Tra­ba­jo de fi­nal de ca­rre­ra en es­ca­la real y con per­fil so­cial

Ca­da alumno se re­ci­be de ar­qui­tec­to pro­yec­tan­do, ges­tio­nan­do y cons­tru­yen­do un edi­fi­cio que se do­na a una co­mu­ni­dad ne­ce­si­ta­da.

ARQ - - EL TALLER - Ale­jan­dro Bo­rra­chia Vi­ce­de­cano UM-FADAU

La Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Di­se­ño, Ar­te y Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad de Morón, co­mo otras es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra, cie­rra su ci­clo de es­tu­dios con la en­tre­ga de un Proyecto Fi­nal In­te­gra­dor (PFI). La di­fe­ren­cia sus­tan­cial tal vez ra­di­ca en el fuer­te com­po­nen­te so­cial que po­see la fa­cul­tad to­da y prin­ci­pal­men­te la cátedra con­du­ci­da por su de­cano, el ar­qui­tec­to Os­car Bo­rra­chia, jun­to a los ar­qui­tec­tos Car­los Sa­lla­berry y Jor­ge Ba­rro­so. Ca­da alumno se re­ci­be de ar­qui­tec­to pro­yec­tan­do, ges­tio­nan­do y cons­tru­yen­do un edi­fi­cio en pleno fun­cio­na­mien­to que se do­na a una co­mu­ni­dad ne­ce­si­ta­da de nues­tro país.

Des­de ha­ce unos 10 años, el tra­ba­jo de un cua­tri­mes­tre en PFI une a los alum­nos en un co­lec­ti­vo man­co­mu­na­do que se desa­rro­lla alrededor de con­ve­nios o de­man­das reales de dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad. Co­mien­za con un he­cho ur­bano y de­can­ta con la fac­tu­ra de un proyecto in­di­vi­dual que com­ple­ta y en­cuen­tra sen­ti­do en ese proyecto ur­bano. Te­mas ta­les co­mo la den­si­fi­ca­ción de la ciu­dad, la vi­vien­da so­cial, el es­pa­cio pú­bli­co o la re­con­ver­sión so­cio­eco­nó­mi­ca de pe­que­ños asen­ta­mien­tos ur­ba­nos com­po­nen el cam­po fér­til e ideal pa­ra el desa­rro­llo de es­tas ideas.

Con el mar­co fi­lo­só­fi­co del Pro­gra­ma “Por la Dig­ni­dad So­cial de los Pue­blos” lan­za­do por el Ta­ller de In­te­gra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na (tam­bién ori­gi­na­do en es­ta fa­cul­tad), se lan­zó el con­cur­so “Premio Til 2016”. La cátedra de PFI pro­pu­so a sus alum­nos cons­truir un mó­du­lo ha­bi­ta­ble en es­ca­la real des­ti­na­do a fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des mar­gi­na­das, bus­can­do candidatos en to­do nues­tro país.

Des­pués de un año y me­dio de tra­ba­jo co­mien­zan a vis­lum­brar­se los re­sul­ta­dos de esa ini­cia­ti­va. Los equipos, cons­ti­tui­dos por en­tre 6 y 8 alum­nos, de­tec­ta­ron un pro­ble­ma so­cial en don­de las ne­ce­si­da­des son acu­cian­tes y se ela­bo­ra­ron pro­yec­tos y pla­nes de ac­ción pa­ra in­ten­tar re­sol­ver esos problemas. Co­men­za­ron a cons­truir sus pro­pues­tas ar­qui­tec­tó­ni­cas ayu­da­dos por las mis­mas co­mu­ni­da­des, ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y no gu­ber­na­men­ta­les, fun­da­cio­nes, co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas, em­pre­sas, es­pon­sors, me­ce­nas y por to­do ti­po de co­la­bo­ra­do­res ex­ter­nos preo­cu­pa­dos por es­ta reali­dad.

El pri­mer gru­po de alum­nos via­jó a la pro­vin­cia de San­tia­go del Es­te­ro, en el No­roes­te de la Ar­gen­ti­na. Allí co­no­cie­ron, en un pa­ra­je de­sola­do de los mon­tes san­tia­gue­ños, a una fa­mi­lia con seis hi­jos que vi­ve en con­di­cio­nes de po­bre­za ex­tre­ma. Ver esa reali­dad los ha mo­vi­li­za­do a cons­truir una vi­vien­da que cu­bra sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Si­guien­do las con­sig­nas de la cátedra, ges­tio­na­ron ma­te­ria­les e in­su­mos, asu­mien­do la mano de obra. Du­ran­te 14 días per­ma­ne­cie­ron en car­pas en el mon­te y cons­tru­ye­ron un mó­du­lo ha­bi­ta­ble y fle­xi­ble de tec­no­lo­gía en ma­de­ra, chapa y ado­be, que res­pon­de a las con­di­cio­nes del cli­ma y a la iden­ti­dad cul­tu­ral de esa re­gión.

Otro de los equipos, ga­na­dor del “Premio TIL 2016”, cons­tru­yó un al­ber­gue pa­ra es­tu­dian­tes de una es­cue­la se­cun­da­ria en San Mi­guel de los Co­lo­ra­dos ( Ju­juy), don­de sus alum­nos de­mo­ran alrededor de cua­tro ho­ras en su tra­yec­to al co­le­gio por sen­de­ros de mon­ta­ña. Es­te al­ber­gue uti­li­za el ado­be y la mano de obra lo­cal con la idea de re­va­lo­ri­zar los re­cur­sos de la zo­na.

Se su­man a las an­te­rio­res seis pro­pues­tas que es­tán sien­do entregadas a las co­mu­ni­da­des. Un mó­du­lo mul­ti­fun­ción en Ya­cuy, Sal­ta, que se uti­li­za pa­ra tra­tar e in­for­mar acer­ca de la des­nu­tri­ción in­fan­til. Una sa­la pa­ra un jar­dín de in­fan­tes en Con­cep­ción del Uru­guay y una vi­vien­da pa­ra una fa­mi­lia ca­ren­cia­da en un ba­rrio pró­xi­mo al vol­ca­de­ro de ba­su­ra en Pa­ra­ná, am­bos en la pro­vin­cia de En­tre Ríos. Un au­la pa­ra apo­yo es­co­lar den­tro de una co­mu­ni­dad de ba­jos re­cur­sos en la ciu­dad de Aña­tu­ya (San­tia­go del Es­te­ro). Una bi­blio­te­ca pú­bli­ca de- di­ca­da a te­mas me­dioam­bien­ta­les en la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca del Mu­ni­ci­pio Morón (pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res). Y un “Ta­ller ex­pe­ri­men­tal de huer­tas” en el ba­rrio Pie­dra­bue­na en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Es­te pro­gra­ma ya ha si­do lan­za­do ofi­cial­men­te a par­tir de la pri­me­ra ex­pe­rien­cia pi­lo­to, se lla­ma PAAF!! (Pro­gra­ma Aca­dé­mi­co de Asis­ten­cia Fe­de­ral). La se­gun­da cohor­te de alum­nos que se re­ci­ben con es­ta mo­da­li­dad es­tá cons­tru­yen­do equi­pa­mien­to de apo­yo pa­ra clu­bes ba­rria­les que pres­tan ser­vi­cios so­cia­les en dis­tin­tas zo­nas de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Y es­te año, ya en la ter­ce­ra pro­mo­ción, un gru­po de alrededor de 90 alum­nos trabajan en dis­tin­tas pro­pues­tas de desa­rro­llo, en­tre vi­vien­das, equi­pa­mien­tos pú­bli­cos y de sa­lud, pa­ra el ba­rrio Ota­men­di de las is­las del Del­ta del Pa­ra­ná.

Es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma edu­ca­ti­vo se ve plas­ma­do cla­ra­men­te en las me­sas de exa­men, don­de un ju­ra­do (com­pues­to por la cátedra y per­so­na­li­da­des de re­nom­bre in­vi­ta­das es­pe­cial­men­te pa­ra el ac­to) re­ci­be y eva­lúa el proyecto ya cons­trui­do. En esos even­tos, los alum­nos ya no es­tán so­la­men­te sien­do juz­ga­dos por sus pro­fe­so­res, sino que in­vi­tan a la pre­sen­ta­ción a sus fa­mi­lias, ami­gos, miem­bros de la co­mu­ni­dad a la que asis­tie­ron y por la que fue­ron asis­ti­dos, em­pre­sas que co­la­bo­ra­ron, a los me­dios es­pe­cia­li­za­dos en ar­qui­tec­tu­ra y a otros de in­te­rés ge­ne­ral, a re­pre­sen­tan­tes de aso­cia­cio­nes, mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos y miem­bros del es­ta­do que die­ron el mar­co le­gal pa­ra que to­do es­to su­ce­da. Tam­bién a sus pro­fe­so­res de años an­te­rio­res, que fun­cio­na­ron co­mo tu­to­res del pro­gra­ma en ca­da una de sus áreas de es­pe­ci­fi­ci­dad, y a sus com­pa­ñe­ros es­tu­dian­tes.

Ca­da ejer­ci­cio ade­más in­vo­lu­cra no so­lo la cons­truc­ción del mó­du­lo sino tam­bién una in­men­sa ca­de­na de do­na­cio­nes de to­do ti­po. Y al­go que no es­ta­ba den­tro de los pla­nes, y tam­bién emo­cio­na, es la re­la­ción que na­ce en­tre los gru­pos que fi­na­li­za­ron su ta­rea y al­gu­nos que es­tán en eje­cu­ción. Los aho­ra ar­qui­tec­tos co­la­bo­ran con sus com­pa­ñe­ros con ma­te­ria­les, con­tac­tos y mano de obra, con el afán de se­guir ayu­dan­do.

Nues­tra fa­cul­tad de ar­qui­tec­tu­ra ha re­co­rri­do un lar­go ca­mino pa­ra lle­gar a es­te pre­sen­te in­ten­so, y tra­tan­do de de­fi­nir nues­tro per­fil co­mo aca­de­mia. En nues­tro país, co­mo otros de La­ti­noa­mé­ri­ca, mien­tras se de­ba­te y se pla­ni­fi­ca des­de las gran­des ca­pi­ta­les y con la mi­ra­da pues­ta ha­cia afue­ra o en los ava­ta­res de la po­lí­ti­ca, sec­to­res de po­bre­za ex­tre­ma no ven sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas cu­bier­tas.

Des­de esa mi­ra­da, to­da la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria pien­sa có­mo re­sol­ver es­te pre­sen­te in­digno con lo que es­té a nues­tro al­can­ce, ima­gi­nan­do un fu­tu­ro me­jor. Por so­bre to­das las co­sas, he­mos sen­ti­do la obli­ga­ción mo­ral de for­mar pro­fe­sio­na­les con es­tos va­lo­res, don­de la mi­ra­da no pue­de ser aje­na y de­sin­te­re­sa­da, don­de el com­pro­mi­so sea una cues­tión éti­ca más de to­das las que in­vo­lu­cra nues­tra pro­fe­sión. Es cla­ro que fal­ta to­da­vía mu­cho, pe­ro des­de aquí y aho­ra el desafío es in­men­sa­men­te gra­ti­fi­can­te y mo­ti­va­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.