Tien­den la ca­ma

En los tam­bos es­ta­bu­la­dos cre­ce la adop­ción de gal­po­nes pa­ra brin­dar­les con­fort a las va­cas. Tres ejem­plos en Cór­do­ba de có­mo fun­cio­na el sis­te­ma.

AgroVoz - - Página Delantera - An­drés Fe­rre­ras Co­rres­pon­sa­lía

LA VA­CA ES­TÁ FE­LIZ. SI LLUE­VE, NO SE EN­TE­RA. HIPOTECARÍA EL CAM­PO SI TU­VIE­RA QUE HA­CER LA IN­VER­SIÓN OTRA VEZ.

Mar­tín Bono, pro­pie­ta­rio del tam­bo Do­ña Lui­sa, en Oli­va

Den­tro de los sis­te­mas es­ta­bu­la­dos de pro­duc­ción de le­che, el com­post

barn se abre ca­mino en Cór­do­ba, y mi­de fuer­zas con el free stall. Los pro­duc­to­res ha­cen nú­me­ros y en­sa­yan las fór­mu­las que me­jor les fun­cio­nen.

En la pro­vin­cia cre­ció el úl­ti­mo año un tres por cien­to el es­ta­bu­la­do, se­gún apun­tó Liliana Alla­sia, di­rec­to­ra de Pro­duc­ción Agro­pe­cua­ria del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra de la Pro­vin­cia.

Den­tro de esa por­ción es­tán los tam­bos El Mon­cho, en Vi­lla Nue- va; Án­ge­la Te­re­sa, en Ana Zu­ma­rán, y Do­ña Lui­sa, en Oli­va, que cons­tru­ye­ron gal­po­nes con ca­mas.

No tie­nen re­ce­ta úni­ca y la ex­pe­rien­cia va dan­do las cla­ves, se­gún pu­do ver­se en una re­co­rri­da de la que par­ti­ci­pó Agro­voz, in­vi­ta­do por To­doA­gro. El di­se­ño de los gal­po­nes y con­di­cio­nes del sue­lo son ele­men­tos que jue­gan.

To­dos acuer­dan en que los nú­me­ros son alen­ta­do­res. Cons­truir un gal­pón con ca­ma re­quie­re una al­ta in­ver­sión que, ase­gu­ran sus rea­li­za­do­res, se pa­ga con el in­cre­men­to de pro­duc­ción. “No se pue­de pen­sar ha­cer en un gal­pón pa­ra sa­car 24 li­tros. Hay que sa­car 38”, di­jo uno de los tam­be­ros que adop­tó la in­no­va­ción.

Coin­ci­den en que lo im­por­tan­te es que el lu­gar don­de se va a echar la va­ca pro­vea con­fort y des­can­so. De­be ser una su­per­fi­cie blan­da y se­ca, que fa­vo­rez­ca la ab­sor­ción, per­mi­ta lim­pie­za y sa­ni­dad de ubres, e in­hi­ba el desa­rro­llo mi­cro­biano.

Ca­ma ca­lien­te

El Mon­cho es un tam­bo con 450 va­cas en or­de­ñe y 13.000 li­tros dia­rios. La pro­duc­ción in­di­vi­dual au­men­tó seis li­tros des­de que in­gre­sa­ron al sis­te­ma es­ta­bu­la­do, co­men­tó su pro­pie­ta­rio Án­gel Ba­rre­ne­chea.

Dan de co­mer una vez por día y des­pués se arri­ma la co­mi­da que va que­dan­do en la ca­lle. Es­te sis­te­ma les per­mi­tió re­cu­pe­rar 350.000 ki­los de ali­men­to en un año.

El com­post, en su ca­so, se mue­ve dos ve­ces al día; cada vez que las va­cas sa­len a or­de­ñe. El 40 por cien­to del efluen­te ani­mal se vuel­ca en la ca­ma.

El ob­je­ti­vo de la re­mo­ción del sue­lo es ai­rear­lo y fa­vo­re­cer el desa­rro­llo de las bac­te­rias ae­ró­bi­cas que de­gra­den el apor­te or­gá­ni­co de la va­ca. Es­te pro­ce­so ge­ne­ra un ca­lor que se­ca la ca­ma. En teo­ría es sim­ple, pe­ro no siem­pre fá­cil de con­se­guir.

Un ele­men­to de in­ci­den­cia es el agre­ga­do de ma­te­rial or­gá­ni­co se­gún la zo­na, la con­di­ción y can­ti­dad de va­cas.

En la ca­ma de­ben ba­lan­cear­se car­bono, ni­tró­geno y hu­me­dad pa­ra que la po­bla­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos pro­duz­ca el su­fi­cien­te ca­lor pa­ra se­car la tie­rra.

En el tam­bo Án­ge­la Te­re­sa, Luis Vit­to­ri es quien lle­va las rien­das. Uno de los te­mas a li­diar es con­tra las llu­vias. Mien­tras la ca­ma nor­te se man­tu­vo siem­pre se­ca, a la sur de­bie­ron alar­gar­le el ale­ro y ha­cer­la unos cen­tí­me­tros más al­tos.

Eli­gie­ron no cons­truir ca­lle de hor­mi­gón. “Le pres­ta­mos más aten­ción a las agua­das y el lu­gar pa­ra co­mer. En­ten­dién­do­lo, es­te sis­te­ma se pue­de ma­ne­jar bien sin po­ner tan­to ce­men­to de en­tra­da. Es apren­der a ma­ne­jar el gal­pón”, di­jo Vit­to­ri.

El la­bo­reo de la ca­ma lle­va 45 mi­nu­tos, dos ve­ces al día. Cada tres o cua­tro días agre­gan cás­ca­ra de ma­ní y una vez a la se­ma­na re­mue­ven to­do pa­ra he­ge­mo­ni­zar. La dis­po­ni­bi­li­dad de ma­te­rial or­gá­ni­co es un asunto a cui­dar.

En es­te gal­pón, de 180 me­tros cua­dra­dos, con­vi­ven 600 va­cas. Con el cam­bio del sis­te­ma pas­to­ril me­jo­ró la re­pro­duc­ción; se lo­gró ma­yor man­se­dum­bre y se tra­ba­ja con me­nor dis­tan­cia a la sa­la de or­de­ñe, de­ta­lló el en­car­ga­do.

En el ca­so de Do­ña Lui­sa, su pro­pie­ta­rio, Mar­tín Bono, tra­ba­ja de otra ma­ne­ra. En 20 me­ses de uso de la ca­ma, no le tu­vo que agre­gar ma­te­ria or­gá­ni­ca. So­la­men­te la mue­ven dos ve­ces por día con un cin­cel a 30 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad.

En 2017 es­ta­ba en 27 li­tros por día y ac­tual­men­te, con la in­cor­po­ra­ción de la ca­ma, su plan­tel de 250 va­cas le da 34 li­tros por día en pro­me­dio. “Hi­po­te­qué mi la pa­la­bra pa­ra po­der ha­cer el gal­pón. Hoy es­toy se­gu­ro que hipotecaría el cam­po pa­ra ha­cer la in­ver­sión”, di­ce sin du­dar.

(LA VOZ)

Gal­pón de com­post. En el tam­bo Án­ge­la Te­re­sa, ubi­ca­do en Ana Zu­ma­rán, en el de­par­ta­men­to Unión, “ha­cer” la ca­ma pa­ra 600 va­cas lle­va 45 mi­nu­tos, dos ve­ces al día.

(LA VOZ)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.