Medio Orien­te siem­bra las se­mi­llas de una se­gun­da pri­ma­ve­ra ára­be

¿El en­du­re­ci­mien­to de la re­pre­sión re­em­pla­za­rá a los sub­si­dios co­mo una for­ma de con­te­ner el des­con­ten­to so­cial en mu­chos de los es­ta­dos au­to­crá­ti­cos de la re­gión?

Apertura (Argentina) - - Sumario - An­drew En­gland en Londres y He­ba Sa­leh en El Cai­ro

Les dis­pa­ra­ban a ami­gos a mi la­do, al fren­te y de­trás de mí”, re­cuer­da Moha­med Sog­ha­yer so­bre los días tu­mul­tuo­sos de 2011 cuan­do las fuer­zas de se­gu­ri­dad de Tú­nez ba­ta­lla­ban por aplas­tar las pro­tes­tas ma­si­vas que ter­mi­na­ron con el ré­gi­men bru­tal de Zi­ne ela­bi­di­ne Ben Ali. Los he­chos en Tú­nez de­mos­tra­ron ser un ca­ta­li­za­dor de la Pri­ma­ve­ra Ára­be que lle­vó a po­bla­cio­nes lar­ga­men­te opri­mi­das a le­van­tar­se con­tra re­gí­me­nes au­to­crá­ti­cos y co­rrup­tos.

Pe­ro sie­te años des­pués, Sog­ha­yer, un gra­dua­do uni­ver­si­ta­rio que se es­fuer­za por lle­gar a fin de mes con los US$ 6 a US$ 8 que ga­na por día tra­ba­jan­do en un ca­fé, ha vuel­to a las ca­lles, jun­to con otros mi­les. Lo que ga­ti­lló las pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les de enero fue­ron las re­duc­cio­nes de sub­si­dios al com­bus­ti­ble y el au­men­to en los im­pues­tos a los au­tos, el uso de In­ter­net y las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. Pa­ra mu­chos co­mo Sog­ha­yer, las me­di­das de aus­te­ri­dad fue­ron so­lo el ejem­plo más re­cien­te de una eli­te go­ber­nan­te que per­ju­di­ca a los po­bres.

“Los jó­ve­nes no tie­nen es­ti­lo de vi­da…to­do lo que que­re­mos es lle­gar a la con­di­ción de es­cla­vos en la que al me­nos nos ga­ran­ti­zan co­mi­da, ro­pa y abri­go”, iro­ni­za el hom­bre de 36 años. “No es nor­mal que un joven de mi edad no pue­da sol­ven­tar una ca­sa o un ma­tri­mo­nio”. Su mo­les­tia re­fle­ja un te­ma co­mún en una re­gión afli­gi­da por el ma­yor ni­vel de des­em­pleo ju­ve­nil del mun­do –al­re­de­dor del 30 por cien­to de los mu­cha­chos de en­tre 15 y 24 años es­tá des­em­plea­do– así co­mo uno de los ma­yo­res ín­di­ces de na­ta­li­dad, y don­de go­bier­nos es­ca­sos de re­cur­sos bus­can re­for­mar cos­to­sos sis­te­mas de sub­si­dios. Irán fue sa­cu­di­do en di­ciem­bre por las más gra­ves pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les en ca­si una dé­ca­da, im­pul­sa­das en gran par­te por me­di­das de y re­ce­lo an­te la co­rrup­ción. Tam­bién Ar­ge­lia y Jor­da­nia fue­ron gol­pea­das es­te año por pro­tes­tas me­no­res de­bi­do al en­ca­re­ci­mien­to de la co­mi­da y a la re­ba­ja del gas­to pú­bli­co. Es­tas ra­chas de agi­ta­ción re­fle­jan el de­sen­can­to que sien­ten mu­chos en Medio Orien­te que cul­pan a sus lí­de­res de ig­no­rar las de­man­das de sis­te­mas más igua­li­ta­rios que ofrez­can tra­ba­jo, li­ber­ta­des so­cia­les y pros­pe­ri­dad. Esa fu­ria acu­mu­la­da fue el ca­ta­li­za­dor de los al­za­mien­tos de 2011, desató con­flic­tos en Si­ria, Li­bia y Ye­men, y pro­vee te­rreno fér­til pa­ra el re­clu­ta­mien­to de gru­pos ex­tre­mis­tas co­mo el Estado Is­lá­mi­co (EI).

Esa ban­da yiha­dis­ta es­tá en re­ti­ra­da aho­ra tras ha­ber per­di­do sus bas­tio­nes en Irak y Si­ria. Pe­ro los ex­per­tos ad­vier­ten que la re­gión si­gue atra­pa­da por cri­sis en ebu­lli­ción que plan­tean una ame­na­za in­clu­so más gra­ve pa­ra su es­ta­bi­li­dad a lar­go pla­zo: el fra­ca­so de los go­bier­nos en sa­near sis­te­mas que­bra­dos que por dé­ca­das com­bi­na­ron opre­sión con dá­di­vas es­ta­ta­les pa­ra man­te­ner la es­ta­bi­li­dad.

“A me­nos que den con un nue­vo dis­cur­so po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co, sur­gi­rá una nue­va ver­sión del EI –aler­ta Mar­wan Muas­her, ex mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Jor­da­nia y vi­ce­pre­si­den­te del Fon­do Car­ne­gie pa­ra la Paz In­ter­na­cio­nal. La­men­ta­ble­men­te, muy po­cos di­ri­gen­tes le pres­tan aten­ción al pro­ble­ma prin­ci­pal (la frac­tu­ra en la so­cie­dad)”.

Agre­ga que “si no lo ha­cen afron­ta­re­mos otra Pri­ma­ve­ra Ára­be, es­ta vez más ra­di­ca­li­za­da y vio­len­ta. Na­die pue­de an­ti­ci­par cuán­do su­ce­de­rá, na­die pre­di­jo cuán­do iba a ocu­rrir la an­te­rior. Pe­ro el sta­tu quo no es sus­ten­ta­ble”.

Po­cos paí­ses ára­bes sa­lie­ron in­dem­nes de los al­za­mien­tos de 2011. Al­gu­nos, co­mo Ma­rrue­cos, apli­ca­ron cier­to gra­do de re­for­mas. La ma­yo­ría vol­vió a los mé­to­dos pro­ba­dos pa­ra con­te­ner: dá­di­vas y re­pre­sión del di­sen­so. Pe­ro el contrato so­cial tra­di­cio­nal del Medio Orien­te, sub­si­dios es­ta­ta­les fi­nan­cia­dos con pe­tro­dó­la­res fren­te a res­tric­cio­nes en la li­ber­tad po­lí­ti­ca, se es­tá que­bran­do.

Lue­go de un pro­lon­ga­do pe­río­do de ba­ja en el pre­cio del cru­do, ines­ta­bi­li­dad y es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, los go­bier­nos que li­dian con dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rios y creciente de­pen­den­cia de la deu­da ex­ter­na fi­nal­men­te es­tán li­mi­tan­do los be­ne­fi­cios es­ta­ta­les. En 2016, los go­bier­nos de la re­gión gas­ta­ron US$ 74.000 mi­llo­nes en sub­si­dios al com­bus­ti­ble, que re­pre­sen­tan la cuar­ta par­te del to­tal pla­ne­ta­rio, in­di­ca el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­naaus­te­ri­dad

cio­nal. Mu­chos tam­bién es­tán re­du- cien­do la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que ac­tua­ba co­mo red de se­gu­ri­dad so­cial pe­ro que co­mía un ter­cio del gas­to es­ta­tal.

Los ex­per­tos opi­nan que las re­for­mas eran ne­ce­sa­rias, pe­ro que aho­ra ocu­rren en un en­torno vo­lá­til de­fi­ni­do por un creciente sen­ti­do de in­jus­ti­cia en­tre una po­bla­ción más joven, ur­ba­na y me­jor in­for­ma­da, en tan­to mu­chos ára­bes creen que sus vi­das em­peo­ra­ron des­de 2011. “Era me­jor an­tes de la re­vo­lu­ción por­que el di­ne­ro al­can­za­ba más, pe­ro aho­ra to­do es más ca­ro. Ha­ce dos años que no ten­go tra­ba­jo”, pro­tes­ta Mu­rad Za­bu­ti. Es­te tu­ne­cino de 34 años vi­ve con su ma­dre y sub­sis­te con la pen­sión de su pa­dre di­fun­to. “Te­nía es­pe­ran­zas en la re­vo­lu­ción, pe­ro na­da cam­bió”, se la­men­ta.

Za­bu­ti vi­ve en uno de los pun­tos más lu­mi­no­sos de la re­gión. Mien­tras que otros paí­ses se vol­vie­ron más re­pre­si­vos, Tú­nez es el úni­co estado ára­be que pue­de ale­gar que hi­zo la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia lue­go de las re­vuel­tas de 2011. Pe­ro los avan­ces po­lí­ti­cos del país no fue­ron igua­la­dos por el éxi­to eco­nó­mi­co, ya que per­du­ra la man­cha de un des­em­pleo del 25 por cien­to y cre­cien­tes dis­pa­ri­da­des en­tre las zo­nas cos­te­ras prós­pe­ras y el in­te­rior em­po­bre­ci­do. En 2016 acep­tó un prés­ta­mo de US$ 2800 mi­llo­nes del FMI pa­ra ali­viar la pre­sión so­bre las ar­cas es­ta­ta­les. Pe­ro eso im­pli­có se­guir ade­lan­te con re­for­mas do­lo­ro­sas, co­mo las me­di­das de aus­te­ri­dad que cau­sa­ron las pro­tes­tas de enero.

Egip­to si­guió una sen­da si­mi­lar al ase­gu­rar­se un prés­ta­mo del FMI por US$ 12.000 mi­llo­nes por el cual El Cai­ro re­du­jo sub­si­dios al com­bus­ti­ble y de­va­luó la li­bra. Las me­di­das fue­ron aplau­di­das por in­ver­so­res y em­pre­sa­rios as­fi­xia­dos por la fal­ta de dó­la­res, pe­ro agre­ga­ron más do­lo­res an­te la dis­pa­ra­da del pre­cio de los ali­men­tos y una in­fla­ción su­pe­rior al 30 por cien­to. Cuan­do el go­bierno in­ten­tó in­ter­fe­rir en el sis­te­ma de sub­si­dios se vio obli­ga­do a gi­rar en sen­ti­do con­tra­rio an­te el es­ta­lli­do de pro­tes­tas.

El país más po­bla­do del mun­do ára­be evi­tó la agi­ta­ción a gran es­ca­la en par­te por­que las re­ba­jas de sub­si­dios ocu­rrie­ron mien­tras el ré­gi­men ajus­ta su do­mi­nio au­to­crá­ti­co. Des­de que el pre­si­den­te Ab­del Fat­tah Al Si­si to­mó el po­der por un gol­pe en 2013, mi­les de per­so­nas fue­ron de­te­ni­das y 450 pá­gi­nas de In­ter­net blo­quea­das en una ola re­pre­si­va que Hu­man Rights Watch de­fi­nió co­mo “re­pre­sión in­di­si­mu­la­da de to­das for­mas de di­sen­so”. Al Si­si te­nía ase­gu­ra­da la re­elec­ción pa­ra un se­gun­do man­da­to en los co­mi­cios pre­si­den­cia­les de mar­zo.

En Ara­bia Sau­di­ta, el prín­ci­pe Moha­med bin Sal­man de­ci­dió en­fo­car des­de múl­ti­ples as­pec­tos la re­for­ma de una eco­no­mía adic­ta al pe­tró­leo y un sis­te­ma be­ne­fac­tor

Desafío. Las pe­nu­rias de la re­gión es­tán agra­va­das por sec­to­res pri­va­dos dé­bi­les que no pue­den ab­sor­ber a quie­nes in­gre­san al mer­ca­do.

que se ex­tien­de de la cu­na a la tum­ba. El he­re­de­ro de 32 años ha se­du­ci­do a los sau­di­tas jó­ve­nes con la pro­me­sa de crear una so­cie­dad más to­le­ran­te y abier­ta, lo que in­clu­ye le­van­tar la prohi­bi­ción pa­ra que las mu­je­res con­duz­can. Tam­bién pro­cu­ró re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal con la dis­mi­nu­ción de be­ne­fi­cios del sec­tor pú­bli­co, la su­ba el pre­cio del com­bus­ti­ble en has­ta el 127 por cien­to y la adop­ción del im­pues­to al va­lor agregado.

Pe­ro in­clu­so con la re­pre­sión del di­sen­so, que lle­vó a la de­ten­ción de prín­ci­pes y pe­rio­dis­tas, el prín­ci­pe Moha­med ca­mi­na por la cuerda floja. Ri­yad de­bió re­po­ner los be­ne­fi­cios pa­ra em­plea­dos pú­bli­cos y per­so­nal mi­li­tar lue­go de seis me­ses. A los po­cos días de im­po­ner un IVA del 5 por cien­to y an­te la su­ba en los pre­cios, el go­bierno res­pon­dió a las que­jas otor­gan­do a los em­plea­dos pú­bli­cos un pa­go men­sual adi­cio­nal de US$ 267 du­ran­te un año. Pe­ro si el prín­ci­pe Moha­med va a cum­plir sus me­tas, la ge­ne­ra­ción si­guien­te ten­drá que ba­jar sus ex­pec­ta­ti­vas res­pec­to de sa­la­rios y pri­vi­le­gios una vez que de­ba com­pe­tir por em­pleos en el sec­tor pri­va­do. Dos ter­cios de los sau­di­tas tra­ba­jan en el Estado y el cos­to de los sa­la­rios del sec­tor pú­bli­co re­pre­sen­ta al­re­de­dor del 10 por cien­to del PBI, mien­tras que los sa­la­rios ofi­cia­les son en pro­me­dio un 150 por cien­to su­pe­rio­res a los del sec­tor pri­va­do, se­gún el FMI. “Es­ta­mos in­gre­san­do en un nue­vo te­rri­to­rio –di­ce Kha­led Al Dek­ha­yel, ex pro­fe­sor de so­cio­lo­gía po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad Rey Saúd, de Ri­yad. Si la as­fi­xia eco­nó­mi­ca si­gue agra­ván­do­se, en­ton­ces to­das las po­si­bi­li­da­des es­tán abier­tas. ¿To­ma­rá en cuen­ta el go­bierno la reac­ción de la gen­te? Es po­si­ble. Si no, ten­dre­mos tiem­pos po­lí­ti­cos muy di­fí­ci­les por aquí”.

Ra­gui As­saad, pro­fe­sor egip­cio de Pla­ni­fi­ca­ción y Asun­tos Pú­bli­cos en la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, afir­ma que las pe­nu­rias de la re­gión es­tán agra­va­das por sec­to­res pri­va­dos dé­bi­les que no pue­den ab­sor­ber a los que in­gre­san al mer­ca­do y las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes bus­can em­pleo. “Exis­tía la pre­sun­ción de que el sec­tor pri­va­do iba a asu­mir el rol de pro­du­cir em­pleos cuan­do se re­ti­ra­ra el Estado. Eso sen­ci­lla­men­te no su­ce­dió –ad­vier­te. Las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras no se ma­te­ria­li­za­ron y la in­ver­sión na­cio­nal se fue a áreas se­gu­ras que no pro­du­cen bue­nos em­pleos, por ejem­plo, bienes raí­ces”.

En los años ’70 y ’80 un egip­cio que en­tra­ba al mer­ca­do la­bo­ral con edu­ca­ción se­cun­da­ria o su­pe­rior te­nía un 70 por cien­to de po­si­bi­li­da­des de con­se­guir em­pleo en el sec­tor pú­bli­co. Ha­cia el 2000 las po­si­bi­li­da­des se ha­bían re­du­ci­do al 25 por cien­to, mien­tras que hoy quien in­gre­sa en el mer­ca­do la­bo­ral so­lo tie­ne un 15 por cien­to de po­si­bi­li­da­des de ob­te­ner un em­pleo for­mal en el sec­tor pri­va­do, acla­ra As­saad.

Hay más tra­ba­jo en la cons­truc­ción –por lo ge­ne­ral mano de obra oca­sio­nal– que en mi­ne­ría, ser­vi­cios pú­bli­cos y pro­duc­ción in­dus­trial to­ma­dos en con­jun­to, agre­ga. La po­bla­ción egip­cia se in­fló de 69 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en el 2000 a ca­si 96 mi­llo­nes y la can­ti­dad de gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios as­cien­de en 500.000

por año. “Cuan­do edu­ca­mos a los jó­ve- nes es­ta­mos su­bien­do las ex­pec­ta­ti­vas y cuan­do no se pue­den cum­plir hay mu­cha ra­bia y frus­tra­ción –opi­na As­saad–. La ma­yor par­te del des­em­pleo se de­be a que no se con­si­gue un pri­mer em­pleo, no a que se pier­de el exis­ten­te. Con el tiem­po con­se­gui­rán tra­ba­jo en la eco­no­mía in­for­mal des­pués de ha­ber he­cho fi­la du­ran­te años”. La re­pre­sión so­lo pue­de

so­fo­car esas frus­tra­cio­nes du­ran­te un tiem­po, aco­ta: “El ries­go es que ha­ya más re­vuel­tas o más re­pre­sión. Los más dis­con­for­mes es­tán en la cla­se me­dia, o los que as­pi­ran a es­tar en la cla­se me­dia, por­que con ellos se hi­zo el contrato so­cial”.

El FMI es cons­cien­te de los ries­gos. En enero, Ch­ris­ti­ne La­gar­de ad­vir­tió a los paí­ses ára­bes que ace­le­ra­ran la crea­ción de em­pleos. “El des­con­ten­to pú­bli­co nos re­cuer­da que se ne­ce­si­tan ac­cio­nes más ur­gen­tes”, aler­tó la di­rec­to­ra ge­ren­te de la en­ti­dad, pa­ra agre­gar que 27 mi­llo­nes de ára­bes in­gre­sa­rán en los pró­xi­mos cin­co años en el mer­ca­do la­bo­ral.

El es­fuer­zo de los go­bier­nos apun­ta a atraer in­ver­sio­nes a sec­to­res que ge­ne­ran tra­ba­jo, co­mo la in­dus­tria. Pa­ra ali­viar la ten­sión, el FMI pro­po­ne “pro­gra­mas de pro­tec­ción so­cial” me­jor di­ri­gi­dos, co­mo pa­gos en efec­ti­vo a los seg­men­tos más po­bres de la so­cie­dad en vez de sis­te­mas de sub­si­dios ge­ne­ra­li­za­dos.

Muas­her in­sis­te en que las re­for­mas eco­nó­mi­cas so­lo fun­cio­na­rán si van acom­pa­ña­das de cam­bio po­lí­ti­co. “No es po­si­ble te­ner es­tos sis­te­mas en Ara­bia Sau­di­ta, Egip­to o Irán y es­pe­rar que el pro­ce­so eco­nó­mi­co na­ve­gue sin pro­ble­mas”, ob­ser­va. Na­die ha­bla de te­ner de­mo­cra­cia to­tal y li­ber­ta­des ple­nas de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro si se le pi­de más sa­cri­fi­cios eco­nó­mi­cos a la gen­te, hay que per­mi­tir vo­ces po­lí­ti­cas”.

Sog­ha­yer es­tá con­ven­ci­do de que man­te­ner el sta­tu quo con­du­ci­rá a más agi­ta­ción. “El gra­do de fu­ria po­pu­lar sube cons­tan­te­men­te…la ra­bia de la gen­te va a lle­gar a un ni­vel pe­li­gro­so”.

El prín­ci­pe Moha­med bin Sal­man, de Ara­bia Sau­di­ta, es­tá tra­tan­do de se­du­cir a los jó­ve­nes con la pro­me­sa de crear una so­cie­dad más to­le­ran­te.

Un sis­te­ma frá­gil.

Pa­ra que fun­cio­nen, las re­for­mas so­cia­les tie­nen que ir acom­pa­ña­das de otras po­lí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.