Los emer­gen­tes son el fu­tu­ro

Gian­fran­co Ca­sa­ti, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Growth Mar­kets pa­ra Ac­cen­tu­re, ana­li­za el mapa geo­po­lí­ti­co y su impacto en los ne­go­cios. Por qué y có­mo cam­bió la vi­sión so­bre la Ar­gen­ti­na.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Flo­ren­cia Ra­di­ci, des­de Sin­ga­pur. Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

Un ita­liano que vi­ve en Sin­ga­pur”. Así lo de­fi­nió en una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri a Gian­fran­co Ca­sa­ti, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Growth Mar­kets de Ac­cen­tu­re al que ha­bía co­no­ci­do en una reunión en mar­zo de 2016 en la que la com­pa­ñía anun­ció un plan de in­ver­sio­nes en la Ar­gen­ti­na pa­ra con­tra­tar más de 600 per­so­nas y cons­truir un nue­vo edi­fi­cio de ofi­ci­nas. Ca­sa­ti re­cuer­da la anéc­do­ta al co­mien­zo de la en­tre­vis­ta. “Des­pués de la reunión me subí a un avión y, cuan­do me ba­jé, te­nía men­sa­jes en el ce­lu­lar con­tán­do­me que ha­bía ha­bla­do de mí”, di­ce en­tre son­ri­sas una ca­lu­ro­sa ma­ña­na de mar­zo des­de la mo­der­na ofi­ci­na de Ac­cen­tu­re en pleno cen­tro de Sin­ga­pur.

La des­crip­ción no es­ta­ba erra­da: Ca­sa- ti es ita­liano y tra­ba­ja en la se­de de Sin­ga­pur de Ac­cen­tu­re, em­pre­sa a la que se unió en 1984 y de la que se con­vir­tió en so­cio 10 años des­pués. Lo que si­guió fue una ca­rre­ra cor­po­ra­ti­va que cul­mi­nó con es­te eco­no­mis­ta co­mo res­pon­sa­ble de su­per­vi­sar los ne­go­cios de Ac­cen­tu­re en Asia Pa­cí­fi­co, Áfri­ca, Medio Orien­te, Tur­quía y, cla­ro, Amé­ri­ca la­ti­na. “Es una gran am­pli­tud de geo­gra­fías –ad­mi­te–. De Tokio a Síd­ney y Bue­nos Ai­res, pa­san­do por Johan­nes­bur­go y Riad. Lo que tie­nen en co­mún es que en Ac­cen­tu­re cree­mos que el cre­ci­mien­to más sus­tan­cial de la eco­no­mía mun­dial ven­drá de es­tos paí­ses en un fu­tu­ro pre­vi­si­ble de 10 o 20 años”. Pa­ra mos­trar es­ta vi­sión, el eje­cu­ti­vo tra­za un pa­ra­le­lis­mo que, ad­mi­te, mo­les­ta a sus pa­res de otros paí­ses: “En tér­mi­nos de cen­tros de gra­ve­dad del mun­do de los ne­go­cios, Amé­ri­ca del Nor­te es el pre­sen­te. Es­tos Growth Mar­kets son el fu­tu­ro. Per­dón a mis co­le­gas eu­ro­peos, pe­ro su re­gión es el pa­sa­do. Es la reali­dad a la que nos es­ta­mos en­fren­tan­do”.

¿Cuá­les de es­tos mer­ca­dos son los que es­tán en ca­mino a cre­cer más rá­pi­do?

Es muy ob­vio de­cir que Chi­na, pe­ro es así. Son 1500 mi­llo­nes de per­so­nas y ese es uno de los dri­vers. Pe­ro tam­bién lo es el he­cho de que tie­ne un ré­gi­men po­lí­ti­co que de­ter­mi­na la di­rec­ción es­tra­té­gi­ca del país y la eje­cu­ta ha­cia allí. Ob­via­men­te tie­ne pro­ble­mas, co­mo la bre­cha en­tre quie­nes se es­tán ha­cien­do muy ri­cos y quie­nes no. Pe­ro es enor­me. Es un país ma­ra­vi­llo­so que va a li­de­rar el mun­do des­de el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

¿Cuá­les son los desafíos de es­to?

Chi­na ten­drá que abrir­se y ser más trans­pa­ren­te con el res­to del mun­do, por­que to­da­vía no es­tá en el lu­gar de ser el so­cio que to­dos quie­ren te­ner. Pe­ro es par­te de la evo­lu­ción y ten­go la ex­pec­ta­ti­va de que su acer­ca­mien­to se­rá ma­du­ro por el ti­po de re­la­ción que que­rrán es­ta­ble­cer

“Más allá de quien li­de­re en el país, la cla­ve es man­te­ner con­sis­ten­cia en la di­rec­ción, pa­ra ge­ne­rar con­fian­za”.

con el mun­do. Lo que to­da­vía no es­tá del to­do cla­ro fue­ra de Asia es que tan­to Chi­na co­mo Ja­pón desa­rro­lla­ron una po­si­ción muy avan­za­da en el es­pa­cio tec­no­ló­gi­co. Y cuan­do di­go “tec­no­lo­gía” me re­fie­ro a la de avan­za­da, co­mo in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y ma­chi­ne lear­ning. Es un cre­ci­mien­to de ca­li­dad. y una reali­dad con la que el res­to del mun­do ten­drá que li­diar.

¿Hay un cam­bio de eje?

El mun­do es­tá mo­vién­do­se ha­cia Orien­te. Ja­pón, por ejem­plo, es­tá vol­vien­do a te­ner una iden­ti­dad na­cio­nal muy fuer-

te, re­la­cio­na­da con la tec­no­lo­gía. Es­tán muy fuer­tes en IA y au­to­ma­ti­za­ción in­dus­trial. Se va a con­ver­tir en un pla­yer sig­ni­fi­ca­ti­vo en el es­ce­na­rio de la eco­no­mía glo­bal. Tie­ne que re­sol­ver el pro­ble­ma de una po­bla­ción que en­ve­je­ce, por lo que se es­tá abrien­do y des­cu­brien­do có­mo co­nec­tar­se con otros paí­ses. Chi­na es­tá en otra eta­pa, por­que no tie­ne esa res­tric­ción in­me­dia­ta, aun­que no es in­mu­ne. Ya de­jó de ser el cen­tro de ma­nu­fac­tu­ra más ba­ra­to del mun­do y es­tá in­vir­tien­do en au­to­ma­ti­za­ción in­dus­trial, lo que va a su­bir el ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad. Eso lo con­vier­te en un desafío com­pe­ti­ti­vo.

¿Cuál es el pro­nós­ti­co pa­ra la In­dia?

Tie­ne una ta­sa de cre­ci­mien­to sus­tan­cial que pro­ba­ble­men­te con­ti­núe, so­bre to­do si lo­gra con­ti­nui­dad y con­sis­ten­cia en la for­ma en la que se maneja el país des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co. To­ma­rá tiem­po pa­ra que la In­dia emer­ja al mis­mo ni­vel que Chi­na. Pe­ro se­rá el nue­vo po­der eco­nó­mi­co y so­cial en los pró­xi­mos 10 o 20 años. Achi­car la bre­cha en la so­cie­dad va a de­man­dar tiem­po, pe­ro es­tá en el ca­mino. Es­tá for­man­do a mu­chos in­ge­nie­ros, cla­ve pa­ra el fu­tu­ro. Con el tiem­po, la mis­ma ex­ce­len­cia que hoy tie­nen en ser­vi­cios la lo­gra­rán en otras in­dus­trias.

¿Có­mo se in­ser­ta Amé­ri­ca la­ti­na?

El fu­tu­ro de la re­gión es­tá en ma­nos de la gen­te. Se­gún lo que de­ci­dan ha­cer es­tas per­so­nas y ha­cia dón­de va­yan –po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te– se­rán más gran­des o más chi­cos. Sin ha­cer jui­cio so­bre los re­gí­me­nes po­lí­ti­cos, uno ve la for­ma en la que la Ar­gen­ti­na re­emer­ge en el es­ce­na­rio de la eco­no­mía mun­dial, có­mo Co­lom­bia es­tá en el ca­mino. El gran mo­tor de la re­gión es Bra­sil, así que las pró­xi­mas elec­cio­nes allí mar­ca­rán el tono. Es im­por­tan­te se­ña­lar que, en el mo­men­to de la bur­bu­ja de las com­mo­di­ties, mu­chos paí­ses se vol­ca­ron a la so­lu­ción fá­cil de so­lo ven­der re­cur­sos na­tu­ra­les. Cuan­do Chi­na cam­bió la di­rec­ción de desa­rro­llo, los paí­ses que no crea­ron al­ter­na­ti­vas se en­con­tra­ron sin sa­ber qué ha­cer. Tar­da­ron en adap­tar­se y en­con­trar una res­pues­ta y las eco­no­mías su­frie­ron.

¿Qué ven­ta­jas tie­ne la re­gión?

Es in­creí­ble­men­te do­ta­da en lo que se re­fie- re a las per­so­nas. La ca­li­dad del ta­len­to es in­su­pe­ra­ble. La gen­te tra­ba­ja du­ro y son crea­ti­vos, lea­les, rá­pi­dos, ági­les y con ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. El pun­to es que es­tas eco­no­mías ne­ce­si­tan se­guir el ca­mino du­ro en lu­gar del fá­cil. Hay que agre­gar­le va­lor a las ma­te­rias pri­mas. Cuan­do un país le agre­ga va­lor a los re­cur­sos, pa­sa a ser re­co­no­ci­do por la ca­li­dad de la ma­nu­fac­tu­ra, por la fle­xi­bi­li­dad, por la adap­ta­bi­li­dad.

En el mun­do de hoy, la agi­li­dad y la habilidad pa­ra cam­biar el plan son ca­da vez más im­por­tan­tes. Las cla­ves son en­fo­car­se en las in­dus­trias de va­lor agregado, y con­ti­nui­dad y con­sis­ten­cia en la di­rec­ción po­lí­ti­ca.

¿Ve un cam­bio en la Ar­gen­ti­na?

Mi opi­nión per­so­nal es que sí. Des­de la com­pa­ñía, nues­tro gra­do de con­fian­za y com­pro­mi­so con el país subió. Y no es so­lo Ac­cen­tu­re. Cuan­do ha­blo con per­so­nas en to­do el mun­do, el país es vis­to de for­ma di­fe­ren­te. Más allá de quien li­de­re, la cla­ve es man­te­ner el ele­men­to de con- sis­ten­cia en la di­rec­ción, por­que es lo más im­por­tan­te pa­ra ge­ne­rar con­fian­za en los ex­tran­je­ros que va­yan a rea­li­zar in­ver­sio­nes. Por su­pues­to, a la ho­ra de ha­cer ne­go­cios el ti­po de cam­bio jue­ga un rol im­por­tan­te. Los in­ver­so­res ex­tran­je­ros irán con más con­fian­za al país si esa va­ria­ble se man­tie­ne es­ta­ble. Es un con­jun­to de co­sas, pe­ro al­gu­nas de las de­ci­sio­nes que to­mó es­te Go­bierno con­tri­bu­ye­ron a crear una pers­pec­ti­va de que la Ar­gen­ti­na es un ju­ga­dor glo­bal con­fia­ble. No­so­tros es­ta­mos du­pli­can­do nues­tro com­pro­mi­so y va­mos a se­guir re­clu­tan­do.

¿Y Áfri­ca?

Es fas­ci­nan­te. Es un con­ti­nen­te con ma­gia. Uno de sus prin­ci­pa­les pro­ble­mas hoy es la frag­men­ta­ción. Se­gun­do, lo im­pre­de­ci­ble de los re­gí­me­nes po­lí­ti­cos, con­se­cuen­cia de es­ta frag­men­ta­ción. Las se­ña­les que es­tán lle­gan­do de Sudáfrica son muy alen­ta­do­ras, pe­ro es una pro­me­sa que hay que cum­plir. Es­tá cla­ro su rol pa­ra mar­car el tono ha­cia la di­rec­ción y es una bue­na se­ñal pa­ra el con­ti­nen­te y el mun­do. Los ejem­plos de com­pa­ñías exi­to­sas de allá me ha­cen pen­sar que la di­ver­si­dad es lo que le agre­ga va­lor a la habilidad de in­no­var de cual­quier per­so­na.

¿Se pue­de pen­sar en in­no­var cuan­do hay pro­ble­mas tan ur­gen­tes por re­sol­ver?

Es­ta­ría mal pen­sar que las co­sas van en se­cuen­cia: no es que uno re­suel­ve los pro­ble­mas de un país y des­pués li­dia con la in­no­va­ción. El bien cla­ve de ca­da país son sus per­so­nas. Si uno pro­mue­ve la edu­ca­ción y edu­ca a las per­so­nas pa­ra que sean ciu­da­da­nos re­le­van­tes y con­tri­bu­yen­tes al desa­rro­llo de la eco­no­mía y la crea­ción de ri­que­za, es una for­ma de re­sol­ver esos pro­ble­mas. La edu­ca­ción no es­tá al fi­nal de la se­cuen­cia, sino que es el la­dri­llo ele­men­tal de cons­truc­ción pa­ra em­pe­zar a re­sol­ver los pro­ble­mas. Una ge­ne­ra­ción joven muy edu­ca­da pue­de ha­cer mu­cho, pe­ro los paí­ses tie­nen que no so­lo desa­rro­llar es­to, sino des­pués re­te­ner­los y mo­ti­var­los. Hoy, hay mo­ti­vos pa­ra re­pen­sar nues­tros sis­te­mas de edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.