Apues­tas de otro pla­ne­ta

Se con­so­li­da el boom del sec­tor es­pa­cial, con más de US$ 16.000 mi­llo­nes de in­ver­sio­nes en los úl­ti­mos años. An­tes do­mi­nio cien­tí­fi­co, los em­pre­sa­rios ha­cen pie en un mer­ca­do que pro­me­te.

Apertura (Argentina) - - Negocios Tendencias - Nadia Na­sa­novsky Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

El cohe­te más po­ten­te del mun­do en fun­cio­na­mien­to, el Fal­con Heavy, con sus 27 mo­to­res y una fuer­za de em­pu­je equi­pa­ra­ble a la de 18 avio­nes Boeing 747, des­pe­gó con éxi­to ha­ce al­gu­nas se­ma­nas. Lo que has­ta ha­ce al­gu­nos años era so­lo po­si­ble pa­ra las agencias es­pa­cia­les de unos po­cos go­bier­nos lo lo­gró Spa­cex, la com­pa­ñía de Elon Musk (fun­da­dor tam­bién de Tes­la) que tie­ne co­mo úl­ti­mo ob­je­ti­vo la lle­ga­da del hom­bre a Mar­te.

La ex­plo­ra­ción es­pa­cial ha de­ja­do de ser ám­bi­to ex­clu­si­vo de la NASA u otras agencias gu­ber­na­men­ta­les y to­mó im­pul­so de la mano de ac­to­res pri­va­dos, no so­lo de gi­gan­tes co­mo Musk o Jeff Be­zos (el CEO de Ama­zon es tam­bién el fun­da­dor de Blue Ori­gin, fir­ma con la que se pro­po­ne que la hu­ma­ni­dad co­lo­ni­ce la Lu­na), sino de de­ce­nas de em­pre­sa­rios y de start-ups, in­clu­so en la Ar­gen­ti­na.

Des­de 2000, es­tas com­pa­ñías re­ci­bie­ron más de US$ 16.600 mi­llo­nes en in­ver­sio­nes, de acuer­do con da­tos del in­for­me Bry­ce Start Up Spa­ce 2017. Es­ta ci­fra in­clu­ye des­em­bol­sos ini­cia­les, pre­mios o be­cas, ca­pi­tal de ries­go, capitales pri­va­dos, ad­qui­si­cio­nes, fi­nan­cia­mien­to de deu­das y ofer­tas pú­bli­cas. Tan so­lo en cua­tro años, en­tre 2012 y 2016, el mon­to lle­gó a ser de US$ 7900 mi­llo­nes. En el sec­tor, se­gún el in­for­me, en los úl­ti­mos cin­co años se crea­ron unas 17 nue­vas com­pa­ñías por año.

De acuer­do con el re­por­te de Bry­ce, en la ac­tua­li­dad exis­ten al me­nos 439 in­ver­so­res en la in­dus­tria es­pa­cial. “Ca­da vez más gen­te em­pie­za a ver que pue­de in­ver­tir y ser par­te”, ase­gu­ra a APERTU- RA Pa­tri­cia Hy­nes, di­rec­to­ra del New Me­xi­co Spa­ce Grant Con­sor­tium y pre­si­den­te del In­ter­na­tio­nal Sym­po­sium for Per­so­nal and Com­mer­cial Spa­ce­flight, una con­fe­ren­cia que des­de 2005 reúne anual­men­te a los protagonistas del sec­tor. “Reu­ni­mos a las per­so­nas pa­ra man­te­ner uni­da a es­ta in­dus­tria que es nue­va. Jun­ta­mos a gen­te que ha­ce 40 años lan­za vehícu­los al es­pa­cio con los que aho­ra co­men­za­ron a cons­truir cohetes de car­ga y de pa­sa­je­ros pa­ra que dia­lo­guen, com­par­tan ex­pe­rien­cias, apren­dan del otro y ha­gan ne­go­cios”, aña­de Hy­nes. Las áreas que más se es­pe­ra que crez­can son las de desa­rro­llo de sa­té­li­tes de ba­jo cos­to, la cons­truc­ción de puer­tos es­pa­cia­les y el turismo es­pa­cial, que, se­gún Hy­nes, es un ne­go­cio que se pon­drá en mar­cha en tan so­lo dos o tres años, aun­que se­rá pa­ra un gru­po muy se­lec­to de clien­tes.

Un po­co de his­to­ria

Pe­ro, ¿có­mo se lle­gó a es­te es­ce­na­rio y en cuán­to tiem­po? “A par­tir de 2005, la NASA co­men­zó a usar com­pa­ñías pri­va­das pa­ra lan­zar su tec­no­lo­gía al es­pa­cio. Se tra­tó de un gran cam­bio que fue evo­lu­cio­nan­do de for­ma pau­la­ti­na”, des­ta­ca Hy­nes y ex­pli­ca que es­to se pro­fun­di­zó en 2007, con la crea­ción de un pro­gra­ma especial, el COTS (Com­mer­cial Or­bi­tal Trans­por­ta­tion Ser­vi­ces), por el cual el go­bierno fe­de­ral de los Es­ta­dos Uni­dos abrió la com­pe­ten­cia pa­ra ser clien­te de com­pa­ñías que cons­tru­ye­ran cohetes. En aquel mo­men­to, los pri­me­ros ju­ga­do­res eran em­pre­sas que ya eran pro­vee­do­ras del go­bierno y ve­nían tra­ba­jan­do en el sec­tor, pe­ro que a par­tir de en­ton­ces em­pe­za­ron a in­ver­tir su pro­pio di­ne­ro en los desa­rro­llos. A es­to se le su­mó la mul­ti­pli­ca­ción de puer­tos es­pa­cia­les pri­va­dos, que ya to­ta­li­zan una de­ce­na so­lo en los Es­ta­dos Uni­dos, lo que ter­mi­nó de com­ple­tar un cam­bio de pa­ra­dig­ma en me­nos de una dé­ca­da.

Las opor­tu­ni­da­des que se abren son va­ria­das. Al­gu­nas es­tán re­la­cio­na­das con el abas­te­ci­mien­to de los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la vi­da y las ope­ra­cio­nes fue-

ra de la ór­bi­ta te­rres­tre, co­mo la imp­resión 3D en el es­pa­cio de he­rra­mien­tas pa­ra ser usa­das en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal o la mi­ne­ría de as­te­roi­des pa­ra pro­veer a las mi­sio­nes es­pa­cia­les del agua y los mi­ne­ra­les ne­ce­sa­rios pa­ra dar res­pues­ta a sus ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas.

Otras bus­can dar res­pues­ta a de­man­das más te­rres­tres. En 2013, Pla­net, fun­da­da por Rob­bie Schin­gler y Will Mars­hall, dos EX-NASA, lan­zó su pri­mer sa­té­li­te. Hoy, ya son 380 los que or­bi­tan el pla­ne­ta re­co­lec­tan­do dia­ria­men­te imá­ge­nes de al­ta re­so­lu­ción en más de 300.000 km2 de su­per­fi­cie de la Tie­rra.

Se tra­ta de sa­té­li­tes li­via­nos, de 10x10x30 cm, que se cons­tru­yen a un rit­mo de 20 por se­ma­na en la se­de de San Fran­cis­co. “La re­duc­ción en el ta­ma­ño y en el pe­so nos per­mi­te lan­zar­los al es­pa­cio a un me­nor cos­to y con ma­yor fre­cuen­cia”, ex­pli­ca Sa­rah Ba­tes, coor­di­na­do­ra de Co­mu­ni­ca­ción de la fir­ma. “La com­pa­ñía es­tá in­te­gra­da ver­ti­cal­men­te. Di­se­ña­mos, cons­trui­mos y ope­ra­mos los sa­té­li­tes, man­te­ne­mos las re­des en la es­ta­ción en tie­rra y desa­rro­lla­mos soft­wa­re pa­ra que el clien­te pue­da ha­cer uso de las imá­ge­nes. No ter­ce­ri­zar nos per­mi­te ha­cer cam­bios en los sa­té­li­tes y el soft­wa­re de ma­ne­ra rá­pi­da y ase­qui­ble”, di­ce.

Con más de US$ 180 mi­llo­nes re­cau­da­dos en tres ron­das de fi­nan­cia­mien­to, la com­pa­ñía pro­vee in­for­ma­ción geo­es­pa­cial a clien­tes en más de 100 paí­ses. Por ejem­plo, el De­par­ta­men­to de Re­cur­sos Na­tu­ra­les y Mi­nas de Queens­land, en Aus­tra­lia, usa las imá­ge­nes de Pla­net pa­ra me­jo­rar sus prác­ti­cas de ma­ne­jo de sue­los, mien­tras que, en bu­si­ness in­te­lli­gen­ce, Or­bi­tal In­sight se ba­sa en la in­for­ma­ción que le pro­vee Pla­net, co­mo cam­bios en el ni­vel de ac­ti­vi­dad en puer­tos co­mer­cia­les y el stock pe­tro­le­ro pa­ra en­ten­der y pre­de­cir ten­den­cias so­cio­eco­nó­mi­cas a ni­vel glo­bal, re­gio­nal y lo­cal. Ba­tes se­ña­la que en los úl­ti­mos me­ses la com­pa­ñía se be­ne­fi­ció de un au­men­to en la de­man­da pro­ve­nien­te de otros sec­to­res, co­mo seguros y fi­nan­zas.

Pio­ne­ros ar­gen­ti­nos

En la Ar­gen­ti­na, exis­te una com­pa­ñía que bus­ca apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des. Emiliano Kar­gie­man es el CEO de Sa­te­llo­gic, que en fe­bre­ro pu­so en ór­bi­ta sus sép­ti­mo y oc­ta­vo sa­té­li­tes, bau­ti­za­dos Ada y Mar­yam en ho­nor a las cien­tí­fi­cas Ada Lo­ve­la­ce y Mar­yam Mir­zak­ha­ni, y que es­pe­ra su­mar cua­tro más es­te año.

Sa­te­llo­gic se es­pe­cia­li­za en la pro­duc­ción de sa­té­li­tes de pe­que­ñas di­men­sio­nes que cap­tu­ran imá­ge­nes de al­ta re­so­lu­ción a ba­jo cos­to, que per­mi­ten ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre ac­ti­vos de pe­tró­leo y gas, sue­los y ac­ti­vi­da­des por­tua­rias, en­tre otros. Fun­da­da en 2010, ini­cial­men­te el ob­je­ti­vo era po­ner sa­té­li­tes en ór­bi­ta pa­ra re­co­lec­tar in­for­ma­ción que per­mi­tie­ra cons­truir me­jo­res mo­de­los de dis­tri­bu­ción y pro­duc­ción de ali­men­tos, ges­tión de re­cur­sos na­tu­ra­les y dis­tri­bu­ción de ener­gía de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble.

“Bus­ca­ba ge­ne­rar una trans­for­ma­ción, de­mo­cra­ti­zar la tec­no­lo­gía sa­te­li­tal”, ex­pli­ca el em­pre­sa­rio. El desafío, de acuer­do con Kar­gie­man, era ha­cer efi­cien­te una in­dus­tria que has­ta no lo era. Li­ga­da al sec­tor mi­li­tar y a las agencias gu­ber­na­men­ta­les, fo­ca­li­za­da en au­men­tar la con­fia­bi­li­dad sin im­por­tar la ma­ne­ra en la que se usa­ba el ca­pi­tal, la in­dus­tria es­pa­cial no era na­da atrac­ti­va pa­ra los in­ver­so­res.

“Los sa­té­li­tes eran una he­rra­mien­ta muy subuti­li­za­da y era ne­ce­sa­rio su­pe­rar el cue­llo de bo­te­lla téc­ni­co que exis­tía y per­fec­cio­nar el mo­de­lo de ne­go­cios. Pa­ra eso ne­ce­si­ta­ba cons­truir sa­té­li­tes mu­cho me­nos cos­to­sos”, de­ta­lla el em­pre­sa­rio. Los sa­té­li­tes de Sa­te­llo­gic pe­san unos 40 ki­los. Las eta­pas de su pro­duc­ción se rea­li­zan en las se­des de la com­pa­ñía en Tel Aviv, Mon­te­vi­deo, Bar­ce­lo­na y San Fran­cis­co. El lan­za­mien­to es en Chi­na, a don­de el pro­duc­to ter­mi­na­do lle­ga en avión.

El di­se­ño -sen­so­res, compu­tado­ras de a bor­do, cá­ma­ras- es rea­li­za­do in­ter­na­men­te y lue­go se re­cu­rre a una red de unos 30 pro­vee­do­res. “Ha­ce­mos uso de las ca­de­nas de otras in­dus­trias, co­mo la au­to­mo­triz o la de la electrónica de con­su­mo. Te­ne­mos una red de pro­vee­do­res en más de una do­ce­na de paí­ses que fa­bri­can par­tes en fun­ción de nues­tras es­pe­ci­fi­ca­cio­nes”, ex­pli­ca Kar­gie­man. Esas par­tes son in­te­gra­das has­ta con­for­mar el sa­té­li­te por el equi­po en Mon­te­vi­deo.

“Es­ta­mos en el ini­cio de una trans­for­ma­ción muy pro­fun­da de la tec­no­lo­gía es­pa­cial, que va a te­ner enor­mes im­pli­can­cias pa­ra el va­lor que va­mos a ge­ne­rar des­de el es­pa­cio pa­ra la Tie­rra”, ase­ve­ra el em­pren­de­dor. “Hay opor­tu­ni­da­des gi­gan­tes­cas. Es­ta­mos cons­tru­yen­do una com­pa­ñía que tie­ne po­ten­cial pa­ra fac­tu­rar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en un mer­ca­do que en las pró­xi­mas dé­ca­das pue­de lle­gar a los US$ 400.000 mi­llo­nes”.

“Es­ta­mos en el ini­cio de una tras­for­ma­ción muy pro­fun­da de la tec­no­lo­gía es­pa­cial. Hay opor­tu­ni­da­des gi­gan­tes­cas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.