Bo­de­ga bou­ti­que.

PRO­YEC­TO NACIONAL BO­DE­GA SÓ­LO CON­TI­GO. Al pie de la cor­di­lle­ra, en el Va­lle de Uco, Bór­mi­da & Yan­zón pro­yec­tó una bo­de­ga bou­ti­que que re­cu­pe­ra la tra­di­ción de las bo­de­gas do­més­ti­cas.

ARQ - - EDITORIAL - BÓR­MI­DA & YAN­ZÓN AR­QUI­TEC­TOS www.bor­mi­da­yan­zon.com

Só­lo Con­ti­go, un nue­vo con­cep­to de edi­fi­cio enológico del es­tu­dio Bór­mi­da & Yan­zón.

Des­pués de ca­si dos dé­ca­das de tra­ba­jo en bo­de­gas gran­des, que abrie­ron pa­so al tu­ris­mo enológico con es­ta­ble­ci­mien­tos icó­ni­cos que po­nen en va­lor la iden­ti­dad del lu­gar a tra­vés de una ar­qui­tec­tu­ra del pai­sa­je, nues­tro es­tu­dio co­men­zó a rea­li­zar en Mendoza un nue­vo ti­po de pro­yec­tos, de es­ca­la me­nor, en los que desa­rro­lla­mos los con­cep­tos y len­gua­jes crea­dos en aque­llas obras an­te­rio­res.

Es­ta nueva mo­da­li­dad de “bo­de­gas bou­ti­que” ela­bo­ra vi­nos de al­ta ga­ma en es­ta­ble­ci­mien­tos más pe­que­ños que tam­bién re­ci­ben vi­si­tan­tes, por lo cual siem­pre bus­can apor­tar va­rian­tes que las iden­ti­fi­quen den­tro del elen­co de las 180 bo­de­gas vi­si­ta­bles de Mendoza.

Bo­de­ga So­lo Con­ti­go na­ció de la ini­cia­ti­va de los ca­na­dien­ses Terry y Noel Nee­lands, que ya eran in­ver­so­res del Re­sort & Spa The Vi­nes of Mendoza, si­tua­do en el Al­to Va­lle de Uco. Al am­pliar­se el pro­yec­to agrí­co­la-in­mo­bi­lia­rio de es­ta em­pre­sa con una “vi­lla de bo­de­gas”, de­ci­die­ron re­do­blar la apues­ta e ini­ciar­se en el mun­do del vino, cons­tru­yen­do su pro­pio es­ta­ble­ci­mien­to.

El con­cep­to rec­tor del pro­yec­to fue hacer una “ca­sa-bo­de­ga” que re­cu­pe­ra­ra la tra­di­ción de las bo­de­gas do­més­ti­cas, usua­les en Mendoza has­ta me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, cuan­do por efec­tos de la in­dus­tria­li­za­ción ma­si­va los es­ta­ble­ci­mien­tos per­die­ron atrac­ti­vo pa­ra ser lu­ga­res de vi­da. Hoy, en cam­bio, la pro­pues­ta de una bo­de­ga in­te­gra­da a una vivienda y des­ti­na­da a la so­cia­bi­li­dad del vino, apa­re­ce otra vez co­mo un ob­je­ti­vo muy desea­ble.

El pro­gra­ma in­te­gró 1.015 m2 de es­pa­cios pro­duc­ti­vos pa­ra ela­bo­rar y guar­dar 200.000 li­tros de vino y otros 435 m2 pa­ra vivienda tem­po­ra­ria. El con­jun­to se desa­rro­lló en cuatro cuer­pos co­nec­ta­dos a ni­vel de te­rreno, con ex­pan­sio­nes di­fe­ren­cia­das ha­cia es­pa­cios de tra­ba­jo vi­ti­vi­ní­co­la y otros pa­ra dis­fru­te de la na­tu­ra­le­za, con vi­ñe­dos al pie de los An­des.

La bo­de­ga ocu­pa dos na­ves pa­ra­le­las an­te­ce­di­das por una ga­le­ría de ven­di­mia y se­pa­ra­das por un pa­tio, que alo­ja es­tra­té­gi­ca­men­te los su­mi­nis­tros eno­ló­gi­cos y, a la vez, los ocul­ta a la vis­ta. La na­ve de ela­bo­ra­ción tie­ne dos ni­ve­les, con una ca­va sub­te­rrá­nea pa­ra con­ser­va­ción en ba­rri­cas de ro­ble. La otra tie­ne di­fe­ren­cia­dos los de­pó­si­tos de in­su­mos se­cos y de pro­duc­to ter­mi­na­do, y el la­bo­ra­to­rio. El frac­cio­na­mien­to se ter­ce­ri­za con vehícu­los que es­ta­cio­nan en la mis­ma ga­le­ría de ven­di­mia, que es el dis­po­si­ti­vo de in­gre­so y se­lec­ción de la uva, del pren­sa­do pa­ra vi­nos blan­cos y de des­pa­cho de bo­te­llas.

Lo más in­tere­san­te y ori­gi­nal de es­ta obra es la re­la­ción plan­tea­da en­tre la bo­de­ga y la ca­sa, me­dian­te un eje de pro­yec­to que pro­lon­ga el co­rre­dor cen­tral de la na­ve has­ta unir­se con los es­pa­cios de degustación, el es­tar- co­me­dor de la vivienda. En­tre am­bos se ha in­ser­ta­do una pie­za pi­vo­te con puer­tas en­fren­ta­das so­bre el eje que per­mi­ten in­te­grar­la a la ca­sa o a la bo­de­ga, o bien dar­le una con­ti­nui­dad to­tal a las tres par­tes.

Es­ta sa­la de ex­po­si­cio­nes de ar­te es un es­pa­cio cua­dra­do, de 10 por 10 me­tros, que mantiene el an­cho de la na­ve y del es­tar, pe­ro se ele­va a 8 me­tros de al­to y re­ci­be luz so­lar por me­dio de una pi­rá­mi­de in­ver­ti­da de re­si­na, que la di­fun­de sin pro­yec­tar som­bras.

La vivienda se ar­ti­cu­la en for­ma de L, de­fi­nien­do el ám­bi­to de in­gre­so de vi­si­tan­tes al con­jun­to. Un sec­tor so­cial vi­dria­do mi­ra a la mon­ta­ña y se abre a una ga­le­ría y a un pa­tio jar­dín en­tre vi­ñe­dos. Las dos sui­tes es­tán gi­ra­das, bus­can­do in­ti­mi­dad, ocu­pan­do la otra ala, don­de se ex­pan­den en te­rra­zas cu­bier­tas y la pis­ci­na.

Otros de­ta­lles de la obra son la ma­te­ria­li­dad y los es­pa­cios de som­bra anexos a los in­te­rio­res. Bus­can­do iden­ti­fi­car­se con el te­rru­ño, los mu­ros de la bo­de­ga son cie­gos y grue­sos, con gran iner­cia tér­mi­ca. Es­tán he­chos con ári­dos del lu­gar y usan tec­no­lo­gía del hor­mi­gón hi­dro­la­va­do. Por su par­te, los pa­ra­men­tos de la ca­sa son de hor­mi­gón vis­to pig­men­ta­do co­lor tie­rra, con en­co­fra­do de ta­blas.

Las su­per­fi­cies, ri­cas en tex­tu­ras, se po­nen en va­lor con la in­ten­sa luz so­lar. Al mis­mo tiempo, las ga­le­rías pro­fun­das se re­suel­ven con es­truc­tu­ras vo­la­das y col­ga­das de ace­ro cru­do con ro­lli­zos fi­nos de eu­ca­lip­to, pro­yec­tan­do su­ti­les tra­mas de som­bra. Es­tos re­cur­sos ex­pre­si­vos ofre­cen ex­pe­rien­cias am­bien­ta­les pro­pias de la re­gión que he­mos que­ri­do pro­po­ner en clave con­tem­po­rá­nea.

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.