Tres ge­ne­ra­cio­nes y dos ape­lli­dos que ha­cen his­to­ria

Sil­via Hirsch, Be­rar­do Dujovne y Ma­ría Dujovne re­pa­san los hi­tos del es­tu­dio que con­tri­bu­yó a crear el pai­sa­je ur­bano de Bue­nos Ai­res.

ARQ - - ARQUITECTURA - Vi­vian Ur­feig vur­feig@cla­rin.com

De la vi­vien­da so­cial a la Torre Trump en Pun­ta del Es­te. De la Al­go­do­ne­ra al edi­fi­cio El Fa­ro, en Puer­to Ma­de­ro. Del es­ta­dio de Ra­cing a los Si­los de Do­rre­go. Al es­tu­dio Du­jov­neHirsch y Aso­cia­dos se lo pue­de iden­ti­fi­car co­mo el au­tor de múl­ti­ples ti­po­lo­gías y pro­yec­tos em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Pe­ro tam­bién en obras icó­ni­cas del interior del país. Los ar­qui­tec­tos Sil­via Hirsch y Be­rar­do Dujovne des­pa­rra­ma­ron ur­ba­ni­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca des­de los co­mien­zos, cuan­do en 1964 se in­cor­po­ra­ron al es­tu­dio de los in­ge­nie­ros Israel Dujovne y Gre­go­rio Fai­gón, los pio­ne­ros. Re­cién lle­ga­dos de Eu­ro­pa -don­de Be­rar­do Dujovne cur­só una be­ca en Fran­cia- se hi­cie­ron car­go de los pro­yec­tos y em­pe­za­ron a de­li­near un nue­vo for­ma­to. En 1991 se su­mó Ma­ría Dujovne, la ma­yor de cua­tro her­ma­nos y la úni­ca que si­guió la ca­rre­ra (ver Mi hi­jo..., en la pá­gi­na 22) Reuni­dos por ARQ, los Dujovne Hirsch re­pa­sa­ron los hi­tos del es­tu­dio, el re­par­to de ro­les, el com­pro­mi­so con la pro­fe­sión y la tra­yec­to­ria aca­dé­mi­ca. Ve­ri­fi­car el ca­mino plan­tea una ho­ja de ru­ta que se ac­tua­li­za día a día, y per­mi­te de­li­near el se­llo que los iden­ti­fi­ca des­de ha­ce cua­tro dé­ca­das: es­ti­lo so­brio, efi­cien­te y sus­ten­ta­ble, un pa­trón ge­ne­ral. ¿Re­co­no­cen un len­gua­je co­mún que de­fi­na los pri­me­ros años? Sil­via Hirsch: Los pri­me­ros años es­tu­vie­ron mar­ca­dos por los pro­yec­tos de vi­vien­da so­cial. So­bre to­do en el

Sur, don­de se desa­rro­lla­ban los pla­nes del Es­ta­do fi­nan­cia­dos por el Ban­co Hi­po­te­ca­rio. Bus­cá­ba­mos len­gua­jes pro­pios, ca­mi­nos dis­tin­tos y so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que apor­ta­ran re­cur­sos pa­ra los usua­rios. La Pa­ta­go­nia fue el pun­to de par­ti­da, en­tre los ‘70 y los ‘80, con obras co­mo el Ba­rrio COINAR, en Tre­lew (1987), un con­jun­to de de­par­ta­men­tos con ex­pan­sio­nes al ex­te­rior y la­dri­llo a la vis­ta. Otro ejem­plo fue el Edi­fi­cio Fe­nix, tam­bién en Chu­but (1982), don­de se ge­ne­ra­ron es­pa­cios de en­cuen­tro. A par­tir de 1990 lle­gó la épo­ca de las pues­tas en va­lor, una ten­den­cia que se sos­tu­vo has­ta la ac­tua­li­dad. ¿Cuá­les son los re­ci­cla­jes más des­ta­ca­dos y qué ti­po de ope­ra­cio­nes apli­ca­ron? Sil­via Hirsch: El pri­me­ro, nues­tra ca­sa, una vie­ja ca­ba­lle­ri­za, don­de aún

vi­vi­mos. Y des­pués, es di­fí­cil ele­gir. Be­rar­do Dujovne: El Ban­co de New York, los Si­los de Do­rre­go y cua­tro de los docks de Puer­to Ma­de­ro. Es­tos ca­sos, que mar­ca­ron la re­no­va­ción ur­ba­na del área, ge­ne­ra­ron en el Dock 15 una co­yun­tu­ra pun­tual. Se en­con­tra­ban en la an­ti­gua tra­za de la au­to­pis­ta que en su mo­men­to obli­gó a de­mo­ler las dos ter­ce­ras par­tes de la cons­truc­ción. Re­cons­trui­mos el vo­lu­men con un len­gua­je con­tem­po­rá­neo, in­te­grán­do­lo. La idea fue vin­cu­lar la cons­truc­ción de prin­ci­pios de si­glo, con un len­gua­je de fin de si­glo. Res­pe­ta­mos la pre­exis­ten­cia con un ob­je­to ar­qui­tec­tó­ni­co con­tem­po­rá­neo. La Al­go­do­ne­ra fue uno de los pun­tos de par­ti­da que en los ‘90 pro­po­nía con­jun­tos que pro­pi­cia­ran si­tua­cio­nes so­cia­les. ¿Có­mo to­ma­ron esas de­ci­sio­nes? Sil­via Hirsch: Se plan­teó un edi­fi­cio co­mo co­mu­ni­dad, don­de su­ce­den mu­chas co­sas y se ge­ne­ran sen­sa­cio­nes de per­te­nen­cia. El bar y la pis­ci­na con­fi­gu­ran el cen­tro so­cial del con­jun­to. Be­rar­do Dujovne: Lo­gra­mos cir­cu­la­cio­nes co­mo ca­lles in­te­rio­res, re­cu­pe­ran­do el es­pí­ri­tu exis­ten­te. Ma­ría Dujovne: Es un proyecto don­de no hu­bo ava­ri­cia por lo­grar más me­tros cua­dra­dos.

En­tre los otros re­ci­cla­jes rea­li­za­dos, ¿cuál iden­ti­fi­can co­mo desafío?

Be­rar­do Dujovne: El es­ta­dio del club Ra­cing de Ave­lla­ne­da nos plan­teó un cam­bio de pa­ra­dig­ma. Se tra­ta­ba de un es­ta­dio pre­vio a la TV, con ca­pa­ci­dad pa­ra 110 mil per­so­nas, ca­si to­das pa­ra­das. Era un círculo per­fec­to. Asu­mi­mos el desafío de re­du­cir la ca­pa­ci­dad a ca­si la mi­tad, pa­ra su­mar una cu­bier­ta en la se­gun­da ban­de­ja. Y tu­vi­mos en cuen­ta un sis­te­ma cir­cu­la­to­rio pa­ra evi­tar el cru­ce de hin­cha­das con­tra­rias.

¿Có­mo fue el con­tac­to con Trump por la torre en Pun­ta del Es­te?

Be­rar­do Dujovne: Nos con­tac­ta­ron los desa­rro­lla­do­res lo­ca­les (YY De­vo­lop­ment Group), y les hi­ci­mos el proyecto. No di­ri­gi­mos la obra. Sil­via Hirsch: Se tra­ta de un con­jun­to de al­tí­si­ma ca­te­go­ría. In­de­pen­dien­te­men­te de Trump y to­do lo que es­to im­pli­ca, nos preo­cu­pa­ba mu­cho con­se­guir vi­sua­les al mar des­de to­dos los de­par­ta­men­tos. El es­ta­do de obra actual es la fi­na­li­za­ción del hor­mi­gón y la ta­bi­que­ría interior. Ca­da proyecto es un desafío a la ima­gi­na­ción. Siem­pre tra­ta­mos de en­con­trar nue­vas pro­pues­tas, re­sol­ver lo me­jor po­si­ble. Es­to es al­go que nos iden­ti­fi­ca, nos im­por­tan las do­cu­men­ta­cio­nes de las obras, las ha­ce­mos muy ex­haus­ti­vas. Que se co­rres­pon­da la idea de proyecto con la obra que re­sul­ta es par­te del proyecto. En es­ta torre, co­mo en to­dos nues­tros pro­yec­tos, hay cohe­ren­cia en­tre la ex­pre­sión for­mal y la for­ma de cons­truir. Nos ma­ne­ja­mos con una éti­ca del di­se­ño, y nues­tro hi­lo con­duc­tor se ba­sa en re­sol­ver bien, con for­mas pu­ras, lim­pias.

Ma­ría, ¿Te pe­sa es­te le­ga­do?

Ven­go tra­ba­jan­do ha­ce tiem­po en es­te sen­ti­do, for­mán­do­me y es­for­zán­do­me pa­ra es­ta con­ti­nui­dad. «

1 LIN CALEL BA­RRIO PAR­QUE DONADO HOLMBERG. En Ola­zá­bal y Holmberg, el vo­lu­men en­fa­ti­za las lí­neas horizontales. Fue pro­yec­ta­do co­mo un par­que li­neal, por­que se afec­tó una fran­ja so­bre ca­lle Holmberg, re­ti­ran­do 20 m la lí­nea ofi­cial de to­dos los te­rre­nos fren­tis­tas. Cuen­ta con cua­tro ni­ve­les de vi­vien­das y lo­ca­les co­mer­cia­les.

2 TORRE TRUMP PUN­TA DEL ES­TE. Re­si­den­cias de lu­jo y sú­per ex­clu­si­vas so­bre La Bra­va, con 10 mil me­tros cua­dra­dos de ame­ni­ties. La torre ci­lín­dri­ca de 157 de­par­ta­men­tos cuen­ta con dos pis­ci­nas cu­bier­tas cli­ma­ti­za­das, he­li­puer­to, sec­to­res pa­ra la prác­ti­ca de golf y ci­gar hu­mi­dor loun­ge. 1

2

5 SAN­TA FE Y AGÜE­RO. Fa­cha­das par­ti­cu­la­res, con ban­das cur­vas de vi­drios tras­lú­ci­dos. 6 TORRE LORETO. En la es­qui­na de Av. Li­ber­ta­dor y Vi­rrey Loreto, de ti­po­lo­gía mix­ta, plan­ta ba­ja li­bre y 29 uni­da­des de vi­vien­das. La al­tu­ra res­pe­ta la es­ti­pu­la­da por la zo­ni­fi­ca­ción. Co­mo se en­cuen­tra so­bre Av. del Li­ber­ta­dor y en­fren­te tie­ne vis­tas abier­tas so­bre las vías del tren y el Golf, las uni­da­des fa­vo­re­cen las vis­tas de los es­ta­res y las ha­bi­ta­cio­nes prin­ci­pa­les ha­cia el Es­te. 5

Cua­tro to­rres de lu­jo en el Puer­to de San­ta Fe. To­dos los de­par­ta­men­tos, con vis­tas abier­tas 360° y al río. In­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y car­pin­te­rías ex­te­rio­res con vi­drios DVH, que co­la­bo­ran con la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.