Cam­pus cordobés.

De­ta­lles de un edi­fi­cio que bus­ca re­for­zar el ca­rác­ter ur­bano del Cam­pus de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba y su­pe­rar su de­te­rio­ro.

ARQ - - NEWS - AR­QUI­TEC­TOS COHEN/NAN­ZER/BAU­LI­NA/JARRYS/SAAL ES­PE­CIAL PARA CLA­RÍN

El nue­vo edi­fi­cio de la FAUD in­ten­ta re­ver­tir el de­te­rio­ro de ese es­pa­cio pú­bli­co uni­ver­si­ta­rio

¿Có­mo re­ver­tir el de­te­rio­ro de los es­pa­cios pú­bli­cos en la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria? ¿Có­mo su­pe­rar la frag­men­ta­ción de la lla­ma­da arquitectura de pe­río­dos? ¿Có­mo su­pe­rar el sim­ple au­la­rio­con­te­ne­dor de la uni­ver­si­dad de masas? Si el cam­pus de­be ser mo­dé­li­co de una no­ción de uni­ver­si­dad pú­bli­ca, nues­tra pro­pues­ta para la FAUD pue­de con­tri­buir a ello des­de la pers­pec­ti­va de pro­po­ner una nue­va lec­tu­ra de los edi­fi­cios de ciu­dad uni­ver­si­ta­ria, res­ca­tan­do su sin­gu­la­ri­dad co­mo ex­ten­sión del Par­que Sar­mien­to y sus edi­fi­cios ini­cia­les (Pa­be­llón Ar­gen­ti­na, Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas, Fí­si­cas y Na­tu­ra­les) co­mo pie­zas de es­ca­la y de re­fe­ren­cia ur­ba­na para la es­truc­tu­ra­ción del cam­pus.

La ló­gi­ca de la pro­duc­ción y en­se­ñan­za del di­se­ño ob­je­tual, es­pa­cial ó co­mu­ni­ca­cio­nal, ha ido cam­bian­do y ge­ne­ran­do es­ta suer­te de ti­po­lo­gía de fu­sión para una ins­ti­tu­ción que re­quie­re gran es­pe­cia­li­za­ción y de­man­da una cre­cien­te in­ter­dis­ci­pli­na. Es­ta com­ple­ji­dad de­man­da a la FAUD ser un cen­tro cul­tu­ral, un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción, un lu­gar de pro­duc­ción y en tan­to ofi­ci­na de di­se­ño, una fá­bri­ca de mo­de­los de si­mu­la­ción a di­ver­sas es­ca­las, al mis­mo tiem­po.

Se tra­ta de al­ber­gar una for­ma­ción ge­ne­ral y una at­mós­fe­ra cul­tu­ral y es­pa­cial que al­ber­gue la se­cuen­cia en­se­ñan­za – in­ves­ti­ga­ción – ex­ten­sión en el gra­do de las dis­ci­pli­nas ac­tua­les ó fu­tu­ras en el cam­po del di­se­ño, tra­tan­do de ex­pre­sar la ins­ti­tu­ción co­mo un sis­te­ma de lu­ga­res es­truc­tu­ra­dos a lo lar­go de re­co­rri­dos le­gi­bles y va­ria­dos que ge­ne­ren per­ma­nen­te­men­te re­fe­ren­cia e iden­ti­dad. Ti­po­lo­gía de fu­sión Si ca­da obra cons­tru­ye sus pro­pias re­glas, en es­te ca­so bus­ca­mos pre­ci- sar el ADN de la ope­ra­ción en jue­go: se pro­po­ne mo­di­fi­car el te­rri­to­rio in­me­dia­to co­mo así tam­bién la ló­gi­ca del edi­fi­cio exis­ten­te, es­ta­ble­cien­do una nue­va to­ta­li­dad que apor­te otro con­cep­to para la or­ga­ni­za­ción del es­pa­cio uni­ver­si­ta­rio co­mo una ti­po­lo­gía de fu­sión, una in­ter­ac­ti­va re­la­ción in­te­rior–ex­te­rior y de un for­ma­to que trans­pon­ga el claus­tro, que tras­cien­da el au­la­rio–con­te­ne­dor.

Así se brin­da un agru­pa­mien­to pro­gra­má­ti­co, al nor­te, más hí­bri­do, de ma­yor pre­sen­cia cul­tu­ral y una co­lo­ni­za­ción con un nue­vo fren­te ur­bano en la ca­ra sur del si­tio. Re­sul­ta así, una nue­va ten­sión de uso y apro­pia­ción, de­ve­ni­das am­bas ope­ra­cio­nes de las res­pec­ti­vas eta­pas plan­tea­das. Pre­ci­sión en es­te ca­so tam­bién sig­ni­fi­ca una ima­gen ní­ti­da y fir­me, con­tra la pro­li­fe­ra­ción de imá­ge­nes-mer­can­cia. Una arquitectura di­dác­ti­ca La idea esen­cial del par­ti­do adop­ta­do es un doble mo­vi­mien­to: de in­te­gra­ción del edi­fi­cio exis­ten­te en un nue­vo con­jun­to que a la vez sea su­pe­ra­dor de las par­tes. En­vol­ver e in­te­grar co­mo una mu­ñe­ca ru­sa.

La pro­pues­ta se or­ga­ni­za con dos pla­cas, una por eta­pa y se ar­ti­cu­la con el edi­fi­cio exis­ten­te a tra­vés de cin­co ca­lles y cin­co pla­zas. Un edi­fi­cio para el pa­ra­dig­ma de ma­si­vi­dad vi­gen­te de­be ser un edi­fi­cio que en sí mis­mo fun­cio­ne co­mo una red y co­mo un so­por­te que fa­ci­li­te mu­chas ho­ras de per­ma­nen­cia tan­to de do­cen­tes co­mo de es­tu­dian­tes.

Pro­pu­si­mos un edi­fi­cio fle­xi­ble, pe­ro con fuer­te iden­ti­dad, no in­de­ter­mi­na­do, pe­ro con au­to­no­mía de sus eta­pas a tra­vés de efi­cien­tes ar­ti­cu­la­cio­nes. Los sis­te­mas verticales y de ser­vi­cios de­ri­van de es­ta se­cuen­cia y se lo­ca­li­zan en los pun­tos de in­ter­sec­ción de los ejes de cir­cu­la­ción.

Se tra­tó de evi­tar la me­ra ges­tua­li­dad a tra­vés del sis­te­ma de lu­ga­res y re­co­rri­dos, para crear un so­por­te que ar­ti­cu­le la ma­si­vi­dad ac­tual de la en­se­ñan­za con las de­man­das de so­cia­bi­li­dad, cos­mo­po­li­tis­mo, cul­tu­ras di­gi­ta­les, di­ver­si­dad cul­tu­ral y per­te­nen­cia. Por eso ha­bla­mos de una arquitectura di­dác­ti­ca, que sea ver­da­de­ra­men­te con­tri­bu­ti­va a la sus­ten­ta­bi­li­dad del cam­pus a par­tir de un uso más con­si­de­ra­do y cui­da­do de los es­pa­cios pú­bli­cos. Cin­co ca­lles y cin­co pla­zas Del or­den del edi­fi­cio exis­ten­te de­vie­ne la de­man­da de co­nec­ti­vi­dad y cla­ri­dad de un sis­te­ma de mo­vi­mien­tos su­pe­ra­dor, que ga­ran­ti­ce la­fun­cio­na­li­dad del par­ti­do en­vol­ven­te e in­te­gra­dor adop­ta­do. Con el sis­te­ma de ca­lles y pla­zas pú­bli­cas y se­mi­pú­bli­cas co­mo una ins­tan­cia mi­cro­ur­ba­na que oriente el uso y la apro­pia­ción de los es­pa­cios se bus­ca evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de una ló­gi­ca frag­men­ta­ria. Se ha bus­ca­do no so­lo una fuer­te ar­ti­cu­la­ción in­te­rior – ex­te­rior sino tam­bién una ne­ta di­fe­ren­cia­ción de lo que pro­po­nen ca­da una de las cin­co pla­zas de en­cuen­tro:

Se con­ci­bió el edi­fi­cio para la FAUD co­mo una pie­za que con­tri­bu­ya a dar ma­yor le­gi­bi­li­dad a la Ave­ni­da Ha­ya de la To­rre co­mo eje prin­ci­pal Es­te - Oes­te ar­man­do su sis­te­ma de ac­ce­so prin­ci­pal so­bre el fren­te nor­te, y pro­po­nien­do al mis­mo la doble piel de con­trol cli­má­ti­co y trans­pa­ren­cia que ca­li­fi­ca las funciones. La bi­blio­te­ca con su pro­pia ex­pan­sión de lec­tu­ra in­for­mal al ex­te­rior, or­ga­ni­zan­do la es­qui­na ha­cia la pla­za del rec­to­ra­do y un plano no­ble de plan­tas li­bres or­ga­ni­zan­do la pro­duc­ción aca­dé­mi­ca de la pri­me­ra eta­pa con una pro­pues­ta de usos fle­xi­bles para mos­trar en dis­tin­tos mo­men­tos del año esa pro- duc­ción de la FAUD co­mo lu­gar prin­ci­pal de ex­po­si­cio­nes. De allí su ubi­ca­ción, trans­pa­ren­cia y fle­xi­bi­li­dad de uso. Se tra­tó de dar­le es­ca­la al con­jun­to ur­bano a tra­vés del co­ro­na­mien­to con las ca­jas de au­las.

Es­ta pie­za com­pac­ta se or­ga­ni­za por un deam­bu­la­to­rio al sur que con­tie­ne en sus ex­tre­mos los sis­te­mas de cir­cu­la­ción ver­ti­cal. Ha­cia el Es­te, la gran ram­pa de mo­vi­mien­tos ma­si­vos y ca­li­fi­ca­ción del in­gre­so se­cun­da­rio des­de los ac­tua­les es­ta­cio­na­mien­tos que se re­ce­den para or­ga­ni­zar la pla­za del rec­to­ra­do por una con­ti­nui­dad de so­la­do. Ha­cia el Oes­te se or­ga­ni­zan los ser­vi­cios, es­ca­le­ra y as­cen­sor mon­ta­car­gas. Es­ta pie­za de hor­mi­gón vis­to ope­ra co­mo cie­rre ha­cia el oes­te y pre­fi­gu­ra el ac­ce­so a la te­rra­za se­mi­pú­bli­ca de la se­gun­da eta­pa.

La gri­lla or­de­na­do­ra de 5 x 5 me­tros re­la­cio­na las geo­me­trías del edi­fi­cio exis­ten­te con la am­plia­ción pro­pues­ta, pre­fi­gu­ran­do, con dis­tin­tos múl­ti­plos, los sis­te­mas es­truc­tu­ra­les. La gri­lla de hor­mi­gón ar­ma­do de 2,50 x 2,50 me­tros se pro­po­ne co­mo con­te­ne­do­ra de los fil­tros am­bien­ta­les y co­mu­ni­ca­cio­na­les, tan­to na­tu­ra­les (ver­des) co­mo ar­ti­fi­cia­les (pa­ra­so­les) y tam­bién co­mo so­por­te de gra­fis­mos ur­ba­nos para even­tos ex­cep­cio­na­les.

El uso del co­lor en el ex­te­rior se con­cen­tra en el vo­lu­men de las tres au­las teó­ri­cas, que se pro­po­ne re­ves­ti­do en pie­zas ví­treas ro­jas. Es­te vo­lu­men ope­ra co­mo un gran mi­ra­dor so­bre el con­jun­to del cam­pus al con­cen­trar so­bre su fren­te una línea de ex­pan­sión de las pro­pias au­las teó­ri­cas. El otro ele­men­to que ope­ra co­mo sin­gu­la­ri­dad en es­ta arquitectura con­te­ni­da y aus­te­ra es la bi­blio­te­ca. La mis­ma se es­truc­tu­ra con su pro­pio sis­te­ma de cir­cu­la­ción, man­te­nien­do cier­ta in­tro­ver­sión de la to­ta­li­dad del sis­te­ma para ga­ran­ti­zar su es­tan­quei­dad co­mo un lu­gar que con­cen­tra to­da la in­for­ma­ción y la herencia cul­tu­ral. Se tra­ta de ce­le­brar su ca­rác­ter úni­co e in­su­lar.

En la se­gun­da eta­pa se pro­po­ne una gran pla­ca de cie­rre ha­cia el oes­te que se co­nec­ta por el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y en doble pei­ne se es­truc­tu­ra en sen­ti­do nor­te sur. Es­ta pla­ca re­ma­ta en el edi­fi­cio de go­bierno en la cer­te­za de que es ne­ce­sa­rio asu­mir el con­jun­to del pre­dio con una re­so­lu­ción ur­ba­na que rom­pa la di­co­to­mía fren­te – fon­do que ca­rac­te­ri­za la or­ga­ni­za­ción ac­tual. Es­te pe­que­ño edi­fi­cio de plan­ta libre pue­de ser dis­lo­ca­do en otra eta­pa, fa­ci­li­tan­do la ges­tión del pro­yec­to. De una re­so­lu­ción muy sin­té­ti­ca y neu­tra, des­ta­ca el plan de ac­ce­sos ca­li­fi­can­do la ca­lle sur – nor­te y lo­ca­li­zan­do en lu­gar ac­ce­si­ble y vi­si­ble la sa­la del Con­se­jo Di­rec­ti­vo de la FAUD. El res­to de las funciones tie­ne una ló­gi­ca pre­vi­si­ble de plan­tas de ac­ce­so más ma­si­vo en las in­fe­rio­res y de ma­yor se­lec­ti­vi­dad en las su­pe­rio­res. La ave­ni­da Me­di­na Allen­de, ver­da­de­ra cir­cun­va­la­ción sub uti­li­za­da, pue­de ser una in­tere­san­te al­ter­na­ti­va de ac­ce­si­bi­li­dad vehi­cu­lar y del trans­por­te pú­bli­co a fu­tu­ro, lo que su­po­ne el tra­ta­mien­to de es­te sec­tor co­mo un fren­te ur­bano ca­li­fi­ca­do. Por eso lo do­ta­mos de su pro­pia plan­cha de es­ta­cio­na­mien­tos para au­to­ri­da­des y se ha con­si­de­ra­do asi­mis­mo el ac­ce­so al pla­yón para prác­ti­cas, al pa­tio mu­seo y a las ac­tua­les áreas de apo­yo téc­ni­co. Asi­mis­mo, se con­si­de­ra el sec­tor sur co­mo pro­ba­ble área de re­ser­va para fu­tu­ros cre­ci­mien­tos que con­ti­núen la ló­gi­ca de en­vol­ver e in­te­grar el edi­fi­cio exis­ten­te.

La pla­ca ma­dre con­tie­ne una es­pi­na cir­cu­la­to­ria en plan­ta ba­ja que or­ga­ni­za ha­cia el es­te el sis­te­ma de bo­xes en dos ni­ve­les (con unen­tre­pi­so) y ha­cia el oes­te el con­jun­to de au­las, ta­lle­res y ser­vi­cios di­ver­sos. En la plan­ta de la te­rra­za se ubi­ca la pla­ca ver­de, que ope­ra co­mo ex­pan­sión lú­di­ca de to­do el con­jun­to, y que con­tie­ne el bar, una se­rie de es­ta­res a cie­lo abier­to y/o en pér­go­la, el man­to ver­de y el es­pe­jo de agua que cum­plen funciones tan­to pai­sa­jís­ti­cas co­mo de con­trol y apro­ve­cha­mien­to de la iner­cia tér­mi­ca, in­cor­po­ran­do el ré­gi­men cli­má­ti­co cordobés co­mo in­su­mo proac­ti­vo.

Asi­mis­mo, en el lí­mi­te oes­te se ubi­ca una ba­rre­ra de ár­bo­les que re­fuer­za la exis­ten­te para mejorar las con­di­cio­nes de con­fort tan­to de los ta­lle­res co­mo de la te­rra­za–jar­dín. Se com­ple­men­ta es­ta pro­pues­ta con el ta­lud de ver­de so­bre el mis­mo sec­tor oes­te. Es­te ta­lud só­lo se in­te­rrum­pe para ge­ne­rar a me­dio tra­mo de la pla­ca una sa­li­da de emer­gen­cia al par que re­fe­ren­cia para la cir­cu­la­ción, ser­vi­cios y co­ne­xión trans­ver­sal y otra en­tra­da de ser­vi­cio para el sec­tor de ma­yor­do­mía y de­pó­si­tos.

La ca­lle in­te­rior que or­ga­ni­za es­ta eta­pa se di­men­sio­na en doble al­tu­ra para dar lu­gar al deam­bu­la­to­rio del en­tre­pi­so de la zo­na de bo­xes, y a lo lar­go de to­do su re­co­rri­do es acom­pa­ña­da por una ra­ja de luz cons­tan­te pro­du­ci­da por la me­nor al­tu­ra de los ta­lle­res res­pec­to a los bo­xes. Aquí tam­bién se ha op­ta­do por si­mi­lar es­que­ma es­truc­tu­ral ori­gi­na­do en la gri­lla de 5 x 5 me­tros. Es­ta ló­gi­ca com­po­si­ti­va se re­fuer­za por el tra­ta­mien­to de la en­vol­ven­te ha­cia el pa­tio in­te­rior (pa­tio mu­seo y pla­yón para prác­ti­cas, en con­ti­nui­dad con la doble piel que en­vuel­ve el grue­so de la pri­me­ra eta­pa).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.