Todavía, un che­que en blan­co

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Juan Ma­nuel Com­pte

En el Fo­ro de Da­vos, Ma­cri vol­vió a mos­trar que es su go­bierno, más que el país, el que go­za de cré­di­to ex­terno.

El pró­cer de la Re­pú­bli­ca Mau­ri­cia ce­rró otra gi­ra triunfal por Eu­ro­pa, con el pe­cho in­fla­do por­que el mun­do –el Pri­mer Mun­do, ese del que en Amé­ri­ca del Sur “so­mos to­dos des­cen­dien­tes” (sic)– po­sa sus ojos, ca­da vez, con más es­pe­ran­za, so­bre esa eter­na pro­me­sa de país po­ten­cia que es es­te rin­cón aus­tral del pla­ne­ta. Pa­la­bras, aplau­sos y vítores de los due­ños del ca­pi­tal glo­bal por­que se le­van­ta, en la faz de la Tie­rra, una nue­va y glo­rio­sa na­ción. Des­fi­ló, una vez más, por la ne­va­da al­fom­bra ro­ja de Da­vos el hé­roe que rescató a la Argentina De­vo­ra­da (copy­right de Jo­sé Luis Es­pert) de las fau­ces del vi­cio­so po­pu­lis­mo. Ga­ran­te del pa­so fir­me del país in­co­rre­gi­ble por el ca­mino virtuoso, co­se­chó el Pre­si­den­te en su pe­ri­plo eu­ro­peo son­ri­sas, es­pal­da­ra­zos y apo­yos mo­ra­les, re­con­for­tan­tes por la sa­tis­fac­ción del trán­si­to por la sen­da correcta. Pe­ro, tam­bién, per­tur­ba­do­res, al con­tras­tar tan­ta con­gra­tu­la­ción ver­bal con el go­teo in­ver­sor que, ya des­car­ta­do de­fi­ni­ti­va­men­te el pro­nós­ti­co de llu­vias, con suer­te, pa­re­ce­rá cons­ti­tuir ga­rúa…

Va­de re­tro los ago­re­ros que osen a ha­blar de tor­men­tas. Se enoja el Pre­si­den­te, cuan­do vuel­ve a te­rru­ño y, al ca­lor del off the re­cord ami­go, re­fun­fu­ña por­que “afue­ra nos ven co­mo una apues­ta se­gu­ra y, acá, se critica has­ta el ae­ro­puer­to de El Pa­lo­mar”. Le re­sul­ta in­com­pren­si­ble có­mo sus con­ciu­da­da­nos –en es­pe­cial, la vo­cin­gle­ría que con­tie­ne el Círcu­lo Ro­jo– son ne­cios pa­ra re­co­no­cer la ben­di­ción que re­pre­sen­ta te­ner un país ri­quí­si­mo en re­cur­sos na­tu­ra­les, en un mun­do ne­ce­si­ta­do (y ham­brien­to) de ellos. Pa­re­ce­ría no re­pa­rar en que, des­de que el mun­do es mun­do, no exis­te de­ma­sia­do pru­ri­to al in­ver­tir en ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas. Áfri­ca, Orien­te me­dio, la Amé­ri­ca es­pa­ño­la mis­ma, des­de la Con­quis­ta a la eman­ci­pa­ción

(y mu­cho des­pués) son al­gu­nos ejem­plos cla­ros de que, a la ho­ra de ac­ce­der –y ges­tio­nar– esas fuen­tes, li­diar con au­tó­cra­tas rús­ti­cos, re­gí- me­nes po­lí­ti­cos vo­lá­ti­les o cul­tu­ras po­co ape­ga­das a res­pe­tar los pac­tos pa­san a ser su­ti­le­zas con­cep­tua­les, en el con­tras­te con la ta­sa de re­torno que esas ri­que­zas pue­den de­pa­rar.

En otros sec­to­res, las son­ri­sas y che­ques fir­ma­dos –o a pun­to de ser­lo– pro­vie­nen de em­pre­sas que, con di­ne­ro ya en­te­rra­do en es­tos pa­gos, agra­de­cen una y otra vez el ha­ber­los li­bra­do –al me­nos, du­ran­te un pa­rén­te­sis– de la cos­to­sa in­cer­ti­dum­bre del po­pu­lis­mo. Pe­ro pla­yers nue­vos, dispuestos a in­ver­tir a 10, 20 años, por­que ven una eco­no­mía só­li­da, ro­bus­ta, abier­ta y com­pe­ti­ti­va, todavía, no aso­man por el ho­ri­zon­te. Por el con­tra­rio, las aves que mi­gra­ron ha­cia el sur son las más au­da­ces, las acos­tum­bra­das ver un po­qui­to más allá –no mu­cho–, a las que un pe­río­do de ocho años –a lo su­mo, 12– les es más que su­fi­cien­te pa­ra com­prar ba­ra­to, va­lo­ri­zar el ac­ti­vo y sa­lir a tiem­po de la in­ver­sión. El vue­lo tí­pi­co de un pri­va­te equity fund.

¿Ba­jó la in­fla­ción? ¿Cuán­to? ¿A cuán­to as­cien­de el dé­fi­cit fis­cal? ¿Se re­du­ce? ¿Y la pre­sión tri­bu­ta­ria? ¿Por qué cre­ce el en­deu­da­mien­to? ¿Qué ocu­rri­rá con el cos­to del gra­dua­lis­mo con ta­sas de in­te­rés más al­tas? ¿Se man­ten­drá el rum­bo si, en la Ca­sa Ro­sa­da, se vuel­ve a en­to­nar la mar­chi­ta? Son preguntas pa­ra las cua­les los fun­cio­na­rios ar­gen­ti­nos que se­du­cen a in­ver­so­res todavía tie­nen po­cas res­pues­tas. Y, en al­gu­nos ca­sos, no del to­do con­vin­cen­tes. El sue­ño de la Argentina Po­ten­cia, la idí­li­ca Argentina Año Ver­de, si­gue sien­do un che­que en blan­co que, cu­rio­sa­men­te, mu­chos ce­le­bran pe­ro po­cos, afue­ra, todavía, se ani­man a fir­mar. Ya pa­sa­ron dos años. El peor error que po­dría co­me­ter­se es in­ter­pre­tar las re­no­va­das pal­ma­das de Da­vos co­mo un premio a lo he­cho. Al con­tra­rio, el men­sa­je co­rrec­to se­ría: “A pe­sar de que pa­sa­ron dos años, todavía, con­fia­mos en us­te­des. Ha­gan lo que de­ben”. Una ra­ti­fi­ca­ción de que es es­te go­bierno –más que el país– el que go­za de ese cré­di­to ex­terno que, has­ta aho­ra, su­po apro­ve­char.

El men­sa­je co­rrec­to del WEF se­ría: “Aún, con­fia­mos en us­te­des. Ha­gan lo que de­ben”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.