Una es­cue­la pa­ra que los ni­ños se edu­quen con li­ber­tad

La alum­na del ta­ller Mos­ca­to ima­gi­nó có­mo de­be­ría ser el es­pa­cio ar­qui­tec­tó­ni­co pa­ra desa­rro­llar la pe­da­gó­gi­ca Mon­tes­so­ri. El pro­yec­to es­tá ubi­ca­do en un bor­de de la la­gu­na de Chas­co­mús.

ARQ - - EL TALLER -

Nues­tras es­cue­las fue­ron di­se­ña­das pa­ra for­mar alum­nos me­dian­te una dis­ci­pli­na fa­bril, si­guien­do el or­den de un sistema es­tan­da­ri­za­do. Asu­mien­do que la edu­ca­ción ac­tual ne­ce­si­ta ser re­pen­sa­da, me pre­gun­to có­mo se­ría la es­cue­la dón­de los co­no­ci­mien­tos no son igua­les pa­ra to­dos, y don­de ca­da ni­ño eli­ge qué apren­der. La re­pues­ta im­pli­ca la elec­ción de una nueva pe­da­go­gía.

Ma­ría Mon­tes­so­ri, la pri­me­ra mu­jer ita­lia­na doc­to­ra en me­di­ci­na, se in­tere­só pro­fun­da­men­te en el desa­rro­llo de ni­ños que su­frían tras­tor­nos men­ta­les. Ella plan­teó que el pro­ble­ma que pre­sen­ta­ban es­tos alum­nos no era mé­di­co sino edu­ca­cio­nal: las es­cue­las no eran ca­pa­ces de desa­rro­llar el po­ten­cial hu­mano.

Exis­ten hoy es­cue­las que edu­can apli­can­do es­ta pe­da­go­gía, don­de el ni­ño tie­ne la opor­tu­ni­dad de ele­gir lo que quie­re apren­der, pro­po­nién­do­se él mis­mo, sus pro­pios ob­je­ti­vos. ¿Có­mo se­ría el es­pa­cio pa­ra una edu­ca­ción di­fe­ren­te?

La im­plan­ta­ción es­tra­té­gi­ca en el bor­de de la la­gu­na de Chas­co­mús de es­te edi­fi­cio de per­fi­le­ría me­tá­li­ca, es el re­sul­ta­do de la re­pe­ti­ción de una cé­lu­la que ge­ne­ra un in­tere­san­te re­co­rri­do de apren­di­za­je en cons­tan­te re­la­ción con el pai­sa­je. Las vi­sua­les per­mi­ten a los ni­ños apren­der en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

La en­tra­da se­mi­cu­bier­ta a la es­cue­la dis­tri­bu­ye a ca­da ni­vel: jar­dín de in­fan­tes, es­cue­la pri­ma­ria y se­cun­da­ria. To­dos ellos se re­la­cio­nan en el pa­tio cen­tral cu­bier­to, de plan­ta fle­xi­ble pa­ra usos múl­ti­ples y co­me­dor.

En­tien­do por cé­lu­la a la su­ce­sión de te­rra­za, au­la, cir­cu­la­ción y apo­yo. In­ten­té que ca­da una sea un es­pa­cio de in­ter­ac­ción don­de se ad­quie­ra el co­no­ci­mien­to de ma­ne­ra co­lec­ti­va.

Los es­pa­cios fue­ron pen­sa­dos en fun­ción de los alum­nos: ba­ños adap­ta­dos a las medidas in­fan­ti­les, el co­me­dor di­se­ña­do es­pe­cial­men­te pa­ra el uso de ni­ños pe­que­ños y con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes.

Es­tas cé­lu­las se se­pa­ran de la cir­cu­la­ción ge­ne­ral del edi­fi­cio con pa­ne­les ple­ga­bles que po­si­bi­li­tan el apren­di­za­je tam­bién me­dian­te el re­co­rri­do del edi­fi­cio.

El ex­te­rior del edi­fi­cio cuen­ta con tres sec­to­res di­fe­ren­tes; un bos­que con es­pa­cios es­tan­cos pa­ra la lec­tu­ra, sec­to­res pa­ra rea­li­zar ex­po­si­cio­nes de ar­te y un sec­tor de jue­gos pa­ra los más pe­que­ños.

La fle­xi­bi­li­dad de es­ta plan­ta úni­ca es lo que per­mi­te que una gran cé­lu­la pue­da ser di­vi­di­da en di­fe­ren­tes sec­to­res. Es por es­to que el co­le­gio, ade­más, se ofre­ce co­mo un edi­fi­cio de uso so­cial pa­ra la ciu­dad, ca­paz de con­ver­tir­se en un lu­gar don­de or­ga­ni­zar espectáculos, fe­rias, ta­lle­res, etc.; en un nue­vo pun­to de en­cuen­tro y reunión co­mu­ni­ta­ria. Co­men­ta­rio de la cá­te­dra En el ta­ller de Pro­yec­to Ur­bano ve­ni­mos desa­rro­llan­do en los úl­ti­mos años in­ter­ven­cio­nes en ciu­da­des cos­te­ras bo­nae­ren­ses, ini­cial­men­te las ma­rí­ti­mas y en el úl­ti­mo tra­mo, so­bre cos­tas la­cus­tres, co­mo el ca­so de Chas­co­mús, don­de se im­plan­ta el pro­yec­to. To­dos los edi­fi­cios se ubi­can so­bre la cos­ta bus­can­do que el alumno in­ves­ti­gue y pro­pon­ga la for­ma de in­ter­ve­nir so­bre un eco­sis­te­ma par­ti­cu­lar y, so­bre to­do, que de­fi­na una re­la­ción con el pai­sa­je.

La Es­cue­la en cues­tión es un ejem­plo im­pe­ca­ble de fu­sión con el pai­sa­je. Se de­fi­ne una ma­te­ria­li­dad li­via­na que per­mi­te mi­ni­mi­zar los apo­yos, ma­xi­mi­zar la trans­pa­ren­cia y así, flo­tar so­bre un te­rri­to­rio de bor­des blan­dos y va­ria­bles.

La es­truc­tu­ra me­tá­li­ca fa­ci­li­ta la in­de­ter­mi­na­ción de los es­pa­cios fun­cio­na­les a la vez que de­fi­ne, jun­to a gran­des es­pa­cios se­mi­cu­bier­tos y des­cu­bier­tos, la ima­gen re­pre­sen­ta­ti­va del edi­fi­cio.

La de­fi­ni­ción del pro­yec­to sin­te­ti­za ma­gis­tral­men­te un mun­do de es­pa­cios diá­fa­nos, te­rra­zas y pa­tios con­te­ni­dos y ca­rac­te­ri­za­dos.

En ese pun­to, la li­vian­dad ma­te­rial y pro­yec­tual re­sul­tan en una pro­pues­ta que fun­cio­na per­fec­ta­men­te a la vez que pro­mue­ve la mul­ti­pli­ci­dad de si­tua­cio­nes sen­so­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.