Re­wind Em­pren­dien­do des­de ce­ro

Los cam­bios que trae la nue­va ca­ma­da de em­pre­sa­rios po­drían im­pli­car la sa­li­da por arri­ba del la­be­rin­to de la fal­ta de em­pleo.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Tris­tán Rodríguez Lo­re­do

Pa­ra di­fe­ren­ciar­se de la ma­la ima­gen de los em­pre­sa­rios, pre­fie­ren ser em­pren­de­do­res.

Lue­go que ca­ye­ra el mu­ro de si­len­cio que apa­ñó el des­ma­dre eco­nó­mi­co del mo­de­lo K en su ver­sión que so­ca­va­ba la formación de ca­pi­tal, un di­rec­ti­vo de una cá­ma­ra em­pre­sa­rial in­ten­tó sa­car­se de en­ci­ma el mo­te de “cóm­pli­ces” con que un pe­rio­dis­ta lo in­ter­pe­la­ba. “Fui­mos rehe­nes” le con­tes­tó con tan­ta fir­me­za que pa­re­cía con­ven­ci­do. Po­cos fue­ron los em­pre­sa­rios que le­van­ta­ron la voz an­te atro­pe­llos o ma­nio­bras en las que no ne­ce­sa­ria­men­te es­ta­ban im­pli­ca­dos. Unos, em­plea­dos al fin, por con­ser­var su pues­to di­rec­ti­vo y no en­tor­pe­cer el diá­lo­go y la ne­go­cia­ción flui­da que las ca­sas ma­tri­ces te­nían con el Go­bierno de aquel en­ton­ces. Otros por­que ar­gu­men­ta­ban que de­bían pa­gar quin­ce­nas y te­nían que res­pon­der por la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral de sus em­plea­dos. Con­mo­ve­dor. Ca­si an­ti­ci­pán­do­se a la era de las fake news: ve­ro­sí­mil, ¿pe­ro cier­to? La ma­la ima­gen que los em­pre­sa­rios tie­nen en el país no es no­ve­dad. En cual­quier en­cues­ta pe­lean el úl­ti­mo lu­gar pal­mo a pal­mo con sus teó­ri­cos opo­nen­tes, los sin­di­ca­lis­tas. Cla­ro que en una eco­no­mía que se dis­fra­za de mer­ca­do pe­ro que más que crear va­lor, es­tá orien­ta­da a cui­dar las cua­si ren­tas que han ob­te­ni­do con pro­tec­cio­nes, pre­ben­das, con­duc­tas an­ti­com­pe­ti­ti­vas o sien­do fun­cio­na­les a ma­las prác­ti­cas de go­bierno. Qui­zás por eso, pa­ra di­fe­ren­ciar­se y po­ner el con­ta­dor en ce­ro, los que to­man la pos­ta en el pro­ta­go­nis­mo de la in­ver­sión, la in­no­va­ción y la ge­ne­ra­ción de em­pleo de ca­li­dad, no les gus­ta lla­mar­se em­pre­sa­rios sino em­pren­de­do­res. Ya des­de su ges­tión al fren­te del Go­bierno de la Ciu­dad, Ma­cri ha­bía ele­va­do a la ca­te­go­ría de po­lí­ti­ca de estado la pro­mo­ción de los em­pren­di- mien­tos, po­nien­do én­fa­sis en tres ca­te­go­rías: a) los vin­cu­la­dos con la uti­li­za­ción de tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción; b) los que abar­ca­ban las de­no­mi­na­das “in­dus­trias cul­tu­ra­les”; y c) los de la ba­se de la pi­rá­mi­de, que ca­pa­ci­tan y for­man ta­len­to em­pren­de­dor en ofi­cios mano de obra in­ten­si­vos. ¿Es una uto­pía pen­sar que, con la im­ple­men­ta­ción de un nue­vo mar­co so­cie­ta­rio, con fa­ci­li­da­des fi­nan­cie­ras y con cier­ta fle­xi­bi­li­dad fis­cal y la­bo­ral, pue­dan ge­ne­rar el em­pleo que ha­ce fal­ta? De­ci­di­da­men­te. Lue­go del pri­mer im­pul­so, los mis­mos em­pren­de­do­res ten­drán las di­fi­cul­ta­des que hoy aco­san a la ge­ne­ra­ción de sus padres en la pro­duc­ción. Sin em­bar­go, con­vie­ne re­pa­sar cuá­les son aque­llos cam­bios que la nue­va ca­ma­da trae con­si­go y que po­dría rom­per es­te la­be­rin­to, co­mo se ha­ce siem­pre: sa­lien­do por arri­ba.

1. Rea­lis­mo en la ges­tión de per­so­nas: son cui­da­do­sos y se­lec­ti­vos a la ho­ra de to­mar per­so­nal.

2. Formación só­li­da: con ex­pe­rien­cia aca­dé­mi­ca y la­bo­ral en el ex­te­rior, su­pe­ran en mar­co con­cep­tual a los “vie­jos”.

3. Co­nec­ta­dos: sa­ben que un fran­co­ti­ra­dor no agre­ga va­lor, só­lo se de­fien­de. Des­de un ini­cio sus ne­go­cios es­tán em­pa­pa­dos en la ló­gi­ca de las re­des y la con­for­ma­ción de un en­torno de re­la­cio­nes.

4. Bue­na ciu­da­da­nía: son más res­pon­sa­bles que sus ma­yo­res en sus re­la­cio­nes con el en­torno so­cial.

5. Ac­ti­tud com­pe­ti­ti­va: sa­ben que lo su­yo du­ra­rá po­co si no tie­ne una ba­se pro­duc­ti­va real y una ven­ta­ja ad­qui­ri­da. Y lo bus­can afa­no­sa­men­te.

6. Sos­te­ni­bi­li­dad: in­cor­po­ran la no­ción del en­torno y el lar­go pla­zo co­mo con­di­cio­nan­te pa­ra desen­vol­ver­se. No es mar­ke­ting, es con­cien­cia de fi­ni­tud fren­te a la na­tu­ra­le­za y el tiem­po.

7. Re­si­lien­cia: es la ma­te­ria por apro­bar. No han su­fri­do los gran­des vai­ve­nes de la eco­no­mía ar­gen­ti­na. Tie­nen ta­len­to pa­ra afron­tar­lo pe­ro de­be­rán po­ner­se más a prue­ba pa­ra des­pla­zar, de­fi­ni­ti­va­men­te, a la ge­ne­ra­ción de em­pre­sa­rios que no pu­do, no su­po o no qui­so asu­mir su pa­pel di­ri­gen­te a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias que le to­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.