Fran­qui­cias 2018

Las cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les, las mar­cas de ser­vi­cios per­so­na­les y los su­per­mer­ca­dos de cer­ca­nía hi­cie­ron pun­ta en el mun­do de las fran­qui­cias. Dón­de es­tán las opor­tu­ni­da­des.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Ri­car­do Quesada.

Las ca­lles de Pa­ler­mo, pri­me­ro, y las del res­to de la ciu­dad, des­pués, son tes­ti­go de uno de los úl­ti­mos au­ges en ma­te­ria de gas­tro­no­mía. La apa­ri­ción de una in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les, con dis­tin­tas mar­cas y for­ma­tos fue, en opi­nión de los prin­ci­pa­les con­sul­to­res del mer­ca­do, el pun­to so­bre­sa­lien­te, tam­bién, del mun­do de las fran­qui­cias en el úl­ti­mo año.

“No pue­do de­cir que ha­ya una que ha­ya re­sul­ta­do la gran ga­na­do­ra den­tro de es­te seg­men­to, por­que sur­gie­ron mu­chí­si­mas. Aun­que ca­da una tu­vo po­cas aper­tu­ras, si se su­ma la ca­te­go­ría, lle­ga­mos a un nú­me­ro más que in­tere­san­te”, ex­pli­ca Car­los Ca­nu­das, so­cio del Es­tu­dio Ca­nu­das, es­pe­cia­li­za­do en fran­qui­cias. Es­te ru­bro, in­di­ca, aún tie­ne es­pa­cio pa­ra cre­cer si se tie­ne en cuen­ta que el con­su­mo per cá­pi­ta es de 41 li­tros anua­les, muy le­jos de los 69 al año que se be­ben en Bra­sil o de los 147 de Di­na­mar­ca, el lí­der.

“No po­de­mos de­jar de nom­brar el fe­nó­meno de la cer­ve­za ar­te­sa­nal. Apa­re­cie­ron fran­qui­cias con rá­pi­do cre­ci­mien­to y muy de­man­da­das, con­cep­tos de la mano del in­cre­men­to del con­su­mo. Los que trac­cio­nan son los fa­bri­can­tes y otros tie­nen un con­cep­to que ba­sa su ofer­ta en la cer­ve­za ar­te­sa­nal”, apor­ta Mario Co­mi, ge­ren­te Ge­ne­ral de Fran­corp.

A pe­sar de que no ha­ya ha­bi­do un cla­ro ga­na­dor den­tro de es­ta ca­te­go­ría, el cre­ci­mien­to que tu­vo el sec­tor em­pu­jó a mar­cas ya es­ta­ble­ci­das co­mo Antares o Cer­ve­lar, que des­de ha­ce unos años em­pe­za­ron a ver cre­cer el nú­me­ro de aper­tu­ras anua­les. “A fin de 2018 se van cum­plir 20 des­de que em­pe­za­mos con es­te pro­yec­to. En 2004 em­pe­za­mos a fran­qui­ciar nues­tros lo­ca­les. Al prin­ci­pio se abrían en­tre uno y tres al año, pe­ro des­de ha­ce un tiem­po ese nú­me­ro se in­cre­men­tó a en­tre ocho y nue­ve”, se­ña­la Pablo Rodríguez, co­fun­da­dor de Antares, y agre­ga que la pro­yec­ción es se­guir cre­cien­do a un rit­mo si­mi­lar en el pró­xi­mo trie­nio.

Boom por­te­ño

Se­gún Rodríguez, el cre­ci­mien­to de es­te sec­tor em­pe­zó en Mar del Pla­ta, Bariloche y Mar del Pla­ta, y so­lo en los úl­ti­mos dos años el boom se tras­la­dó a la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba y Ro­sa­rio: “La ven­ta de cer­ve­za ar­te­sa­nal se da en múl­ti­ples for­mas. Se ato­mi­za la ofer­ta en un mon­tón de pe­que­ños pro­yec­tos. La re­per­cu­sión pue­de ser ne­ga­ti­va si hay so­bre­ofer­ta en pla­za. Pe­ro eso to­da­vía no pa­sa. Pue­de pasar en Pa­ler­mo, pe­ro no en mu­chos lu­ga­res”.

Pa­ra abrir un Antares se re­quie­re un lo­cal de al me­nos 200 m2, con una in­ver­sión to­tal de en­tre $ 7000 y $ 10.000 por m2, es de­cir, al me­nos $ 1,4 mi­llo­nes, con un contrato de en­tre dos y tres años, y la re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión a apro­xi­ma­da­men­te 24 me­ses.

“El sis­te­ma sir­ve pa­ra que los em­pren­de­do­res se apa­lan­quen. Y así co­mo cre­ció Antares, tam­bién lo hi­zo Cer­ve­lar. Va a ha­ber una de­can­ta­ción y, a la lar­ga, las aper­tu­ras van ha­cer una campana de Gauss. Es­pe­ro que no se vea el efec­to can­cha de padd­le”, di­ce Lu­cas Se­ca­des, VP Eje­cu­ti­vo de la Aso-

cia­ción Ar­gen­ti­na de Mar­cas y Fran- qui­cias (AAMF), en re­fe­ren­cia al boom que vio la Ar­gen­ti­na en los ’80. Se­gún la AAMF, el año pa­sa­do el sis­te­ma de fran­qui­cias re­cu­pe­ró la ta­sa de cre­ci­mien­to que ha­bía per­di­do en los úl­ti­mos años, de la mano de la caí­da del con­su­mo. En el in­te­rior del país se con­so­li­dó una gran can­ti­dad de mar­cas y hu­bo mu­cho mo­vi­mien­to en los ru­bros de gas­tro­no­mía y ser­vi­cios.

“Ade­más de las cer­ve­ce­rías, en gas- tro­no­mía tam­bién hu­bo mu­chas aper­tu­ras de ca­fe­te­rías, con Ca­fé Mar­tí­nez y Ha­van­na a la ca­be­za. Son mar­cas que tu­vie­ron que de­jar de otor­gar fran­qui­cias, por­que no te­nían ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción pa­ra abas­te­cer a más pun­tos de ven­ta de los exis­ten­tes”, agre­ga Se­ca­des.

Co­mi ase­gu­ra que en los pri­me­ros me­ses de es­te año se si­guió la ten­den­cia de 2017, con un rit­mo de ex­pan­sión que no tu­vo la ace­le­ra­ción que se ha­bía pen­sa­do a prio­ri. Sin em­bar­go, des­ta­ca que cre­cie­ron las consultas y las con­cre­cio­nes. “No hay un pa­ra­te. La gen­te que es­tá de­ci­di­da a en­ca­rar un pro­yec­to lo ha­ce. A eso se le su­ma que el sis­te­ma es­tá me­jor vis­to que ha­ce unos años, por­que el in­ver­sor pon­de­ra los be­ne­fi­cios que el fran­qui­cian­te tu­vo al cons­truir el pro­gra­ma”, agre­ga Co­mi.

Se­gún Es­tu­dio Ca­nu­das, en 2017 cre- ció un 10 por cien­to con res­pec­to al año an­te­rior la can­ti­dad de mar­cas in­cor­po­ra­das al sis­te­ma. Pa­ra es­te año, se pre­vé un in­cre­men­to del 11 por cien­to en el nú­me­ro de nue­vas fran­qui­cias.

En la ac­tua­li­dad, el sis­te­ma de fran­qui­cias re­pre­sen­ta el 2,2 por cien­to del PBI y ge­ne­ra cua­tro ve­ces más em­pleo que la in­dus­tria au­to­mo­triz, apor­ta Se­ca­des. “Más allá del em­pleo, so­mos lí­de­res en Amé­ri­ca la­ti­na en ope­ra­cio­nes. La Ar­gen­ti­na es el país de la re­gión que más con­cep­tos ex­por­tó al ex­te­rior”, agre­ga.

Ca­nu­das aña­de que el país ya ex­por­tó 179 fran­qui­cias, con un to­tal de 1745 lo­ca­les de mar­cas ar­gen­ti­nas en el ex­te­rior.

“A lo lar­go de los úl­ti­mos años, el sis­te­ma se hi­zo ca­da vez más fe­de­ral. En 2014 el 25 por cien­to de las mar­cas en la Guía Ar­gen­ti­na de Fran­qui­cias co­rres­pon­día a em­pre­sas na­ci­das en el in­te­rior. En la úl­ti­ma edi­ción esa pro­por­ción cre­ció al 30 por cien­to, con Cór­do­ba, Men­do­za y Ro­sa­rio co­mo las prin­ci­pa­les ge­ne­ra­do­ras fue­ra del área me­tro­po­li­ta­na de Bue­nos Ai­res”, di­ce Ca­nu­das y se­ña­la a las he­la­de­rías Gri­do, Ha­van­na y el bar te­má­ti­co Johnny B. Good, que ya cuen­ta con 15 fran­qui­cias. La aper­tu­ra de un nue­vo lo­cal de­man­da más de US$ 700.000.

El ex­per­to agre­ga que el 40 por cien­to de las fran­qui­cias co­rres­pon­de a gas­tro- no­mía. El que le si­gue en im­por­tan­cia, ex­pli­ca, es el de ser­vi­cios, en gran me­di­da gra­cias a la ba­ja in­ver­sión re­que­ri­da pa­ra co­men­zar a ope­rar.

Pre­ci­sa­men­te, fue una mar­ca de ser­vi­cios la que más aper­tu­ras tu­vo du­ran­te 2017. Se tra­ta de Ra­pi­pa­go, que su­mó 600 nue­vos lo­ca­les a su red. “A di­fe­ren­cia de las fran­qui­cias tra­di­cio­na­les, la in­ver­sión pa­ra ins­ta­lar un lo­cal co­rre por nues­tra cuen­ta. Pro­vee­mos el mo­bi­lia­rio, los ele­men­tos de se­gu­ri­dad, la ca­ja fuer­te, las alar­mas y los ele­men­tos de pu­bli­ci­dad. El fran­qui­cia­do co­rre con el al­qui­ler del lo­cal y el suel­do de los em­plea­dos en ca­so de que los tu­vie­ra, por­que en mu­chos ca­sos se tra­ta de ne­go­cios fa­mi­lia­res”, ex­pli­ca Ale­jan­dro Pin­gi­to­re, ge­ren­te de Re­tail y Alian­zas Co­mer­cia­les de Gi­re­ra­pi­pa­go, aun­que, sos­tie­ne, esa es so­lo una par­te del cre­ci­mien­to. “Hay una ne­ce­si­dad de pa­gar fac­tu­ras, com­pras por ecom­mer­ce. Aun­que se ve un au­ge de lo elec­tró­ni­co, mu­cha gen­te pre­fie­re lo pre­sen­cial, so­bre to­do en el in­te­rior”.

Pa­ra es­te año, ase­gu­ra Pin­gi­to­re, pro­yec­tan un nú­me­ro si­mi­lar de aper­tu­ras al de 2017: “Tra­ta­mos de se­lec­cio­nar bien dón­de es­ta­rán ubi­ca­das esas nue­vas po­si­cio­nes. Ha­ce va­rios años que apos­ta­mos al for­ma­to de fran­qui­cia, don­de la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal sea el Ra­pi­pa­go y se pue­dan te­ner otros ser­vi­cios, que de­ben ser apro­ba­dos por no­so­tros”.

Más ser­vi­cios

Co­mi des­ta­ca que el cre­ci­mien­to que se pue­de ob­ser­var en el ru­bro ser­vi­cios es­tá re­la­cio­na­do con la re­la­ti­va­men­te ba­ja in­ver­sión ini­cial y que, en al­gu­nos ca­sos, no se re­quie­re de es­truc­tu­ra, co­mo en el ca­so de las in­mo­bi­lia­rias Re/max.

Tam­bién des­ta­ca el cre­ci­mien­to del seg­men­to ser­vi­cios per­so­na­les, con la de­pi­la­ción de­fi­ni­ti­va a la ca­be­za. “De­pi4e­ver, en cua­tro años, pa­só a te­ner 50 lo­ca­les, de los cua­les el 20 por cien­to es pro­pio y el 80 por cien­to res­tan­te es­tá fran­qui­cia­do. Ya ca­si no hay zo­nas dis­po­ni­bles en la ciu-

dad de Bue­nos Ai­res y al­re­de­do­res, por lo que la mar­ca se es­tá ex­pan­dien­do al in­te­rior”, ex­pli­ca el con­sul­tor.

Otra de las mar­cas que cre­ció mu­cho, con 47 aper­tu­ras en el úl­ti­mo año, fue Su­per­mer­ca­dos Día, apun­ta Se­ca­des. “Pa­ra es­te año, pla­nea­mos abrir una can­ti­dad si­mi­lar en el for­ma­to de fran­qui­cias, no so­lo en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res sino tam­bién en el in­te­rior del país. So­mos una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas fran­qui­cia­do­ras”, ex­pli­ca Agus­tín Íbe­ro, di­rec­tor de Fran­qui­cias de Día Ar­gen­ti­na, que agre­ga que es­tán con un rit­mo de inau­gu­ra­cio­nes de en­tre uno y dos lo­ca­les se­ma­na­les en el for­ma­to de cer­ca­nía, que no su­pere los 250 m2.

La in­ver­sión to­tal re­que­ri­da pa­ra co­men­zar a ope­rar una su­cur­sal de la ca­de­na es­pa­ño­la em­pie­za en $ 1,4 mi­llo­nes, el contrato se fir­ma por cin­co años y se de­be em­plear un pro­me­dio de cin­co tra­ba­ja­do­res por lo­cal. “Ofre­ce­mos una opor­tu­ni­dad pa­ra que un co­mer­cian­te pue­da ad­mi­nis­trar y ope­rar un su­per­mer­ca­do de cer­ca­nía sin rea­li­zar gran­des in­ver­sio­nes y de la mano de una es­truc­tu­ra de apo­yo y so­por­te es­pe­cia­li­za­do. Le ofre­ce­mos la ca­pa­ci­ta­ción y el ase­so­ra­mien­to ne­ce­sa­rio, an­tes, du­ran­te y des­pués de la aper­tu­ra de la tien­da, ade­más del stock de mer­ca­de­ría”, agre­ga Íbe­ro.

Low cost

Es­te es un ne­go­cio de vo­lu­men, con una fac­tu­ra­ción men­sual apro­xi­ma­da de $ 24 mi­llo­nes por lo­cal. “Es una de las ten­den­cias que ve­mos ve­nir en el mun­do de las fran­qui­cias. Con­ti­nua­rá el in­te­rés por las fran­qui­cias de ba­jo tic­ket de ven­ta y de gran vo­lu­men de ope­ra­cio­nes dia­rias, co­mo las piz­zas y em­pa­na­das de pre­cio ba­jo, al­gu­nos ne­go­cios de pa­na­de­ría y he­la­de­ría. In­clu­so em­pre­sas que ya apli­can fran­qui­cias con­ti­nua­rán crean­do se­gun­das mar­cas con pre­cios ba­ra­tos pa­ra com­pe­tir con las ya exis­ten­tes”, an­ti­ci­pa Ca­nu­das y agre­ga que otro mer­ca­do que se en­cuen­tra en ex­pan­sión es de las fran­qui­cias low cost. “Se­rán las más bus­ca­das por un pú­bli­co de­seo­so de in­de­pen­di­zar­se y de tra­ba­jar en su pro­pio ne­go­cio, con aho­rros que ron­dan los $ 700.000, pe­ro cons­cien­tes de que ten­drán que en­tre­gar­les tiem­po y es­fuer­zo”, sen­ten­cia.

Se­gún Pablo Pas­co­lo, so­cio de Cen­tro Fran­chi­sing, el sis­te­ma co­men­za­rá a ver la apa­ri­ción de gru­pos ope­ra­do­res con una ma­yor es­pal­da pa­ra in­ver­tir y po­drán ad­qui­rir los de­re­chos de va­rias mar­cas: “Van a di­na­mi­zar el mer­ca­do, por­que el ca­pi­tal es ma­yor y eso les per­mi­te to­mar más ries­gos y rea­li­zar más aper­tu­ras”. Sin em­bar­go, cree que las al­tas ta­sas del sis­te­ma fi­nan­cie­ro son un es­co­llo. “Hoy la ren­ta fi­nan­cie­ra da muy bue­na uti­li­dad con me­nor ries­go. Por eso aún cues­ta mu­cho lo­grar que las fran­qui­cias sean el mo­tor de cre­ci­mien­to del mer­ca­do la­bo­ral”, con­clu­ye.

Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

Día. La ca­de­na tu­vo un gran cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años, so­bre to­do en el for­ma­to de cer­ca­nía. 47 nue­vas fran­qui­cias abrió en 2017.

Antares. Fran­qui­cia des­de 2004 y abre en­tre ocho y nue­ve lo­ca­les nue­vos al año, $ 1,4 mi­llo­nes es la in­ver­sión mí­ni­ma pa­ra co­men­zar a ope­rar una fran­qui­cia de la cer­ve­ce­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.