Cuan­do la tec­no­lo­gía pien­sa

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es una de las ten­den­cias que re­vo­lu­cio­na­rá los negocios. Las pri­me­ras pro­pues­tas con­cre­tas al­re­de­dor de es­te con­cep­to y có­mo se im­ple­men­tan en la Argentina.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Wal­ter Duer.

En 1942, Isaac Asi­mov acu­ñó las “tres le­yes de la ro­bó­ti­ca”, di­se­ña­das pa­ra pro­te­ger a los se­res hu­ma­nos cuan­do las má­qui­nas co­men­za­ran a ga­nar in­te­li­gen­cia y te­ner el con­trol. Si el es­cri­tor re­su­ci­ta­ra hoy ten­dría ma­te­rial de so­bra pa­ra re­vi­sar­las: la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) es­tá po­si­cio­nán­do­se co­mo una tec­no­lo­gía ma­du­ra, ga­na más te­rreno y las má­qui­nas in­te­li­gen­tes es­tán a pun­to de do­mi­nar… el mun­do cor­po­ra­ti­vo.

Se­gún da­tos de IDC, el 30 por cien­to de las ini­cia­ti­vas de trans­for­ma­ción di­gi­tal es­ta­rá apo­ya­da en IA pa­ra 2019 y, en 2020, es­te con­cep­to es­ta­rá en la mi­tad de las apli­ca­cio­nes em­pre­sa­ria­les. El mer­ca­do pro­yec­ta­do pa­ra 2020, de acuer­do con PWC en su in­for­me Bot.me: A re­vo­lu­tio­nary part­ners­hip, al­can­za los US$ 70.000 mi­llo­nes. Ac­cen­tu­re ofre­ce da­tos pun­tua­les de la Argentina: 64 por cien­to de los eje­cu­ti­vos lo­ca­les es­pe­ra que IA re­vo- lu­cio­ne la in­ter­ac­ción con los clien­tes en los pró­xi­mos tres años y el 69 por cien­to cree que trans­for­ma­rá la ca­ra vi­si­ble de la or­ga­ni­za­ción.

Pe­ro na­da es tan rá­pi­do, fá­cil ni ba­ra­to. Las em­pre­sas de­ben en­ca­rar un pro­ce­so de re­con­ver­sión si quie­ren ob­te­ner be­ne­fi­cios de es­ta in­no­va­ción. “Las or­ga­ni­za­cio­nes que es­tán dis­pues­tas a un pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal pro­fun­do lo­gran apa­lan­car­se en la IA, pe­ro los in­ten­tos de con­su­mir­la pret-a-por­ter es­tán des­ti­na­dos al fra­ca­so”, se­ña­la Juan Jo­sé Ló­pez Murphy, res­pon­sa­ble de la prác­ti­ca de Ciencia de Da­tos de Glo­bant.

“En la agen­da de los eje­cu­ti­vos se no­ta la ten­sión en­tre ‘no ten­go una vi­sión su­fi­cien­te­men­te cla­ra pa­ra de­ci­dir’ y ‘es­toy lle­gan­do tar­de’”, sos­tie­ne Car­los Far­fán, di­rec­tor de Prac­tia Argentina. “Es po­si­ble que sean las em­pre­sas de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, In­ter­net y te­le­co- mu­ni­ca­cio­nes las pri­me­ras en im­ple­men­tar soluciones de IA, seguidas por mar­ke­ting y re­tail, mien­tras que las áreas de re­cur­sos hu­ma­nos se­rán las pri­me­ras en adop­tar he­rra­mien­tas de reali­dad au­men­ta­da y vir­tual”, agre­ga.

Más allá del chat­bot

Por lo pron­to, la for­ma más vi­si­ble de IA en las em­pre­sas son los chat­bots, asis­ten­tes vir­tua­les ca­pa­ces de apren­der de sus in­ter­ac­cio­nes con sus clien­tes y me­jo­rar co­mu­ni­ca­ción a co­mu­ni­ca­ción.

“Al­gu­nos seg­men­tos fue­ron early adop­ters, co­mo las tel­cos, ban­cos y has­ta el Go­bierno de CA­BA. Las em­pre­sas con ser­vi­cios de aten­ción al clien­te de gran vo­lu­men fue­ron las prin­ci­pa­les en adop­tar­la y aho­ra es el turno de las me­dia­nas o más chi­cas”, cuen­ta Mar­tín Fras­ca­ro­li, CEO y fun­da­dor de AIVO, es­pe­cia­li­za­da en soluciones de aten­ción al clien­te con IA. “Mu­chas fir­mas ven el la­do sexy de de­cir que van a su­mar IA, pe­ro les cues­ta in­cor­po­rar­lo co­mo ba­se de una es­tra­te­gia den­tro de la es­truc­tu­ra cor­po­ra­ti­va”, in­di­ca. La com­pa­ñía pien­sa in­ver­tir más de US$ 2 mi­llo­nes en ma­chi­ne lear­ning, ana­lí­ti­ca e in­ter­ac­ción por voz. Es­to es ape­nas el pri­mer es­ca­lón. “Las es­truc­tu­ras cor­po­ra­ti­vas ya es­tán pre­pa­ra­das pa­ra dar los pri­me­ros pa­sos en es­te sen­ti­do, aun­que en el sec­tor in­dus­trial al­gu­nas tam­bién es­tán lis­tas pa­ra in­ver­tir en soluciones mas com­ple­jas con el ob­je­ti­vo de op­ti­mi­zar y au­to­ma­ti­zar la pro­duc­ción”, de­ta­lla Gastón Ad­da­ti, coor­di­na­dor del De­par­ta­men­to de In­for­má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad del CEMA (Uce­ma).

Las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas. “El 80 por cien­to de los da­tos que se ge­ne­ran en el mun­do se pre­sen­tan de for­ma no es­truc­tu­ra­da e in­vi­si­bles pa­ra los sis­te­mas tra­di­cio­na­les. La IA les pue­de dar sen­ti­do”, cuen­ta Ca­ro­li­na Go­lia, ar­qui­tec­ta de Soluciones Cog­ni­ti­vas e In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial de IBM Argentina. IBM es la crea­do­ra de Wat­son y pro­vee re­cur­sos de IA que in­clu­yen las áreas de con­ver­sa­ción, des­cu­bri­mien­to, vi­sión, ha­bla, len­gua­je y em­pa-

tía. La em­pre­sa desa­rro­lló No­var­tis Sum- ma­ri­zer con el la­bo­ra­to­rio No­var­tis: una so­lu­ción que pro­ce­sa, en­tien­de y re­su­me do­cu­men­tos mé­di­cos; es de­cir, pro­ce­sa ar­tícu­los mé­di­cos y crea un re­su­men en po­cos se­gun­dos con los prin­ci­pa­les da­tos y sus re­la­cio­nes, con una ex­ten­sión de 20 por cien­to del ar­chi­vo ori­gi­nal.

Al­gu­nos ca­sos ar­gen­ti­nos

¿Qué es­tá pa­san­do más allá de los chat­bots? Mu­chas co­sas. Un ejem­plo es FLEX-BIT, una star­tup lo­cal que ofre­ce ser­vi­cios cog­ni­ti­vos pa­ra op­ti­mi­zar la re­co­lec­ción de re­si­duos, aho­rrar cos­tos y cui­dar el me­dioam­bien­te. ECO-BITS es un dis­po­si­ti­vo que se co­lo­ca en los con­te­ne­do­res de basura pa­ra mo­ni­to­rear en tiem­po real su ni­vel de ocu­pa­ción, se co­mu­ni­ca con los re­co­lec­to­res pa­ra dar alerta de re­ti­ro, evi­ta des­bor­des y via­jes in­ne­ce­sa­rios.

Camw­heat, de­sa­rro­lla­do por el sal­te- ño Cé­sar Riat, es un ser­vi­cio web pa­ra au­to­ma­ti­zar las ta­reas de pe­ri­ta­je de se­mi­llas de tri­go y ace­le­rar la eva­lua­ción de ca­li­dad y pre­cio me­dian­te el aná­li­sis de imá­ge­nes de gra­nos. Así, se re­du­ce el tiem­po ma­nual de ve­ri­fi­ca­ción, se op­ti­mi­za la va­lua­ción de ca­li­dad y pre­cio, se aho­rran cos­tos y se es­tan­da­ri­za el aná­li­sis. “En el pro­ce­so de gra­nos hoy un pro­duc­tor de tri­go tie­ne que lle­var una mues­tra a la Cá­ma­ra de Ce­rea­les y en fun­ción de pa­rá­me­tros vi­sua­les eva­lúan la ca­li­dad del tri­go, que lo ha­ce un pe­ri­to en ce­rea­les de ma­ne­ra ar­te­sa­nal”, ex­pli­ca Riat. Al mes, ca­da pe­ri­to pue­de pro­ce­sar 1000 mues­tras. Con Camw­heat se pue­de ana­li­zar la mis­ma can­ti­dad más rá­pi­do y por me­nos de la dé­ci­ma par­te del cos­to.

El de­sa­rro­lla­dor de ERP argentino Neu­ral­soft tra­ba­ja en una ver­sión com­ple­ta­men­te nue­va de su so­lu­ción basada en IA. “El pro­pó­si­to es pa­sar de un mo­de­lo de ERP pre­dic­ti­vo a uno cog­ni­ti­vo, en el que el sis­te­ma ‘co­noz­ca’ el ne­go­cio y la es­tra­te­gia de ca­da or­ga­ni­za­ción y pue­da sis­te­ma­ti­zar el ge­ren­cia­mien­to de una em­pre­sa, no so­lo los pro­ce­sos”, se­ña­la Gus­ta­vo Vi­ce­con­ti, fun­da­dor y CEO de la com­pa­ñía, que pre­vé que las pri­me­ras prue­bas se ha­rán du­ran­te los pró­xi­mos me­ses.

Prac­tia dis­po­ne de es­pa­cios lla­ma­dos Ma­kers­pa­ce en los que co­cons­tru­ye soluciones con sus clien­tes en áreas de in­no­va­ción. Re­sul­ta­do de es­to fue Sen­se Dis­play: una for­ma de “es­pe­jo má­gi­co” que iden­ti­fi­ca y lee las emo­cio­nes de las per­so­nas fren­te a una pan­ta­lla y brin­da men­sa­jes con sen­ti­do en ese con­tex­to es­pe­cí­fi­co. Tam­bién lan­zó Prac­tia Re­tail Da­ta En­gi­ne, una he­rra­mien­ta des­ti­na­da a esa in­dus­tria que uti­li­za téc­ni­cas de IA y ciencia de da­tos pa­ra ge­ne­rar in­sights que per­mi­tan ges­tio­nar la ex­pe­rien­cia del clien­te, la ac­ti­vi­dad de los em­plea­dos y la efi­cien­cia de la ca­de­na de su­mi­nis­tros.

¿Adiós al CIO?

Una de las du­das es cuál se­rá el rol de las áreas cor­po­ra­ti­vas de IT en el fu­tu­ro. ¿Se­gui­rá sien­do un or­ga­nis­mo ne­ce­sa­rio o que­da­rá “fa­go­ci­ta­do” por la pro­pia in­te­li­gen­cia de los sis­te­mas que ayu­dó a im­ple­men­tar? “En las or­ga­ni­za­cio­nes en don­de el de­par­ta­men­to de IT es en­ten­di­do co­mo par­te ne­ce­sa­ria del ne­go­cio, sin du­da ten­drá un rol re­le­van­te en la ges­tión y la es­tra­te­gia en la de­fi­ni­ción del uso y apli­ca­ción de la tec­no­lo­gía de IA”, sos­tie­ne Car­los Abril, CEO de Atos Argentina, Co­lom­bia, Uru­guay y Pe­rú. De to­das for­mas, ad­vier­te que “Sis­te­mas ne­ce­si­ta in­ver­tir en ca­pa­ci­ta­ción de nue­vos per­fi­les, co­mo cien­tí­fi­cos de da­tos o es­pe­cia­lis­tas de re­des neu­ro­na­les”.

“El usua­rio es siem­pre el fo­co de es­tas he­rra­mien­tas”, di­ce Ló­pez Murphy, de Glo­bant. El rol ideal de las áreas de Sis­te­mas se­ría “de fa­ci­li­ta­dor de ac­ce­so a las he­rra­mien­tas, dis­po­ni­bi­li­za­ción de in­fra­es­truc­tu­ra y co­la­bo­ra­ción co­mo par­te de los equi­pos de ne­go­cio”.

“La in­ser­ción de es­tas tec­no­lo­gías re­que­ri­rá de trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das en la es­truc­tu­ra cor­po­ra­ti­va y hoy son po­cas las or­ga­ni­za­cio­nes pre­pa­ra­das”, se­ña­la Far­fán. El ex­per­to iden­ti­fi­ca di­fe­ren­tes es­tra­te­gias. La bi­mo­dal, en la que la or­ga­ni­za­ción tra­ba­ja en di­fe­ren­tes áreas con dis­tin­tas pa­lan­cas de va­lor: una, la que de­sa­rro­lla ha­ce años y ase­gu­ra la pro­duc­ción de va­lor a par­tir de lo que hoy se sa­be. La otra “abra­za con fuer­za la trans­for­ma-

ción di­gi­tal y pro­me­te la ge­ne­ra­ción fu­tu­ra de va­lor a par­tir de ella”, se­gún Far­fán. Otra es­tra­te­gia es “avan­zar a la aper­tu­ra al eco­sis­te­ma, de don­de las soluciones de IA lle­gan de la mano de nuevas em­pre­sas que in­gre­san al jue­go”, aporta.

Mu­cho rui­do, po­cas nue­ces

El in­te­rés ma­si­vo por la IA cho­ca todavía con los pla­nes con­cre­tos. El 57 por cien­to de las em­pre­sas a ni­vel glo­bal es­tá en las eta­pas de in­ver­sión y de­sa­rro­llo de IA, se­gún Ac­cen­tu­re. Sin em­bar­go, aún no desa­rro­llan pla­nes de adop­ción a lar­go pla­zo. “En­tre la tec­no­lo­gía que per­mi­te desa­rro­llar la IA y el ca­so de ne­go­cio hay una dis­tan­cia que po­cos ju­ga­do­res sa­ben atra­ve­sar”, ex­pli­ca Ló­pez Murphy.

“Es­ta ten­den­cia en la Argentina es­tá en sus pri­me­ras eta­pas: la IA se es­tá in­cor­po­ran­do a pe­que­ños pro­ce­sos o par­tes de la pro­duc­ción o el de­sa­rro­llo de ser­vi­cios o pro­duc­tos”, ex­pli­ca Fa­bián Nah­mod, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Ac­cen­tu­re. “Aun­que los em­pre­sa­rios crean que es­te ti­po de tec­no­lo­gías pue­de mo­di­fi­car su in­dus­tria o sec­tor, aún no es­tá ge­ne­ra­li­za­da su im­ple­men­ta­ción: ha­ce fal­ta tiem­po pa­ra com­pren­der los cam­bios y vol­ver a ca­pa­ci­tar a los em­plea­dos”, aña­de.

Al­gu­nas ba­rre­ras son tec­no­ló­gi­cas. “No exis­te nin­gu­na su­per­compu­tado­ra o HPC (high pro­ces­sing com­pu­ter) en la Argentina, con lo cual no hay ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to de sis­te­mas com­ple­jos de cálcu­lo nu­mé­ri­co, ba­se pa­ra sis­te­mas com­ple­jos de IA”, ex­pli­ca Abril. Pe­ro hay otro ti­po de ba­rre­ras. “La IA ge­ne­ra cier­tos te­mo­res por­que per­mi­te que otras tec­no­lo­gías y má­qui­nas ga­nen au­to­no­mía, y des­pier­ta in­te­rro­gan­tes re­la­cio­na­dos con la vio­la­ción de la pri­va­ci­dad de las per­so­nas o la eli­mi­na­ción de pues­tos de tra­ba­jo”, se­ña­la Vi­ce­con­ti.

En es­tas úl­ti­mas se sus­cri­bían los vie­jos te­mo­res de Asi­mov. Y los je­fes del fu­tu­ro tie­nen por de­lan­te más de un desafío.

Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

Glo­bant Juan Jo­sé Ló­pez Murphy, de Ciencia de Da­tos: “El usua­rio es el fo­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.