Amanda Le­ve­te, lo sen­sual y lo pú­bli­co

Se­du­ci­da por las tex­tu­ras ma­te­ria­les y por las po­si­bi­li­da­des que brin­da la tec­no­lo­gía, la ex­fun­da­do­ra de Fu­tu­re Sys­tems se afian­za en las gran­des li­gas. Cree en la prác­ti­ca co­la­bo­ra­ti­va, es una sa­gaz usua­ria de las re­des y no se ca­sa con nin­gún es­ti­lo.

ARQ - - ARQUITECTURA -

Ella pre­mia la am­bi­ción. “Tie­nes que te­ner pa­sión”, di­ce Amanda Le­ve­te. Le gus­ta no ha­cer lo pri­me­ro que se le pi­de, ni se­guir el ca­mino fá­cil u ob­vio; y usar el ner­vio, la per­sua­sión y los con­tac­tos per­so­na­les pa­ra lle­gar a su ob­je­ti­vo. Des­cri­be al­guien que la ha ob­ser­va­do de cer­ca: “Tie­ne esa fuer­za de per­so­na­li­dad que po­seen los gran­des ar­qui­tec­tos – es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que sean hom­bres–. Con­si­gue que la gen­te acep­te las co­sas a me­nu­do en con­tra de lo que pien­sa. Ella tie­ne un con­trol in­men­so so­bre el pro­yec­to.” Sus mé­to­dos le han ga­na­do la des­con­fian­za de al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros. En 2014, Ar­chi­tects ‘Jour­nal ci­tó va­rias fuen­tes pa­ra las cua­les es una “una ven­de­do­ra fe­no­me­nal”, “gran cono- ce­do­ra de las re­des”, que “co­mo un po­lí­ti­co mo­derno con­tro­la sin des­can­so la for­ma en que cir­cu­la su ima­gen”. “No creo que su prác­ti­ca ha­ya cre­ci­do por­que es una gran ar­qui­tec­ta”, di­jo un ex co­le­ga, “aun­que tie­ne un gran ojo pa­ra el di­se­ño y un ta­len­to pa­ra di­ri­gir­lo”. A los 61 años, en­ton­ces, Amanda Le­ve­te to­da­vía tie­ne al­go que pro­bar. Jan Ka­plicky, su ex ma­ri­do y co­fun­da­dor de Fu­tu­re Sys­tems, fue uno de los ca­ris­má­ti­cos y crea­ti­vos in­di­vi­duos que la han ins­pi­ra­do: los ar­qui­tec­tos Ri­chard Ro­gers y Will Al­sop, pa­ra quie­nes tra­ba­jó; Zaha Ha­did, com­pa­ñe­ra de es­tu­dios de la Ar­chi­tec­tu­ral As­so­cia­tion, una “fi­gu­ra in­creí­ble, siem­pre be­lla­men­te, be­lla­men­te ves­ti­da”, que se con­vir­tió en su ami­ga; John Ber­ger, cu­ya se­rie Mo­dos de ver ad­mi­ra­ba de ado­les­cen­te: una de las ra­zo­nes por que se ins­cri­bió en la AA, y se con­vir­tió en ar­qui­tec­ta, fue que se ha­bían anun­cia­do allí con­fe­ren­cias de Ber­ger, co­sa que nun­ca su­ce­dió. Des­pués de se­pa­rar­se de Ka­plicky, Le­ve­te se ca­só con Ben Evans, un ex ayu­dan­te de Tony Blair, di­rec­tor des­de 2003 del fes­ti­val de di­se­ño de Lon­dres. Con él tie­ne una fa­mi­lia en­sam­bla­da y una be­lla ca­sa en Is­ling­ton, don­de le gus­ta ce­le­brar ce­nas pa­ra 20 per­so­nas. En los pri­me­ros años de lu­cha, con Fu­tu­re Sys­tems, no te­nía la­va­do­ra ni au­to­mó­vil. Aho­ra tie­ne tres la­va­va­ji­llas y 20 de las si­llas “su­per­leg­ge­ra Gio Pon­ti” que se con­si­guen en US$ 1650 ca­da una. Ella cuen­ta sin tapujos en las en­tre­vis­tas que fue ex­pul­sa­da de la es­cue­la St Paul’s Girls por to­mar el sol des­nu­da en un te­cho y que su for­ma fa­vo­ri­ta de re­la­jar­se de su tra­ba­jo es­tre­san­te es un round de se­xo des­pués del al­muer­zo. Pa­ra ella, y lo di­ce, la vi­da y el tra­ba­jo son in­se­pa­ra­bles. Los clien­tes se con­vier­ten en ami­gos y los ami­gos se con­vier­ten en clien­tes. Des­de que ga­nó el con­cur­so pa­ra las ga­le­rías el Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum en 2011, ha pa­sa­do sus va­ca­cio­nes con Sir Paul Rud­dock, el pre­si­den­te re­cién re­ti­ra­do, y su es­po­sa; el nue­vo di­rec­tor, Tris­tram Hunt, era su ami­go an­tes de lle­gar. Su prác­ti­ca, co­mo sue­le en­fa­ti­zar, es co­la­bo­ra­ti­va. Le­ve­te se ase­gu­ra de que se co­noz­ca a sus tres aso­cia­dos, Ho-yin Ng, Alice Dietsch y Max Arro­cet, que han es­ta­do con ella du­ran­te una dé­ca­da. En Fu­tu­re Sys­tems, los pro­yec­tos em­pe­za­ban con un bo­ce­to, ge­ne­ral­men­te de Ka­plicky; aho­ra “co­mien­zan con una con­ver­sa­ción”. Es que ella apren­dió de Ri­chard Ro­gers “la im­por­tan­cia de crear una cultura en la ofi­ci­na, que es más di­fí­cil que la ar­qui­tec­tu­ra”. Los di­se­ños de su es­tu­dio mues­tran un in­te­rés por las nue­vas tec­no­lo­gías y am­bi­ción cons­truc­ti­va, co­mo la de sus men­to­res Ro­gers y Ka­plicky; y un amor por las for­mas cur­vas y de for­ma li­bre, co­mo las de Ka­plicky y Ha­did. Sin em­bar­go, ella sub­ra­ya que no tie­ne una fi­de­li­dad es­ti­lís­ti­ca: “¿Al­guien po­dría re­co­no­cer un edi­fi­cio de ALA? Es­pe­ro que no”. De lo que más ha­bla es de la crea­ción de es­pa­cios pú­bli­cos so­cia­bles ( co­mo el pa­tio del V& A) y de su fas­ci­na­ción por las pro­pie­da­des sen­sua­les de los ma­te­ria­les. En el V& A es­tá emo­cio­na­da por los com­ple­jos azu­le­jos de ce­rá­mi­ca con los que pa­vi­men­ta los pa­tios, por la tea­tra­li­dad de las es­ca­le­ras y por los di­fe­ren­tes gra­dos de bri­llo que pro­por­cio­na la luz a tra­vés de las cos­ti­llas del te­cho de la ga­le­ría. En el MAAT ( Mu­seo de Arte, Ar­qui­tec­tu­ra y Tec­no­lo­gía), que se en­cuen­tra en un be­llo pa­ra­je jun­to al río Ta­jo, la gran idea es en­con­trar una ma­ne­ra de vol­ver a co­nec­tar Lis­boa con su lí­nea cos­te­ra, cor­ta­da por una vía fé­rrea y una au­to­pis­ta de múl­ti­ples ca­rri­les. El di­se­ño de Le­ve­te lle­va a las per­so­nas a tra­vés de es­ta ba­rre­ra en un puen­te cur­vo, so­bre una co­li­na ar­ti­fi­cial que es el te­cho del mu­seo, des­de el que se pue­de exa­mi­nar la vis­ta ma­ra­vi­llo­sa. Al igual que Ha­did, Ro­gers y Ka­plicky, sus di­se­ños pue­den ser exi­gen­tes. En una vi­si­ta re­cien­te a MAAT, vi a un gru­po de obre­ros de pie al­re­de­dor de un rom­pe­ca­be­zas en de bal­do­sas ce­rá­mi­cas des­me­nu­za­das, en­fren­tar­se a la ca­si im­po­si­ble reali­dad de re­con­ci­liar el de­seo de Le­ve­te de for­mas cur­vas com­ple­jas. En el in­te­rior, es­ta­ban co­lo­can­do pla­cas de ye­so rec­tan­gu­la­res de­bi­do a que el di­se­ño no ofre­ce mu­chas su­per­fi­cies pla­nas so­bre las que mos­trar arte. Pe­ro sus clien­tes di­cen que va­le la pe­na.

Ar­ti­fi­cio. Una suer­te de co­li­na re­ves­ti­da en ce­rá­mi­cas en el MAAT de Lis­boa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.