Ro­wan Moo­re.

Mu­chos edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos co­mo las Cá­ma­ras del Par­la­men­to en Lon­dres, o el Pom­pi­dou de París, fue­ron ga­na­dos por pro­yec­tos de ar­qui­tec­tos de po­co más de 20 años. Al­go que ya no pa­re­ce po­si­ble.

ARQ - - EDITORIAL - Por Ro­wan Moo­re Crí­ti­co de ar­qui­tec­tu­ra de The Guar­dian © Guar­dian News and Me­dia 2017

El crí­ti­co de ar­qui­tec­tu­ra ana­li­za el rol de los con­cur­sos y el tra­ba­jo de los ar­qui­tec­tos jó­ve­nes.

¿Qué tie­nen en co­mún la Ca­te­dral de Co­ventry, las Cá­ma­ras del Par­la­men­to (foto), la Ópe­ra de Sid­ney y el Cen­tro Pom­pi­dou? To­das son obras muy que­ri­das, pun­tos de re­fe­ren­cia, ¿po­dría­mos atre­ver­nos a de­cir “em­ble­má­ti­cas”? Sus ar­qui­tec­tos no ha­bían di­se­ña­do ni una ca­te­dral, ni un par­la­men­to, ni un tea­tro lí­ri­co, ni un cen­tro de ar­te im­por­tan­te an­te­rior­men­te. To­das fue­ron el re­sul­ta­do de los con­cur­sos de ar­qui­tec­tu­ra que atra­je­ron a de­ce­nas o cien­tos de ins­crip­tos. El con­cur­so de ar­qui­tec­tu­ra es un con­cep­to atrac­ti­vo en el cual los di­se­ños y las ideas se pue­den ofre­cer y se eli­ge el mejor sin pre­jui­cio. En el pa­sa­do, los con­cur­sos sig­ni­fi­ca­ban el lan­za­mien­to de una ca­rre­ra y les da­ban opor­tu­ni­da­des a los ar­qui­tec­tos jó­ve­nes, co­mo Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh, 28 años, con la Es­cue­la de Ar­te de Glas­gow, y Gi­les Gil­bert Scott, de 22 años, con la ca­te­dral an­gli­ca­na de Li­ver­pool, o, in­clu­so, Ren­zo Piano y Ri­chard Ro­gers, de 34 y 38 años, res­pec­ti­va­men­te, con el Pom­pi­dou. Los con­cur­sos fun­cio­na­ron pa­ra edi­fi­cios co­ti­dia­nos, al igual que pa­ra mo­nu­men­tos; al­gu­nas de los me­jo­res re­si­den­cias de la pos­gue­rra, co­mo Gol­den La­ne en la ciu­dad de Lon­dres, y Li­lling­ton Gar­dens en West­mins­ter, fue­ron el re­sul­ta­do de los con­cur­sos que ga­na­ron ar­qui­tec­tos, en ge­ne­ral, de ape­nas un po­co más de 20 años. Pu­die­ron cris­ta­li­zar un de­ba­te, ge­ne­rar ideas o mar­car un cam­bio de rum­bo; fue más fa­mo­sa la Tri­bu­ne To­wer de Chica­go en 1922 por la can­ti­dad de pro­pues­tas que no ga­na­ron, por ejem­plo, las de Wal­ter Gro­pius y Adolf Loos, que por la que ga­nó, de bue­na apa­rien­cia, aun­que con­ven­cio­nal. Los tiempos han cam­bia­do. To­da­vía hay mu­chos con­cur­sos; con­for­me a la ley de la Unión Eu­ro­pea, se re­quie­re al­gún pro­ce­so con­cur­sal pa­ra los edi­fi­cios pú­bli­cos. En mu­chas oca­sio­nes funcionan bien. Sin em­bar­go, las opor­tu­ni­da­des de que apa­rez­ca un Mac­kin­tosh, un Pom­pi­dou o un Gol­den La­ne se han re­du- ci­do, así co­mo las opor­tu­ni­da­des de cam­biar el rum­bo de la ar­qui­tec­tu­ra. Los con­cur­sos se han con­ver­ti­do en al­go ges­tio­na­ble, en­ca­si­lla­do por las re­gu­la­cio­nes; evi­tan los pro­ce­di­mien­tos y ries­gos, y es­tán bar­ni­za­dos por las RR.PP. Vea­mos, por ejem­plo, la lis­ta pa­ra el Cen­tro de Mú­si­ca, una pro­pues­ta que do­ta­rá a Lon­dres de una sa­la de conciertos con una acús­ti­ca des­ta­ca­da. La mi­tad de las seis ofi­ci­nas men­cio­na­das en la lis­ta es­tán di­ri­gi­das por los oc­to­ge­na­rios Nor­man Fos­ter y Frank Gehry, y Ren­zo Piano, quien cum­ple 80 es­te mes; y to­dos ellos bien es­ta­ble­ci­dos. Se puede ver que cuan­do real­men­te quie­ren un au­di­to­rio que fun­cio­ne (el Cen­tro de Mú­si­ca po­dría ser una ex­pe­rien­cia), se­ría bueno ver con qué apa­re­ce Gehry, cu­yo nue­vo World Cen­ter en Mia­mi lo mues­tra co­mo al­guien que real­men­te pien­sa en la mú­si­ca y en los conciertos. Aun­que, ¿real­men­te no po­drían ha­ber en­con­tra­do uno o dos pro­fe­sio­na­les más jó­ve­nes, que pu­die­ran ha­ber brin­da­do una nueva idea so­bre el te­ma? No po­dían, por­que las ba­ses del con­cur­so exi­gían ni­ve­les al­tos de ex­pe­rien­cia pre­via im­po­si­bles de al­can­zar. Tam­bién es­tá el con­cur­so ac­tual pa­ra el mo­nu­men­to en con­me­mo­ra­ción del Ho­lo­caus­to, al la­do del Par­la­men­to, don­de las am­bi­cio­sas ba­ses del con­cur­so, que es­tá mal adap­ta­do a su lu­gar, di­fi­cul­tan que una fi­la de pro­fe­sio­na­les bri­llan­tes ha­ga un buen tra­ba­jo. Hay un con­cur­so pa­ra la nueva lo­ca­ción del Mu­seo de Lon­dres en el mer­ca­do Smith­field, don­de se com­ple­tó una lis­ta in­tere­san­te, y fue asignado, es­ta es una opi­nión per­so­nal, a la op­ción más in­ter­me­dia. Su­ce­de con fre­cuen­cia: se cu­bren las apues­tas y ga­na la se­gun­da chan­ce de to­dos. Fi­nal­men­te, las cues­tio­nes más im­por­tan­tes se re­la­cio­nan con el va­lor que se le da a la ar­qui­tec­tu­ra. Es­to es, con qué se­rie­dad se pre­gun­ta qué es­tá en jue­go en un pro­yec­to y qué apor­te puede hacer un equi­po de di­se­ño a ese pro­yec­to. Es­to es más que una cues­tión de so­lu­cio­nar pro­ble­mas y agre­gar un lus­tre ele­gan­te. Por ejem­plo, en el con­cur­so re­cien­te Illu­mi­na­ted Ri­ver pa­ra la ilu­mi­na­ción de 17 puen­tes so­bre el Tá­me­sis, la iden­ti­dad de Lon­dres es­tá en jue­go: si es pa­ra los tu­ris­tas o los lo­ca­les, ho­mo­gé­nea o di­ver­sa; aun así, las ba­ses tien­den a men­cio­nar ge­ne­ra­li­da­des: “ni­vel internacional”, “des­ta­ca­do”, “dis­tin­ti­vo”, “in­tere­san­te”. Tam­bién es una cues­tión de con­for­ma­ción del ju­ra­do. En paí­ses co­mo Alemania y Sui­za, al igual que so­lía ser en Gran Bre­ta­ña, hay al me­nos dos ar­qui­tec­tos que se sien­tan jun­to a los clien­tes y otros miem­bros in­tere­sa­dos o ex­per­tos. En Gran Bre­ta­ña, aho­ra hay emi­nen­cias, fi­gu­ras de los me­dios, po­lí­ti­cos, ce­le­bri­da­des e in­ter­me­dia­rios, mu­chos de los cua­les no pue­den in­ter­pre­tar un plano de ar­qui­tec­tu­ra.

La men­ción de la Ópe­ra de Syd­ney y el Pom­pi­dou se po­drían con­si­de­rar una jus­ti­fi­ca­ción de la cau­te­la. Los dos fue­ron fa­mo­sos por sus ges­ta­cio­nes ten­sas y cos­to­sas, aun cuan­do la vi­sión ca­si uná­ni­me hoy es que am­bos va­lie­ron la pe­na. Pe­ro no es ne­ce­sa­rio que los con­cur­sos con­cien­zu­dos e in­for­ma­dos con­duz­can a una obra maestra apa­bu­llan­te. En mu­chos paí­ses eu­ro­peos, se les per­mi­te a los ar­qui­tec­tos cre­cer a tra­vés del di­se­ño de edi­fi­cios pú­bli­cos. No es ne­ce­sa­rio ha­ber di­se­ña­do la mis­ma ti­po­lo­gía va­rias ve­ces an­te­rior­men­te pa­ra ser con­si­de­ra­do. Y to­dos se be­ne­fi­cian, en es­pe­cial quie­nes usan esos edi­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.