“En­tre 1998 y 2001, con la ven­ta de la so­ja lo­gra­mos man­te­ner la ca­ba­ña y la pro­duc­ción de le­che”

AgroVoz - - Ganadería -

LA EM­PRE­SA ES­TÁ CONS­TRU­YEN­DO UN GAL­PÓN DE COM­POST DE 4.950 ME­TROS CUA­DRA­DOS PA­RA 250 VA­CAS. EL OB­JE­TI­VO ES PO­DER HA­CER TRES ORDEÑES DIA­RIOS.

Ade­más de ser des­de ha­ce dos años pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Re­gio­nal Cen­tro (ARC) –en­ti­dad que tie­ne a su car­go el con­trol le­che­ro ofi­cial de ca­si el 10 por cien­to de los tam­bos en la pro­vin­cia– Jo­sé Ma­ri­tano es en­car­ga­do de la ca­ba­ña Del Va­lle, ubi­ca­da en Oli­va.

En 200 hec­tá­reas, a la ve­ra de la au­to­pis­ta que une Cór­do­ba con Bue­nos Ai­res, el es­ta­ble­ci­mien­to tie­ne 615 ani­ma­les Ho­lan­do pu­ros de pe­di­grí. Con un sis­te­ma de pro­duc­ción es­ta­bu­la­do con va­cas en co­rra­les don­de re­ci­ben una die­ta to­tal­men­te mez­cla­da (TMR), la pro­duc­ción dia­ria es de 5.200 li­tros de le­che. En el úl­ti­mo año, la pro­duc­ción por va­ca fue de 30,2 li­tros por día. “Te­ne­mos 175 va­cas en or­de­ñe di­vi­di­das en tres ro­deos que se or­de­ñan dos ve­ces por día”, des­cri­bió el pro­duc­tor.

Otras 120 hec­tá­reas des­ti­na­das a la pro­duc­ción de so­ja se en­car­gan de pro­veer, a tra­vés de un con­tra­to de ma­qui­la con una em­pre­sa de On­ca­ti­vo, los sub­pro­duc­tos de la olea­gi­no­sa pa­ra las die­tas.

Pro­duc­ción y re­pro­duc­ción

Ade­más de pro­du­cir le­che en for­ma inin­te­rrum­pi­da des­de 1942, el es­ta­ble­ci­mien­to pro­pie­dad de la fa­mi­lia Is­so­lio tie­ne un nú­cleo ge­né­ti­co a tra­vés del cual pro­du­ce ma­chos pu­ros de pe­di­grí. Su pri­mer RP fue ins­crip­to en la Aso­cia­ción de Cria­do­res Ho­lan­do Ar­gen­tino en 1952 y en oc­tu­bre se apres­ta a re­gis­trar el nú­me­ro 5.000.

“So­lo ven­de­mos ma­chos a otros es­ta­ble­ci­mien­to le­che­ros. En el ca­so de las hem­bras, co­mo te­ne­mos un al­to ni­vel de se­lec­ción de ma­dres en el plan­tel, to­das las va­qui­llo­nas que pa­ren se que­dan en el tam­bo”, jus­ti­fi­có Ma­ri­tano.

Más allá de la co­yun­tu­ra que atra­vie­sa la ac­ti­vi­dad, la em­pre­sa si­gue su­bien­do la va­ra de la pro­duc­ción. Pa­ra fin de año es­pe­ra con­tar con un ro­deo en or­de­ñe de 210 ani­ma­les y se pre­pa­ra pa­ra dar otro sal­to den­tro de su mo­de­lo de in­ten­si­fi­ca­ción.

El año pró­xi­mo es­pe­ran te­ner el gal­pón de com­post, que ya es­tá en cons­truc­ción, so­bre una su­per­fi­cie cu­bier­ta de 4.950 me­tros cua­dra­dos, don­de van a pa­sar su lac­tan­cia 250 ani­ma­les. Ca­da va­ca dis­pon­drá de una “ca­ma” en un es­pa­cio de ca­si 16 me­tros.

A lo lar­go de su desa­rro­llo, la pro­duc­ción de le­che en el es­ta­ble­ci­mien­to se fun­da­men­tó en tres pa­tas: ge­né­ti­ca, bue­na ali­men­ta­ción y crian­za.

Aho­ra es apres­ta a su­mar el úl­ti­mo sos­tén de esa me­sa, que es el con­fort. El ob­je­ti­vo es po­der lle­gar a or­de­ñar en el fu­tu­ro has­ta tres ve­ces por día.

“Qui­zá si ha­cía­mos nú­me­ros, nos hu­bié­ra­mos de­di­ca­do a la so­ja, pe­ro nos gus­tan las va­cas”, afir­mó de ma­ne­ra con­tun­den­te Ma­ri­tano, a la ho­ra de jus­ti­fi­car la in­ver­sión.

“En­tre 1998 y 2001, con la ven­ta de la so­ja lo­gra­mos man­te­ner la ca­ba­ña y la pro­duc­ción de le­che”, re­cor­dó.

Ge­né­ti­ca

Si bien la se­lec­ción ge­né­ti­ca es per­ma­nen­te, la cri­sis del sec­tor le in­te­rrum­pió a la ca­ba­ña la im­por­ta­ción de em­brio­nes des­de Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos. “Un em­brión tie­ne un cos­to de mil dó­la­res y se ne­ce­si­tan dos pa­ra que naz­ca un ter­ne­ro. A los va­lo­res ac­tua­les, son 60 mil pe­sos y, con suer­te, un to­ro de esa ge­né­ti­ca se pue­de ven­der en 70 mil pe­sos, por lo que se pier­de pla­ta”, ra­zo­nó.

Más allá de la co­yun­tu­ra, los tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­za­ción in vi­tro y tras­plan­te em­brio­na­rio se­xa­do son téc­ni­cas que el es­ta­ble­ci­mien­to uti­li­za en sus ro­deos.

“Te­ne­mos tres ro­deos: uno de va­cas fres­cas, otro de va­qui­llo­nas de pri­mer par­to y otro con va­cas mul­ti­par­to”, co­men­tó Ma­ri­tano.

El ro­deo de va­cas fres­cas es­tá in­te­gra­do por aque­llas re­cién pa­ri­das, has­ta los 60 días, a las que se les su­mi­nis­tra una die­ta más ri­ca en fi­bra pa­ra evi­tar, por ejem­plo, el des­pla­za­mien­to de abo­ma­so y pre­pa­rar­las pa­ra cuan­do se las li­be­re pa­ra en­trar en ser­vi­cio.

“Bus­ca­mos pre­ñar las va­cas a po­co tiem­po del par­to, en­tre 60 y 90 días, por­que si el in­ter­va­lo en­tre par­to y par­to se ex­tien­de, se com­pli­ca la pro­duc­ción. Las va­cas dan le­che si pa­ren”, re­su­mió Ma­ri­tano. Ha­ce dos años, el es­ta­ble­ci­mien­to co­men­zó con una nue­va uni­dad de ne­go­cios; con­sis­te en la com­pra de ter­ne­ras, que des­pués ven­de co­mo va­qui­llo­nas lis­tas pa­ra pa­rir.

(LA VOZ)

Gua­che­ra. Área de crian­za de ter­ne­ros en la ca­ba­ña Del Va­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.