Adiós al Ele­fan­te Blan­co.

El proyecto que con­ver­ti­rá al edi­fi­cio in­con­clu­so en un es­pa­cio ami­ga­ble.

ARQ - - EDITORIAL - Mi­guel Ju­ra­do mju­ra­do@cla­rin.com

El Ele­fan­te Blan­co ya tie­ne fe­cha de de­fun­ción. El hos­pi­tal que nun­ca lle­gó a ser tal em­pe­za­rá a ser de­mo­li­do el mes que vie­ne. De­ja­rá su lu­gar a la pla­za de Ciu­dad Ocul­ta, el ba­rrio que cre­ció a sus es­pal­das. Ade­más, so­bre la ave­ni­da Piedra Bue­na, en un te­rreno ve­cino, co­men­za­rá a cons­truir­se el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Hu­mano y Hábitat del Go­bierno de la Ciu­dad.

El proyecto es más que una de­mo­li­ción y la cons­truc­ción de un edi­fi­cio: in­clu­ye me­jo­ras ur­ba­nas, cloa­cas, ca­lles, pa­vi­men­tos y ve­re­das en el ba­rrio. Es más, Ál­va­ro Gar­cía Res­ta, sub­se­cre­ta­rio de Pro­yec­tos en el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Ur­bano y Trans­por­te que di­ri­ge Fran­co Moc­chia, opi­na que aún el proyecto de ar­qui­tec­tu­ra ex­ce­de en mu­cho al edi­fi­cio: “Es una es­tra­te­gia li­be­rar el es­pa­cio que hoy ocu­pa el edi­fi­cio exis­ten­te pa­ra ha­cer una pla­za con los ve­ci­nos y cons­truir un edi­fi­cio ba­jo que sir­va de co­ne­xión con el ba­rrio”. Más en­fá­ti­co, Mar­tín To­rra­do, res­pon­sa­ble del área, afir­ma: “El proyecto es el va­cío”.

El edi­fi­cio de Desa­rro­llo Hu­mano y Hábitat se­rá un pris­ma de 150 me­tros de lar­go, tres pi­sos de al­to y lar­gos ale­ros, al­go sen­ci­llo, aus­te­ro.

En la plan­ta ba­ja fun­cio­na­rán los pro­gra­mas que hoy exis­ten en el ba­rrio y otros nue­vos: un co­me­dor co­mu­ni­ta­rio, un cen­tro cul­tu­ral y un dis­pen­sa­rio. Las dos pri­me­ras plan­tas es­ta­rán ocu­pa­das por el per­so­nal que ha­ce tra­ba­jo de cam­po, pro­fe­sio­na­les que en­tran y sa­len cons­tan­te-

men­te. To­do el edi­fi­cio se­rá una cons­truc­ción fle­xi­ble, ca­paz de aco­mo­dar­se a las fun­cio­nes más di­ver­sas. En el úl­ti­mo pi­so, una te­rra­za ve­ge­tal y el res­tau­ran­te de per­so­nal.

En el edi­fi­cio, el ce­rra­mien­to pe­ri­me­tral en­tre ale­ros se­rá una car­pin­te­ría nor­mal, con al­gu­nos re­ti­ros pa­ra ge­ne­rar es­pa­cios de en­cuen­tro ex­te­rior. A su vez, el te­ma del aso­lea­mien­to fue re­suel­to de­jan­do ale­ros más pro­fun­dos en las zo­nas que lo ne­ce­si­ta­ban, co­mo la orien­ta­ción nor­te. Las orien­ta­cio­nes es­te y oes­te, don­de el sol lle­ga en for­ma más ho­ri­zon­tal, se­rán pro­te­gi­das con sen­ci­llos tol­dos. “De­ci­di­mos cons­truir el edi­fi­cio más sen­ci­llo y fun­cio­nal po­si­ble, sin os­ten­ta­cio­nes pa­ra no dar un men­sa­je a los ve­ci­nos que lo ve­rán na­cer. Se­rá una cons­truc­ción abier­ta al ba­rrio”, ex­pli­ca Gar­cía Res­ta.

Moc­chia sos­tie­ne que más que un edi­fi­cio, to­do el proyecto se tra­ta de una in­ter­ven­ción del es­pa­cio pú­bli­co que tie­ne co­mo pre­mi­sa la in­clu­sión: “Des­de el mé­to­do de co­crea­ción con los ve­ci­nos de los es­pa­cios ver­des cir­cun­dan­tes; has­ta la cons­truc­ción de un edi­fi­cio abier­to y de plan­tas li­bres que per­mi­ta el diá­lo­go con el en­torno apun­tan a la in­te­gra­ción”.

El Ele­fan­te Blan­co na­ció co­mo un proyecto pa­ra al­ber­gar al Ins­ti­tu­to de la Tu­bercu­losis en 1923. Las obras co­men­za­ron en 1938 y se pa­ra­li­za­ron has­ta que en los 40 y 50 se con­vir­tió en el proyecto de hos­pi­tal más gran­de de La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­ro nun­ca lle­gó a ter­mi­nar­se. Des­pués del gol­pe del 55, la ini­cia­ti­va se aban­do­nó.

La mis­ma suer­te co­rrió el Al­ber­gue War­nes, que fue de­mo­li­do en 1991 me­dian­te el mé­to­do de im­plo­sión. Por el con­tra­rio, la de­mo­li­ción del Ele­fan­te Blan­co se rea­li­za­rá a mano pa­ra evi­tar el im­pac­to en el ba­rrio. “La es­tra­te­gia de de­mo­li­ción si­mul­tá­nea a la cons­truc­ción del Mi­nis­te­rio hi­zo via­ble el proyecto”, se­ña­la Gar­cía Res­ta. Los téc­ni­cos de su ofi­ci­na ana­li­za­ron to­das las va­rian­tes po­si­bles an­tes de op­tar por un edi­fi­cio nue­vo. “Se eva­luó re­uti­li­zar­lo pe­ro ne­ce­si­tá­ba­mos 3 mil me­tros cua­dra­dos de ofi­ci­nas y te­nía­mos ca­si 60 mil en 14 plan­tas”, ex­pli­ca To­rra­do.

Los téc­ni­cos del Go­bierno de la Ciu­dad tam­bién pen­sa­ron en de­mo­ler una par­te del Ele­fan­te y con­ser­var otra, pe­ro la es­truc­tu­ra so­lo es­tá en con­di­cio­nes de re­sis­tir has­ta el quin­to pi­so y ca­da plan­ta es­ta­ba po­bla­da de co­lum­nas. Los cos­tos de las re­pa­ra­cio­nes ne­ce­sa­rias y la fun­cio­na­li­dad de­ter­mi­na­ron que era me­jor cons­truir un edi­fi­cio nue­vo. “A su vez, la de­mo­li­ción li­be­ra un lu­gar cla­ve pa­ra la in­te­gra­ción del ba­rrio que es la pla­za”, ex­pli­can.

La es­tra­te­gia es li­be­rar el es­pa­cio que hoy ocu­pa el Ele­fan­te Blan­co pa­ra abrir una pla­za y cons­truir un edi­fi­cio que sir­va de co­ne­xión con el ba­rrio. El fu­tu­ro edi­fi­cio del Mi­nis­te­rio se­rá un pris­ma de tres pi­sos de al­tu­ra y 150 me­tros de lar­go, con am­plios ale­ros y una plan­ta sen­ci­lla y muy fle­xi­ble. Pa­ra las au­to­ri­da­des, más que un proyecto de ar­qui­tec­tu­ra es una ini­cia­ti­va de es­pa­cio pú­bli­co que tie­ne co­mo pre­mi­sa la in­clu­sión fí­si­ca y so­cial del ba­rrio.

5 AUS­TE­RI­DAD. A pe­sar de su ima­gen con­tem­po­rá­nea, el edi­fi­cio del Mi­nis­te­rio se­rá muy sim­ple: hor­mi­gón vis­to, car­pin­te­rías co­mu­nes en los pi­sos, so­la­dos fá­ci­les de lim­piar y mo­bi­lia­rio muy fle­xi­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.