Geo­me­tría pu­ra pa­ra do­mar la lo­ma

Una pla­ta­for­ma ho­ri­zon­tal con­tie­ne to­do el pro­gra­ma de la vi­vien­da y toma el des­ni­vel na­tu­ral pa­ra apro­ve­char su con­di­ción de mi­ra­dor.

ARQ - - ARQUITECTURA - POR PAU­LA BALDO pbal­do­cla­rin.com

Un mé­dano con mu­cha pen­dien­te ro­dea­do por un bos­que de eu­ca­lip­tos son las re­fe­ren­cias ini­cia­les de es­ta vi­vien­da de ve­ra­neo”, sos­tie­ne el ar­qui­tec­to An­to­nio Ca­rras­co res­pec­to al si­tio en que de­bía pro­yec­tar una vi­vien­da de ve­ra­neo en Cos­ta Es­me­ral­da, uno de los bal­nea­rios más jó­ve­nes del Par­ti­do de la Cos­ta.

En­tre las po­si­bi­li­da­des de im­plan­ta­ción, el au­tor eli­gió desa­rro­llar la vi­vien­da “co­mo un mi­ra­dor que con­si­gue de­cla­rar y man­te­ner su pri­va­ci­dad me­dian­te la se­pa­ra­ción del te­rreno”.

Es­ta ca­sa “al­bi­na” lle­va el se­llo de la ar­qui­tec­tu­ra de Ca­rras­co, una pro­duc­ción que se ali­nea con la obra de Al­va­ro Si­za más allá del blan­co de sus mu­ros.

Par­te de una idea ge­ne­ra­do­ra con­tun­den­te que lue­go se desa­rro­lla con re­cur­sos aus­te­ros. Y bus­ca una es­té­ti­ca de pa­re­des blan­cas y des­nu­das, ya que la sín­te­sis com­po­si­ti­va de las fa­cha­das es una cons­tan­te en su obra.

En el mis­mo sen­ti­do, si­gue la es­cue­la del maes­tro por­tu­gués al to­mar po­si­ción en el si­tio, al de­fen­der una ar­qui­tec­tu­ra en la que el ob­je­ti­vo es cons­truir de for­ma ra­cio­nal y prác­ti­ca. Tam­bién al llevar a la es­ca­la do­més­ti­ca es­pa­cios re­co­le­tos y con­te­ni­dos.

“El pro­yec­to es­tá com­pues­to por dos cuer­pos co­lo­ca­dos per­pen­di­cu­lar­men­te so­bre una pla­ta­for­ma prin­ci­pal, que ha­rá de tran­si­ción en­tre las irre­gu­la­ri­da­des to­po­grá­fi­cas y las su­per­fi­cies horizontales ne­ce­sa­rias pa­ra el pro­gra­ma”, des­cri­be el au­tor.

El ac­ce­so a la pla­ta­for­ma se da a tra­vés de una es­ca­le­ra la­te­ral sim­ple, ni si­quie­ra tie­ne baranda, que con­du­ce a una te­rra­za de di­men­sio­nes ge­ne­ro­sas.

Ca­rras­co pro­yec­tó ese es­pa­cio co­mo un ves­tí­bu­lo al ai­re li­bre: “Es una te­rra­za abier­ta que per­mi­te una re­la­ción do­mi­nan­te so­bre el en­torno, es la se­pa­ra­ción, el fil­tro que dis­tan­cia el es­pa­cio pri­va­do de la ca­lle”, de­fi­ne.

Pa­ra­le­lo a ese ám­bi­to se ubi­ca el

área so­cial de la ca­sa, com­pues­ta por un gran es­pa­cio que reúne a la co­ci­na, el co­me­dor y el es­tar, se con­vier­te en una gran vi­drie­ra los se­pa­ra del ex­te­rior, sin es­pa­cios se­mi­cu­bier­tos (ga­le­rías o ale­ros) co­mo tran­si­ción.

Del otro la­do del “mo­no­am­bien­te so­cial” hay otra te­rra­za más pe­que­ña, fo­rra­da con un deck que ofi­cia de so­la­rium pa­ra la pi­le­ta.

Apro­ve­chan­do las di­fe­ren­cias de ni­vel del te­rreno, la pis­ci­na se cons­tru­yó so­bre ele­va­da que­dan­do con­te­ni­da en el vo­lu­men de la pla­ta­for­ma de la ca­sa.

Una cir­cu­la­ción co­nec­ta las dis­tin­tas par­tes de la ca­sa, abrién­do­se a me­dia al­tu­ra a un jar­dín, que adap­ta la vo­lu­me­tría ge­ne­ral de la edi­fi­ca­ción a los ac­ci­den­tes na­tu­ra­les del te­rreno.

Se­gún el au­tor, la razón de la ex­ten­sión de la vi­vien­da en tres alas res­pon­de, prin­ci­pal­men­te, al in­ten­to de pri­va­ti­zar el es­pa­cio de la ca­sa por me­dio de la dis­po­si­ción de la cons­truc­ción en la par­ce­la.

En la plan­ta se po­dría di­bu­jar una T en la que el tra­mo ho­ri­zon­tal, le­ve­men­te des­pla­za­do, construye el lí­mi­te la­te­ral que con su es­pe­sor ayu­da a amor­ti­guar los rui­dos del bou­le­vard. Allí se dis­po­nen los cuar­tos de los pa­dres, a un la­do, y de los ni­ños, al otro. En una con­fi­gu­ra­ción que les da pri­va­ci­dad a am­bos.

La pa­ta de la T ocu­pa­da por el es­pa­cio so­cial de la ca­sa mar­ca un eje ver­ti­cal que la di­vi­de en dos par­tes y de­fi­ne un sec­tor cu­bier­to que per­mi­te cru­zar de una te­rra­za a la otra. Pa­ra Ca­rras­co, am­bas pla­ta­for­mas al ai­re li­bre ayu­dan a es­truc­tu­rar las re­la­cio­nes es­pa­cia­les en­tre las zo­nas pú­bli­ca y pri­va­da, a la vez son las que do­mi­nan las vis­tas so­bre el pai­sa­je cir­cun­dan­te, lo­gran­do un nue­vo ca­rác­ter de uso ex­te­rior del ya da­do.

La pla­ta­for­ma so­bre la que se desa­rro­lla la vi­vien­da es­tá or­ga­ni­za­da en dos ni­ve­les. El in­fe­rior co­rres­pon­de a la te­rra­za de ac­ce­so y el sec­tor so­cial de la ca­sa. En tan­to que las ha­bi­ta­cio­nes es­tán si­tua­das

LA CA­SA SE DESA­RRO­LLA SO­BRE UNA PLA­TA­FOR­MA QUE DES­CO­NO­CE EL DES­NI­VEL DEL SUE­LO

cua­tro es­ca­lo­nes por arri­ba.

El vo­lu­men ex­te­rior no da cuen­ta de esa va­ria­ción de ni­ve­les in­ter­nos. En cam­bio se mues­tra co­mo un pris­ma rec­tan­gu­lar in­crus­ta­do so­bre el te­rreno, co­mo ba­rre­nan­do el mé­dano. Se­gún la pers­pec­ti­va en la que se lo mi­re, pa­re­ce un vo­lu­men re­gu­lar al que se le han qui­ta­do dos es­qui­nas, las te­rra­zas.

Pa­ra sub­ra­yar la idea de “ca­ja” las aber­tu­ras ocu­pan el fi­lo ex­terno del mu­ro de fa­cha­da. El plano es uno so­lo, no hay som­bras que mar­quen vo­lu­men, so­lo un cam­bio de ma­te­rial, de co­lor.

An­to­nio Ca­rras­co na­ció en Ge­ne­ral Ma­da­ria­ga (Bue­nos Ai­res) y se gra­duó en la FADU- UBA en 2007. Fue be­ca­do pa­ra rea­li­zar la Maes­tría en Di­se­ño Ar­qui­tec­tó­ni­co en la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra.

Una de sus ca­sas blan­cas fue dis­tin­gui­da en los Premios ARQ 2011 (Cla­rín y FADEA). Sien­do es­tu­dian­te, ga­nó el pri­mer pre­mio en el con­cur­so pa­ra la ter­mi­nal de Con­cep­ción, en Tu­cu­mán (con Es­te­ban, Gaf­fu­ri y To­rra­do).

«

1

7

6 Es­pa­cio so­cial. La co­ci­na, el co­me­dor y el es­tar, con­for­man un mo­no­am­bien­te den­tro de la ca­sa, en di­rec­ta re­la­ción con la te­rra­za de ac­ce­so. 7 Mi­ra­dor. La pi­le­ta se cons­tru­yó so­bre ele­va­da que­dan­do con­te­ni­da en el vo­lu­men de la pla­ta­for­ma.

6

Plan­ta. Es­tá con­for­ma­da por tres alas que di­bu­jan una T.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.