MER­CA­DOS Y FE­RIAS MO­DE­LO, EL CON­FLIC­TO DE IN­TERE­SES

ARQ - - URBANO - Por Lu­cas Te­rra Bran­des Arquitecto, In­ves­ti­ga­dor y pro­fe­sor ti­tu­lar de las ma­te­rias de His­to­ria y Teo­ría de la Arquitectura en la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor.

An­te el plan de re­no­va­ción pro­pues­to por el Go­bierno de la Ciu­dad, es pre­ci­so de­te­ner­se en la his­to­ria y sen­ti­do de es­tas ti­po­lo­gías ur­ba­nas. Es una opor­tu­ni­dad para dar el aler­ta y re­plan­tear es­tra­te­gias. El con­tex­to del plan de re­no­va­ción de mer­ca­dos y fe­rias mo­de­los, que es­tá desa­rro­llan­do el Go­bierno de la Ciu­dad, se pre­sen­ta co­mo una nue­va opor­tu­ni­dad de traer a la luz nues­tros mer­ca­dos rio­pla­ten­ses. Los mer­ca­dos sur­gen a prin­ci­pios del si­glo XIX en re­em­pla­zo de las pla­zas abier­tas de la ciu­dad, don­de las carretas es­ta­cio­na­das ha­cían de lo­ca­les y de­pó­si­tos. Los pri­me­ros fue­ron el Mer­ca­do del Cen­tro; el Mer­ca­do del Pla­ta (pri­mer mer­ca­do cu­bier­to en su to­ta­li­dad); el Mer­ca­do de Co­mer­cio; y ha­cia fi­nes de si­glo otros Mer­ca­dos co­mo el de San Tel­mo (fo­to), de Juan Bus­chiaz­zo, con pre­pon­de­ran­cia de pie­zas de hie­rro y vi­drio (mu­chas fa­bri­ca­das en el país por la em­pre­sa Va­se­na). En ge­ne­ral to­dos com­par­ten cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: la fran­que­za en lo constructivo, la re­pe­ti­ción de ele­men­tos mo­du­la­res con­for­man­do una geo­me­tría, la po­si­bi­li­dad de sal­var gran­des lu­ces y una in­trin­ca­da re­la­ción con la Ciu­dad. El es­que­ma más co­mún re­sul­ta de la in­ter­sec­ción de dos ca­lles cen­tra­les. Al­gu­nos es­tán ubi­ca­dos en es­qui­nas y con sa­li­das por va­rias ca­lles; su perímetro de mam­pos­te­ría responde al en­torno in­me­dia­to, aun­que su es­truc­tu­ra de hie­rro pau­la­ti­na­men­te irá so­bre­sa­lien­do de la en­vol­ven­te ex­te­rior. En las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX nos en­con­tra­mos con el nue­vo Mer­ca­do del Abas­to rea­li­za­do por el in­ge­nie­ro José Luis Del­pi­ni y el arquitecto Vik­tor Su­lčič, que con­ta­ba con es­ta­cio­na­mien­tos sub­te­rrá­neos y ac­ce­so al sub­te. El Mer­ca­do de Abas­to vino a re­em­pla­zar las es­truc­tu­ras de­ci­mo­nó­ni­cas de hie­rro y vi­drio por una no­ta­ble es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ar­ma­do. Su ce­rra­mien­to de ca­se­to­na­dos, cu­yos es­pa­cios en­tre ner­vios eran cu­bier­tos por vi­drio, per­mi­te sal­var gran­des lu­ces sin apo­yos in­ter­me­dios. Los ar­cos mo­nu­men­ta­les en sus fa­cha­das de­no­tan sus ejes prin­ci­pa­les y se­cun­da­rios. A mi­tad del si­glo XX, el Mer- ca­do de San Cris­tó­bal, de SEPRA, es otro gran ejem­plo en el que una es­truc­tu­ra de hor­mi­gón de­fi­ne con cla­ri­dad el es­que­ma del edi­fi­cio y su ma­ni­fes­ta­ción ha­cia la ciu­dad. En cuan­to a las las Fe­rias Mo­de­lo, con­vie­ne de­te­ner­se en las desa­rro­lla­das por el arquitecto Juan Ca­sas­co, ya que en ellas se re­fle­jan las en­se­ñan­zas de sus maes­tros, so­bre to­do Mies Van der Rohe, cu­yo pen­sa­mien­to ya se en­con­tra­ba en­car­na­do en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo ame­ri­cano. En sus fe­rias, Ca­sas­co re­ve­la un mi­nu­cio­so es­tu­dio y un pro­fun­do co­no­ci­mien­to de los ma­te­ria­les y téc­ni­cas, con gran preo­cu­pa­ción por la lim­pie­za, tra­ta­mien­to de re­si­duos, et­cé­te­ra. Sor­pren­den­te­men­te, las fe­rias fue­ron des­vir­tua­das y se de­te­rio­ra­ron. Ca­sas­co atri­bu­yó la res­pon­sa­bi­li­dad a los pues­te­ros y a la fal­ta de man­te­ni­mien­to por par­te del mu­ni­ci­pio. Esas ra­zo­nes son evi­den­tes, pe­ro en cuan­to a los pues­te­ros, de­be atri­buír­se­les las di­fi­cul­ta­des que pla­tea su adap­ta­ción a una arquitectura que les pro­po­ne una ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca de ser uti­li­za­da; con­si­de­ran­do las di­fe­ren­cias en­tre la idio­sin­cra­sia de nues­tro pue­blo y la an­glo­sa­jo­na. Qui­zás los vie­jos mer­ca­dos de gran­des al­tu­ras, y de ma­yor fle­xi­bi­li­dad, se pre­dis­po­nen me­jor co­mo so­por­te con­ti­nuo a pro­lon­ga­cio­nes, he­te­ro­ge­nei­da­des, tol­dos y ban­de­ri­nes. To­do lo que con­fi­gu­ra el ima­gi­na­rio de los pues­te­ros. La re­cien­te re­no­va­ción de la Fe­ria Mo­de­lo Bel­grano y el pro­yec­to de me­jo­ras para los pró­xi­mos mer­ca­dos de­be plan­tear­se co­mo un aler­ta y al mis­mo tiem­po es una opor­tu­ni­dad de re­pen­sar es­tra­te­gias. An­te la con­vi­ven­cia de di­ver­sos ru­bros pro­pia de los mer­ca­dos se pro­po­ne com­par­ti­men­tar­los tan­to es­pa­cial co­mo pro­gra­má­ti­ca­men­te; des­co­no­cien­do exi­to­sos ejem­plos in­ter­na­cio­na­les co­mo el ca­so de la Bo­que­ría de Bar­ce­lo­na o el pro­pio Mer­ca­do de San Tel­mo, que re­sal­tan la im­por­tan­cia de la con­vi­ven­cia de los pues­tos clá­si­cos con los gour­mets. An­te la con­ti­nui­dad es­pa­cial y gran­des al­tu­ras pro­pias de las cu­bier­tas me­tá­li­cas, se su­gie­re ba­jar al­tu­ras con te­chos de pla­ca de ye­so, cha­pas y ban­ners ama­ri­llos para una iden­ti­fi­ca­ción es­tán­dar de los pues­tos. Es in­tere­san­te el ca­so del Mer­ca­do de Mon­te­vi­deo, don­de, aun­que es ex­clu­si­va­men­te gas­tro­nó­mi­co, al­gu­nas me­sas se ubi­can en en­tre­pi­sos por en­ci­ma de los lo­ca­les per­mi­tien­do a los usua­rios vi­vir la gran es­pa­cia­li­dad del mer­ca­do. An­te la in­mi­nen­te re­for­ma del Mer­ca­do de San Ni­co­lás, se nie­ga la in­trin­ca­da re­la­ción de los mer­ca­dos con la ciu­dad. És­te, co­mo gran par­te de los mer­ca­dos, es al mis­mo tiem­po un pa­sa­je con ac­ce­so por Av. Cór­do­ba 1750 y Via­mon­te 1400 (ac­ce­so clau­su­ra­do por un cen­tro de salud que nun­ca se reali­zó). Los pues­te­ros pe­lean ha­ce años por re­abrir el pa­sa­je, co­sa que re­pre­sen­ta­ría un gran apor­te para el ba­rrio, que cuen­ta con va­rias se­des de la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor en man­za­nas con­ti­guas, y po­dría plan­tear­se un po­ten­cial víncu­lo con el pa­sa­je De­lle­pia­ne. La pro­pues­ta del Go­bierno de la Ciu­dad clau­su­ra de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va el pa­sa­je, ven­dien­do a pri­va­dos par­te del lo­te per­te­ne­cien­te a la mu­ni­ci­pa­li­dad, sin con­tem­plar op­cio­nes al­ter­na­ti­vas co­mo ven­der con la con­di­ción de man­te­ner la co­mu­ni­ca­ción del pa­sa­je. Es­ta­mos a tiem­po de evi­tar es­te ges­to pro­fun­da­men­te an­ti­ur­bano y de ca­rác­ter irre­ver­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.