Una co­mu­ni­dad en al­tu­ra pa­ra ma­yo­res de 65

En la pe­ri­fe­ria de Bar­ce­lo­na, una to­rre con es­té­ti­ca se­ten­tis­ta fue di­se­ña­da pa­ra que los an­cia­nos ha­gan ejer­ci­cio y ten­gan un sen­ti­do so­cial de per­te­nen­cia.

ARQ - - ARQUITECTURA - POR HERNAN GASTELU Es­pa­cial pa­ra ARQ

En el bor­de de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na, a los pies de la mon­ta­ña, en el lí­mi­te que mar­ca la Ron­da de Dalt, la to­rre Jú­lia cau­ti­va la mi­ra­da por su sin­gu­lar fi­gu­ra. Su al­tu­ra la ha­ce vi­si­ble des­de la dis­tan­cia, y su ima­gen le da iden­ti­dad y ca­rác­ter.

Ubi­ca­da so­bre te­rre­nos que fue­ron ex­pro­pia­dos pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos del 92 (un em­pren­di­mien­to que jun­to al Plan Cer­dà, de re­for­ma y en­san­che de la ciu­dad rea­li­za­do en 1860, son dos gran­des ejem­plos de la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na mo­der­na), la to­rre es uno de los pro­yec2tos que van com­ple­tan­do con equi­pa­mien­to so­cial la tra­ma ur­ba­na de Bar­ce­lo­na. Una ca­pi­tal que ro­dea­da de mon­ta­ñas, mar y ríos, no tie­ne más es­pa­cio fí­si­co pa­ra ex­ten­der­se. Así, la ciu­dad va ocu­pan­do cuan­to es­pa­cio va­cío en­cuen­tra, aque­llos te­rrain va­gues de los que nos ha­bla­ba el ar­qui­tec­to ca­ta­lán Ig­na­si So­lá Morales.

La to­rre Jú­lia pre­sen­ta un ex­te­rior de inusual di­bu­jo. Sus 4 ca­ras se re­suel­ven al­ter­nan­do lle­nos y va­cíos. Los lle­nos ma­te­ria­li­za­dos con pla­nos con­ti­nuos que dis­cu­rren a lo lar­go de la fa­cha­da en for­ma ho­ri­zon­tal y, pun­tual­men­te, se in­cli­nan has­ta unir­se con el plano su­pe­rior si­guien­do los pa­sa­ma­nos de las es­ca­le­ras. Com­ple­tan­do la com­po­si­ción, los di­se­ña­do­res in­cor­po­ra­ron el uso del co­lor, ge­ne­ran­do un jue­go de fi­gu­ra-fon­do que re­sal­ta la plas­ti­ci­dad y di­na­mis­mo de la obra. Con es­ta com­po­si­ción, los ar­qui­tec­tos lo­gran que la fa­cha­da no ex­pre­se su fun­ción.

Jú­lia es una to­rre de vi­vien­das, 77 pa­ra ser exac­tos, de 40 me­tros cua­dra­dos ca­da una y dis­tri­bui­das en 17 plantas. Los de­par­ta­men­tos es­tán des­ti­na­dos a per­so­nas ma­yo­res de 65 años.

Co­mo cuen­tan sus au­to­res, “La to­rre tie­ne un or­de­na­mien­to ver­ti­cal di­vi­di­do en 4 par­tes fun­cio­na­les. En el pri­mer es­tra­to se dis­po­ne el ac­ce­so, hall y los ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios. Lue­go se di­vi­de en 3 sec­to­res igua­les que les lla­man “co­mu­ni­da­des” y es­tán com­pues­to por

vi­vien­das, un es­pa­cio de uso co­mún y la la­van­de­ría, am­bos es­pa­cios fue­ron pen­sa­dos pa­ra fo­men­tar la so­cia­li­za­ción”.

En la úl­ti­ma plan­ta, los ar­qui­tec­tos crea­ron una gran pla­za a cie­lo abier­to pa­ra que los ha­bi­tan­tes pue­dan dis­fru­tar del ai­re li­bre. “Ha­cer ejer­ci­cios o dis­fru­tar de sus nie­tos”, de­cla­ran.

Los au­to­res de es­ta co­mu­ni­dad en ver­ti­cal son Pau Vidal, Ser­gi Pons y Ri­card Ga­lia­na, ar­qui­tec­tos que ape­nas ron­dan los 40 años y se re­ci­bie­ron en la Es­co­la Tèc­ni­ca Su­pe­rior d’ar­qui­tec­tu­ra de Bar­ce­lo­na en 2003. Des­de en­ton­ces, han desa­rro­lla­do su prác­ti­ca pro­fe­sio­nal ba­jo la for­ma de dis­tin­tas aso­cia­cio­nes. Jun­tos han co­la­bo­ra­do en di­ver­sos pro­yec­tos co­mo la To­rre Jú­lia, pre­mia­da, en­tre otros, con el Pre­mi Ciu­tat de Bar­ce­lo­na d’ar­qui­tec­tu­ra I Ur­ba­nis­me.

En ca­da ni­vel, los lo­ca­les de uso se re­ti­ran ha­cia el cen­tro de la plan­ta, li­be­ran­do la fa­cha­da y ge­ne­ran­do una ga­le­ría pe­ri­me­tral que fun­cio­na co­mo bal­co­nes co­rri­dos que que­dan con­te­ni­dos den­tro del pe­rí­me­tro de la ca­ja, re­crean­do geo­mé­tri­ca­men­te un vo­lu­men pu­ro. Y lo­gran­do una es­té­ti­ca con­tra­ria a la mo­no­to­nía que po­dría pro­du­cir la es­tra­ti­fi­ca­ción re­pe­ti­ti­va del pro­gra­ma.

Si mi­ra­mos los de­par­ta­men­tos, ve­re­mos que exis­ten so­lo 2 ti­po­lo­gías. La di­fe­ren­cia en dis­tri­bu­ción se de­be a la si­tua­ción de los mis­mos en la plan­ta de con­jun­to, bien cen­tra­les o en es­qui­na. Am­bos se re­suel­ven op­ti­mi­zan­do los me­tros cua­dra­dos: co­ci­na co­me­dor y una ha­bi­ta­ción con ba­ño. A ca­da uni­dad se ac­ce­de des­de una ca­lle co­rre­dor cen­tral, re­ma­ta­da con ven­ta­nas al ex­te­rior.

En es­te edi­fi­cio, los ar­qui­tec­tos re­to­man con­cep­tos mo­der­nos co­mo la ca­lle co­rre­dor y la te­rra­za jar­dín pro­pues­tos por Le Cor­bu­sier en la Uni­té de Mar­se­lla, pro­po­nien­do, ade­más, la mis­ma ma­ne­ra de ha­bi­tar el edi­fi­cio con es­pa­cios de so­cia­li­za­ción den­tro de la pro­pia

obra. En es­te pun­to es don­de en­con­tra­mos los as­pec­tos pro­po­si­ti­vos más in­tere­san­tes y di­fe­ren­cia­les de la obra: sus 3 “pla­zas” en do­ble al­tu­ra y la re­cu­pe­ra­ción de la es­ca­le­ra co­mo ele­men­to cir­cu­la­to­rio prin­ci­pal.

Es­tas pla­zas son es­pa­cios atí­pi­cos en es­ta ti­po­lo­gía to­rre, y en es­ta pro­pues­ta crean si­tios de uso e iden­ti­dad co­mu­ni­ta­rios en al­tu­ra. Ca­da uno go­za de dis­tin­tas orien­ta­cio­nes, in­ten­cio­na­da­men­te dis­pues­tos co­mo pun­to de pa­so en el re­co­rri­do de las es­ca­le­ras.

Por otro la­do, las ter­mi­na­cio­nes en pa­pel pin­ta­do, re­ves­ti­mien­tos de cha­pa y gran­des aber­tu­ras en alu­mi­nio y las con vis­tas a la ciu­dad emu­lan una es­té­ti­ca de los años se­sen­ta.

La se­gun­da idea y el ele­men­to más con­tun­den­te de la com­po­si­ción es la de re­cu­pe­rar la es­ca­le­ra co­mo ele­men­to for­mal, y ma­te­rial, com­po­si­ti­vo en fa­cha­da de ma­ne­ra fun­cio­nal pa­ra la co­ne­xión de las plantas, fo­men­tan­do así un des­pla­za­mien­to ac­ti­vo por el pe­rí­me­tro de la to­rre.

Más allá de los ob­je­ti­vos es­té­ti­cos de mos­trar las es­ca­le­ras, es­ta de­ci­sión de pro­yec­to es­tá orien­ta­da a que los ha­bi­tan­tes del edi­fi­cio ca­mi­nen más por ellas, co­mo par­te de un pa­seo por el pe­rí­me­tro del edi­fi­cio que les per­mi­te co­nec­tar­se con sus ve­ci­nos y dis­fru­tar de las vis­tas de la ciu­dad a la vez que ha­cen ejer­ci­cio.

De al­gu­na ma­ne­ra, la de­ci­sión pro­yec­tual ha­ce que un ele­men­to que ha si­do re­le­ga­do por los ele­men­tos de cir­cu­la­ción me­cá­ni­ca y pa­si­va co­mo los as­cen­so­res re­cu­pe­re su con­di­ción de ins­tru­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co.

Es­ta mis­ce­lá­ni­ca to­rre, de com­po­si­ción neo­plas­ti­cis­ta y or­de­na­mien­to mo­derno, reivin­di­ca el va­lor so­cial de la ar­qui­tec­tu­ra, re­cu­pe­ra la es­té­ti­ca de los ele­men­tos esen­cia­les de la dis­ci­pli­na y nos da un ejem­plo de la ma­ne­ra en que los ha­bi­tan­tes se pue­den be­ne­fi­ciar cuan­do la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na y la ar­qui­tec­tu­ra en­cuen­tran.

1

3

4 3 Pla­zas co­mu­ni­ta­rias. Ca­da cua­tro ni­ve­les, un es­pa­cio de do­ble al­tu­ra sir­ve de lu­gar de en­cuen­tro ju­not al la­va­de­ro co­mu­ni­ta­rio. 4 Te­rra­za. En el úl­ti­mo pi­so se creó una pla­za pa­ra que los adul­tos ma­yo­res pue­dan dis­fru­tar del sol y la re­crea­ción con sus nie­tos.

8

9 8 Ex­pan­sio­nes. To­das las áreas fun­cio­na­les de ca­da una de las vi­vien­das es­tá re­la­cio­na­da con un an­cho bal­cón pe­ri­me­tral que co­nec­ta con las es­ca­le­ras. 9 Vi­sua­les. Los bal­co­nes pe­ri­me­tra­les per­mi­ten dis­fru­tar de vis­tas pa­no­rá­mi­cas del en­torno con edi­fi­cios bas­tan­te más ba­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.