Co­che­ras.

Con una de­man­da ob­je­ti­va en al­za, los es­pa­cios para au­tos pro­me­ten una bue­na ren­ta­bi­li­dad con una in­ver­sión re­la­ti­va­men­te ba­ja.

ARQ - - NEWS - Inés Ál­va­rez ial­va­rez@cla­rin.com

Un ne­go­cio que pro­me­te bue­na ren­ta­bi­li­dad y con una in­ver­sión re­la­ti­va­men­te ba­ja.

En 2006 exis­tían en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res 2.200 es­ta­cio­na­mien­tos. On­ce años des­pués, es­te nú­me­ro se re­du­jo a 2.000, con la sal­ve­dad de que el par­que au­to­mo­tor se du­pli­có en to­do ese tiem­po. “El mo­ti­vo por el cual la ofer­ta se que­dó quie­ta tie­ne que ver con que nos que­da­mos sin tie­rras”, ex­pli­ca Es­te­ban Sú­ca­ri, ge­ren­te de Eco­che­ras, una em­pre­sa que co­mer­cia­li­za es­pa­cios en es­te ru­bro. Y la bús­que­da no es sen­ci­lla: “El lo­te tie­ne que te­ner doble o tri­ple fren­te para que dé el an­cho de las ram­pas , más 40 o 50 me­tros de fon­do”, es­pe­ci­fi­ca. A di­fe­ren­cia de otros pro­duc­tos in­mo­bi­lia­rios, los es­pa­cios para au­tos tie­nen un tic­ket ba­jo de ad­qui­si­ción que arran­ca en los 300 mil pe­sos, de­pen­dien­do de su ubi­ca­ción en la Ciu­dad y den­tro del em­pren­di­mien­to. Por ejem­plo, en la Ave­ni­da Co­rrien­tes, a la al­tu­ra de Al­ma­gro, los va­lo­res es­tán por en­ci­ma de los 390 mil pe­sos. És­ta es una ven­ta­ja para pe­que­ños in­ver­so­res aun­que no son los úni­cos que pue­den sen­tir­se atraí­dos por es­te ne­go­cio. Los gran­des ju­ga­do­res tie­nen la op­ción de los es­ta­cio­na­mien­tos com­ple­tos, una in­ver­sión que re­quie­re más de dos mi­llo­nes de dó­la­res, so­bre la que se cal­cu­la una ren­ta­bi­li­dad del 7 al 10% anual.

Pe­ro para el co­mún de los in­ver­so­res, que pue­den ad­qui­rir de a uni­da­des, exis­ten otras op­cio­nes. Se pue­den com­prar co­che­ras cons­trui­das o en po­zo y al­qui­lar­las a tra­vés de dos mo­da­li­da­des: pool tra­di­cio­nal o pool de ren­ta. Su­ca­ri de­ta­lla: “En el pri­mer ca­so, se su­man los in­gre­sos, se pa­gan los gas­tos y la uti­li­dad se re­par­te en­tre los pro­pie­ta­rios de las co­che­ras”. En tan­to, la se­gun­da al­ter­na­ti­va con­sis­te en “pe­dir­le al ope­ra­dor que ga­ran­ti­ce una ren­ta mí­ni­ma más otra va­ria­ble, que de­pen­da de có­mo le va al ga­ra­je. Si la ren­ta mí­ni­ma ha­bi­tual es del 4% anual, con la par­te va­ria­ble es po­si­ble al­can­zar el 6 o 7% anual”. La ga­nan­cia se re­par­te en pro­por­ción a la in­ver­sión y una vez al año exis­te la op­ción de re­ti­rar­se del ne­go­cio.

Es­te ru­bro tie­ne al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas que lo ha­cen más sim­ple en com­pa­ra­ción con el re­si­den­cial. En las co­che­ras es po­co ha­bi­tual te­ner pro­ble­mas con los in­qui­li­nos, por ejem­plo. Ade­más, to­do es de ce­men­to y por lo tan­to exi­ge un man­te­ni­mien­to ca­si nu­lo. “En cuan­to a la ren­ta­bi­li­dad, un de­par­ta­men­to es­tá de­jan­do en pro­me­dio un 3% anual mien­tras que la co­che­ra pue­de al­can­zar más del 5%, de­pen­dien­do de la zo­na”, ase­gu­ra Su­ca­ri.

Otra de las ven­ta­jas que men­cio­na el em­pre­sa­rio es que es po­si­ble sa­lir del ne­go­cio con pers­pec­ti­vas de ga­nan­cias óp­ti­mas. “El que com­pró en 2012 y quiere ven­der aho­ra lo ha­rá a un va­lor 30 o 35% su­pe­rior a lo que pa­gó. El mo­ti­vo es la es­ca­sa ofer­ta y cre­cien­te de­man­da”, sin­te­ti­za.

ES­TA­CIO­NA­MIEN­TOS. Di­cen que la ren­ta­bi­li­dad es su­pe­rior a la de un de­par­ta­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.