Em­pren­de­do­res Con el pie de­re­cho

Do­rian Ar­gen­ti­na ofre­ce za­pa­tos pa­ra jó­ve­nes in­tere­sa­dos por la es­té­ti­ca y fac­tu­ra más de $ 6,4 mi­llo­nes.tie­ne un lo­cal, pe­ro el 95 por cien­to de sus ven­tas las ha­ce a tra­vés de In­ter­net.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Ri­car­do Quesada.

En las úl­ti­mas se­ma­nas de ju­lio de 2015, Fa­cun­do Ga­ro­fa­lo anun­ció que ha­bía de­ci­di­do de­jar de con­cen­trar­se en Bai­re­son­rent, el si­tio de al­qui­ler de de­par­ta­men­tos tem­po­ra­rios que ha­bía fun­da­do en 2009, a los 22 años, pa­ra co­men­zar un nue­vo em­pren­di­mien­to en el mun­do de la mo­da.

Ni sus padres ni su no­via en­ten­dían por qué iba a em­pe­zar de ce­ro en un sec­tor que des­co­no­cía, pe­ro Ga­ro­fa­lo ne­ce­si­ta­ba ha­cer al­go que lo desafia­ra y lo hi­cie­ra ren­dir al má­xi­mo. Fue ahí cuan­do em­pe­zó a ver que ha­bía un ni­cho no ex­plo­ra­do en el mun­do de la mo­da mas­cu­li­na: el de los za­pa­tos de al­ta ga­ma, en lí­nea con lo que se ve en Eu­ro­pa y los EE.UU.

Así, es­te li­cen­cia­do en Ad­mi­nis­tra­ción pu­so ma­nos a la obra pa­ra crear Do­rian Ar­gen­ti­na, una mar­ca de cal­za­do mas­cu­lino que apun­ta a un hom­bre al que le gus­ta es­tar bien ves­ti­do y que es­tá aten­to a las ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les. Es­ta idea se re­fle­jó en su lo­go: el di­bu­jo de un hom­bre con una po­bla­da bar­ba de es­ti­lo hips­ter.

“Me lan­cé por­que vi que los hom­bres ca­da vez nos in­tere­sa­mos más por nues­tro as­pec­to y en el país no ha­bía nin­gu­na mar­ca ex­clu­si­va­men­te de za­pa­tos mas­cu­li­nos que tu­vie­ra pro­duc­tos mo­der­nos”, ex­pli­ca Ga­ro­fa­lo y cuen­ta que los cer­ca de US$ 40.000 de in­ver­sión ini­cial los con­si­guió de las ga­nan­cias de su an­te­rior em­pren­di­mien­to, un cré­di­to bancario y dos prés­ta­mos fa­mi­lia­res. “Em­pe­cé con un mo­de­lo muy lean. Ter­ce­ri­cé el com­mu­nity ma­na­ge­ment y con­se­guí un buen ta­ller que hi­cie­ra la con­fec­ción. Yo me en­car­go de ver que la com­pa­ñía mar­che bien. Soy ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas y es lo que sé ha­cer bien”, di­ce y de­ta­lla que te­ner una es­truc­tu­ra de cos­tos fi­jos tan pe­que­ña le per­mi­tió ofre­cer un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad a pre­cios por de­ba­jo del mer­ca­do (al­re­de­dor de $ 4000).

Du­ran­te el pri­mer año, rein­vir­tió los in­gre­sos en me­jo­rar el stock y en pu­bli­ci­dad, con hin­ca­pié en re­des so­cia­les. El break even lo lo­gró du­ran­te el se­gun­do año, de la mano de la pre­sen­cia de la mar­ca en Show­match: “Me con­tac­tó Mery Vi­la­ri­ño, la ves­tua­ris­ta de Marcelo Ti­ne­lli, que es­ta­ba vien­do la mar­ca en re­des y que­ría que Ti­ne­lli usa­ra mis za­pa­tos. Vino al show­room y eli­gió tres mo­de­los”.

La mar­ca cuen­ta con un lo­cal en una zo­na re­si­den­cial de Ca­ba­lli­to, des­de el que se ven­de el 5 por cien­to del to­tal de la com­pa­ñía, que fac­tu­ró más de $ 6,4 mi­llo­nes en 2017. El 95 por cien­to res­tan­te es co­mer­cio elec­tró­ni­co. Y aun­que com­prar za­pa­tos por In­ter­net pue­de re­sul­tar di­fí­cil, Do­rian ofre­ce una plan­ti­lla im­pri­mi­ble. “Si el con­su­mi­dor se equi­vo­ca con el ta­lle, le ofre­ce­mos la po­si­bi­li­dad de que nos de­vuel­va el pro­duc­to sin car­go y le vol­ve­mos a en­viar el ta­lle co­rrec­to”, di­ce.

Ha­ce unos me­ses em­pe­zó a eva­luar la po­si­bi­li­dad de abrir un se­gun­do lo­cal en una zo­na más co­mer­cial, aun­que es­tá es­pe­ran­do en­con­trar una ubi­ca­ción que no agre­gue de­ma­sia­do cos­to a la ope­ra­ción. “Es­toy vien­do con mu­cha aten­ción dón­de abrir. Sé que va a ser una vi­drie­ra en la que ga­na­re­mos en vo­lu­men, pe­ro no quie­ro te­ner que su­bir los pre­cios. Pre­fie­ro ir de a po­co y cre­cer de ma­ne­ra or­de­na­da”, con­clu­ye.

Fa­cun­do Ga­ro­fa­lo El fun­da­dor de Do­rian pre­vé abrir un se­gun­do lo­cal de su mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.