UN AN­TI­GUO EDI­FI­CIO QUE SE AGGIORNA JUN­TO AL RIO

As­ti­lle­ros Mil­berg. Aban­do­na­do ha­ce dé­ca­das, un an­ti­guo edi­fi­cio in­glés fue re­con­ver­ti­do co­mo es­pa­cio pa­ra even­tos.

ARQ - - OBRAS & CONTRATISTAS -

As­ti­lle­ros Mil­berg na­ce co­mo re­sul­ta­do del análisis de un pre­dio de 5 hec­tá­reas que te­nían los desa­rro­lla­do­res en el ba­rrio Nue­vo Ti­gre, pe­ga­do a Nor­del­ta. “Co­mo ar­qui­tec­tos es­pe­cia­li­za­dos en land­plan­ning -sos­tie­nen Die­go Gon­zá­lez Pon­dal y Fer­nan­do Ma­len­chi­ni-, fui­mos con­vo­ca­dos por los pro­pie­ta­rios con la in­ten­ción de ana­li­zar al­ter­na­ti­vas de ba­rrio ce­rra­do o hou­sing en la pro­pie­dad. Pe­ro en las di­ver­sas eta­pas de eva­lua­ción co­men­za­mos a ver que los ren­di­mien­tos no eran los es­pe­ra­dos y se pro­pu­so a los desa­rro­lla­do­res bus­car al­ter­na­ti­vas”.

La con­clu­sión fue que ha­bía un ni­cho aun no ex­plo­ta­do: los sa­lo­nes de even­tos. Tras via­jar a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ad­qui­rir nue­vo know-how so­bre es­te ti­po de pro­yec­tos, los pro­yec­tis­tas lo­gra­ron una pro­pues­ta adap­ta­ble al mer­ca­do ar­gen­tino y al gus­to de la idio­sin­cra­sia lo­cal.

“Una de las de­ci­sio­nes cru­cia­les -ex­pli­can los au­to­res- fue de­fi­nir si el pro­duc­to ape­la­ba al His­to­ri­cis­mo o nos des­pe­gá­ba­mos del en­torno cul­tu­ral ti­gren­se. Co­mo en la zo­na ha­bía exis­ti­do un an­ti­guo as­ti­lle­ro in­glés, pro­pu­si­mos re­to­mar su len­gua­je ar­qui­tec­tó­ni­co. Por suer­te los desa­rro­lla­do­res acep­ta­ron es­ta de­ci­sión que per­mi­tió do­tar de arrai­go a la zo­na con una gran cuota de en­can­to y nos­tal­gia po­si­ti­va”. Asi­mis­mo, el es­ti­lo co­lo­nial in­glés de­mos­tró ser un gran trac­cio­na­dor de ven­tas pa­ra even­tos so­cia­les co­mo cor­po­ra­ti­vos.

El com­ple­jo es­tá em­pla­za­do den­tro de un pre­dio de cin­co hec­tá­reas de bos­que na­tu­ral, la­gu­na y un am­plio jar­dín que ro­dean sus dos sa­lo- nes. El sa­lón prin­ci­pal, lla­ma­do As­ti­lle­ros, cu­bre una su­per­fi­cie de 900 m2, in­clu­yen­do recepción y ga­le­ría cu­bier­ta. Más íntimo, el sa­lón Boat Hou­se, ubi­ca­do a ori­llas de la la­gu­na, cu­bre unos 190 m2. El pro­duc­to se com­ple­ta con una ha­bi­ta­ción en plan­ta al­ta pa­ra la no­via, que re­crea una sui­te de hotel cin­co es­tre­llas.

Otra de las gran­des de­ci­sio­nes que de­fi­nie­ron el pro­duc­to fue el fo­co en un pai­sa­jis­mo de al­to im­pac­to. As­ti­lle­ros Mil­berg de­bía re­crear el en­torno del Del­ta en su má­xi­ma ex­pre­sión, por lo que se con­vo­có a pai­sa­jis­tas pa­ra se­lec­cio­nar las es­pe­cies me­jor adap­ta­das al Del­ta, bus­can­do que to­das las es­ta­cio­nes del año tu­vie­ran una flo­ra­ción es­pe­cí­fi­ca. As­ti­lle­ros Mil­berg cuen­ta con su pro­pio vi­ve­ro de pro­duc­ción y man­te­ni­mien­to de jar­di­nes.

El com­ple­jo se em­pla­za en un pre­dio de 5 hec­tá­reas. IM­PLAN­TA­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.