Tra­ba­jo más efi­cien­te.

Una pla­ta­for­ma on­li­ne per­mi­te con­tro­lar la obra y com­par­tir in­for­ma­ción.

ARQ - - EDITORIAL - Pau­la Bal­do pbal­do@cla­rin.com

Un ad­mi­nis­tra­dor de obras on li­ne ofre­ce un es­pa­cio vir­tual en el que to­das las per­so­nas in­vo­lu­cra­das en el proyecto y cons­truc­ción de un emprendimiento pue­den in­ter­ac­tuar, com­par­tir in­for­ma­ción y an­ti­ci­par even­tos.

“In obra se en­cuen­tra en fun­cio­na­mien­to y, por el mo­men­to, su uso es gra­tui­to por­que nos in­tere­sa que mu­chos es­tu­dios y em­pre­sas cons­truc­to­ras lo prue­ben. Eso nos ayu­da a me­jo­rar­lo”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Ig­na­cio Vita. Y agre­ga: ”Los usua­rios nos han comentado que no só­lo les re­sul­ta in­tere­san­te des­de el pun­to de vis­ta de la or­ga­ni­za­ción y ad­mi­nis­tra­ción de sus obras, sino tam­bién des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, al evi­tar mul­tas de los organismos de con­trol”.

Ha­ce dos años, Vita desa­rro­lló en for­ma con­jun­ta con el área de pro­gra­ma­ción el sis­te­ma de con­trol de obras que uti­li­za la Agen­cia Gu­ber­na­men­tal de Con­trol del Go­bierno de la Ciu­dad pa­ra rea­li­zar to­das sus ins­pec­cio­nes. Pos­te­rior­men­te, co­mo proyecto per­so­nal, desa­rro­lló du­ran­te un año es­ta apli­ca­ción. “Mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal me ha per­mi­ti­do desem­pe­ñar­me en el rol de ar­qui­tec­to y el de ins­pec­tor”, de­ta­lla. De ahí sur­ge la idea de ofre­cer una he­rra­mien­ta que or­ga­ni­ce la in­ter­ac­ción de ca­da una de las per­so­nas que in­ter­vie­nen en la obra: di­rec­tor de obra, téc­ni­co en se­gu­ri­dad e hi­gie­ne, pro­yec­tis­ta, em­pre­sa cons­truc­to­ra, so­bres­tan­te, je­fe de obra u otros.

El ob­je­ti­vo del sis­te­ma es uni­fi­car la in­for­ma­ción de ca­da uno de ellos en un so­lo lu­gar. Ca­da per­so­na que in­ter­ven­ga ac­ti­va­men­te en la obra tie­ne un usua­rio y con­tra­se­ña pa­ra po­der ac­ce­der al sis­te­ma y ca­da ope­ra­ción que reali­ce po­drá ser vis­ta por los de­más usua­rios que com­pon­gan la obra en cues­tión, de acuer­do al al­can­ce de su ta­rea y a los per­mi­sos que se le ha­yan otor­ga­do a ca­da uno.

Pre­vio al co­mien­zo de la obra, la pla­ta­for­ma per­mi­te la ad­mi­nis­tra­ción y con­trol de la do­cu­men­ta­ción mu­ni­ci­pal y eje­cu­ti­va.

“In obra da la po­si­bi­li­dad de cen­tra­li­zar to­da la in­for­ma­ción de ca­da usua­rio y de ca­da obra pa­ra me­jo­rar la or­ga­ni­za­ción in­ter­na de ca­da em­pre­sa. Te­nien­do la in­for­ma­ción al día de to­da la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria en fun­ción de los dis­tin­tos avan­ces de obra, el sis­te­ma emi­te aler­tas con la fi­na­li­dad de evi­tar mul­tas o clau­su­ras por par­te de los organismos con­tro­la­do­res”, apun­ta Vita.

Con el acen­to es­tá pues­to en la or­ga­ni­za­ción de to­dos los as­pec­tos de se­gu­ri­dad (pro­pios y a ter­ce­ros), el sis­te­ma re­cuer­da, por ejem­plo, la obli­ga­to­rie­dad de co­lo­car pan­ta­llas fi­jas o mó­vi­les. El res­pon­sa­ble de aca­tar esa dis­po­si­ción de­be dar aviso de su cum­pli­mien­to y pue­de su­mar una foto que de cuen­ta de la ta­rea rea­li­za­da. En ca­so de no ha­cer­lo, el sis­te­ma emi­te men­sa­jes vía mail a los usua­rios in­vo­lu­cra­dos.

“Fi­na­li­za­da la obra, el sis­te­ma de análisis per­mi­te ac­ce­der a grá­fi­cos de in­for­ma­ción de una o va­rias obras, a tra­vés de los da­tos in­gre­sa­dos con el fin de op­ti­mi­zar tiem­pos y re­cur­so pa­ra nue­vos em­pren­di­mien­tos”, con­clu­ye Vita.

El sis­te­ma man­tie­ne al día la in­for­ma­ción de la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria se­gún el avan­ce de obra pa­ra evi­tar mul­tas o clau­su­ras.

DE­TA­LLE. El sis­te­ma in­di­ca el avan­ce de la obra, pu­dien­do ad­jun­tar fo­tos de­ta­lles, no­tas y cro­quis de ca­da ta­rea rea­li­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.