Guangz­hou y el “Ma­de in Chi­na”

El hub de ma­nu­fac­tu­ra es­tá in­cu­ban­do au­tos vo­la­do­res y far­ma­cias au­to­ma­ti­za­das.

Apertura (Argentina) - - Sumario -

Una tar­de so­lea­da a prin­ci­pios de no­viem­bre del año pa­sa­do, va­rias do­ce­nas de in­ge­nie­ros de soft­wa­re y di­se­ña­do­res se es­ta­ban pre­pa­ran­do pa­ra una prue­ba de vue­lo del Ehang 184, una cáp­su­la com­pac­ta de me­tal y vi­drio con ocho hé­li­ces. La na­ve au­tó­no­ma, pa­ra un so­lo pa­sa­je­ro, po­dría em­pe­zar a sur­car los cie­los de Du­bai es­te año, ase­gu­ra Hu Huaz­hi, el pre­si­den­te y CEO de 40 años de Ehang, un fa­bri­can­te de dro­nes ba­sa­do en Guangz­hou. Los re­gen­tes de la ciu­dad-estado ára­be quie­ren que un cuarto de to­do el transporte sea au­tó­no­mo pa­ra 2030 y es­tán en tra­ta­ti­vas pa­ra que Ehang les pro­vea una flo­ta de ta­xis aé­reos.

Ga­nar­se los de­re­chos de fan­fa­rro­near por ha­ber cons­trui­do los pri­me­ros au­tos vo­la­do­res del mun­do no es so­lo una me­ta cor­po­ra­ti­va. “El desa­rro­llo de nues­tra com­pa­ñía es un com­po­nen­te in­te­gral del plan gu­ber­na­men­tal de Guangz­hou” pa­ra su­bir en la es­ca­le­ra tec­no­ló­gi­ca, ase­gu­ra Hu mien­tras guía a los vi­si­tan­tes por las ofi­ci­nas de la em­pre­sa y el cen­tro de co­man­do de vue­lo, den­tro de un par­que de di­ver­sio­nes aban­do­na­do.

A unos 30 km, en un com­ple­jo de fá­bri­cas de Guangz­hou Au­to­mo­bi­le Group (GAC), fi­las de robots in­dus­tria­les ale­ma­nes gi­ran y cla­van mien­tras en­sam­blan y suel­dan SUVS de la mar­ca Trump­chi. Con la ben­di­ción y el apo­yo de los fun­cio­na­rios lo­ca­les, la au­to­mo­triz es­ta­tal es­tá cons­tru­yen­do un par­que in­dus­trial de US$ 6500 mi­llo­nes pa­ra pro­du­cir vehícu­los co­nec­ta­dos a nue­va ener­gía. “La trans­for­ma­ción es­truc­tu­ral eco­nó­mi­ca no so­lo es pa­ra el be­ne­fi­cio de las or­ga­ni­za­cio­nes —tam­bién te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad con el país”, ex­pli­ca Feng Zing­ya, pre­si­den­te de GAC. “Es­ta­mos tra­tan­do de lo­grar el desa­rro­llo im­pul­sa­do por la in­no­va­ción y de­be­mos cum­plir con la po­lí­ti­ca del go­bierno pa­ra te­ner éxi­to”.

Guangz­hou, una ciu­dad por­tua­ria en ex­pan­sión en el río Pearl que al­ber­ga a den­sas em­pre­sas es­ta­ta­les (SOE, por sus si­glas en in­glés) y pro­duc­to­res tex­ti­les y elec­tró­ni­cos in­com­ple­tos, es­tá em­pe­zan­do a lu­cir co­mo el ejem­plo del es­fuer­zo de Chi­na por trans­for­mar su eco­no­mía. “He­cho en Chi­na 2025”, una ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da por la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Xi Jin­ping ha­ce más de dos años, di­ri­ge a las ciu­da­des y em­pre­sas a moverse de la fa­bri­ca­ción in­ten­si­va y de ba­jo cos­to a una pro­duc­ción de ma­yor va­lor agregado. Los pla­ni­fi­ca­do­res es­ta­ta­les quie­ren que las em­pre­sas sean glo­bal­men­te com­pe­ti­ti­vas en in­dus­trias es­ta­ble­ci­das, ade­más de do­mi­nar otras nue­vas co­mo dro­nes e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. “Chi­na quie­re au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad. Y eso in­clu­ye me­jo­rar la ca­li­dad del ta­len­to hu­mano, có­mo se usa el ca­pi­tal y có­mo se desa­rro­lla la tec­no­lo­gía”, ex­pli­ca Scott Ken­nedy, di­rec­tor del Pro­yec­to so­bre Em­pre­sas Chi­nas y Eco­no­mía Po­lí­ti­ca en el Cen­tro de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos e In­ter­na­cio­na­les (CSIS) en Was­hing­ton. “Pien­san que eso no pa­sa na­tu­ral­men­te. El go­bierno tie­ne que po­ner su dedo en la ba­lan­za pa­ra que esa tran­si­ción su­ce­da”.

Ma­de in Chi­na pre­vé me­tas am­bi­cio­sas pa­ra co­sas co­mo la apli­ca­ción de robots chi­nos y con­te­ni­do do­més­ti­co en la pro­duc­ción de elec­tró­ni­cos de avan­za­da. El tra­ba­jo pa­ra cum­plir es­tas me­tas cae más que na­da so­bre las pro­vin­cias y ciu­da­des al­re­de­dor del país. Co­mo la ter­ce­ra mu­ni­ci­pa­li­dad de Chi­na en tér­mi­nos de PBI y una im­por­tan­te ba­se ma­nu­fac­tu­re­ra, Guangz­hou es­ta­ba des­ti­na­da a ju­gar un rol pro­ta­gó­ni­co. A prin­ci­pios del año pa­sa­do la ciu­dad pre­sen­tó un plan que apun­ta a bi­llo­nes de yua­nes en fac­tu­ra­ción de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, bio­me­di­ci­na, ma­nu­fac­tu­ra avan­za­da, en­víos, ener­gía nue­va y otras in­dus­trias pa­ra 2021. Los fun­cio­na­rios de la ciu­dad via­ja­ron a Sin­ga­pur, Chica­go y Si­li­con Va­lley pa­ra mos­trar el atrac­ti­vo de Guangz­hou co­mo hub.

Las em­pre­sas es­tán res­pon­dien­do al lla­ma­do. Fox­conn Tech­no­logy Group co­men­zó en mar­zo del año pa­sa­do la cons­truc­ción de una fá­bri­ca de LCD de US$ 8800 mi­llo­nes. En abril, Cis­co Sys­tems reali­zó una ce­re­mo­nia de aper­tu­ra pa­ra un “pro­yec­to de ciu­dad in­te­li­gen­te” mul­ti­mi­llo­na­rio y un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de In­ter­net.

Los es­fuer­zos de Guangz­hou de­be­rían te­ner un em­pu­jón des­de Bei­jing pa­ra crear un “Área de la Gran Bahía” unien­do los te­rri­to­rios cer­ca­nos de Hong Kong y Ma­cau con la pro­vin­cia de Guang­dong. Guangz­hou, la ca­pi­tal pro­vin­cial, de­be­ría ser­vir co­mo hub ad­mi­nis­tra­ti­vo y de lo­gís­ti­ca pa­ra las ve­ci­nas ciu­da­des de fa­bri­ca­ción del del­ta del río Pearl

co­mo Fos­han y Zhongs­han. Aun­que la idea pre­ce­de la re­gla de Xi, pa­re­ce te­ner un nue­vo im­pul­so. “Guangz­hou se apro­ve­cha­ría de es­ta gran área pa­ra for­ta­le­cer la coope­ra­ción con las ciu­da­des in­vo­lu­cra­das en es­te desa­rro­llo a ni­vel na­cio­nal”, di­jo Ren Xue­feng, se­cre­ta­rio del Par­ti­do de Guangz­hou, en el 19° Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en Bei­jing.

Pa­ra ace­le­rar la tran­si­ción, el go­bierno de Guangz­hou es­tá ofre­cién­do­les a las com­pa­ñías un aba­ni­co de in­cen­ti­vos, in­clu­yen­do sub­si­dios, prés­ta­mos a ba­ja ta­sa de in­te­rés y exen­cio­nes im­po­si­ti­vas. Las au­to­ri­da­des im­po­si­ti­vas se­pa­ra­ron cua­tro fon­dos de US$ 1500 mi­llo­nes pa­ra apo­yar a las in­dus­trias nue­vas y ac­tua­li­zar las vie­jas, y es­tán en­tre­gan­do pa­gos por úni­ca vez pa­ra las fá­bri­cas que au­to­ma­ti­zan. La tie­rra don­de Guangz­hou Au­to es­tá cons­tru­yen­do su fá­bri­ca de vehícu­los fue otor­ga­da de for­ma gra­tui­ta, se­gún Feng. “El rá­pi­do desa­rro­llo de GAC no se po­dría ha­ber con­se­gui­do sin las po­lí­ti­cas pre­fe­ren­cia­les de Guangz­hou, la pro­vin­cia de Guang­dong y el go­bierno cen­tral”, aña­de.

La de­ter­mi­na­ción de Chi­na pa­ra con­ver­tir­se en una fuer­za de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial em­pu­jó a los start ups del con­ti­nen­te a una com­pe­ten­cia glo­bal por el ta­len­to tec­no­ló­gi­co. Pa­ra im­pul­sar los es­fuer­zos de re­clu­ta­mien­to, ifly­tek, que se es­pe­cia­li­za en re­co­no­ci­mien­to de voz, abrió es­te año una ofi­ci­na en Si­li­con Va­lley. Ba­sa­da en He­fei, la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de An­hui, ifly­tek es­tá re­ci­bien­do el apo­yo de las au­to­ri­da­des en Guangz­hou, don­de abrió sus head­quar­ters pa­ra el sur de Chi­na; la ciu­dad ofre­ce de­ce­nas de mi­llo­nes de yua­nes pa­ra apo­yar pro­yec­tos de I+D ar­ma­dos por gra­dua­dos con doc­to­ra­dos de las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des del mun­do. “Si el go­bierno pro­vee sub­si­dios de re­cur­sos hu­ma­nos que pue­den ayu­dar a re­du­cir el pe­so de las em­pre­sas y fa­ci­li­tar el atraer a los ta­len­tos, es­to nos per­mi­ti­rá mo­ver­nos in­clu­so más rá­pi­do con nues­tra I+D”, ase­gu­ra Du Lan, VP se­nior de Ifly­tek.

Iró­ni­ca­men­te, Guangz­hou po­dría be­ne­fi­ciar­se del rol más gran­de que jue­gan las em­pre­sas es­ta­ta­les en la eco­no­mía: re­pre­sen­tan el 40 por cien­to de los bienes in­dus­tria­les de la ciu­dad, com­pa­ra­do con 17 por cien­to en Shenz­hen, una ciu­dad del del­ta del río Pearl que se con­vir­tió en hub tec­no­ló­gi­co. Xi quie­re que las em­pre­sas es­ta­ta­les sean “más gran­des y más fuer­tes”. Guangz­hou las es­tá alen­tan­do a en­trar a ne­go­cios con com­pa­ñías pri­va­das, pa­ra que pue­dan apro­ve­char su know how téc­ni­co. Ifly­tek, por ejem­plo, es­tá co­la­bo­ran­do con Guangz­hou Phar­ma­ceu­ti­cal Hol­dings, una fir­ma de más de 100 años, en una red de cen­tros de sa­lud con IA.

Mi­dea Group, fa­bri­can­te de elec­tro­do­més­ti­cos que ad­qui­rió a la fir­ma ale­ma­na fa­bri­can­te de robots Ku­ka por US$ 4000 mi­llo­nes, tam­bién es­tá coope­ran­do con Guangz­hou Phar­ma­ceu­ti­cal. “Pre­sen­ta­re­mos far­ma­cias com­ple­ta­men­te au­to­ma­ti­za­das en las cua­les los re­me­dios pue­dan ser ele­gi­dos y or­de­na­dos por má­qui­nas”, ex­pli­có Paul Fang, CEO y pre­si­den­te de Mi­dea. “To­do lo que ha­ce­mos hoy, des­de la au­to­ma­ti­za­ción in­dus­trial has­ta la fa­bri­ca­ción de robots, es­tá muy ata­do a la IA”, aña­dió. Los pla­nes de Guangz­hou y otras ciu­da­des chi­nas po­drían es­tro­pear­se si el apo­yo fi­nan­cie­ro lle­va a los mis­mos pro­ble­mas de so­bre­ca­pa­ci­dad que de­vas­ta­ron a la in­dus­tria glo­bal de pa­ne­les solares ha­ce al­gu­nos años. Los pre­cios de los pa­ne­les solares ca­ye­ron más de 70 por cien­to des­de 2010, se­gún la Aso­cia­ción de In­dus­trias de Ener­gía So­lar.

Ya se anun­cia­ron 98.000 mi­llo­nes de yua­nes en in­ver­sio­nes en fá­bri­cas de au­tos eléc­tri­cos, au­men­tan­do la ca­pa­ci­dad anual de Chi­na a 2,9 mi­llo­nes de uni­da­des —seis ve­ces la can­ti­dad ven­di­da en 2016. Di­ce Ken­nedy, del CSIS: “La preo­cu­pa­ción de la gen­te es que Chi­na Inc. con es­te­roi­des ma­te a las ga­nan­cias pa­ra las in­dus­trias co­mo un to­do”. —— Dex­ter Ro­berts, con Tom Mac­ken­zie, Ha­ze Fan y Ra­chel Chang. <BW>

THE BOT­TOM LI­NE. La ciu­dad de Guangz­hou y sus al­re­de­do­res se es­tán con­vir­tien­do en una prue­ba pa­ra la am­bi­cio­sa po­lí­ti­ca in­dus­trial del pre­si­den­te Xi.

Pre­pa­ran­do al Ehang, de un so­lo pa­sa­je­ro, pa­ra un vue­lo de prue­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.