Cap­tu­rar el po­ten­cial

El fon­do re­gio­nal com­pró Eco Mi­ne­ra en 2017 y ya ce­rró otra transac­ción. Bus­ca em­pre­sas me­dia­nas que fac­tu­ren en­tre US$ 50 mi­llo­nes y US$ 200 mi­llo­nes.

Apertura (Argentina) - - Nota De Tapa Fondos De Private Equity -

Ni­co­las “Nick” Rohatyn co­no­ce a la Argentina bas­tan­te más de lo que el país lo co­no­ce a él. Lo es­cu­chó dar el pu­ña­do gran­de de gol­den boys ar­gen­ti­nos del J.P. Mor­gan de los ‘90, cuan­do el es­ta­dou­ni­den­se era di­rec­tor de Sa­les, Tra­ding and Re­search pa­ra to­dos los mer­ca­dos emer­gen­tes. Y ha­ce no mu­cho, en sep­tiem­bre de 2016, lo oyó con aten­ción el au­di­to­rio del CCK pla­ga­do de hom­bres de negocios, en el mar­co del Fo­ro de In­ver­sio­nes y Negocios. “He vis­to un mon­tón de subidas y caí­das en la Argentina. Y es­te es un buen mo­men­to. Eso no quie­re de­cir ‘sin ries­go’, pe­ro es un muy buen mo­men­to”, ade­lan­ta­ba, ya con el traje de fun­da­dor de su pro­pio as­set ma­na­ger, The Rohatyn Group (TRG), que con­for­mó en 2002.

Bue­nos Ai­res fue la ciu­dad don­de TRG tu­vo su pri­me­ra ofi­ci­na la­ti­na. El part­ner que lo lo­gró fue Mi­guel Gu­tié­rrez, co­no­ci­do de Rohatyn des­de sus días en J.P. Mor­gan, don­de el argentino ha­bía es­ta­do des­de 1980 a 2001; lu­gar en el que tam­bién se ha­bía res­pon­sa­bi­li­za­do del área de Mer­ca­dos Emer­gen­tes. Si bien Gu­tié­rrez –tam­bién pre­si­den­te de YPF– co­nór­de­nes ti­núa en la fir­ma, quien di­ri­ge sus ope­ra­cio­nes tan­to en la Argentina co­mo en la re­gión es Ro­ber­to Chu­te, in­ge­nie­ro In­dus­trial del ITBA, MBA de Ke­llogg y, en­tre otros pues­tos, ex­di­rec­tor de Banc of Ame­ri­ca Equity Part­ners La­tin Ame­ri­ca.

“El país ne­ce­si­ta fon­dos de pri­va­te equity y de in­fra­es­truc­tu­ra que pue­dan te­ner la ca­pa­ci­dad de apos­tar a lar­go pla­zo por la Argentina”, sos­tie­ne Chu­te, en diá­lo­go con APER­TU­RA. Que tan­to él co­mo sus je­fes no ha­blen nun­ca con la pren­sa no quie­re de­cir que no os­ten­ten anun­cios: TRG ce­rró dos transac­cio­nes en 2017 y es­pe­ra cul­mi­nar otra es­te año; el ca­pi­tal in­ver­ti­do en esas tres ad­qui­si­cio­nes ron­da­rá los US$ 250 mi­llo­nes. “La di­fe­ren­cia de va­lua­cio­nes en­tre Amé­ri­ca la­ti­na y la Argentina se ha ido achi­can­do en el trans­cur­so de los úl­ti­mos dos años, pe­ro todavía exis­te un diferencial, pa­ra mí re­le­van­te, cuan­do uno com­pa­ra con otros paí­ses de la re­gión. No so­lo por el va­lor sino tam­bién por­que creo que hay un po­ten­cial de cre­ci­mien­to en va­rios sec­to­res más gran­de del que tie­nen los otros paí­ses”, afir­ma.

Con esa ló­gi­ca, en abril TRG se hi­zo con la ma­yo­ría de Eco Mi­ne­ra, una de las com­pa­ñías de ser­vi­cios mi­ne­ros más im­por­tan­tes de la Argentina, fun­da­da en 1996. La em­pre­sa se es­pe­cia­li­za en ser­vi­cios de per­fo­ra­ción y mo­vi­mien­to de sue­los. Chu­te, más allá de la for­ma­li­dad en el co­mu­ni­ca­do de pren­sa –“Nos en­tu­sias­ma im­pul­sar aún más el cre­ci­mien­to”, di­jo–, no brin­da in­for­ma­ción

tan­to so­bre esa in­ver­sión co­mo so­bre la nue­va, ya ce­rra­da. Pe­ro sí de­ja en­tre­ver qué es lo que quie­re en la Argentina. “Nos en­fo­ca­mos en transac­cio­nes que in­vo­lu­cran la in­ver­sión en em­pre­sas de ta­ma­ño me­diano, con ven­tas apro­xi­ma­das de en­tre US$ 50 mi­llo­nes y US$ 200 mi­llo­nes”, in­for­ma. Los sec­to­res, agre­ga, son diversificados: agroin­dus­trial-ali­men­ti­cia, se­gu­ros, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes o uti­li­ties, por ci­tar so­lo al­gu­nos. Él mis­mo es tam­bién ge­ne­ra­lis­ta cuan­do ha­bla de ellos: “Sec­to­res en los que la Argentina tie­ne cla­ras ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas sos­te­ni­bles en el tiem­po, sec­to­res que du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da no han evo­lu­cio­na­do a la par de los prin­ci­pa­les paí­ses de la re­gión y por lo tan­to tie­nen un al­to po­ten­cial de cre­ci­mien­to en con­di­cio­nes nor­ma­li­za­das, y sec­to­res li­ga­dos a in­fra­es­truc­tu­ra o afi­nes, cu­yas in­ver­sio­nes son ne­ce­sa­rias pa­ra te­ner un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do en los pró­xi­mos años en la Argentina”.

Quien quie­ra lla­mar la aten­ción de TRG de­be­rá cum­plir con cier­tos re­qui­si­tos. “Com­pa­ñías de ta­ma­ño me­diano, con só­li­dos trac­kre­cord ope­ra­ti­vo y co­mer­cial. Una po­si­ción com­pe­ti­ti­va con­so­li­da­da en su mer­ca­do re­le­van­te”, ci­ta Chu­te, en­tre otras cua­li­da­des. Par­ti­cu­lar­men­te, con­si­de­ra im­por­tan­te que “los so­cios man­ten­gan una par­ti­ci­pa­ción ac­cio­na­ria re­le­van­te y que el ma­na­ge­ment con­ti­núe in­vo­lu­cra­do e in­cen­ti­va­do”. Bus­can la ma­yo­ría y, en con­se­cuen­cia, cam­biar co­sas. “Ade­más de li­de­rar –o par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te cuan­do se de in­ver­sio­nes en mi­no­ría– el di­rec­to­rio de las em­pre­sas, TRG co­la­bo­ra ac­ti­va­men­te con el ma­na­ge­ment de dis­tin­tas ma­ne­ras”, des­ta­ca. La fir­ma me­te­rá mano, es­pe­cial­men­te en el área fi­nan­cie­ra, don­de en al­gu­nas oca­sio­nes pue­de cam­biar a la per­so­na en­car­ga­da. “Ayu­da­mos a las em­pre­sas a de­ter­mi­nar su óp­ti­ma es­truc­tu­ra de ca­pi­tal”, in­for­ma Chu­te, quien va más allá de los nú­me­ros. “Fun­da­men­tal­men­te, hay un tra­ba­jo muy im­por­tan­te en me­jo­rar el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas. En la ma­yo­ría de las em­pre­sas ar­gen­ti­nas, du­ran­te los úl­ti­mos años, las ge­ren­cias han es­ta­do de­di­ca­das en gran me­di­da a ad­mi­nis­trar el día a día de sus negocios en un con­tex­to de in­cer­ti­dum­bre. Con el nue­vo es­ce­na­rio ma­cro­eco­nó­mi­co argentino, de­ben vol­ver a pen­sar es­tra­té­gi­ca­men­te y a de­ci­dir có­mo apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to y rein­ser­ción en el mun­do”.

Al­go pa­re­ci­do de­cía ha­ce un tiem­po su je­fe, Ni­co­las Rohatyn: cuan­do se pre­gun­ta­ba por qué va­rios es­ta­ban ven­dien­do, des­ta­ca­ba que se de­bía a que “las co­sas se es­tán po­nien­do me­jo­res” y a que los em­pre­sa­rios “quie­ren ex­pan­dir­se”. No obs­tan­te, se da­ba cuen­ta de que otros es­con­dían di­fe­ren­tes ra­zo­nes, és­tas igual­men­te ge­nui­nas. “En po­cos ca­sos, vi­mos gen­te que ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do in­can­sa­ble­men­te pa­ra man­te­ner sus negocios a flo­te en tiem­pos di­fí­ci­les y que aho­ra quie­re ha­cer un po­co de cash out”. Chu­te, por su par­te, ha­bla de la ge­ne­ra­li­dad que es la re­gla que mi­de el ne­go­cio de TRG. “Los in­ver­so­res en la re­gión bus­can re­tor­nos pro­me­dio de al­re­de­dor de 25 por cien­to anual, me­di­do en dó­la­res”, ex­pli­ca. Pa­ra eso, de­be­rá ge­ne­rar­les ga­nan­cias a las com­pa­ñías. “Da­do que en cier­tos sec­to­res el Ebitda sir­ve co­mo un pa­rá­me­tro de la va­lua­ción de las em­pre­sas, en ge­ne­ral se es­pe­ra du­pli­car­lo en un pla­zo de cua­tro, cin­co años”. En el as­set ma­na­ge­ment no es­pe­ran que­dar­se más, se­gún lo que Ni­co­las Rohatyn de­cía en 2016. “Creo que no ne­ce­si­tas pen­sar en pla­zos de 10 años aquí. En­tre el pre­cio de en­tra­da al que uno en­tra (…), el cre­ci­mien­to que es­tá pa­ra ser des­blo­quea­do en el país y el lift que uno pue­de ob­te­ner re­gio­nal­men­te, cin­co, seis años es mu­cho pa­ra ob­te­ner un re­torno real­men­tra­ta te bueno aquí”, di­jo.

Los pre­cios son otra de las va­ria­bles que Chu­te mi­ra por es­tos días. “En­ten­de­mos que el país no es­tá ca­ro con res­pec­to a la re­gión en el me rca­do pri­va­do, tan­to en va­lo­res re­la­ti­vos co­mo con­si­de­ran­do las opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to su­pe­rio­res que pre­sen­ta la Argentina en com­pa­ra­ción al res­to de Amé­ri­ca la­ti­na”, cree. Pa­ra fi­jar una va­lua­ción, tra­ba­ja co­mo ca­si to­dos. “En ge­ne­ral, uti­li­za­mos múl­ti­plos de transac­cio­nes com­pa­ra­bles de los mer­ca­dos pú­bli­co y pri­va­do, así co­mo el aná­li­sis de flu­jo de fon­dos en ba­se a re­tor­nos ob­je­ti­vos”, plan­tea.

El eje­cu­ti­vo res­pi­ra otros ai­res que ron­dan por la in­dus­tria argentina y ac­tual del pri­va­te equity, que –con­si­de­ra– que­dó afue­ra de un boom la­ti­noa­me­ri­cano du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. “La in­dus­tria ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en la re­gión, si­guien­do la ten­den­cia mun­dial. De­bi­do a la in­cer­ti­dum­bre que vi­vió el país du­ran­te los úl­ti­mos años, la Argentina que­dó ais­la­da de ese fe­nó­meno ex­pan­si­vo, evi­den­cia ndo el im­por­tan­te po­ten­cial de cre­ci­mien­to en los pró­xi­mos años por en­ci­ma de los otros paí­ses de la re­gión”. No obs­tan­te, Rohatyn, acos­tum­bra­do a los emer­gen­tes, desa­rro­lló su­fi­cien­te buen ol­fa­to co­mo pa­ra no com­prar na­da en mal es­ta­do. Re­cien­te­men­te lo ex­pli­ca­ba así: “Si al­guien es­tu­vie­ra mos­trán­do­me un deal argentino en Nue­va York, se­ría por­que mu­chas per­so­nas in­te­li­gen­tes que es­tán aquí di­je­ron que no an­tes que yo”.

“Mi­ra­mos sec­to­res que du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da no evo­lu­cio­na­ron a la par de la re­gión y pue­den cre­cer”.

Ro­ber­to Chu­te, di­rec­tor de las ope­ra­cio­nes re­gio­na­les de TRG: “El país ne­ce­si­ta fon­dos de pri­va­te equity que pue­dan apos­tar a lar­go pla­zo por la Argentina”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.