Startup Ar­gen­ti­na

Son más jó­ve­nes, tie­nen una mirada glo­bal, la am­bi­ción de ha­cer ne­go­cios y, a la vez, cum­plir con un pro­pó­si­to so­cial. Ese es el nue­vo ADN de los em­pren­de­do­res lo­ca­les. ¿Po­drá el país trans­for­mar­se en una usi­na de nue­vas com­pa­ñías? Qué con­di­cio­nes exis­ten

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Eugenia Igle­sias, Ri­car­do Quesada y An­drés En­gler

Son más jó­ve­nes, tie­nen mirada glo­bal y la am­bi­ción de ha­cer ne­go­cios y cum­plir con un pro­pó­si­to. Es el nue­vo ADN del em­pren­de­dor lo­cal. ¿Po­drá el país trans­for­mar­se en una usi­na de nue­vas com­pa­ñías? ¿Qué fal­ta pa­ra lo­gra­lo?

Jó­ve­nes, am­bi­cio­sos, con una idea y mu­chas ga­nas de sa­lir a con­quis­tar el mun­do. Los em­pren­de­do­res lo­ca­les se mi­ran en el es­pe­jo de los cua­tro uni­cor­nios ar­gen­ti­nos (Mer­ca­do­li­bre, Glo­bant, Des­pe­gar y OLX) y sien­ten que los pro­yec­tos que es­tán desa­rro­llan­do no tie­nen lí­mi­te. Apun­tan al­to y con­fían en que sus em­pre­sas es­tén des­ti­na­das a in­gre­sar en ese se­lec­to gru­po de em­pren­di­mien­tos que se con­vier­ten en mul­ti­na­cio­na­les.

En los úl­ti­mos dos años, hi­tos co­mo la san­ción de la ley de ca­pi­tal em­pren­de­dor, la vuel­ta al país de fon­dos de in­ver­sión y el apo­yo del Go­bierno a crear un eco­sis­te­ma em­pren­de­dor que con­vier­ta al país en una startup na­tion, ali­men­ta­ron el sur­gi­mien­to de nue­vos em­pren­di­mien­tos, de la mano de una gran can­ti­dad de jó­ve­nes, ca­da vez más jó­ve­nes, que sue­ñan con crear su pro­pia em­pre­sa.

“Ha­ce 20 años el fo­co no es­ta­ba so­bre los em­pren­de­do­res, y ha­blo de los que hoy son gran­des em­pre­sas. En los úl­ti­mos 10 o 15 he­mos te­ni­do si­tua­cio­nes muy ad­ver­sas pa­ra la Ar­gen­ti­na y a pe­sar de ello se lo­gró crear un eco­sis­te­ma lo­cal en­tre or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, uni­ver­si­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les (ONG) que apo­ya­ron el na­ci­mien­to de em­pren­de­do­res”, afir­ma Sil­via To­rres Car­bo­nell, di­rec­to­ra del Cen­tro de Em­pren­de­do­ris­mo del IAE Bu­si­ness School y men­to­ra en la ace­le­ra­do­ra NXTP Labs.

Du­ran­te los pri­me­ros años de es­te si­glo, la ta­sa de ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra (TEA) se man­tu­vo en ni­ve­les ele­va­dos, aun­que la fal­ta de re­glas cla­ras y la es­ca­sez de fi­nan­cia­mien­to im­pi­die­ron el cre­ci­mien­to o la sub­sis­ten­cia de la ma­yo­ría de los pro­yec­tos. Los que sí lo­gra­ron des­ta­car­se eran más que na­da pro­yec­tos de tec­no­lo­gía, que no de­pen­dían del mer­ca­do in­terno, por­que ya eran glo­ba­les des­de el ini­cio.

En los úl­ti­mos dos años hu­bo un cam­bio ha­cia un ambiente de más en­tu­sias­mo y op­ti­mis­mo. La fi­gu­ra del em­pren­de­dor fue res­ca­ta­da co­mo al­go va­lio­so y el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha­ce re­fe­ren­cia en ca­si to­das sus apa­ri­cio­nes a la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra el desa­rro­llo del país. “Se es­tá po­nien­do co­mo po­lí­ti­ca de Estado la pro­mo­ción de la ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra co­mo ger­men de ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial. Acá el con­cep­to es re­va­lo­ri­zar la fun­ción de la em­pre­sa en la so­cie­dad ar­gen­ti­na, en­ton­ces se em­pe­za­ron a po­ner en mar­cha mu­chas po­lí­ti­cas pú­bli­cas de la ley de em­pren­de­do­res”, apor­ta To­rres Car­bo­nell. La san­ción de la Ley de Apo­yo al Ca­pi­tal Em­pren­de­dor en mar­zo del año úl­ti­mo tra­jo al­gu­nas no­ve­da­des que bus­ca­ban dar­le un im­pul­so ex­tra al desa­rro­llo del eco­sis­te­ma, co­mo la pro­mo­ción de la ca­pa­ci­ta­ción, la sim­pli­fi­ca­ción de la bu­ro­cra­cia o in­cen­ti­vos pa­ra la in­ver­sión en es­te ti­po de pro­yec­tos.

Op­ti­mis­mo al por ma­yor

“Es po­si­ble que ese op­ti­mis­mo ini­cial ha­ya si­do des­me­di­do, por­que las ex­pec­ta­ti­vas ini­cia­les no se cum­plie­ron en to­da su di­men­sión. Sin em­bar­go, a pe­sar de ello, aho­ra te­ne­mos una ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra su­pe­rior a la de años an­te­rio­res. Em­pe­za­ron a apa­re­cer ofer­tas y po­si­bi­li­da­des de fi­nan­cia­ción, que años an­te­rio­res tam­po­co exis­tían. Es un cre­ci­mien­to le­ve, me­nos de lo que se es­pe­ra­ba, pe­ro cre­ci­mien­to al fin”, se­ña­la Juan Ma­nuel Me­naz­zi, di­rec­tor del Cen­tro de Em­pren­de­do­res del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Bue­nos Ai­res (ITBA), y agre­ga que en la Ar­gen­ti­na los em­pren­de­do­res de­ben su­mar el ries­go sis­té­mi­co de la eco­no­mía lo­cal a la na­tu­ral in­cer­ti­dum­bre en la que sue­len ope­rar sus pro­yec­tos.

An­drés Ha­tum, pro­fe­sor de Ma­na­ge­ment & Or­ga­ni­za­ción de la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Te­lla (UTDT), po­ne so­bre la me­sa que el con­tex­to en el que el em­pren­de­dor ar­gen­tino se desa­rro­lla no es un da­to me­nor: “Co­mo el país es me­nos pre­vi­si­ble, tie­ne que ser mu­cho más in­ge­nio­so pa­ra triun­far. Y hay mu­chos pro­ble­mas pa­ra pro­yec­tar a lar­go pla­zo”.

Se sa­be: la his­to­ria de cri­sis cí­cli­cas obli­gó a los em­pren­de­do­res a desa­rro­llar una ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y de re­si­lien­cia que, ase­gu­ran, ya se con­vir­tió en par­te del ADN de los en­tre­pre­neurs lo­ca­les. Un ac­ti­vo que quie­ren ex­plo­tar.

“La ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar ideas y de tra­tar de trans­for­mar­las en pro­yec­tos tan­gi­bles es cla­ra­men­te di­fe­ren­cial en la Ar­gen­ti­na, lo que no­so­tros ve­mos co­mo par­te del ADN del em­pren­de­dor lo­cal”, di­ce Ale­jan­dro Scan­na­pie­co, Chief Fi­nan­cial Of­fi­cer de Glo­bant y uno de los res­pon­sa­bles del re­cien­te lan­za­mien­to de Glo­bant Ven­tu­res, una ace­le­ra­do­ra de star­tups que bus­ca fon­dear em­pre­sas de ma­triz tec­no­ló­gi­ca que apor­ten so­lu­cio­nes pa­ra los clien­tes de la mul­ti­na­cio­nal.

Des­de ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po sor­pren­de que ca­da vez se ven más jó­ve­nes de me­nos de 25 años al fren­te de pro­yec­tos bien es­truc­tu­ra­dos y que em­pie­zan a ju­gar fuer­te en el mer­ca­do. De he­cho, a las uni­ver­si­da­des se acer­can ca­da vez más es­tu­dian­tes que tie­nen bien en cla­ro que su ca­rre­ra no va por el mun­do de las cor­po­ra­cio­nes, sino que quie­ren ser crea­do­res de sus pro­pias com­pa­ñías.

“Cuan­do em­pe­cé a dar cla­ses en el MBA, el 98 por cien­to de los alum­nos bus­ca­ba per­fec­cio­nar­se pa­ra se­guir su ca­rre­ra cor­po­ra­ti­va. Hoy, el 30 por cien­to in­gre­sa con el ob­je­ti­vo de ad­qui­rir las he­rra­mien­tas pa­ra em­pe­zar su pro­pio em­pren­di­mien­to”, se­ña­la To­rres Car­bo­nell.

Mirada de mu­jer

Me­naz­zi ase­gu­ra que lo mis­mo ob­ser­va en el ITBA, don­de ya los es­tu­dian­tes de gra­do em­pie­zan en los pri­me­ros años a de­li­near sus pro­pias em­pre­sas: “Otro fe­nó­meno bas­tan­te re­cien­te es la creciente can­ti­dad de mu­je­res que em­pie­zan a ani­mar­se a em­pren­der. Las chi­cas ha­bi­tual­men­te te­nían una pro­por­ción bas­tan­te des­ven­ta­jo­sa res­pec­to de los va­ro­nes. Aún no lo ha­cen en igual pro­por­ción, pe­ro hay una can­ti­dad muy im­por­tan­te de em­pren­de­do­ras mu­je­res que an­tes no es­ta­ban. Y es muy in­tere­san­te ver gru­pos de chi­cas que es­tán em­pren­dien­do o gru­pos de em­pren­de­do­res que in­clu­yen mu­je­res en un rol que an­tes no te­nían. Eso es bas­tan­te aus­pi­cio­so”. Esos son los ca­sos, por ejem­plo, de Nur Ma­lek, crea­do­ra de la em­pre­sa de so­lu­cio­nes lo­gís­ti­cas En­vío Pack, y de Geor­gi­na Spo­set­ti, una mé­di­ca que creó una pla­ta­for­ma que ofre­ce a los pa­cien­tes in­for­ma­ción so­bre en­sa­yos clí­ni­cos y nue­vos tra­ta­mien­tos mé­di­cos.

La me­di­ci­na y la bio­tec­no­lo­gía son al­gu­nos de los ám­bi­tos más no­ve­do­sos en los que los em­pren­de­do­res se arries­gan a aven­tu­rar­se. Grid Ex­po­nen­tial es un ejem­plo de es­te nue­vo cam­po del mun­do en­tre­pre­neur. Se tra­ta de una com­pany buil­der que bus­ca líneas de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca con el ob­je­ti­vo de con­ver­tir­las en una startup.

“So­mos ca­si los fun­da­do­res de los pro­yec­tos. A ve­ces ar­ma­mos los equi­pos no­so­tros, aun­que tam­bién nos he­mos en­con­tra­do si­tua­cio­nes en las que el equi­po ya es­tá for­ma­do y los ayu­da­mos a ar­mar el ne­go­cio”, ex­pli­ca Ma­tías Pei­re, fun­da­dor de Grid Ex­po­nen­tial, quien tras 13 años de tra­ba­jar en una com­pa­ñía de soft­wa­re qui­so vin­cu­lar­se con el mun­do cien­tí­fi­co: “Me en­fo­qué por tres años a es­tu­diar el eco­sis­te­ma cien­tí­fi­co en la ar­gen­ti­na y por qué el ven­tu­re ca­pi­tal [VC] no in­ver­tía en ese ti­po de pro­yec­tos”.

La dis­po­ni­bi­li­dad de nue­vas tec­no­lo­gías a pre­cios muy ac­ce­si­bles fa­ci­li­ta la crea­ción de so­lu­cio­nes pa­ra los em­pren­de­do­res lo­ca­les, ase­gu­ran en ám­bi­tos aca­dé­mi­cos. Desa­rro­llos ba­sa­dos en In­ter­net de las co­sas, compu­tación cognitiva o block­chain, son ca­da vez más co­mu­nes en los pitchs.

“Son tec­no­lo­gías muy po­ten­tes, que tie­nen to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas que una tec­no­lo­gía ap­ta pa­ra em­pren­der de­be te­ner; es de­cir, son muy ba­ra­tas, con cos­tos mar­gi­na­les, y al­gu­nas ya tie­nen al­gu­na ba­rre­ra de en­tra­da, so­bre to­do pa­ra el in­gre­so de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Así, el em­pren­de­dor de a pie pue­de rá­pi­da­men­te ha­cer­se de una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va im­por­tan­te y en­ton­ces ofre­cer ser­vi­cios in­tere­san­tes”, de­ta­lla Me­naz­zi.

His­tó­ri­ca­men­te, coin­ci­den las fuen­tes con­sul­ta­das, el fuer­te del eco­sis­te­ma lo­cal es­ta­ba en los re­cur­sos hu­ma­nos. En­ton­ces, con la tec­no­lo­gía al al­can­ce de la mano, las so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas no tar­dan en lle­gar.

“En la Ar­gen­ti­na los em­pren­de­do­res siem­pre han te­ni­do mu­cho ta­len­to téc­ni­co, bue­na eje­cu­ción en cuan­to a tec­no­lo­gía, si­tios web, apli­ca­cio­nes, pe­ro a ve­ces eran un po­co des­cui­da­dos en los as­pec­tos sua­ves”, des­ta­ca Fran­cis­co Sol­so­na, re­gio­nal & ac­ce­le­ra­tor lead de Goo­gle De­ve­lo­pers. Las star­tups lo­ca­les, agre­ga, se des­ta­can por so­bre sus pa­res de la re­gión.

Sin em­bar­go, lo que so­bra en crea­ti­vi­dad, dri­ving e in­no­va­ción, a ve­ces fal­ta a la ho­ra de dar­les es­truc­tu­ra y sos­te­ni­bi­li­dad a los pro­yec­tos. “Esos son los obs­tácu­los más com­ple­jos pa­ra los ar­gen­ti­nos. Y la reali­dad es que los pro­yec­tos que lle­gan son aque­llos a los que lue­go se les pue­de dar for­ma y con­ver­tir en sus­ten­ta­bles”, ad­vier­te Scan­na­pie­co, de Glo­bant Ven­tu­res.

Tra­ba­jo en equi­po

Uno de los gran­des sal­tos que se pue­de ver es­tá en la con­for­ma­ción de equi­pos, en los que ca­da in­te­gran­te tie­ne un rol de­fi­ni­do y se es­pe­cia­li­za en de­ter­mi­na­dos as­pec­tos del em­pren­di­mien­to. “Es­to es re­le­van­te, por­que el dis­tin­ti­vo del sis­te­ma em­pren­de­dor ar­gen­tino son los re­cur­sos hu­ma­nos. En ese plano yo de­jo de re­ci­bir una com­mo­dity o ma­te­ria pri­ma, y ya ten­go va­lor agregado, ten­go un equi­po. Tal vez ese mo­de­lo de ne­go­cios no es el me­jor, tal vez ten­gan que con­se­guir clien­tes, pe­ro ese equi­po es au­tó­no­mo, pue­de fun­cio­nar por sí mis­mo y pue­de me­jo­rar su idea”, ex­pli­ca Me­naz­zi.

La cen­tra­li­dad del pro­ble­ma por so­bre la so­lu­ción es otro de los gran­des cam­bios que se em­pe­zó a ver en los em­pren­de­do­res, so­bre to­do en los sub-25, que se enamo­ra­ban de una idea y bus­ca­ban la ma­ne­ra de pro­te­ger­la. “Hoy cual­quier chico sa­be que an­tes que una so­lu­ción hay que en­con­trar un pro­ble­ma. Por eso cuan­do bus­ca­mos pro­yec­tos pa­ra ace­le­rar no nos con­cen­tra­mos en gran­des ideas sino en gran­des pro­ble­mas. Hoy desa­rro­llar un pro­duc­to no es di­fí­cil si se co­no­ce al con­su­mi­dor”, ase­gu­ra Fe­de­ri­co Espinosa, di­rec­tor de Dis­rup­ti­ve Growth de AB Inbev La­ti­noa­mé­ri­ca y res­pon­sa­ble de Eklos, la ace­le­ra­do­ra de em­pre­sas del gru­po cer­ve­ce­ro.

El prin­ci­pal es­co­llo es­tá en los as­pec­tos fi­nan­cie­ros y co­mer­cia­les, en con­se­guir ce­rrar los acuerdos de in­ver­sión o en la red de con­tac­tos, que les per­mi­ta un win-win deal.

“La par­te del ne­go­cio es la que se le com­pli­ca a la ma­yo­ría. Nos to­ca ver a mu­chos que si­guen pen­san­do en que su apli­ca­ción va a te­ner mi­llo­nes y mi­llo­nes de des­car­gas y en­ton­ces van a me­ter­le pu­bli­ci­dad. Y su úni­co mo­de­lo de ne­go­cios es la pu­bli­ci­dad, pe­ro eso da pa­ra un mo­de­lo de ne­go­cios muy po­bre. Y los in­ver­so­res ja­más van a in­ver­tir ahí. Es un círcu­lo vi­cio­so”, apor­ta Sol­so­na.

La ley de em­pren­de­do­res bus­ca achi­car la bre­cha exis­ten­te en­tre la ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­mien­to de quie­nes tie­nen un pro­yec­to y la dis­po­ni­bi­li­dad de ca­pi­tal pa­ra es­te ti­po de in­ver­sio­nes que ha­bía en el país an­tes de la san­ción de la nor­ma.

Con ese ob­je­ti­vo en men­te, se em­pe­za­ron a des­ti­nar fon­dos pú­bli­cos pa­ra coin­ver­tir con pri­va­dos, se re­gu­la­ri­za­ron las pla­ta­for­mas de crowd­fun­ding y al in­ver­sor se le per­mi­te des­con­tar de ga­nan­cias el 75 por cien­to del di­ne­ro in­ver­ti­do, siem­pre y cuan­do el to­tal no su­pere el 10 por cien­to de la ga­nan­cia anual ne­ta.

Ade­más, se creó el Fon­do Fi­du­cia­rio pa­ra el Desa­rro­llo del Ca­pi­tal Em­pren­de­dor (Fond­ce), con el que se des­em­bol­sa­rá di­ne­ro pa­ra apo­yar a los em­pren­de­do­res de to­do el país. Aque­llos que ten­gan pro­yec­tos en su eta­pa ini­cial po­drán ac­ce­der a un fon­do se­mi­lla, que dis­po­ne de prés­ta­mos de ho­nor de has­ta $ 250.000, con pla­zo de de­vo­lu­ción de seis años, un año de gra­cia y a ta­sa ce­ro.

Círcu­lo vir­tuo­so

“Has­ta el año pa­sa­do prác­ti­ca­men­te no exis­tía fi­nan­cia­mien­to. Ca­si no ha­bía fon­dos de VC. Kas­zek, el más ac­ti­vo, te­nía el 70 por cien­to de sus in­ver­sio­nes fue­ra de la Ar­gen­ti­na. Con la ley apa­re­ce es­ta idea de que el Go­bierno em­pie­ce a ayu­dar a ace­le­ra­do­ras y los mat­ching funds, con el fon­do de fon­dos”, di­ce Eze­quiel Cal­ca­ra­mi, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de la Ar­gen­ti­na (ASEA), y agre­ga que a par­tir de aho­ra es­pe­ra que se ge­ne­re un círcu­lo vir­tuo­so en el que ven­gan más fon­dos, que los ban­cos

Can­ti­dad de pro­vin­cias en las que se pue­de crear una SAS:

2 de 24 (Ciu­dad de Bue­nos Ai­res y Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res) Can­ti­dad de SAS crea­das des­de su apro­ba­ción (mar­zo 2017): 2216 Fuen­te: Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción de la Na­ción

em­pie­cen ac­ti­va­men­te a fon­dear pro­yec­tos y que, fi­nal­men­te, las gran­des com­pa­ñías se vean mo­ti­va­das a in­ver­tir.

“No­so­tros ve­mos que en­tre los fon­dos de VC, que es­tán atrás de opor­tu­ni­da­des tan­gi­bles y más sig­ni­fi­ca­ti­vas en tér­mi­nos de ta­ma­ño, y los pro­yec­tos más pe­que­ños, early sta­ge que to­da­vía no ma­du­ra­ron, exis­te una bre­cha gi­gan­tes­ca. Hay que lle­nar ese gap, es un pi­pe­li­ne que hay que em­pe­zar a cons­truir. Si ace­le­rás los pro­yec­tos y no les das con­ti­nui­dad pa­ra que pue­dan se­guir cre­cien­do, mu­chos van a que­dar en el ca­mino”, apor­ta Scan­na­pie­co.

Con la ley tam­bién se bus­có des­bu­ro­cra­ti­zar la crea­ción de em­pre­sas. Pa­ra ello se in­cor­po­ró la fi­gu­ra de la so­cie­dad por ac­cio­nes sim­pli­fi­ca­da (SAS), que se pue­de cons­ti­tuir en ape­nas 24 ho­ras. Sin em­bar­go, has­ta el mo­men­to, es­to es po­si­ble so­lo en la ciu­dad y la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

“La ley de em­pren­de­do­res es un pun­to de par­ti­da y no una lí­nea de lle­ga­da. En­ton­ces, es­tá muy bue­na la ley y que el te­ma em­pren­de­do­ris­mo pa­se a ser cen­tral pa­ra el go­bierno ac­tual. Pe­ro co­mo país y co­mo po­lí­ti­ca de Estado no po­de­mos que­dar­nos so­la­men­te en eso. Hay que ha­cer real­men­te una po­lí­ti­ca de estado que lle­va mu­cho tiem­po y hay un mon­tón de te­mas”, opi­na Cal­ca­ra­mi.

Mar­cas con pro­pó­si­to

Em­bar­ca es una de las ace­le­ra­do­ras que na­ció a par­tir de la san­ción de la ley. El año úl­ti­mo se ano­ta­ron cuan­do el Go­bierno hi­zo el lla­ma­do pa­ra coin­ver­tir y fue­ron se­lec­cio­na­dos.

“Ga­na­mos una de las 10 li­cen­cias pa­ra fon­dos de ace­le­ra­ción. El Estado apor­ta el 50 por cien­to de los gas­tos ope­ra­ti­vos has­ta un to­tal de US$ 75.000 anua­les y coin­vier­ten en has­ta 10 pro­yec­tos. Por ca­da dó­lar nues­tro ellos po­nen otro. No­so­tros to­ma­mos 10 por cien­to de equity y el di­ne­ro que po­ne el Estado es un prés­ta­mo, que el em­pren­de­dor de­vuel­ve so­lo si le va bien”, ex­pli­ca Be­lén Fer­nán­dez, co­fun­da­do­ra de Em­bar­ca, que tra­ba­ja con la fi­lo­so­fía de sis­te­ma B: em­pren­di­mien­tos que tie­nen un pro­pó­si­to.

La idea de que la com­pa­ñía de­be contemplar el impacto que tie­ne en la co­mu­ni­dad y en el me­dioam­bien­te se ex­tien­de ca­da vez más en­tre los em­pren­de­do­res lo­ca­les. “Ca­da vez hay más con­cien­cia, tam­bién en los in­ver­so­res, de que, si no se co­la­bo­ra con el mun­do, que­da po­co por ha­cer. No se tra­ta so­lo de ga­nar pla­ta, sino que hay que ge­ne­rar un cam­bio, ne­go­cios sos­te­ni­bles en el tiem­po, con la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que es el pro­pó­si­to”, apun­ta Fer­nán­dez.

En 2014 la mar­ca de whisky Chi­vas creó un fon­do de US$ 1 mi­llón que se re­par­te ca­da año en­tre los ga­na­do­res de una com­pe­ten­cia glo­bal de em­pren­di­mien­tos que cum­plan con dos con­di­cio­nes: ser eco­nó­mi­ca­men­te ren­ta­bles y te­ner un pro­pó­si­to. “Cuan­do se creó Chi­vas Ven­tu­re apun­tá­ba­mos a em­pre­sas li­de­ra­das por per­so­nas de más de 25 años, pe­ro año a año ve­mos que la edad va ba­jan­do. Aho­ra la ma­yo­ría de los pro­yec­tos es­tán en­ca­be­za­dos por jó­ve­nes de en­tre 18 y 25 años”, cuen­ta Sofía Hour­ca­de, res­pon­sa­ble de Mar­ke­ting de Chi­vas Re­gal y lí­der de pro­yec­to pa­ra Chi­vas Ven­tu­re Ar­gen­ti­na.

Hour­ca­de des­ta­ca que, aun­que cre­ye­ron que se­ría un desafío en­con­trar em­pren­di­mien­tos que cum­plie­ran con el re­qui­si­to de te­ner impacto so­cial, la reali­dad les de­mos­tró que los más jó­ve­nes es­tán ca­da vez más con­ven­ci­dos de que sus pro­yec­tos ne­ce­si­tan con­tar con un pro­pó­si­to.

En la pe­núl­ti­ma edi­ción el ga­na­dor de la rue­da lo­cal de la com­pe­ten­cia fue Ale­jan­dro Mal­gor, con Xin­ca, una com­pa­ñía que ela­bo­ra za­pa­ti­llas con neu­má­ti­cos re­ci­cla­dos y desechos de la in­dus­tria tex­til, y que da tra­ba­jo a los in­ter­nos de una cár­cel men­do­ci­na.

“Hay un cam­bio en lo que sig­ni­fi­ca ser exi­to­so. An­tes era sa­ber ha­cer di­ne­ro. Aho­ra ve­mos que, ca­da vez más, pa­ra te­ner éxi­to, un em­pren­de­dor no so­lo de­be des­ta­car­se en el ne­go­cio, sino que ne­ce­si­ta, ade­más, ser sus­ten­ta­ble so­cial y am­bien­tal­men­te”, agre­ga Hour­ca­de.

Xin­ca, cuen­ta la res­pon­sa­ble de Chi­vas Ven­tu­re, ya em­pe­zó a am­pliar­se fue­ra del país y es­tá re­pli­can­do su mo­de­lo de ne­go­cios en Aus­tra­lia. El pen­sa­mien­to a es­ca­la glo­bal es, tam­bién, una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los nue­vos em­pren­de­do­res lo­ca­les.

“Na­cen con mirada glo­bal. La tec­no­lo­gía es­tá en to­dos la­dos y la men­ta­li­dad con la que se asu­me un pro­yec­to es glo­bal, pe­ro hay que usar­la en el mo­men­to ade­cua­do. Pa­ra mí los pro­yec­tos tie­nen que na­cer y sus­ten­tar­se en una ba­se só­li­da pa­ra que des­pués pue­das em­pe­zar a ver có­mo lle­gás a otros mer­ca­dos”, di­ce Scan­na­pie­co.

Ver có­mo se lle­ga a otros mer­ca­dos pue­de ser un pro­ble­ma, por­que aún fal­ta el ca­pi­tal dis­po­ni­ble su­fi­cien­te pa­ra que los em­pren­de­do­res pue­dan sal­tar la frontera. “En otros paí­ses la cur­va lle­va na­tu­ral­men­te a dar el sal­to al mer­ca­do glo­bal, acá to­da­vía se com­pli­ca. Pe­ro la am­bi­ción es­tá y eso es bueno”, agre­ga Espinosa, de Eklos. A esa am­bi­ción hay que apo­yar­la y ayu­dar­la a que se con­so­li­de pa­ra lo­grar que la Ar­gen­ti­na sea con­si­de­ra­da co­mo una usi­na de em­pren­de­do­res.

“Soy muy po­si­ti­vo por to­do lo que se es­tá ha­cien­do, pe­ro me pa­re­ce que to­da­vía te­ne­mos que se­guir ha­cien­do co­sas pa­ra que real­men­te ex­plo­te­mos co­mo país em­pren­de­dor. El em­pren­de­do­ris­mo no es so­la­men­te un eco­sis­te­ma de gen­te de ca­pi­tal con pro­yec­tos tec­no­ló­gi­cos. Es mu­cho más am­plio. Y ahí es­tá la ver­da­de­ra na­ción em­pren­de­do­ra”, con­clu­ye Cal­ca­ra­mi.

Geor­gi­na Spo­set­ti es mé­di­ca dia­be­tó­lo­ga. Pe­ro ya no tie­ne con­sul­to­rio, no atien­de pa­cien­tes en un hos­pi­tal y no se mue­ve ves­ti­da con guar­da­pol­vo blan­co ni con un es­te­tos­co­pio al cue­llo. En sep­tiem­bre del año pa­sa­do, cuan­do lan­zó Un en­sa­yo pa­ra mí, de­ci­dió ejer­cer la me­di­ci­na des­de un lu­gar con más al­can­ce. “Mis co­le­gas me de­cían que iba a de­jar la me­di­ci­na. Pe­ro mi pen­sa­mien­to fue otro. Yo es­tu­dié es­to pa­ra ayu­dar a la gen­te y con mi em­pren­di­mien­to pue­do ayu­dar aho­ra a mi­llo­nes de per­so­nas. Mi vo­ca­ción se trans­for­mó”, re­co­no­ce. La nue­va ola de em­pren­de­do­res que se ave­ci­na trae a nue­vos protagonistas co­mo Spo­set­ti. El pro­to­ti­po de em­pren­de­dor ar­gen- tino ya no se li­mi­ta al hom­bre oriun­do de Ca­pi­tal Fe­de­ral que mon­ta una soft­wa­re fac­tory, sino que in­vi­ta a par­ti­ci­par a nue­vas vo­ces de di­fe­ren­tes pro­vin­cias, for­ma­cio­nes, eda­des e, in­clu­so, sec­to­res que has­ta el mo­men­to pa­re­cían dor­mi­dos.

“Lo que que­re­mos es que cual­quier per­so­na del país que quie­ra em­pren­der lo pue­da ha­cer”, plan­tea Ma­riano Ma­yer, se­cre­ta­rio de Em­pren­de­do­res y PY­MES del Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción de la Na­ción. En ma­nos de esa car­te­ra que­dó la eje­cu­ción de la Ley de Em­pren­de­do­res, con la que so­pló una rá­fa­ga de op­ti­mis­mo den­tro del eco­sis­te­ma. “Nos to­ma­mos muy en se­rio el em­pren­de­du­ris­mo. Pa­ra re­du­cir la po­bre­za hay que ge­ne­rar em­pleo en

el sec­tor pri­va­do y eso lo van a lo­grar fun­da­men­tal­men­te las PY­MES. Pe­ro no al­can­za con las que te­ne­mos. La Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta 300.000 em­pre­sas más”, apun­ta el se­cre­ta­rio.

Ima­gi­ne Lab es una de las ace­le­ra­do­ras que se­lec­cio­nó el Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción pa­ra ad­mi­nis­trar un Fon­do de Ace­le­ra­ción a tra­vés del Fon­do Fi­du­cia­rio pa­ra el Desa­rro­llo del Ca­pi­tal Em­pren­de­dor (Fond­ce), crea­do en el mar­co de la ley. Oriun­da de Chi­le, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pa­ra es­te año in­ver­tir has­ta U$S 100.000 en ca­da uno de los 10 me­jo­res pro­yec­tos que re­sul­ten de su pri­me­ra con­vo­ca­to­ria. Luis Stein es su di­rec­tor y ase­gu­ra que lle­ga­ron en el mo­men­to in­di­ca­do: “Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es­ta­mos en el ini­cio del Big Bang del eco­sis­te­ma ar­gen­tino de star­tups”.

Pa­ra Fran­cis­co Mu­rray, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Sis­te­ma B, el cam­bio es tam­bién se­mán­ti­co. La pa­la­bra “em­pren­de­dor”, di­ce, pa­só a es­tar en el cen­tro: “An­tes era un sus­tan­ti­vo. Em­pren­de­dor era el que en­ca­ra­ba un pro­yec­to y que­ría vi­vir de eso. Hoy es un ad­je­ti­vo, una cua­li­dad. Y se pue­de lle­var ade­lan­te des­de cual­quier la­do: una em­pre­sa, el Estado o una ONG”.

El avan­ce tec­no­ló­gi­co fue, sin du­da, un alia­do pa­ra dar pie al mo­vi­mien­to em­pren­de­dor. O por lo me­nos así lo ve Car­los Pe­ral­ta, di­rec­tor de Asun­tos Cien­tí­fi­cos y Di­gi­tal de No­var­tis Ar­gen­ti­na y Uru­guay: “Hoy un chico de 20 años es­tá co­nec­ta­do con el mun­do. Sus men­to­res pue­den es­tar en la In­dia. O le es­cri­ben a un con­tac­to que tie­nen en Ca­na­dá. An­tes la tec­no­lo­gía es­ta­ba al al­can­ce so­lo de cier­tos sec­to­res o de em­pre­sas con mu­cho ca­pi­tal. Aho­ra lo que se ne­ce­si­ta es co­ra­je y ga­nas de ha­cer las co­sas”.

Fran­co Goy­tia es ejem­plo de es­to. Es­te em­pren­de­dor sub 25 to­da­vía es es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio, pe­ro ya maneja AN­DO, una em­pre­sa de en­víos pa­ra clien­tes cor­po­ra­ti­vos que es­te año fac­tu­ra­rá US$ 500.000. Su so­cio, Ta­rek Za­ki, es­tá en Bos­ton, don­de es­tu­dia la ca­rre­ra de En­tre­pre­neurs­hip. El tra­ba­jo es a dis­tan­cia, pe­ro no lo ven co­mo una ba­rre­ra. Re­des so­cia­les de por medio, el fun­da­dor ase­gu­ra que su­ma­ron a Lin­ke­din co­mo alia­do pa­ra ha­cer­se de con­tac­tos: “Mu­chas ve­ces no co­no­cía­mos a la per­so­na que ne­ce­si­tá­ba­mos, pe­ro le es­cri­bía­mos y por te­ner al­gún con­tac­to en co­mún, co­mo la mis­ma uni­ver­si­dad, nos con­tes­ta­ban. La gen­te es­tá muy pre­dis­pues­ta a es­cu­char. Mi le­ma es que to­da per­so­na te va a ayu­dar has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio”.

Mu­rray opi­na que los víncu­los se es­tán vol­vien­do ca­da vez más horizontales y la cul­tu­ra co­la­bo­ra­ti­va emer­ge co­mo la do­mi­nan­te. “La nue­va ge­ne­ra­ción es­tá a un click de dis­tan­cia de cual­quier per­so­na. Y eso ha­ce que pier­dan mu­chos mie­dos”, ase­gu­ra. En es­te sen­ti­do, re­cuer­da el ca­so de Gas­tón Gre­co, fun­da­dor de la mar­ca de za­pa­tos Pos­co, que lle­gó a cal­zar al pro­pio Mau­ri­cio Ma­cri: “So­lo le es­cri­bió una car­ta al Pre­si­den­te. La in­ver­sión en mar­ke­ting fue un pa­pel y una bi­ro­me. Tal vez le sa­lía mal, pe­ro lo in­ten­tó. Par­ten de la ba­se de que el ‘no’ no exis­te”.

Sil­via To­rres Car­bo­nell, di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va del Cen­tro de En­tre­pre­neurs­hip del IAE Bu­si­ness School, ase­gu­ra que en los úl­ti­mos 17 años la ta­sa de ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra que mi­de el ins­ti­tu­to a tra­vés del Glo­bal En­tre­pre­neurs­hip Mo­ni­tor (GEM) se man­tu­vo al­ta, aun­que el pro­ble­ma ra­di­ca­ba en que po­cos de esos em­pren­di­mien­tos lo­gra­ban ser sos­te­ni­bles en el tiem­po. Hoy esa ten­den­cia se es­tá re­vir­tien­do. “Los re­sul­ta­dos de es­te año to­da­vía son pre­li­mi­na­res, pe­ro ve­mos una ba­ja en la ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra ge­ne­ral. Es­to se re­fie­re a que ba­jó el nú­me­ro de aque­llos que em­pren­den por ne­ce­si­dad. Lo mis­mo pa­só en otros pe­río­dos de re­cu­pe­ra­ción de la Ar­gen­ti­na. El nú­me­ro se es­tá acer­can­do a la ta­sa que tie­nen los paí­ses más desa­rro­lla­dos. Te­ne­mos que ver si eso se con­so­li­da”, ade­lan­ta.

Sin em­bar­go, Santiago Se­na, di­rec­tor Ge­ne­ral de Em­pren­de­do­res de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, re­pa­ra en la di­fe­ren­cia en­tre el em­pren­de­dor de al­to impacto y el pe­que­ño. En los pri­me­ros no­ta una evo­lu­ción en su ac­ti­tud a la ho­ra de lan­zar­se a un ne­go­cio, pe­ro ad­vier­te que to­da­vía son una mi­no­ría: “El mind­set es dis­tin­to des­de el ini­cio. En­tien­den que tie­nen que ir a bus­car fon­dos, se pre­pa­ran y tie­nen equi­pos más di­ver­sos. Pe­ro la reali­dad es que es mar­gi­nal”.

Un en­sa­yo pa­ra mí es el se­gun­do pro­yec­to de Spo­set­ti y en su pri­mer año es­pe­ra fac­tu­rar US$ 300.000. El pri­me­ro sur­gió ha­ce 10 años, cuan­do abrió jun­to a dos co­le­gas mé­di­cos una ins­ti­tu­ción de sa­lud abo­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción far­ma­co­ló­gi­ca. El año pa­sa­do lan­zó, jun­to San­dra Fel­sens­tein y Fran­co Di Ma­si, es­te bus­ca­dor web de en­sa­yos clí­ni­cos pa­ra pa­cien­tes. La doc­to­ra, que di­vi­de su tiem­po en­tre Bue­nos Ai­res y su Mar del Pla­ta na­tal, ase­gu­ra que se en­con­tró con un mun­do nue­vo: “Hoy pien­so en ar­mar un em­pren­di­mien­to es­ca­la­ble. Pien­so en mu­chos paí­ses y mi­ro des­de otro lu­gar la di­men­sión que pue­de te­ner. Tam­bién ele­gí so­cios dis­tin­tos. Es­ta vez bus­qué a dos per­so­nas que no fue­ran del pa­lo.

Te­ner dis­tin­tos fo­cos y ve­nir de lu­ga­res di­fe­ren­tes es lo que nos ha­ce muy ri­cos a la ho­ra de tra­ba­jar”.

Eli­ge tu pro­pio sec­tor

“La Ar­gen­ti­na tie­ne lo más di­fí­cil de en­con­trar: la in­quie­tud em­pren­de­do­ra. En cual­quier ru­bro se en­cuen­tra dis­rup­ción y real­men­te te­ne­mos un se­mi­lle­ro de gen­te in­quie­ta por ha­cer”, des­cri­be Eze­quiel Cal­ca­ra­mi, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de Ar­gen­ti­na (Asea). El gen em­pren­de­dor –di­ce– es­tá ac­ti­vo pe­ro hay que desa­rro­llar­lo: “Yo lo llamo la ga­lli­na de los hue­vos de oro. La cues­tión es no ma­tar­la”.

La ten­den­cia de em­pren­der, has­ta el mo­men­to mo­no­po­li­za­da por las star­tups de tec­no­lo­gía, es­tá en ca­mino a abrir­se ha­cia nue­vos ni­chos de mer­ca­do. Y así co­mo Spo­set­ti se lan­zó den­tro de sa­lud, tam­bién apa­re­cen quie­nes se atre­ven a des­em­bar­car con in­no­va­cio­nes en bio­tec­no­lo­gía, agro, lo­gís­ti­ca, fi­nan­zas, ener­gía y más. Grid Ex­po­nen­tial es una com­pany buil­der que tie­ne to­das sus fi­chas pues­tas en los em­pren­de­do­res de bio­tec­no­lo­gía. Fun­da­da por Ma­tías Pei­re, res­pon­de a un mo­de­lo en el que de­tec­ta pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción en es­te cam­po y los ayu­da a trans­for­mar­se en em­pre­sas, ya sea con el ar­ma­do de los equi­pos, el plan de ne­go­cios o con ca­pi­tal (has­ta US$ 200.000). Pei­re de­di­có tres años a ana­li­zar el sec­tor an­tes de lan­zar­se con su in­cu­ba­do­ra: “La dis­po­ni­bi­li­dad de co­no­ci­mien­to es­pe­cí­fi­co que tie­ne la Ar­gen­ti­na es muy gran­de. Ha­bla­mos de mi­les de in­di­vi­duos que tra­ba­jan con com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal. Aun­que no es fá­cil apro­ve­char­la por­que no es­tá en la su­per­fi­cie”. El pri­mer fon­do de US$ 1,3 mi­llón ya in­vir­tió en cin­co em­pre­sas con el apo­yo de so­cios del ta­ma­ño de Gru­po In­sud, Bio­ce­res, Ga­dor, Vi­cen­tin y Ba­gó. Pa­ra el crea­dor de es­te mo­de­lo, que­dar­se atrás no es una op­ción. “Lo es­tán em­pe­zan­do a ha­cer Bra­sil, Co­lom­bia y Chi­le. Así que per­der esa ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de li­de­rar la ex­pan­sión de star­tups bio­tec­no­ló­gi­cas se­ría una lo­cu­ra. Te­ne­mos una ma­sa crítica de cien­tí­fi­cos su­pe­rior a la de esos paí­ses”, ad­vier­te.

Juan Fran­cis­co Lla­ma­za­res Vegh y su pri­mo Fe­de­ri­co D’al­via Vegh son los fun­da­do­res de Stamm. Tie­nen 29 y 30 años, y li­de­ran una de las em­pre­sas apo­ya­das por Grid Ex­po­nen­tial. Des­de la plan­ta que tie­nen mon­ta­da en Hud­son, Lla­ma­za­res Vegh ex­pli­ca que lo que co­men­zó co­mo un em­pren­di­mien­to pa­ra desa­rro­llar le­va­du­ras pa­ra cer­ve­zas ar­te­sa­na­les se trans­for­mó en un pro­yec­to de al­to po­ten­cial: “Nos di­mos cuen­ta de que en reali­dad el pro­ble­ma que es­tá­ba­mos re­sol­vien­do era la apli­ca­ción de so­lu­cio­nes bio­tec­no­ló­gi­cas en ba­ja es­ca­la. Em­pe­za­mos a tra­ba­jar so­bre for­mas en las que pu­dié­ra­mos in­no­var en ba­jar el cos­to de in­ver­sión ne­ce­sa­rio pa­ra desa­rro­llar una apli­ca­ción bio­tec­no­ló­gi­ca co­mo es el ca­so de la le­va­du­ra lí­qui­da”. Co­mo re­sul­ta­do, ya abrie­ron su pri­me­ra mi­cro fá­bri­ca bio­tec­no­ló­gi­ca y les ofre­cen a los cer­ve­ce­ros una ofer­ta de ce­pas más am­plia y es­pe­cí­fi­ca. Su idea es re­pli­car es­tos pro­ce­sa­do­res pa­ra que cual­quier pro­duc­tor que tra­ba­je con fer­men­tos en la in­dus­tria pue­da ins­ta­lar­la en su lu­gar de tra­ba­jo. Pe­ro no so­lo eso: es­tas má­qui­nas es­ta­rán co­nec­ta­das en­tre sí y apren­de­rán con ca­da nue­vo pro­ce­so. “Achi­ca­mos el ta­ma­ño de las plan­tas bio­tec­no­ló­gi­cas, que por lo ge­ne­ral ocu­pan una hec­tá­rea. Tra­ba­ja­mos en me­nos de 200 me­tros cua­dra­dos pa­ra abas­te­cer a la mi­tad del mer­ca­do ar­gen­tino”, cuen­ta el em­pren­de­dor.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que la Ar­gen­ti­na cuen­ta con el ta­len­to ne­ce­sa­rio pa­ra po­si­cio­nar­se en el mun­do co­mo ex­por­ta­dor de bio­tec­no­lo­gía, pe­ro pa­ra es­to tie­ne que con­vo­car a los in­ves­ti­ga­do­res: “An­tes era ab­so­lu­ta­men­te ajeno y le­jano pa­ra el cien­tí­fi­co pen­sar en te­ner un em­pren­di­mien­to per­so­nal. El cien­tí­fi­co, en su ma­yo­ría, es­tá mo­vi­li­za­do por el impacto pe­ro no en­tien­de que una em­pre­sa pue­de ser un vehícu­lo pa­ra eso. Con los más jó­ve­nes es más fá­cil es­ta con­ver­sa­ción que con uno de 60 años, que tie­ne otro ba­ga­je cul­tu­ral”, ex­pli­ca Pei­re, quien tie­ne ma­pea­dos ca­si 600 pro­yec­tos pro­me­te­do­res en el país.

Da­mián Lo­po de­ci­dió in­no­var en un sec­tor tra­di­cio­nal: el de real es­ta­te. Em­pren­de­dor na­to, ya en el co­le­gio se de­di­ca­ba a con­tra­tar a com­pa­ñe­ros pa­ra que ju­ga­ran a las bo­li­tas por él y re­par­tían ga­nan­cias. Su em­pre­sa New­link Ca­pi­tal, que ge­ne­ró in­ver­sio­nes por más de US$ 70 mi­llo­nes, en­glo­ba cua­tro fir­mas: Gau­dium, desa­rro­lla­do­ra in­mo­bi­lia­ria; Ti­rium, com­pa­ñía de in­ver­sio­nes; Lan­dium, un bus­ca­dor de tie­rras y em­pren­di­mien­tos pa­ra in­ver­so­res; y Crow­dium, una pla­ta­for­ma de crowd­fun­ding in­mo­bi­lia­rio transac­cio­nal. Pa­ra abrir­se pa­so en­tre gran­des ju­ga­do­res, ase­gu­ra que la di­fe­ren­cia­ción es su gran apues-

ta. “La in­no­va­ción es lo que mar­ca que pue­das com­pe­tir con em­pre­sas de esa en­ver­ga­du­ra”, ex­pli­ca quien ade­lan­ta co­mo pró­xi­mo pro­yec­to la ob­ten­ción de una li­cen­cia pa­ra la pri­me­ra im­pre­so­ra 3D de vi­vien­das del país.

Tam­bién es ejem­plo de có­mo los em­pren­de­do­res traen nue­vas so­lu­cio­nes puer­tas aden­tro. Con 15 per­so­nas en nó­mi­na, ase­gu­ra que no cree en la pa­la­bra ‘em­plea­do’, que re­em­pla­zó por ‘aso­cia­do’: “To­dos ga­nan en por­cen­ta­je, por lo que to­dos trans­pi­ran la ca­mi­se­ta y la em­pre­sa co­mo si fue­ra pro­pia. Nos re­par­ti­mos las uti­li­da­des. Cuan­do fes­te­ja uno fes­te­jan to­dos”.

Re­de­fi­nir el ini­cio

El clá­si­co cuento de los ami­gos que tu­vie­ron una idea y la desa­rro­lla­ron en el ga­ra­je de la ca­sa de sus padres que­dó de­mo­dé. A la ho­ra de idear una em­pre­sa que re­vo­lu­cio­ne mer­ca­dos, los em­pren­de­do­res no pien­san en una so­lu­ción sino en un pro­ble­ma. So­bre esa ba­se desa­rro­llan el pro­duc­to. Pe­ro no que­da ahí. Los fu­tu­ros em­pre­sa­rios no tie­nen mie­do de bus­car ayu­da y el me­nú de op­cio­nes pa­ra dar el pri­mer pa­so es ca­da vez más am­plio. Com­pany buil­ders, in­cu­ba­do­ras, ace­le­ra­do­ras, es­pa­cios de co­wor­king o pla­ta­for­mas de crowd­fun­ding cam­bian el ma­nual de es­ti­lo em­pren­de­dor tra­di­cio­nal.

View­mind na­ció en un la­bo­ra­to­rio del Co­ni­cet. Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res desa­rro­lla­ba un sis­te­ma de de­tec­ción tem­pra­na pa­ra en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas cuan­do Ci­tes, la in­cu­ba­do­ra de star­tups cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­cas del gru­po Sa­ncor Seguros, se in­vo­lu­cró con US$ 600.000 en agos­to del año pa­sa­do pa­ra ayu­dar­los a con­ver­tir­se en una em­pre­sa. Pe­ro a es­te gru­po, muy só­li­do en el ar­ma­do de la tec­no­lo­gía que te­nía un desa­rro­llo de 10 años de es­tu­dios, le fal­ta­ba una pa­ta de ne­go­cios. Con­vo­ca­ron en­ton­ces a Ma­tías Shulz, un in­ge­nie­ro in­dus­trial con pa­sa­do en startup que que­ría cam­biar de rum­bo. “Ha­bía fun­da­do una fir­ma de in­ver­sio­nes en agro, pe­ro me di cuen­ta de que me fal­ta­ba al­go que me mo­ti­va­ra real­men­te”, re­cuer­da. Con la nue­va em­pre­sa, es­pe­ran cam­biar el rum­bo de la de­tec­ción de en­fer­me­da­des co­mo el Alz­hei­mer o el Par­kin­son a tra­vés del desa­rro­llo de un eye­tra­ker que to­ma 120 fotos del ojo y ana­li­za sus mo­vi­mien­tos. Di­vi­de su tiem­po en­tre Sun­cha­les, don­de es­tá ubi­ca­da la ofi­ci­na de Ci­tes, Bahía Blan­ca, don­de tie­nen ba­se los desa­rro­lla­do­res, y aho­ra Edim­bur­go, adon­de lle­ga­ron a co­la­bo­rar con nue­vos ex­per­tos. “En sa­lud, si te po­nés fron­te­ras te es­tás li­mi­tan­do. Po­dés pen­sar de ma­ne­ra lo­cal pa­ra desa­rro­llar el pro­duc­to pe­ro siem­pre te­nés que ac­tuar de ma­ne­ra glo­bal”, ex­pli­ca.

Por su par­te, Bee­flow tu­vo un ini­cio si­mi­lar. Grid Ex­po­nen­tial de­tec­tó la in­ves­ti­ga­ción que Pedro Ne­gri y Agus­tín Sáez es­ta­ban desa­rro­llan­do en el Co­ni­cet y les ofre­cie­ron for­mar par­te de su pro­ce­so de ace­le­ra­ción. Des­de la com­pany buil­der su­ma­ron a Ma­tías Viel, un ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas de 26 años que ha­bía tra­ba­ja­do en una startup de ven­ta de au­tos y que­ría en­trar en una com­pa­ñía con impacto. “Me di cuen­ta de que el mun­do tie­ne pro­ble­mas mu­cho más pro­fun­dos que ven­der au­tos. Y de que mi vi­da te­nía mu­cho más sen­ti­do si yo me de­di­ca­ba a tra­ba­jar en re­sol­ver al­guno de esos pro­ble­mas”, ase­gu­ra.

Ad­mi­te que in­ser­tar­se en uno de es­tos mo­de­los ayu­da a ba­jar las pro­ba­bi­li­da­des de fra­ca­so, que en­tre los em­pren­de­do­res son al­tas. “Prio­ri­zo a al­guien que se pon­ga a tra­ba­jar co­do a co­do con­mi­go an­tes de un in­ver­sor que po­ne pla­ta y so­lo es­pe­ra el re­torno”, ase­gu­ra el CEO de la em­pre­sa que se de­di­ca a desa­rro­llar co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co pa­ra me­jo­rar cul­ti­vos a tra­vés de la po­li­ni­za­ción con abe­jas. Ade­más de los US$ 200.000 que re­ci­bie­ron de Grid Ex­po­nen­tial, su­ma­ron otros US$ 250.000 de par­te de In­die­bio, la ace­le­ra­do­ra pa­ra star­tups de bio­tec­no­lo­gía con ba­se en San Fran­cis­co, y su ca­be­za es­tá hoy en tra­ba­jar seis me­ses en los cul­ti­vos de ve­rano en Ca­li­for­nia y vol­ver al ve­rano ar­gen­tino en los seis me­ses con­tra­rios.

Los fun­da­do­res de En­vío­pack, Ho­ra­cio Es­te­ves, Nur Ma­lek Pas­cha y Da­niel Bat­tis­te­lli, pa­de­cían, ca­da uno en su pro­pio tra­ba­jo, la fal­ta de in­no­va­ción que afec­ta­ba al sec­tor lo­gís­ti­co. Crea­ron en­ton­ces una pla­ta­for­ma pa­ra ges­tio­nar en­víos que cen­tra­li­za a los pro­vee­do­res de co­rreo en un mis­mo lu­gar. “Veía­mos pro­ble­mas en la co­ne­xión en­tre el re­tail y la lo­gís­ti­ca. Vi­mos un pro­ble­ma real que en­fren­tá­ba­mos no­so­tros y des­pués sa­li­mos a bus­car una so­lu­ción que pu­die­ra ser un ne­go­cio es­ca­la­ble y re­gio­na­li­za­ble”, ex­pli­ca Es­te­ves so­bre la de­ci­sión de en­fo­car­se en ser un ne­xo en­tre las tien­das di­gi­ta­les y los co­rreos.

La em­pre­sa, que en su pri­mer año fac­tu­ró $ 23 mi­llo­nes, dio sus pri­me­ros pa­sos en un es­pa­cio de co­wor­king en Pa­ler­mo. “Hoy po­dés em­pren­der sin te­ner una ofi­ci­na y con em­pleo free­lan­ce des­de cual­quier par­te del mun­do. Al prin­ci­pio ter­ce­ri­za­mos mu­chas co­sas en la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. Y eso te trae be­ne­fi­cios. En el co­wor­king co­no­ci­mos a gen­te que ter­mi­nó sien­do clien­te nues­tro o que nos co­nec­tó con otros”, agre­ga el co­fun­da­dor de la em­pre­sa que ya tie­ne 500 clien­tes ac­ti­vos y su­pe­ró la ba­rre­ra de los 10.000 en­víos men­sua­les. La pla­ta­for­ma de crowd­fun­ding Idea­me se trans­for­mó en una al­ter­na­ti­va pa­ra re­cau­dar el ca­pi­tal ini­cial y ya lo­gró fi­nan­ciar a más de 2000 pro­yec­tos, pe­ro tam­bién es­tá mu­tan­do pa­ra con­ver­tir­se en una nue­va vi­drie­ra de pro­duc­tos. Se­bas­tián Di Lu­llo, su CEO, ase­gu­ra que son va­rios los em­pren­di­mien­tos que eli­gen ha­cer un nue­vo lan­za­mien­to pa­ra tes­tear el mer­ca­do o in­clu­so op­tar por una pre­ven­ta a tra­vés de su web. Pro­cer, la em­pre­sa que ha­ce dis­po­si­ti­vos de lec­tu­ra pa­ra no vi­den­tes, con­si­guió dar vi­da a los pri­me­ros 70 dis­po­si­ti­vos, a $ 10.000 ca­da uno, gra­cias a una cam­pa­ña de pre­ven­ta. En la mis­ma lí­nea, Sim­pleat, em­pren­di­mien­to que co­mer­cia­li­za ali­men­tos con­ge­la­dos, se­rá el pró­xi­mo en apos­tar a es­ta es­tra­te­gia con Idea­me y es­te mes se lan­za­rá a re­cau­dar $ 150.000 pa­ra abrir un lo­cal fí­si­co.

Nue­vos va­lo­res al fren­te

“Hay mu­chas co­sas que pa­ra no­so­tros son muy nor­ma­les que a nues­tros padres o abue­los les hu­bie­sen es­can­da­li­za­do. Mil­ton Friedman de­cía que la úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad de la em­pre­sa era la ma­xi­mi­za­ción de be­ne­fi­cios y hoy eso a mu­cha gen­te le pa­re­ce un dis­pa­ra­te”, re­fle­xio­na Se­na. Ma­yor con­cien­cia, in­te­gra­ción y cam­bios en la ló­gi­ca de tra­ba­jo de­fi­nen a las star­tups des­de su ori­gen. “Hay más én­fa­sis en las di­ná­mi­cas de coope­ra­ción. Se jun­tan en los es­pa­cios co­la­bo­ra­ti­vos de tra­ba­jo don­de son to­dos com­pe­ti­do­res y sin em­bar­go to­dos apo­yan co­sas que los be­ne­fi­cian en su con­jun­to”, agre­ga.

Pen­sar una em­pre­sa sin contemplar su impacto ya no en­tra en los pla­nes. Pe­ro es­ta ló­gi­ca tam­bién se mues­tra del otro la­do de la me­sa. In­ver­so­res, men­to­res, ace­le­ra­do­ras o in­clu­so ju­ra­dos en los con­cur­sos re­pi­ten la pre­gun­ta: “¿Cuál es tu pro­pó­si­to?”. Be­lén Fer­nán­dez, fun­da­do­ra de la ace­le­ra­do­ra men­do­ci­na Em­bar­ca, ex­pli­ca cuá­les son los ítems que eva­lúan an­tes de se­lec­cio­nar una em­pre­sa pa­ra po­ten­ciar: “Prio­ri­za­mos, pri­me­ro, la coope­ra­ción. Eso se es­tá desa­rro­llan­do más, an­tes eran más so­li­ta­rios los em­pren­de­do­res por mie­do a que les ro­ba­ran la idea. Tra­ba­ja­mos con la fi­lo­so­fía de las em­pre­sas B, aque­llas que sur­gen con un pro­pó­si­to so­cial o am­bien­tal, y eso ha­ce que se di­fe­ren­cien. In­clu­so aho­ra los in­ver­so­res ya no son co­mo sus padres. Tie­nen más con­cien­cia y em­pie­zan a ver que si no co­la­bo­ran con el mun­do, les que­da po­co por ha­cer”. Ade­más, sos­tie­ne que bus­can per­fi­les que se adap­ten a las nue­vas fi­lo­so­fías de tra­ba­jo: que sean ca­pa­ces de pen­sar en gran­de y que ten­gan una fuer­te orien­ta­ción al ha­cer. “Ve­mos la ca­pa­ci­dad de ac­ción. Lo que tie­ne que ver con el mo­de­lo de lean startup, don­de di­se­ñan, mi­ran y apren­den”.

El nue­vo per­fil in­te­gra to­dos los as­pec­tos de la vi­da del em­pren­de­dor. “La vi­sión es una cau­sa, no los nú­me­ros. Te­ne­mos la suer-

te de que la sus­ten­ta­bi­li­dad lle­gó pa­ra que­dar­se”, en­fa­ti­za Mu­rray.

Lo­po ase­gu­ra que gra­cias a Crow­dium, su em­pre­sa más re­cien­te, tu­vo la po­si­bi­li­dad de pasar por va­rios cer­tá­me­nes y en to­dos le lla­mó la aten­ción la cons­tan­te eva­lua­ción del ju­ra­do al pro­pó­si­to de la com­pa­ñía. “Siem­pre te pre­gun­tan por el impacto. El in­ver­sor tam­bién quie­re in­ver­tir en al­go con sen­ti­do. Vie­ne de los dos la­dos”, ase­gu­ra el em­pren­de­dor que con su nue­va fir­ma bus­ca de­mo­cra­ti­za el ac­ce­so a las in­ver­sio­nes en real es­ta­te.

Co­mo mé­di­ca, Spo­set­ti ase­gu­ra que la fi­na­li­dad de ayu­dar a los pa­cien­tes siem­pre va a es­tar por en­ci­ma de la ren­ta­bi­li­dad. “Que­re­mos ha­cer pú­bli­ca y ami­ga­ble la in­for­ma­ción de los en­sa­yos clí­ni­cos”, ase­gu­ra la em­pren­de­do­ra que, ad­mi­te, to­da­vía su­fre cues­tio­na­mien­tos por el pe­so que le da a su mi­sión por par­te de al­gún gru­po de in­ver­so­res. En la mis­ma lí­nea, Lla­ma­za­res Vegh ase­gu­ra que su em­pren­di­mien­to per­mi­te que el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción ten­ga un al­can­ce real en la so­cie­dad. “En el mun­do cien­tí­fi­co em­pie­zan a es­cu­char­se pa­la­bras co­mo ‘impacto’ o ‘trans­fe­ren­cia’ y eso es muy sano por­que te­ne­mos in­ves­ti­ga­do­res de pri­me­ra lí­nea que real­men­te pue­den es­tar en la con­ver­sa­ción mun­dial”. Ni­co­lás Fe­rra­rio y Gas­tón Gert­ner fun­da­ron su con­sul­to­ra Sher­pas con la idea de com­ba­tir pro­ble­má­ti­cas so­cia­les mez­clan­do la co­mu­ni­ca­ción y la tec­no­lo­gía. Su pri­mer pro­yec­to, desarro­la­do el año pa­sa­do jun­to a Uni­cef, con­sis­tió en un chat­bot pa­ra tra­tar la te­má­ti­ca del sex­ting en­tre los ado­les­cen­tes: “Las so­lu­cio­nes no es­tán em­pa­que­ta­das. Esa es la nue­va apues­ta de los em­pren­de­do­res. En es­te ca­so usa­mos téc­ni­cas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra ha­blar con los chi­cos”, des­cri­be Gert­ner. De no te­ner­las en cuen­ta a ver­las co­mo una ame­na­za y, de a po­co, a con­ver­tir­se en alia­dos. El ca­mino de la re­la­ción en­tre las gran­des em­pre­sas y las star­tups tu­vo al­tas y ba­jas. Si bien to­da­vía no es­tá ex­ten­di­do a to­do el aba­ni­co cor­po­ra­ti­vo, lo cier­to es que son va­rias las que ya ven con otros ojos la re­la­ción con los em­pren­de­do­res. “Ca­da vez son más la que quie­ren acer­car­se al eco­sis­te­ma, ya sea pa­ra in­cor­po­rar a las star­tups a su ca­de­na de va­lor, pa­ra in­ver­tir o pa­ra su­mar sus in­no­va­cio­nes al ne­go­cio. Y es­to es cla­ve, por­que los em­pren­de­do­res los ne­ce­si­tan, en especial los B2B”, ex­pli­ca To­rres Car­bo­nell.

Un nue­vo ca­nal de in­no­va­ción es el que abrió No­var­tis el año pa­sa­do cuan­do or­ga­ni­zó, jun­to a Ci­tes, un Start Up Cha­llen­ge pa­ra in­vi­tar a em­pre­sas de Med­tech (me­di­ci­na y tec­no­lo­gía) a acer­car­se a su en­torno. “Ne­ce­si­ta­mos con­ti­nua­men­te lan­zar nue­vos pro­duc­tos, nue­vas mo­lé­cu­las y vías de desa­rro­llo. So­lo en la Ar­gen­ti­na in­ver­ti­mos US$ 22 mi­llo­nes al año en in­no­va­ción y una de las líneas con la que tra­ba­ja­mos es con la in­no­va­ción en di­gi­tal”, afir­ma Pe­ral­ta.

Al lla­ma­do res­pon­die­ron más de 30 com­pa­ñías de la re­gión. “Co­mo pre­mio no ofre­ci­mos di­ne­ro, pe­ro sí abrir­les nues­tro net­wor­king, nues­tro co­no­ci­mien­to y ayu­dar­los en su desa­rro­llo. Pue­den apo­yar­se en nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra y, de nues­tro la­do, nos abrie­ron una mirada nue­va, agi­li­dad y la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar nue­vos mun­dos”, agre­ga el en­car­ga­do de lle­var ade­lan­te el lla­ma­do que es­te año ten­drá una nue­va edi­ción.

View­mind y Un en­sa­yo pa­ra mí son dos de las tres ga­na­do­ras del con­cur­so. Pa­ra Spo­set­ti, to­da­vía cues­ta acer­car­se a las gran­des cor­po­ra­cio­nes, por lo que res­ca­ta que se es­tén em­pe­zan­do a abrir puer­tas: “Las em­pre­sas mu­chas ve­ces son muy con­ser­va­do­ras, pe­ro en es­te ca­so nos per­mi­tie­ron acer­car­nos, re­ci­bi­mos apo­yo y nos per­mi­ten mos­trar­nos y tra­ba­jar con ellos”.

Pan Ame­ri­can Energy es otra de las gran­des que ya tie­ne es­ta­ble­ci­do un pro­gra­ma pa­ra acer­car­se a las pe­que­ñas em­pre­sas. Uno de los be­ne­fi­cia­dos por el pro­gra­ma PAE Py­mes fue Fe­de­ri­co So­sa. Es­te em­pren­de­dor de Puer­to Madryn es el crea­dor de Ven­to­sus, un ae­ro­ge­ne­ra­dor de tec­no­lo­gía ver­ti­cal con ge­ne­ra­ción de ener­gía, agua ca­lien­te, ca­le­fac­ción y sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción sa­te­li­tal que bus­ca acer­car es­te ser­vi­cio a ha­bi­tan­tes de zo­nas ru­ra­les. “El in­ter­cam­bio es­tá da­do por co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos y ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da en el mer­ca­do ener­gé­ti­co y co­mer­cial. De nues­tro la­do, el desafío es apor­tar nues­tras ideas y com­ple­men­tar­las con pro­gra­mas ya en mar­cha de PAE. De las alian­zas se crean los gran­des pro­yec­tos del fu­tu­ro”, des­ta­ca.

Con la mirada ha­cia arri­ba

La nue­va Ar­gen­ti­na em­pren­de­do­ra va a es­tar pro­ta­go­ni­za­da por es­tos hom­bres y mu­je­res que no tie­nen te­cho a la ho­ra de ha­cer ne­go­cios. “Que­re­mos cam­biar el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio”, plan­tea Lo­po. “Que­re­mos re­sol­ver un pro­ble­ma glo­bal”, desafía Es­te­ves. “Si no es­tás aten­to a la in­no­va­ción de tu sec­tor es muy fá­cil que te bo­rren del mapa”, ad­vier­te Lla­ma­za­res Vegh. Me­tas am­bi­cio­sas e his­to­rias de su­pera­ción son las que ca­rac­te­ri­zan a los ac­to­res de Startup Ar­gen­ti­na.

Los in­ver­so­res, lo­ca­les o ex­tran­je­ros, son ta­jan­tes al uní­sono. “En la Ar­gen­ti­na so­bran em­pren­de­do­res y fal­ta ca­pi­tal”. Aun­que al­gu­nos ya em­pie­zan a ha­blar de eso en pa­sa­do, tras la nue­va li­qui­dez que lle­gó –y lle­ga– al eco­sis­te­ma em­pren­de­dor. El Estado, pa­ra eso, ha me­ti­do mano con el Fon­do Fi­du­cia­rio pa­ra el Desa­rro­llo de Ca­pi­tal Em­pren­de­dor, tam­bién co­no­ci­do co­mo Fond­ce, un bra­zo de $ 1000 mi­llo­nes dis­tri­bui­dos en fon­dos se­mi­lla, fon­dos de ace­le­ra­ción –con 13 ace­le­ra­do­ras– y la coin­ver­sión con tres fon­dos. “Real­men­te es un cam­bio, en­tre lo que va a in­ver­tir el Estado y ellos va­mos a es­tar arri­ba de los US$ 100 mi­llo­nes, que es un re­cord”, di­ce Ma­riano Ma­yer, so­bre es­te úl­ti­mo pro­yec­to.

Por “ellos” se re­fie­re a tres fon­dos con los que el Estado ar­gen­tino coin­ver­ti­rá: NXTP Labs, Dra­per Cy­gnus, Ja­guar Ven­tu­res, que apor­ta­rán US$ 18 mi­llo­nes ca­da uno, mien­tras que los res­tan­tes US$ 12 mi­llo­nes, en ca­da ca­so, se­rán da­dos por el Go­bierno. Aun­que el fun­cio­na­rio ad­mi­te que no al­can­za, di­ce que es “cla­ve” pa­ra aten­der el ac­tual pro­ble­ma. “Por­que, si no, la­men­ta­ble­men­te, los em­pren­de­do­res te­nían que ir­se a bus­car ca­pi­tal a otros paí­ses”. Die­go González Bra­vo, co­fun­da­dor de Dra­per Cy­gnus, en es­ta oca­sión, ha­bla des­de su nue­vo pues­to, el de pre­si­den­te de Ar­cap. “Te­nía­mos el eterno pro­ble­ma del va­lle de la muer­te”, di­ce, y ha­ce his­to­ria: “Ha­bía bue­nos per­fi­les, y bue­nos equi­pos le­van­ta­ban al­go de ca­pi­tal. Ace­le­ra­do­ras, mal que mal, ha­bía. El mi­ni­eco­sis­te­ma in­ver­sor ángel es­tu­vo ac­ti­vo, pe­ro des­pués de le­van­tar esa pri­me­ra ronda, la A, se com­pli­ca­ba: los em­pren­de­do­res se te­nían que ir afue­ra. No ha­bía ta­ma­ño pa­ra se­ries A, se­ries B”.

Ja­guar Ven­tu­res es uno de los que por es­tos días tra­ba­ja en la con­fec­ción de su nue­vo fon­do, en con­jun­to con el Estado: ac­tual­men­te po­see 10 com­pa­ñías en el por­ta­fo­lio de su pri­mer fon­do, de US$ 10 mi­llo­nes, don­de el 40 por cien­to de las em­pre­sas per­te­ne­ce al sec­tor fin­tech. El que ac­tual­men­te le­van­tó se­rá de US$ 30 mi­llo­nes –US$ 18 mi­llo­nes pro­pios y los res­tan­tes US$ 12 mi­llo­nes da­dos por el Go­bierno ar­gen­tino. La fir­ma bus­ca po­si­cio­nar­se co­mo el pri­me­ro que en­tra en star­tups des­pués de los án­ge­les, con mon­tos que van des­de los US$ 500.000 a US$ 1 mi­llón. “En em­pre­sas que tie­nen fac­tu­ra­ción, con más de un año de ope­ra­ción”, es­pe­ci­fi­ca Cris­to­bal Per­do­mo, co­fun­da­dor y ge­ne­ral part­ner de la fir­ma. Mi­ra­rá de cer­ca IOT, Bid Da­ta, In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. “Es muy di­fí­cil ca­sar­te con un ver­ti­cal en Amé­ri­ca la­ti­na, por­que es muy es­tre­cha”. El 30 por cien­to de los US$ 30 mi­llo­nes se­rán pa­ra pri­me­ros tic­kets; el res­to, pa­ra fo­llow on.

Quie­nes no te­nían ne­ce­si­dad de ayu­da del Estado eran Ni­co­lás Sze­kasy y Her­nán Ka­zah, fun­da­do­res de Kas­zek Ven­tu­res, que en ma­yo del año pa­sa­do le­van­tó su tercer fon­do, de US$ 200 mi­llo­nes. “So­mos el fon­do de ven­tu­re ca­pi­tal más gran­de de Amé­ri­ca la­ti­na”, di­ce Ka­zah. En el nue­vo ya han in­ver­ti­do en cua­tro em­pre­sas, y tie­nen el pro­pó­si­to de lo­grar en­tre 12 y 14 más, a ra­zón de en­tre cua­tro y ocho in­ver­sio­nes por año. Mien­tras tan­to, el fon­do uno es­tá en eta­pa de re­torno de ca­pi­tal, mien­tras que el dos cuen­ta con ca­pi­tal pa­ra

fo­llow on. “Los va­lles de la muer­te exis­ten en to­dos la­dos. El em­pren­de­dor siem­pre sien­te que le fal­ta ca­pi­tal”, ex­pli­ca Ka­zah. Pe­ro en la Ar­gen­ti­na no era so­lo una sen­sa­ción. “Aquí ese des­ba­lan­ce era exa­ge­ra­do. Y creo que se va a em­pe­zar a ba­lan­cear”, agre­ga.

Si bien afir­ma que des­de Bra­sil lle­ga­ran la ma­yor can­ti­dad de em­pre­sas “íco­nos” –no le gus­ta el tér­mino “uni­cor­nio”–, Ka­zah ex­pli­ca que en Kas­zek es­tán mi­ran­do más la Ar­gen­ti­na: “Nues­tra ex­pec­ta­ti­va es que aquí em­pe­ce­mos a po­ner más ca­pi­tal aho­ra”. Tras la in­ver­sión en Di­gi­tal­hou­se, mi­ran otro pro­yec­to. “Ha­ce ra­to que no veía­mos un

deal tan in­tere­san­te”, di­ce. Ha­cia fu­tu­ro, pon­drán fi­chas en fin­tech y ag­tech. “No de ma­qui­ni­ta que te cuen­ta más

rá­pi­do los cho­clos”, di­ce. Bio­tech tam­bién se­rá otro sec­tor. “Hoy, em­pe­za­mos a ver un po­qui­to de em­pren­de­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos. Cien­tí­fi­cos que del la­do del ne­go­cio, a lo me­jor, no ten­gan tan cla­ras las ideas, pe­ro que tie­nen un co­no­ci­mien­to de ba­se muy pro­fun­do, mu­cho más di­fí­cil de re­pli­car”. Ka­zah se co­dea con el ex­tran­je­ro se­gui­da­men­te, y no­ta que la vi­sión acer­ca de la Ar­gen­ti­na es­tá cam­bian­do. “Es­cu­cho ca­da vez más in­ver­so­res de afue­ra que em­pie­zan a ver a la Ar­gen­ti­na. Fon­dos glo­ba­les, de la re­gión”, di­ce. Per­do­mo, de ori­gen me­xi­cano, tam­bién con­si­de­ra al­go pa­re­ci­do. “Cuan­do los ex­tran­je­ros ven que hay un fon­do re­fe­ren­te, in­vier­ten. Es un círcu­lo vir­tuo­so. El de aden­tro se ani­ma y el de afue­ra tam­bién”, plan­tea.

Por de­ba­jo de la se­rie A em­pie­zan a flo­re­cer ofer­tas de fi­nan­cia­mien­to. “Hay una ge­ne­ra­ción nue­va, en la par­te seed, de com­pany buil­ders, in­cu­ba­do­ras. Va to­man­do las for­mas par­ti­cu­la­res”. Ade­más de los 13 pos­tu­lan­tes que ga­na­ron la ter­na, González Bra­vo ha­bla de las otras que ya exis­tían: “Co­mo NXTP o Way­ra”. Se pre­sen­ta­ron más de 35 com­pa­ñías en la li­ci­ta­ción. “Que pa­ra el mer­ca­do es un nú­me­ro re­le­van­te. A lo me­jor, en un año o dos que­dan me­nos, pe­ro no van a que­dar so­lo las que ga­na­ron”, se­ña­la.

Una de las his­tó­ri­cas es la ace­le­ra­do­ra de Te­le­fó­ni­ca, Way­ra, que ya in­vir­tió en 54 em­pre­sas en el país, des­de su fun­da­ción. Hoy, es­tá dis­pues­ta a po­ner mon­tos que va­yan des­de los US$ 50.000 a los US$ 150.000, a ra­zón de tres a ocho em­pre­sas por año, por en­tre el 7 y 10 por cien­to de sus ac­cio­nes. Y los sec­to­res son va­rios: “Es­ta­mos mi­ran­do con mu­cho in­te­rés fin­tech, ciu­da­des in­te­li­gen­tes, so­lu­cio­nes SAS, IOT”, ex­pli­ca. Les ofre­cen, ade­más de di­ne­ro, la po­si­bi­li­dad de brin­dar ser­vi­cios a los clien­tes de Te­le­fó­ni­ca. Y que una em­pre­sa del gru­po, co­mo Ele­ven­paths, ha­ya in­ver­ti­do en una in­cu­ba­da. “Si­gue sien­do pe­que­ño”, di­ce Suá­rez, so­bre el eco­sis­te­ma in­ver­sor. Y no es so­lo un te­ma ar­gen­tino. “La re­gión in­vier­te cer­ca de 20 ve­ces me­nos que Eu­ro­pa o los Es­ta­dos Uni­dos”. Pe­ro cuen­ta con nú­me­ros pa­ra ilu­sio­nar­se, al ha­blar de los ges­to­res de fon­dos de ven­tu­re ca­pi­tal en la Ar­gen­ti­na. “Se du­pli­có en 10 años. Te­ne­mos que ser pa­cien­tes”.

Los in­ver­so­res án­ge­les tam­bién es­tán ba­jo la lu­pa. Ar­cap, jun­to al IAE, ela­bo­ró re­cien­te­men­te el in­for­me The Ar­gen­ti­ne An­gel In­ves­tor Sur­vey 2017 –en es­pa­ñol, “El in­ver­sor ángel ar­gen­tino”–, que re­fle­ja, tras más de 80 consultas re­co­lec­ta­das, su si­tua­ción en la Ar­gen­ti­na. Da cuen­ta, por ejem­plo, de que el 94 por cien­to son ar­gen­ti­nos, y que en pro­me­dio cuen­tan con 45 años –el 75 por cien­to es­tá por de­ba­jo de sus 50–, mien­tras que, al ha­cer la com­pa­ra­ción con ese país, afir­ma que en los Es­ta­dos Uni­dos ese da­to sube has­ta los 57 años. En la Ar­gen­ti­na, el 95 por cien­to son hom­bres –en los Es­ta­dos Uni­dos, el 22 por cien­to son mu­je­res– y el 56 por cien­to cuen­ta con un más­ter o PHD.

Par­ti­cu­lar­men­te, en los Es­ta­dos Uni­dos –com­pa­ra el es­tu­dio– más del 60 por cien­to de los án­ge­les es­tá fue­ra de las ciu­da­des im­por­tan­tes, mien­tras que en la Ar­gen­ti­na ese por­cen­ta­je ape­nas su­pera el 20 por cien­to. El 74 por cien­to es­tá ba­sa­do en Ciu­dad y Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. A ni­vel lo­cal, el 45 por cien­to de los án­ge­les in­vier­ten me­nos de US$ 25.000 anua­les, aun­que el pro­me­dio sea de US$ 64.000 al año; en los Es­ta­dos Uni­dos ese nú­me­ro es de US$ 105.765. Al mo­men­to de ha­blar de re­tor­nos, por su par­te, el 60 por cien­to de los ar­gen­ti­nos di­ce que sí tu­vo al me­nos uno. Y el 75 por cien­to cuen­ta con 5 o me­nos star­tups ac­ti­vas en su por­ta­fo­lio.

An­te tan­to op­ti­mis­mo rei­nan­te en el eco­sis­te­ma em­pren­de­dor, Pablo Simon Ca­sa­rino, part­ner de Qua­sar Buil­ders y ma­na­ging part­ner de Vi­ra Ven­tu­res –fon­do de ven­tu­re ca­pi­tal–, tam­bién po­ne paños fríos. “Eso no quie­re de­cir que va­mos a ge­ne­rar me­jo­res star­tups”. Y, al ha­blar del pre­sen­te, tam­po­co se sube a la mo­da. “En reali­dad, no veo na­da de­ma­sia­do di­fe­ren­te a lo que ve­nía­mos te­nien­do. Es­to pue­de lle­var va­rios años”. Un in­ver­sor de ven­tu­re ca­pi­tal se sin­ce­ra. “Hay ti­pos que ya es­tán de­silu­sio­na­dos, gen­te que se va ca­yen­do del sis­te­ma”. Son mu­chos, con­si­de­ra, los que se cues­tio­nan si ser VC (ven­tu­re ca­pi­tal) en la Ar­gen­ti­na tie­ne sen­ti­do. “Por­que, cuan­do hay co­sas ex­tra­or­di­na­rias, es­tas son fon­dea­das por los de afue­ra. Es co­mo si el VC lo­cal es­tu­vie­ra des­ti­na­do al fra­ca­so”, cri­ti­ca. Una de las ra­zo­nes, di­ce González Bra­vo, es la in­ma­du­rez del eco­sis­te­ma la­tino in­ver­sor. Y al­go de lo que ca­re­ce la gran ma­yo­ría de án­ge­les e in­ver­so­res seed: el fo­llow on pa­ra con­ti­nuar sus es­tra­te­gias. “Si no, es­tás de­jan­do pla­ta so­bre la me­sa”.

Al­gu­nos con­sul­ta­dos ad­vier­ten un po­ten­cial ries­go: una even­tual in­fla­ción de las va­lua­cio­nes, an­te la ma­yor ofer­ta de fi­nan­cia­mien­to. “Es­ta­mos le­jos de que pa­se eso”, di­ce González Bra­vo, y ha­ce re­fe­ren­cia al país que su­frió un fe­nó­meno así: Mé­xi­co, que, tras in­ter­ve­nir con una po­lí­ti­ca pú­bli­ca, vio co­mo los pre­cios se dis­pa­ra­ron. No obs­tan­te, la si­tua­ción ar­gen­ti­na pa­re­ce ser di­fe­ren­te. “La Ar­gen­ti­na es el opues­to de Mé­xi­co. Fal­ta ca­pi­tal y so­bran em­pren­de­do­res”, ex­pli­ca Per­do­mo. Y González Bra­vo di­ce: “Por lo me­nos por el mo­men­to, yo a eso no le ten­go mie­do”. El país startup ar­gen­tino, se­gún el pre­si­den­te de Ar­cap, es­tá po­bla­do. Ca­si va­cío, sin em­bar­go, se en­cuen­tra la pro­vin­cia de las sca­leups, pró­xi­mos pa­so de aque­llas pri­me­ras. “Nos fal­tó”, sen­ten­cia. En­tre los fa­mo­sos uni­cor­nios, hay un gap de va­rios años. “Y la pre­gun­ta es: ¿qué no hay: em­pren­de­do­res que pue­dan es­ca­lar o es que no ha­bía ca­pi­tal? Es con­tra­fác­ti­ca, na­die tie­ne la res­pues­ta”.

Geor­gi­na Spo­set­ti

Da­mián Lo­po

Juan Lla­ma­za­res

Nur Ma­lek

Un en­sa­yo pa­ra mí Geor­gi­na Spo­set­ti, mé­di­ca que creó un bus­ca­dor de en­sa­yos.

Stamm em­pre­sa ubi­ca­da en Hud­son que desa­rro­lla so­lu­cio­nes bio­tec­no­ló­gi­cas co­mo le­va­du­ra lí­qui­da.

En­vío­pack Ho­ra­cio Es­te­ves, Nur Ma­lek y Da­niel Bat­tis­te­lli.

New­link Ca­pi­tal Da­mián Lo­po quie­re de­mo­cra­ti­zar el ac­ce­so al real es­ta­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.