¿Có­mo se ma­ne­ja­rá aho­ra en las re­des, des­pués del es­cán­da­lo de Fa­ce­book?

Apertura (Argentina) - - Tiempo -

MA­XI­MI­LI­ANO BABINO: Pa­ra no­so­tros si­gue sien­do un ex­ce­len­te medio de co­mu­ni­ca­ción en­tre per­so­nas y con el mer­ca­do. SANTIAGO BER­MÚ­DEZ: Fa­ce­book es­tá atra­ve­san­do un mo­men­to de cri­sis de con­fian­za. El ve­re­dic­to so­bre el fu­tu­ro de la pla­ta­for­ma lo tie­nen los usua­rios. NI­CO­LÁS GA­LAR­ZA: Si bien es­tá cla­ro que Fa­ce­book co­me­tió erro­res, es una em­pre­sa en la que yo per­so­nal­men­te creo y ten­go in­ver­sio­nes. Es­toy se­gu­ro que van a im­ple­men­tar los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra que no vuel­va a ocu­rrir. CLAU­DIO OLIVEIRA: Por aho­ra no hay cam­bio de es­tra­te­gia, ya que hay que ob­ser­var la evo­lu­ción de la con­duc­ta de los con­su­mi­do­res. Mien­tras nues­tros mer­ca­dos po­ten­cia­les si­gan pre­sen­tes, se­rá un ca­nal más de co­mu­ni­ca­ción y co­mer­cia­li­za­ción. VA­LEN­TÍN BUENO: Las re­des es­tán an­te un fuer­te cues­tio­na­mien­to pu­bli­ci­ta­rio des­de ha­ce un tiem­po. Hoy tam­bién des­de su con­te­ni­do y su éti­ca en to­do sen­ti­do. Un pe­li­gro ya no so­lo pa­ra los anun­cian­tes. JU­LIE­TA BEISTEGUI: Me ma­ne­jo de la mis­ma ma­ne­ra. Soy cons­cien­te de los pe­li­gros de de­jar mis da­tos en las re­des, pe­ro tam­bién creo en los be­ne­fi­cios de ser par­te de co­mu­ni­da­des di­gi­ta­les. SE­BAS­TIÁN STRA­NIE­RI: Sien­to que los ciu­da­da­nos no van a ha­cer nin­gún cam­bio; la mo­ti­va­ción por com­par­tir has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle de sus vi­das per­so­na­les es in­fi­ni­ta, por lo que nin­gu­na fil­tra­ción va a fre­nar esa ola. AN­DRÉS MALENKY:

Creo que el pro­ble­ma no se re­du­ce a Fa­ce­book sino a to­da la red. Nun­ca una em­pre­sa o una per­so­na se acer­có tan­to a la de­fi­ni­ción de Dios, co­mo Goo­gle o Fa­ce­book. Es pro­ba­ble que me co­noz­can más de lo que yo me co­noz­co a mí mis­mo. LEAN­DRO ESTANGA: Con me­su­ra co­mo has­ta aho­ra. El ca­so Fa­ce­book es un buen ejem­plo pa­ra to­mar con­cien­cia acer­ca de la in­for­ma­ción per­so­nal que en­tre­ga­mos al uti­li­zar las re­des so­cia­les (y ni ha­blar de las apps). AN­DRÉS SARCUNO: De­jar de acep­tar su­ge­ren­cias de ami­gos de Fa­ce­book y no ju­gar con las apli­ca­cio­nes que tan di­ver­ti­das me re­sul­ta­ban. MA­RI­NA LEVIN:

Exac­ta­men­te igual, por­que no me im­por­ta con quién se com­par­ten mis co­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.