En le­gí­ti­ma de­fen­sa

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Tris­tán Ro­drí­guez Lo­re­do

Cuá­les son los es­co­llos que los frus­tra­dos in­ver­so­res pi­den que se re­mue­van. Los re­cla­mos más allá de la re­pe­ti­da in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

Por mu­cho tiem­po, el guión re­pe­ti­do has­ta el can­san­cio por los que de­bían in­ver­tir y no lo ha­cían era el de la “in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca”. Es­to era, li­sa y lla­na­men­te, que por más que la ta­sa de re­torno fue­ra muy atrac­ti­va, los te­mo­res a ar­bi­tra­rie­da­des va­rio­pin­tas obli­gan a los que po­nen la “ta­ras­ca”, co­mo le gus­ta­ba de­cir a la an­te­rior pre­si­den­ta, a apli­car el freno de mano y des­en­si­llar has­ta que acla­re, en otro gi­ro pe­ro­nis­ta clá­si­co. Una vez he­cho el cam­bio de guar­dia re­pu­bli­cano, los im­pe­di­men­tos pa­re­cen ha­ber­se re­mo­vi­do y la ilu­sión hi­zo creer a pro­pios y aje­nos que la in­ver­sión lle­ga­ría en olea­das. Un es­pe­jis­mo. Co­mo ha­ce dos años, Mau­ri­cio Ma­cri, un go­ber­nan­te que no pue­de ar­gu­men­tar inex­pe­rien­cia en es­tas co­sas, vol­vió a ejer­cer al má­xi­mo las re­la­cio­nes pú­bli­cas en Da­vos y en su bre­ve gi­ra eu­ro­pea. Mu­cho glamour, em­pa­tía ab­so­lu­ta, pe­ro los fon­dos se re­sis­ten a des­em­bar­car. ¿Se­rá que la ca­be­ce­ra de pla­ya no es­tá tan ase­gu­ra­da co­mo avi­só la avan­za­da em­pre­sa­ria por el ve­rano de 2016? ¿Cuá­les son los es­co­llos que los frus­tra­dos in­ver­so­res pi­den que se re­mue­van? Po­dría­mos enu­me­rar­los tan­to so­bre la ba­se de los pe­di­dos del lobby in­for­mal y las ra­zo­nes de las ca­sas ma­tri­ces que no lar­gan pren­da.

1. Im­pre­de­ci­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca. No po­cos em­pre­sa­rios creen que la lí­nea ge­ne­ral del Go­bierno sir­ve, pe­ro lo ven en­de­ble fren­te a una al­ter­nan­cia con un fren­te Nac&pop.

2. In­ca­pa­ci­dad pa­ra or­de­nar las cuen­tas pú­bli­cas. El dé­fi­cit fis­cal, du­ro de ma­tar.

3. Un sis­te­ma ju­di­cial po­co fia­ble, len­to y en el ca­so par­ti­cu­lar del fue­ro la­bo­ral, coop­ta­do por los sin­di­ca­tos.

4. Un en­torno po­co com­pe­ti­ti­vo. Quin­tas va­rias y re­ser­vas de mer­ca­do de he­cho y de­re­cho co­mo nor­ma. 5. Un mer­ca­do la­bo­ral frag­men­ta­do. Con­vi­ven con­ve­nios y suel­dos blin­da­dos a la eu­ro­pea con des­cla­sa­dos, pre­ca­ri­za­dos y mar­gi­na­li­dad; di­vor­cia­dos de los pre­cios de equi­li­brio. Es­tas po­drían ser las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias que los in­ver­so­res ven que bri­llan por su au­sen­cia o es­tán de­ba­jo del um­bral de to­le­ran­cia. Unas son co­rre­gi­bles con me­di­das o mu­ñe­ca po­lí­ti­ca, otras con más pa­cien­cia que de­ci­sión. Pe­ro tam­bién hay no­tas al pie de las em­pre­sas, es­pe­cial­men­te las mul­ti­na­cio­na­les, que de­ben elegir el des­tino pa­ra apos­tar. Son las con­di­cio­nes su­fi­cien­tes pa­ra que el plan se ha­ga ope­ra­ti­vo y el di­ne­ro flu­ya.

I. Ago­bian­te car­ga im­po­si­ti­va, que cas­ti­ga la pro­duc­ción y las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas.

II. In­fla­ción al­ta per­sis­ten­te a lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da y la más cons­tan­te en to­do el con­ti­nen­te por más de me­dio si­glo.

III. Los suel­dos más al­tos de la re­gión en un mar­co re­gu­la­to­rio po­co fle­xi­ble.

IV. Pro­tec­cio­nis­mo que im­pi­de op­ti­mi­zar la pro­duc­ción.

V. Un mer­ca­do in­terno chi­co, que obli­ga a ex­por­tar en si­tua­cio­nes des­fa­vo­ra­bles por lo an­te­di­cho.

VI. In­fra­es­truc­tu­ra atra­sa­da y po­co orien­ta­da a re­sol­ver pro­ble­mas de la ca­de­na pro­duc­ti­va.

VII. Cos­to fi­nan­cie­ro su­pe­rior, al te­ner que com­pe­tir con los go­bier­nos ávi­dos de ob­te­ner fon­dos. To­do es­to lle­va a ob­te­ner ta­sas de ga­nan­cias me­no­res y por lo tan­to ba­jan la in­ver­sión. Pe­ro, ade­más, exis­te otro fac­tor, qui­zás tan poderoso, aun­que más su­til. En tér­mi­nos grams­cia­nos, la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va-em­pre­sa­ria no es­tá va­li­da­da y con­tem­pla­da co­mo fa­vo­ra­ble pa­ra el de­sa­rro­llo de la so­cie­dad. Una cues­tión que la cul­tu­ra he­ge­mó­ni­ca que la so­cie­dad fue cons­tru­yen­do no so­lo no em­pu­ja a la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­ria le­gi­ti­man­do la ga­nan­cia co­mo su re­tri­bu­ción lí­ci­ta, sino que la ja­quea al cues­tio­nar­la co­mo tal. Se po­drán ga­nar ba­ta­llas ais­la­das pa­ra reac­ti­var el círcu­lo virtuoso de in­ver­sión-em­pleo-bie­nes­tar, pe­ro la gue­rra es­tá le­jos de con­quis­tar­se.

La gue­rra por el círcu­lo virtuoso in­ver­sión em­pleo - bie­nes­tar es­tá le­jos de con­quis­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.