el ma­ne­jo a cam­po

AgroVoz - - Ganadería -

Si bien se tra­ta de ani­ma­les pa­re­ci­dos con su con­for­ma­ción, el bú­fa­lo re­quie­re de un ma­ne­jo a cam­po di­fe­ren­te al va­cuno. “Tie­nen me­mo­ria y una al­ta sen­si­bi­li­dad al tra­to. A tal pun­to que si se lo mal­tra­ta es di­fí­cil que obe­dez­ca, lo que di­fi­cul­ta su ma­ne­jo en es­te ti­po de cam­pos”, sos­tie­ne Juan Pa­blo Bru­na.

Los pri­me­ros tiem­pos de la es­ta­día de los bú­fa­los en la Sie­rras Chi­cas no fue­ron fá­ci­les. “Cuan­do los tra­ji­mos, se re­clu­ye­ron en el mon­te y es­tu­vi­mos ca­si un mes sin ver­los. Lue­go, a par­tir de un ma­ne­jo pa­ra aman­sar­los, su com­por­ta­mien­to cam­bia. Son ani­ma­les muy dó­ci­les”, des­ta­có el pro­duc­tor.

An­te es­tos re­que­ri­mien­tos, su arreo en el es­ta­ble­ci­mien­to Don Dio­ni­sio del Car­me­lo no in­clu­ye pe­rros, gri­tos ni co­rri­das. “Nos ma­ne­ja­mos con ban­de­ras blan­cas y bo­ye­ros eléc­tri­cos”, pre­ci­só Bru­na.

Si bien pa­san la ma­yor par­te del tiem­po en los po­tre­ros de­li­mi­ta­dos por pir­cas y el cer­co eléc­tri­co, los bú­fa­los son reuni­dos en un co­rral con man­ga dos ve­ces al año: pa­ra las dos cam­pa­ñas de va­cu­na­ción con­tra la af­to­sa y bru­ce­lo­sis. “Tie­nen mu­cho más sen­si­bi­li­dad que los va­cu­nos al bo­ye­ro eléc­tri­co; por eso son muy res­pe­tuo­sos de su pre­sen­cia”, sos­tu­vo Da­niel Cór­do­ba, en­car­ga­do del ma­ne­jo del ro­deo en el cam­po.

Por ser lon­ge­vos, los bú­fa­los tie­nen una den­ti­ción más tar­día. Su bo­ca tie­ne un an­cho ma­yor de cor­te que el va­cuno, lo que le per­mi­te re­co­lec­tar más fo­rra­je; ade­más de to­mar­se más tiem­po pa­ra la mas­ti­ca­ción. Es­ta ven­ta­ja se agre­ga a su par­ti­cu­la­ri­dad de con­ver­tir pas­tos de ba­ja ca­li­dad en car­ne y le­che.

Ma­ne­jo de la car­ga

Di­vi­di­do en po­tre­ros co­mo cri­te­rio pa­ra ma­ne­jar la car­ga ani­mal de acuer­do con la ofer­ta fo­rra­je­ra, el es­ta­ble­ci­mien­to cuen­ta con ha­bi­li­ta­ción pa­ra la Unión Eu­ro­pea.

Du­ran­te la ma­yor par­te del año, las ca­te­go­rías que con­for­man el ro­deo an­dan jun­tas, de­bi­do a su cua­li­dad de ani­ma­les gre­ga­rios, pe­ro se las se­pa­ra al mo­men­to del ser­vi­cio. “Hi­ci­mos el tac­to en agos­to y nos fue muy bien. Aho­ra es­tán pre­ña­das; lue­go de la pa­ri- ción vuel­ven a en­trar en ce­lo a los 21 días”, sos­tu­vo Bru­na.

Por tra­tar­se de un mo­de­lo de pro­duc­ción cien­to por cien­to pas­to­ril y con prác­ti­cas de bie­nes­tar ani­mal, el es­ta­ble­ci­mien­to es­tá en trá­mi­te pa­ra ser ins­crip­to en el pro­gra­ma pro­vin­cial de Bue­nas Prác­ti­cas Agro­pe­cua­rias.

Lue­go de dos años de tra­ba­jo con los bú­fa­los en el cam­po de sie­rra, Bru­na no du­da en afir­mar que su pro­duc­ción es una al­ter­na­ti­va vá­li­da pa­ra apro­ve­char en la zo­na. “Su adap­ta­ción, in­clu­si­ve, po­dría lle­var­se a ca­bo en mu­chos cam­pos de la pro­vin­cia que han es­ta­do inun­da­dos y que han que­da­do con sue­los sa­li­tro­sos”, re­co­men­dó el pro­duc­tor.

En el mon­te. El bú­fa­lo re­quie­re un ma­ne­jo a cam­po di­fe­ren­te al del va­cuno; si se lo mal­tra­ta es di­fí­cil que obe­dez­ca, pe­ro es muy dó­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.